“Sa­vitsky tu­vo la mi­sión de co­lec­cio­nar ar­te prohibido”

deViajes - - En Primera Persona/miquel Silvestre -

Sin em­bar­go, Uz­be­kis­tán es bas­tan­te tu­rís­ti­co, por­que se en­cuen­tran las ciu­da­des jo­ya de la Ru­ta de la Se­da con sus fa­bu­lo­sos edi­fi­cios is­lá­mi­cos de in­fluen­cia per­sa. Ji­vá, Bu­ja­rá y Sa­mar­can­da es­tán lle­na de mez­qui­tas, ma­dra­sas, mi­na­re­tes y mau­so­leos. Co­mo creo que los lec­to­res de es­ta re­vis­ta ha­brán leí­do mu­chí­si­mos ar­tícu­los so­bre es­tas ma­ra­vi­llas ar­qui­tec­tó­ni­cas voy a cen­trar­me en al­go ma­ra­vi­llo­so, pe­ro más mo­derno y bas­tan­te me­nos co­no­ci­do, la au­tén­ti­ca jo­ya es­con­di­da del país: el mu­seo Sa­vitsky.

Al atar­de­cer, ago­ta­do y har­to, en­tro en Nu­kus, un ver­da­de­ro agu­je­ro pol­vo­rien­to en me­dio de la na­da. Es un arra­bal feo, re­se­co y an­ti­pá­ti­co que lan­gui­de­ce mo­ri­bun­do des­de que la re­gión se as­fi­xió por la des­apa­ri­ción del Mar de Aral. Sin em­bar­go, va­le la pe­na vi­si­tar­lo, por­que aquí se pue­de en­con­trar una au­tén­ti­ca jo­ya es­con­di­da, que es ade­más un gran tes­ti­mo­nio de va­len­tía per­so­nal: la co­lec­ción Sa­vitsky. Fun­da­da en 1966, reúne más de 90.000 pie­zas. En un pa­nel se ven fo­to­gra­fías de to­das las al­tas per­so­na­li­da­des del mun­do en­te­ro que han vi­si­ta­do es­te lu­gar. Des­cu­bro a Mi­te­rrand y a Bono, el can­tan­te de U2. ¿Qué pue­de jus­ti­fi­car que un pre­si­den­te de la Re­pú­bli­ca Fran­ce­sa o una es­tre­lla del rock ven­gan has­ta es­te erial? El te­so­ro es el re­per­to­rio de di­bu­jos y pin­tu­ras de las van­guar­dias ar­tís­ti­cas de los años 30, 40 y 50 que tra­ta­ron de so­bre­vi­vir du­ran­te la épo­ca so­vié­ti­ca. El mu­seo re­pre­sen­ta el es­fuer­zo de Igor Sa­vitsky, pin­tor y ar­queó­lo­go, na­ci­do en Kiev, que en los 50 se tras­la­dó a Nu­kus. En aque­lla épo­ca, mu­chos ar­tis­tas del nor­te via­ja­ron a Asia Cen­tral per­si­guien­do la ins­pi­ra­ción que una reali­dad gris les ne­ga­ba. Nom­bra­do res­pon­sa­ble del Mu­seo Es­ta­tal, en 1966, Sa­vitsky tu­vo opor­tu­ni­dad de bus­car ob­je­tos pa­ra su ex­hi­bi­ción. Ini­cial­men­te, se li­mi­tó a los des­cu­bri­mien­tos ar­queo­ló­gi­cos y las pie­zas de et­no­gra­fía lo­cal pe­ro, po­co a po­co, se fue in­tere­san­do en el ar­te mo­derno.

Sa­vitsky asu­mió la mi­sión de co­lec­cio­nar el ar­te prohibido de la Unión So­vié­ti­ca. Pa­ra los ar­tis­tas cu­yas obras per­se­guía, el jui­cio por man­te­ner un cri­te­rio per­so­nal no ha­bía si­do una ma­la crí­ti­ca o el des­dén de los co­le­gas sino la cár­cel, los cam­pos de tra­ba­jo o la muer­te. Es­to fue lo que le ocu­rrió al pin­tor Ly­sen­ko, na­ci­do en 1903, que fue de­cla­ra­do cul­pa­ble de fo­men­tar la con­tra­rre­vo­lu­ción con tra­ba­jos tan su­per­fi­cia­les co­mo El to­ro (1929), hoy em­ble­ma del mu­seo. Pe­ro, pa­ra los co­mi­sa­rios po­lí­ti­cos, to­do pin­cel de­bía es­tar al servicio de la cau­sa so­cia­lis­ta y cual­quier ca­mino al­ter­na­ti­vo era el de la con­tra­rre­vo­lu­ción, la pri­sión y la fo­sa co­lec­ti­va. Se ig­no­ra la fe­cha de la muer­te de Ly­sen­ko, ocu­rri­da en al­gu­na sór­di­da is­la del Gu­lag. Igor Sa­vitsky tam­bién co­rría el ries­go de ser de­nun­cia­do co­mo enemi­go del pue­blo, pe­ro su de­sér­ti­co y po­bre re­fu­gio en el no­roes­te de Uz­be­kis­tán le pro­te­gía de los co­mi­sa­rios. Nu­kus es un in­ver­na­de­ro de­ma­sia­do ca­lien­te y ais­la­do co­mo pa­ra que na­die se preo­cu­pa­se de lo que allí pa­sa­ba. Tu­vo más suer­te que sus ar­tis­tas y al fi­nal de sus días fue con­de­co­ra­do y re­co­no­ci­do por los go­ber­nan­tes del nue­vo Uz­be­kis­tán.

Con­tem­plan­do la belleza de sus obras me vino a la memoria aquel chis­te de Da­lí so­bre un fa­mo­so pin­tor cu­bis­ta. El gran cuer­do del Am­pur­dán di­jo un día, pro­ba­ble­men­te ya har­to de que le pre­gun­ta­ran por su re­la­ción con el ma­la­gue­ño: “Pi­cas­so es un gran pin­tor, yo tam­bién. Pi­cas­so es un ge­nio, yo tam­bién. Pi­cas­so es co­mu­nis­ta, yo tam­po­co”. De­lan­te de uno de sus azu­la­dos cua­dros, ima­gi­né que a Ly­sen­ko pro­ba­ble­men­te tam­bién le hu­bie­ra gus­ta­do re­pe­tir el mis­mo chis­te sin que ello que le cos­ta­ra la vi­da. ◆

Di­ri­ge Dia­rio de un Nó­ma­da (RTVE), el pri­mer pro­duc­to au­dio­vi­sual dis­tin­gui­do con el cer­ti­fi­ca­do Biosp­he­re por apo­yar el tu­ris­mo sos­te­ni­ble.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.