PA­CO LEÓN

La na­tu­ra­li­dad co­mo ac­to sub­ver­si­vo

deViajes - - Sumario - Por Be­lin­da Gue­rre­ro

El ac­tor se­vi­llano no pa­ra. En el ci­ne pro­ta­go­ni­za la co­me­dia La Tri­bu y es­tá di­ri­gien­do la se­rie de te­le­vi­sión Ar­de Ma­drid.

Se desen­vuel­ve es­tu­pen­da­men­te con la sen­ci­llez. Es ca­paz de tras­mi­tir siem­pre mu­cha ver­dad en sus tra­ba­jos tan­to co­mo ac­tor co­mo en la fa­ce­ta de di­rec­tor, que tan­tas ale­grías le es­tá re­ga­lan­do al in­tér­pre­te se­vi­llano.

Afi­na­les de sep­tiem­bre es­tá pre­vis­to el es­treno por to­do lo al­to de la se­rie Ar­de Ma­drid (Mo­vis­tar+) pe­ro, de mo­men­to, Pa­co León se en­cuen­tra ro­dan­do es­ta aven­tu­ra te­le­vi­si­va en un no­ve­do­so for­ma­to en blan­co y ne­gro. Mien­tras, aguar­da la pre­miè­re –el 15 de mar­zo– de su nue­va pe­lí­cu­la: La Tri­bu, don­de tie­ne un fe­liz e hi­la­ran­te reencuentro con Car­men Ma­chi. Por si fue­ra po­co, tam­bién le ve­mos en la pe­que­ña pan­ta­lla pro­ta­go­ni­zan­do una de las me­jo­res series de es­ta tem­po­ra­da: La Pes­te, don­de el per­so­na­je cul­ti­va­do y am­bi­cio­so Luis de Zú­ñi­ga le ha ofre­ci­do la opor­tu­ni­dad de gra­bar en su ciu­dad na­tal.

Has comentado que Se­vi­lla era la Nue­va York del Si­glo de Oro, ¿Qué ha que­da­do de aque­lla épo­ca? Es un des­tino pre­cio­so. La ca­pi­tal his­pa­len­se tie­ne mu­cho pa­sa­do y es al­go muy pal­pa­ble. La ca­te­dral es an­te­rior a es­ta épo­ca pe­ro, sin du­da, du­ran­te es­ta eta­pa se le­van­ta­ron mu­chos pa­la­cios. Se­vi­lla es­tá cons­trui­da ha­cia afue­ra, de he­cho des­de la ca­lle mu­chas ca­sas de­mues­tran el po­de­río eco­nó­mi­co atis­ban­do sus so­ber­bios pa­tios. Es­tá an­cla­da en el ba­rro­co y es­ta ten­den­cia se ob­ser­va du­ran­te la Se­ma­na San­ta o en el gus­to por ves­tir. No hay más que ver a los ni­ños se­vi­lla­nos que, a ve­ces, pa­re­cen en­ga­la­na­dos a la usan­za del si­glo XVIII. Es una ur­be que se da mu­chos ai­res y eso tie­ne que ver con que fue la ca­pi­tal del mun­do, don­de pa­sa­ban to­das las co­sas y, por su­pues­to, don­de abun­da­ba el di­ne­ro.

Na­da que ver en­ton­ces con la Ba­da­lo­na del reg­gae­ton que re­fle­ja La Tri­bu... No la co­no­cía y ten­go que re­co­no­cer que me gus­tó mu­cho. Tie­ne una pla­ya ma­ra­vi­llo­sa y go­za del con­fort del ba­rrio, de la co­mu­ni­dad, don­de la gen­te se apo­ya pa­ra re­sol­ver sus pro­ble­mas. Son per­so­nas hu­mil­des, sa­nas, lu­cha­do­ras y con mu­cha ener­gía.

¿Com­par­tes la iro­nía que uti­li­za Fer­nan­do Co­lo­mo pa­ra crear sus lar­go­me­tra­jes?

El guión de Joa­quín Oris­trell y Yo­lan­da Gar­cía Se­rrano tie­ne mu­chas ca­pas y coor­di­na con la apa­ren­te li­ge­re­za que sue­len te­ner las pe­lí­cu­las de es­te di­rec­tor de ci­ne, pe­ro se abor­dan mu­chos te­mas que van ca­lan­do sin dar­te cuen­ta, siem­pre con un po­co de azú­car y una son­ri­sa. Es­to es lo bo­ni­to de Co­lo­mo y, en ge­ne­ral, de la co­me­dia.

¿Có­mo ha si­do vol­ver a tra­ba­jar con Car­men Ma­chi? Lo he­mos pa­sa­do ge­nial. So­mos co­mo una fa­mi­lia y ha si­do muy fá­cil com­par­tir es­ta ex­pe­rien­cia. La ad­mi­ro tan­to... Es más, la ad­mi­ro igual que la quie­ro. Me pa­re­ce mo­de­lo de mu­chas co­sas y es un gus­to es­tar a su la­do. Des­pués de Aí­da am­bos es­ta­mos en otro mo­men­to, y con otra edad, así que he­mos dis­fru­ta­do de es­te tra­ba­jo. La ver­dad es que te­ne­mos una quí­mi­ca muy bue­na.

¿Qué nos pue­des ade­lan­tar de la se­rie Ar­de Ma­drid? Es­toy co­mo lo­co. Se tra­ta de un pro­yec­to muy bo­ni­to, con una pro­pues­ta muy di­fe­ren­te. La idea es bue­na, por­que se es­tá ro­dan­do en blan­co y ne­gro, y to­do el mun­do es­tá muy en­tu­sias­ma­do. So­lo es­pe­ro que gus­te por­que ha­go de to­do: guio­nis­ta, di­rec­tor, pro­duc­tor y ac­tor.

¿En qué par­te de la ca­pi­tal te has ins­pi­ra­do?

Los ocho ca­pí­tu­los de la se­rie es­tán am­bien­ta­dos du­ran­te diez días que se su­ce­den en el año 1961. Que­ría reivin­di­car Ma­drid co­mo ca­pi­tal de la fies­ta en to­do el mun­do. Es al­go que no uti­li­za­mos y creo que ac­tual­men­te tam­po­co se amortiza en las cam­pa­ñas de co­mu­ni­ca­ción de las ins­ti­tu­cio­nes. Al igual que Pa­rís es la ca­pi­tal del amor –y lo ven­den bien–, es­ta ciu­dad vi­vió una dol­ce vi­ta desconocida du­ran­te los años 60. Tam­bién ocu­rrió en los 80, aun­que fue más ca­carea­da. Hoy si­gue sien­do un des­tino pa­ra di­ver­tir­se y vie­ne gen­te de to­do el mun­do por­que son cons­cien­tes de que en­con­tra­rán ani­ma­ción a to­das ho­ras. Hay que re­co­no­cer que es­to no ocu­rre en otras ca­pi­ta­les del mun­do, por muy gran­des que sean.

¿Ha­béis gra­ba­do en­ton­ces en lu­ga­res icó­ni­cos?

Nos he­mos ins­pi­ra­do en los rin­co­nes que re­co­rrió Ava Gard­ner cuan­do vi­si­tó Es­pa­ña y si­guen es­tan­do in­tac­tos; co­mo Chicote, el ta­blao del Vi­lla-Ro­sa, el Co­rral de la Mo­re­ría, Las Ven­tas, in­clu­so la tien­da de Loe­we. To­dos si­guen es­tan­do de ple­na ac­tua­li­dad. La ba­rra del pri­me­ro si­gue sien­do un pun­to de reunión en­tre ac­to­res

y los ta­blaos al­ber­gan es­pec­tácu­los fla­men­cos de ca­li­dad. Ade­más, en la se­rie se ha­ce un gui­ño a la mo­da de la épo­ca con­tan­do con la ins­pi­ra­ción de Ba­len­cia­ga, que en aquel mo­men­to dis­po­nía de un ta­ller en Gran Vía.

En tus fa­ce­tas co­mo ac­tor, guio­nis­ta, di­rec­tor... ¿cuál es el ofi­cio que pe­sa más que los otros?

Mi desem­pe­ño in­ter­pre­ta­ti­vo es el que me­nos me cues­ta, por­que to­do na­ce de aquí. Se me no­ta tam­bién cuan­do di­ri­jo y es­cri­bo, pues siem­pre lo llevo a ca­bo des­de el sen­ti­do ac­to­ral. Pa­ra mí es la ba­se y, por eso, mis tra­ba­jos tam­bién co­nec­tan con la ver­dad y es­pon­ta­nei­dad que bus­co cuan­do es­toy ac­tuan­do.

¿Crees que es­te es el se­cre­to de tu éxi­to? Ac­tual­men­te, lo más sub­ver­si­vo que se pue­de ha­cer es ser na­tu­ral. Ha­ce dé­ca­das Ma­don­na se me­tía cru­ci­fi­jos por cual­quier la­do, pe­ro aho­ra de­cir las co­sas nor­ma­les ves­ti­do con un pan­ta­lón va­que­ro re­sul­ta de lo más es­can­da­lo­so. Cuan­do se guar­dan tan­to las for­mas es cla­ve usar la li­ber­tad que te­ne­mos. Me gus­ta la na­tu­ra­li­dad.

¿Crees que es­ta ha si­do la cla­ve pa­ra que el mis­mí­si­mo Gior­gio Ar­ma­ni postea­ra tus fo­tos en Ins­ta­gram? Hi­ci­mos un re­por­ta­je con su ro­pa pa­ra el úl­ti­mo nú­me­ro de la re­vis­ta Vo­gue Uo­mo, una bi­blia de mo­da mas­cu­li­na que han ce­rra­do y es­pe­ro que se re­edi­te. Fue un ver­da­de­ro pri­vi­le­gio par­ti­ci­par en Ro­ma de es­te pro­yec­to. Es­ta ciu­dad es im­pre­sio­nan­te y creo que es un lu­gar al que se pue­de vol­ver siem­pre con cual­quier ti­po de ex­cu­sa.

“me en­can­ta­ría te­ner un año sa­bá­ti­co pa­ra via­jar”

Des­pués, es­tu­vis­te du­ran­te un tiem­po en Mé­xi­co... Es­te país me en­ve­ne­nó por com­ple­to, tam­bién su ca­rác­ter y ma­ne­ras, por­que tie­ne una mez­cla in­creí­ble de gen­tes, ener­gía, gas­tro­no­mía… Es­tu­ve mu­cho tiem­po en Ciu­dad de Mé­xi­co y aca­bé ha­llan­do el pa­raí­so en Tu­lum. He de re­co­no­cer que me ha cau­ti­va­do su hos­te­le­ría sos­te­ni­ble, con ho­te­les eco­ló­gi­cos muy bien in­te­gra­dos y de­co­ra­dos con un gus­to ma­ra­vi­llo­so. Lo cier­to es que es­toy desean­do vol­ver.

“de mé­xi­co tra­je un tem­blor, ami­gos y mez­ca­les”

Cuan­do es­ta­bas en el Ca­ri­be vi­vis­te un te­rre­mo­to... En reali­dad, fue­ron dos. Con el pri­me­ro me asus­té, pe­ro pen­sé que era nor­mal en es­tas tie­rras y, más tar­de, me co­men­ta­ron que el tem­blor ha­bía si­do muy gran­de. So­lo te di­go que in­ten­ta­ba ves­tir­me a ga­tas y no era ca­paz de con­se­guir­lo...

¿Nos re­co­mien­das una es­ca­pa­da pa­ra un par de días? A ve­ces me bas­ta con sa­lir con mi fa­mi­lia por la sie­rra de Ma­drid, aun­que si me das dos ho­ras te puedo ase­gu­rar que Cá­diz es­tá muy bien. En El Pal­mar, al la­do de Co­nil, ten­go ami­gos con ca­sas más que bo­ni­tas don­de me aco­gen y me dan muy bue­na vi­da.

¿Cuál se­rá su pró­xi­mo des­tino?

He via­ja­do bas­tan­te por Europa, así que co­noz­co ca­si to­do. De Orien­te, he des­cu­bier­to muy po­co, pe­ro me ti­ra mu­cho Amé­ri­ca La­ti­na; paí­ses co­mo Co­lom­bia o Chi­le, aun­que ya he pa­sa­do por Ar­gen­ti­na, Mé­xi­co, Re­pú­bli­ca Do­mi­ni­ca­na, Bra­sil y Puer­to Ri­co.◆

Pa­co León se ha ido ha­cien­do un hue­co co­mo di­rec­tor con lar­go­me­tra­jes co­mo Ki­ki o las pe­lí­cu­las que ha ro­da­do jun­to a su ma­dre (Car­mi­na Ba­rrios) y her­ma­na (Ma­ría León). Ha re­ci­bi­do va­rios pre­mios Fo­to­gra­mas (a la de­re­cha) y no de­ja de la­do su versión...

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.