MENORCA

Es­te pe­que­ño pa­raí­so del Me­di­te­rrá­neo lo tie­ne prác­ti­ca­men­te to­do; des­de los pai­sa­jes más ex­tra­or­di­na­rios a una gas­tro­no­mía top. Y lo me­jor; po­drás dis­fru­tar­lo con cal­ma. Via­ja­mos a la is­la jun­to a la ac­triz Ruth Llo­pis, ori­gi­na­ria de Ciu­ta­de­lla, pa­ra des

deViajes - - Punto De Partida - Por: Gem­ma Car­do­na Fo­tos: Cè­sar Nu­ñez

La ac­triz Ruth Llo­pis nos acom­pa­ña en un re­la­ja­do pa­seo por lo me­jor y lo úl­ti­mo de Menorca y por su Ciu­ta­de­lla na­tal.

Menorca es luz. La is­la con­si­gue lle­nar­te de buen hu­mor, por­que sa­bes que aquí so­lo van a pa­sar co­sas bue­nas. Es lo que sen­ti­mos aquí to­do el equi­po y Ruth Llo­pis. La ac­triz lle­ga­ba des­pués de in­ten­sos días de ro­da­je, y mil ta­reas por ha­cer, pe­ro fue pi­sar su que­ri­da tie­rra y son­reír. Y em­pe­zar a des­co­nec­tar.

El ae­ro­puer­to de Menorca está en Maó (Mahón) y aquí em­pe­za­mos el via­je. Con ca­si seis ki­ló­me­tros de lon­gi­tud, el puer­to na­tu­ral de Maó es el se­gun­do más gran­de de Eu­ro­pa. His­tó­ri­ca­men­te, fue un en­cla­ve es­tra­té­gi­co, mo­ti­vo de con­ti­nuas dispu­tas. Eso de­fi­nió su ca­rác­ter. Tam­bién lo hi­zo la fuer­te in­fluen­cia bri­tá­ni­ca, fru­to de la ocu­pa­ción que vi­vió Menorca en el si­glo XVIII, por­que ba­jo la ad­mi­nis­tra­ción in­gle­sa Maó se con­vir­tió en ca­pi­tal de la is­la.

Una bue­na for­ma de em­pe­zar a co­no­cer la ciu­dad es des­de uno de los mi­ra­do­res ha­cia el puer­to. Tie­ne vi­si­tas tan in­tere­san­tes que te ocu­pa­rán prác­ti­ca­men­te un día en­te­ro. Aquí es­tán la is­la del Rei, don­de po­drás ver las rui­nas del an­ti­guo hos­pi­tal mi­li­tar, del si­glo XVIII (por lo que en la épo­ca se la co­no­cía co­mo Bloody Is­land), y dos for­ti­fi­ca­cio­nes de­fen­si­vas: el cas­ti­llo de San Fe­li­pe y el de la Mo­la. El pri­me­ro, se edi­fi­có en el si­glo XVI des­pués de que la ciu­dad su­frie­ra un bru­tal sa­queo a ma­nos del cor­sa­rio Bar­ba­rro­ja. Ac­tual­men­te, so­lo que­dan res­tos, pe­ro pue­des vi­si­tar sus ga­le­rías sub­te­rrá­neas. La for­ta­le­za de la Mo­la, en cam­bio, se ha man­te­ni­do en un ex­ce­len­te es­ta­do de con­ser­va­ción. Se cons­tru­yó en el si­glo XIX por or­den de la rei­na Isa­bel II.

En la ri­be­ra nor­te, lla­ma­da S’al­tra Ban­da, se ubi­ca la ca­sa que los in­gle­ses de­no­mi­na­ron The Gol­den Farm. La le­yen­da di­ce que aquí vi­vie­ron su ro­man­ce Lord Nelson y Lady Ha­mil­ton. En el mue­lle de Po­nien­te des­cu­bri­rás una zona muy vi­va, lle­na de lo­ca­les. En­tre ellos, la des­ti­le­ría del em­ble­má­ti­co li­cor maho­nés Gin Xo­ri­guer (www.xo­ri­guer.es).

Una vez em­pa­pa­dos de his­to­ria, nos dis­po­ne­mos a des­cu­brir el ele­gan­te cas­co an­ti­guo de la ca­pi­tal. Pa­sa por el tea­tro Prin­ci­pal, el tea­tro de ópe­ra más an­ti­guo

de Es­pa­ña (1829) y, a po­cos pa­sos, la pla­za Real y la de Es­pa­ña. Al la­do de es­ta úl­ti­ma, en dirección al puer­to, ve­rás la pla­za del Car­men, con su bo­ni­ta igle­sia del si­glo XVIII. En es­te rincón hay dos si­tios muy re­co­men­da­bles: la pas­te­le­ría La Me­jor –pa­ra com­prar en­sai­ma­das– y el Mer­cat de Peix, que se ha con­ver­ti­do en un ani­ma­do es­pa­cio gas­tro­nó­mi­co ideal pa­ra to­mar unas ta­pas y un buen vino. Des­pués, vi­si­ta la Igle­sia de Santa Ma­ría, de es­ti­lo gó­ti­co. Es muy co­no­ci­do su mag­ní­fi­co ór­gano (si­glo XIX) y te re­co­men­da­mos asis­tir a una de sus au­di­cio­nes, ve­rás qué de­li­cia. Des­de aquí, con­ti­núa por la ca­lle Isa­bel II –don­de vuel­ve a ob­ser­var­se con fuer­za la in­fluen­cia bri­tá­ni­ca en las ca­sas se­ño­ria­les– has­ta lle­gar a la pla­za de la Cons­ti­tu­ción.

AL­RE­DE­DO­RES DE MAÓ

Hay al­gu­nas ex­cur­sio­nes im­pres­cin­di­bles. A so­lo diez mi­nu­tos en co­che, se ha­lla Es Cas­tell, la po­bla­ción más orien­tal de Es­pa­ña. Es un pue­blo muy agra­da­ble y en su puer­to, Ca­les Fonts, se su­ce­den las te­rra­zas y las tien­de­ci­tas.

Otro des­tino cer­cano es el Parque Na­tu­ral de s’Al­bu­fe­ra des Grau, el úni­co de to­da la is­la. Si te in­tere­sa la ob­ser­va­ción de aves dis­fru­ta­rás mu­cho. La la­gu­na se ha con­ver­ti­do en un há­bi­tat idó­neo pa­ra la cría de es­pe­cies acuá­ti­cas y hay va­rios ob­ser­va­to­rios pa­ra otear­las. El parque na­tu­ral com­pren­de la zona del ca­bo y el fa­ro de Fa­và­ritx, uno de los si­tios con más ma­gia en la is­la. Sus abrup­tos acan­ti­la­dos de pi­za­rra ne­gra y for­mas sor­pren­den­tes –de­fi­ni­do por los vi­si­tan­tes co­mo un pai­sa­je lu­nar– te ha­rán creer que es­tás, de re­pen­te, en otra is­la dis­tin­ta a Menorca. Fa­và­ritx tie­ne su pro­pia le­yen­da: si lle­gas en no­ches de lu­na lle­na y pi­sas los char­cos que lo ro­dean te lle­na­rás de fuer­za, ener­gía y fer­ti­li­dad.

Des­de el fa­ro, se al­can­zan dos pla­yas vír­ge­nes de gran belleza y tra­di­ción nu­dis­ta: ca­la Pre­si­li y ca­la Tor­tu­ga. Agua trans­pa­ren­te –per­fec­ta pa­ra prac­ti­car snor­kel–, are­na blan­ca –a di­fe­ren­cia de la ma­yo­ría de pla­yas nor­te­ñas– y el fa­ro co­mo te­lón de fon­do… Un pa­raí­so.

An­tes de ir­nos ha­cia el cen­tro de la is­la, ha­ce­mos una rá­pi­da ex­cur­sión a

Bi­ni­bè­quer Vell. Que no te con­fun­da su nom­bre (vell sig­ni­fi­ca vie­jo), en reali­dad es un pue­blo tu­rís­ti­co di­se­ña­do en 1972. De to­das for­mas, re­sul­ta en­can­ta­dor, así que nos de­ja­mos en­ga­ñar un po­co. Des­de aquí, se ac­ce­de al pue­blo de Sant Lluis y a va­rias ca­las in­tere­san­tes, co­mo Bi­ni­da­lí.

CA­MINO HA­CIA EL IN­TE­RIOR

Nos di­ri­gi­mos aho­ra al mu­ni­ci­pio de Es Mer­ca­dal, en el cen­tro de la is­la. Por él cru­za la ca­rre­te­ra que co­mu­ni­ca Maó con Ciu­ta­de­lla (Ciu­da­de­la) y las ru­tas que van ha­cia las pla­yas del nor­te, así que pa­sa­rás sin que­rer. Fue un rincón ru­ral y no ha per­di­do ese ai­re. Va­le la pe­na de­di­car­le un ra­to, pa­sear por sus tran­qui­las ca­lles de fa­cha­das blan­cas y en­trar en la igle­sia de Sant Mar­tí y la cis­ter­na l’Ajub, cons­trui­da por or­den del go­ber­na­dor in­glés Ri­chard Ka­ne. Apro­ve­cha pa­ra co­no­cer la pas­te­le­ría Cas Su­crer (pla­za de la Cons­ti­tu­ción, 11) y abas­te­cer­te de una de las me­jo­res en­sai­ma­das is­le­ñas, ade­más de otros dul­ces.

La mon­ta­ña del Mon­te To­ro, a unos diez mi­nu­tos en co­che des­de Es Mer­ca­dal, es el pun­to más al­to de Menorca (pe­se a te­ner so­lo 358 me­tros). Un pa­ra­je má­gi­co des­de don­de di­vi­sar to­da la is­la (in­clu­so Ma­llor­ca en un día des­pe­ja­do). En su ci­ma hay un restaurante y el San­tua­rio de la Vir­gen del To­ro, la pa­tro­na de la is­la.

La si­guien­te pa­ra­da, ca­mino de Ciu­ta­de­lla, es Fe­rre­ries, a so­lo 8 ki­ló­me­tros de Es Mer­ca­dal. Te atra­pa­rá por sus ca­lle­jue­las de ca­sas en­ca­la­das y su ca­rác­ter tran­qui­lo res­guar­da­do del tu­ris­mo. Ade­más, es co­no­ci­do por la pro­duc­ción de que­so ar­te­sa­nal y la in­dus­tria del cal­za­do. Aquí en­con­tra­rás las fá­bri­cas de abar­cas Can Do­blas (www.can­do­blas.com) y Ria (www. ria.es), am­bas cuen­tan con tien­da don­de mues­tran sus mo­de­los y es di­fí­cil sa­lir sin com­prar. Pa­ra co­no­cer al­go más so­bre el que­so me­nor­quín, vi­si­ta el mu­seo de­di­ca­do a es­te pro­duc­to en la que­se­ría Hort de Sant Pa­tri­ci (www.sant­pa­tri­ci.com). Y no te pier­das el mer­ca­do de ar­te­sa­nía noc­turno que se or­ga­ni­za ca­da vier­nes, des­de ju­lio has­ta sep­tiem­bre. Muy re­co­men­da­ble.

Otra vez des­de Es Mer­ca­dal, co­ge­mos la ca­rre­te­ra Me15 has­ta For­nells, en la cos­ta

Con vis­tas al mar. Ba­jo es­tas lí­neas, una su­ge­ren­te ima­gen del fa­ro Fa­và­ritx y el ho­tel Ar­tiem Car­los III, en Es Cas­tell. En la otra pá­gi­na, vis­tas de Es Cas­tell. Va­le la pe­na acer­car­se a su puer­to, Ca­les Fonts, y pro­bar al­guno de sus res­tau­ran­tes.

Un pa­seo por la ca­pi­tal. Ba­jo es­tas lí­neas, el ca­so an­ti­guo de Maó. No de­jes de pa­sar por la bo­ni­ta ca­lle Cos­ta de ses Vol­tes (iz­quier­da), que em­pie­za en la pla­za de Es­pa­ña y da di­rec­ta­men­te al puer­to.

En las al­tu­ras. Una de las vi­si­tas más in­tere­san­tes de Menorca es la mon­ta­ña del Mon­te To­ro, des­de don­de po­drás di­vi­sar to­da la is­la. Ruth Llo­pis, en Bi­ni­vè­quer Vell. Lle­va ves­ti­do de ra­yas de Ma­re­lla, bol­so de Et…Bang! y za­pa­tos de Cas­ta­ñer.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.