Aven­tu­ra en Uz­be­kis­tán

deViajes - - En Primera Persona/miquel Silvestre -

Mi­quel Sil­ves­tre es un nó­ma­da a lo­mos de su mo­to, así lo de­mues­tra en su úl­ti­mo li­bro: La vuel­ta al mun­do. Es­te abogado de es­pí­ri­tu li­bre si­guió las hue­llas de an­ti­guos ex­plo­ra­do­res pa­ra na­rrar his­to­rias co­mo es­ta en la que cuen­ta su pe­ri­plo por uno de los des­ti­nos de la mí­ti­ca Ru­ta de la Se­da.

LL a de­pen­den­cia del adua­ne­ro uz­be­co cons­ta­ba de un su­cio cu­bícu­lo rec­tan­gu­lar de 2x3 me­tros cons­trui­do con bas­to hor­mi­gón. Un si­llón des­ven­ci­ja­do. Una me­sa co­ja de for­mi­ca des­ba­ra­ta­da. Un ar­chi­va­dor gris. Tres ven­ta­nas tras­lu­ci­das con pol­vo añe­jo tras las que se in­tuía el ocre in­fi­ni­to del de­sier­to del Ki­zil­kum. So­bre una es­tan­te­ría col­ga­ba tor­ci­do un alar­ga­do car­tel con una fra­se del Co­rán y so­bre un es­tan­te lan­gui­de­cía una re­se­ca tor­ta de pan sin le­va­du­ra, una te­te­ra re­ne­gri­da, dos­cien­tas mos­cas y un tran­sis­tor que emi­tía sin pau­sa atroz mú­si­ca electrónica.

Yo per­ma­ne­cía de pie es­pe­ran­do ob­te­ner un per­mi­so de im­por­ta­ción tem­po­ral de mi mo­to­ci­cle­ta. A mi la­do, un gru­po de mi­li­ta­res y ci­vi­les dis­cu­tía a voz en cue­llo y con mu­chos as­pa­vien­tos. Ob­ser­vé a los sol­da­dos. Hay al­go en su mo­do de ves­tir que des­tru­ye la po­si­ble pres­tan­cia que les pu­die­ra otor­gar el uni­for­me: los za­pa­tos. Nin­gún mi­li­tar o po­li­cía lle­va bo­tas aquí. To­dos cal­zan gas­ta­dos za­pa­tos de ba­ja calidad, nor­mal­men­te con pun­te­ra afi­la­da, al­go com­ba­da ha­cia arri­ba y el ta­lón aplas­ta­do pa­ra que sea más fá­cil des­cal­zar­se.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.