Des­cu­bre el pa­raí­so sal­va­je

La Pal­ma es una de las is­las más es­pec­ta­cu­la­res del ar­chi­pié­la­go ca­na­rio por la amal­ga­ma de po­si­bi­li­da­des que pue­des ex­plo­rar. En ella, to­dos los ca­mi­nos te lle­van a al­gún rin­con­ci­to ex­tra­or­di­na­rio. ¡Dé­ja­te sor­pren­der por sus en­can­tos na­tu­ra­les!

deViajes - - Deviajes Para Turismo De La Palma -

Na­tu­ra­le­za en es­ta­do pu­ro, pai­sa­jes vol­cá­ni­cos in­des­crip­ti­bles, pla­yas de are­na ne­gra, cie­los lim­pios, un pa­tri­mo­nio cul­tu­ral inigua­la­ble, una gas­tro­no­mía que no de­ja­rá in­di­fe­ren­te a tu es­tó­ma­go... ¿Ne­ce­si­tas más ar­gu­men­tos pa­ra vi­si­tar La Pal­ma? La Is­la Bo­ni­ta es un au­tén­ti­co pa­raí­so por des­cu­brir. Ol­ví­da­te del es­trés y de la vi­da al lí­mi­te de las gran­des ciu­da­des, por­que en La Pal­ma el se­cre­to es­tá en de­jar­te lle­var y con­ta­giar­te por su rit­mo tran­qui­lo y pau­sa­do. En su co­ra­zón, es­tá el Par­que Na­cio­nal de la Cal­de­ra de Ta­bu­rien­te, que domina la oro­gra­fía de una is­la don­de la na­tu­ra­le­za jue­ga un pa­pel muy im­por­tan­te, sien­do uno de los mo­ti­vos por los que ha si­do declarada, en su to­ta­li­dad, re­ser­va de la bios­fe­ra. Pe­ro tam­bién el mar, la historia y las tra­di­cio­nes. ¿Co­no­ces el car­na­val de Los In­dia­nos o la Dan­za de Los Ena­nos, que se ce­le­bra ca­da cin­co años? ¡Des­cú­bre­lo por ti mis­mo! As­tro­tu­ris­mo en La Pal­ma La no­che ofre­ce otra cara de La Pal­ma. Su cie­lo noc­turno, li­bre de con­ta­mi­na­ción at­mos­fé­ri­ca y lu­mí­ni­ca, ha he­cho de la is­la un des­tino tu­rís­ti­co ideal pa­ra la prác­ti­ca del as­tro­tu­ris­mo. De he­cho es Re­ser­va y Des­tino Star­light. Y cuen­ta con uno de los me­jo­res ob­ser­va­to­rios as­tro­fí­si­cos del mun­do, el Ro­que de los Mu­cha­chos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.