NUE­VA OR­LEANS.

El jazz so­lo es la ex­cu­sa

deViajes - - Sumario - Por Kris Ubach

¿Hay vi­da más allá del jazz en es­ta ciu­dad nor­te­ame­ri­ca­na? La res­pues­ta es un sí ro­tun­do, en for­ma de cul­tu­ra, gas­tro, ar­te…

Jazz en di­rec­to a to­das ho­ras, pe­ro tam­bién os­tras gra­ti­na­das, ar­te con­tem­po­rá­neo y mu­cho am­bien­te. Nue­va Or­leans cum­ple 300 años pre­su­mien­do de te­ner uno de los pa­no­ra­mas mu­si­ca­les, cul­tu­ra­les y cu­li­na­rios más fas­ci­nan­tes del sur nor­te­ame­ri­cano.

To­dos te­ne­mos ex­pec­ta­ti­vas muy al­tas cuan­do vi­si­ta­mos Nue­va Or­leans. El ci­ne se ha en­car­ga­do de con­ver­tir la ciu­dad en un icono, pe­ro tam­bién sus em­ba­ja­do­res mu­si­ca­les –co­mo Louis Arms­trong–, su ubi­ca­ción a ori­llas del mí­ti­co Mi­si­si­pi y una gas­tro­no­mía de fu­sión que se cuen­ta en­tre las más va­lo­ra­das de Es­ta­dos Uni­dos. Pe­ro ojo, hay que sa­ber en­con­trar­la. A Nue­va Or­leans se tie­ne que ve­nir con ga­nas de ex­plo­ra­ción y con­vie­ne mo­ver­se más allá de los lí­mi­tes de las cua­tro ca­lles del Ba­rrio Fran­cés.

Em­pie­za por ese epi­cen­tro co­lo­nial que fun­da­ron los fran­ce­ses y que los es­pa­ño­les, que go­ber­na­rían Lui­sia­na en­tre 1784 y 1803, se en­car­ga­rían de mo­de­lar a gol­pe de sun­tuo­sas cons­truc­cio­nes. Acér­ca­te a Jack­son Squa­re don­de los cas­te­lla­nos le­van­ta­ron los edi­fi­cios ge­me­los del Ca­bil­do y el Pres­bi­te­rio, an­ti­guas se­des de los po­de­res ci­vi­les y ecle­siás­ti­cos es­pa­ño­les, que hoy al­ber­gan el Loui­sia­na Sta­te Mu­seum (loui­sia­nas­ta­te­mu­seum.org). Vi­si­tar­lo es un buen co­mien­zo pa­ra co­no­cer al­gu­nos de los ele­men­tos cla­ve de la ciu­dad co­mo son el jazz, el Mar­di Gras o los efec­tos del Ka­tri­na en­tre otros. .

Des­de aquí pa­sa fren­te a la Ca­te­dral de Saint Louis (tam­bién de cons­truc­ción es­pa­ño­la) y di­rí­ge­te ha­cia el río pa­ra cum­plir con uno de los ri­tua­les: desa­yu­nar en el em­ble­má­ti­co Ca­fé du Mon­de (www.ca­fe­du­mon­de.com). Se fun­dó en 1862 y des­de en­ton­ces la fa­ma de sus beig­nets (es­pe­cie de buñuelo de ori­gen crio­llo) ha tras­cen­di­do fron­te­ras. Los beig­nets, que son a Nue­va Or­leans lo que los chu­rros a Ma­drid.

El Ca­fé du Mon­de es uno de los es­ta­ble­ci­mien­tos que con­for­man el French Mar­ket, un mer­ca­do res­guar­da­do ba­jo so­por­ta­les y si­tua­do a ori­llas del río, que en el si­glo XVIII na­ció co­mo pues­to de mer­ca­deo de los bie­nes que lle­ga­ban en bar­co por el Mi­si­si­pi. ¡Por cier­to! Uno de esos icó­ni­cos bar­cos de va­por si­gue na­ve­gan­do co­mo atrac­ción tu­rís­ti­ca, el Nat­chez.

Hoy en French Mar­ket se si­guen ven­dien­do pro­duc­tos fres­cos y ob­je­tos de se­gun­da mano pe­ro su ma­yor ac­ti­vi­dad co­mer­cial es la re­la­cio­na­da con la artesanía y los sou­ve­nirs. Pue­des com­prar re­cuer­dos

en French Mar­ket, o aún me­jor, bus­car al­gu­na pie­za de di­se­ño, obra de ar­te o an­ti­güe­dad en al­gu­na de las bou­ti­ques que sal­pi­can la cén­tri­ca Ro­yal Street.

¿Qué en­con­tra­rás en es­ta ca­lle, que por cier­to es una de las más an­ti­guas de la ciu­dad? De puer­tas afue­ra ar­qui­tec­tu­ra co­lo­nial –bal­co­nes de hie­rro y fa­cha­das de co­lor pas­tel– ame­ni­za­da con mú­si­ca ca­lle­je­ra a cual­quier ho­ra del día. De puer­tas aden­tro mu­chas ga­le­rías de ar­tis­tas su­re­ños co­mo Geor­ge Ro­dri­gue, cu­yos “pe­rros azu­les” son ya to­do un sím­bo­lo de Nue­va Or­leans (www.geor­ge­ro­dri­gue.com); los pai­sa­jis­tas oní­ri­cos Tan­ner (www.tan­ner­ga­llery.com) y Ha­rou­ni (www.ha­rou­ni.com); el fo­tó­gra­fo Frank Re­lle (www. fran­kre­lle.com) o la es­cul­to­ra su­rrea­lis­ta Betsy Young­quist (ga­lleryt­wo­no­la.com).

Ro­yal Street es tam­bién la se­de de nu­me­ro­sos an­ti­cua­rios y di­se­ña­do­res lo­ca­les. Aquí tie­ne su ate­lier Kim­berly Benn es­pe­cia­li­za­da en som­bre­ros de al­ta cos­tu­ra ins­pi­ra­dos en la mo­da de los años 20’ (www. fdp­hats.com) y tam­bién Moham­mad An­va­ri, que ha­ce a mano las ex­tra­or­di­na­rias más­ca­ras de plu­mas tí­pi­cas del Mar­di Gras (www.mask­com­pany.com). Otro rin­cón digno de vi­si­ta cer­ca de Ro­yal Street (en la pa­ra­le­la Char­tres) es el New Or­leans Phar­macy Mu­seum (www.phar­macy­mu­seum.org), un an­ti­guo des­pa­cho de re­me­dios abier­to en 1823 que per­te­ne­ció al pri­mer far­ma­céu­ti­co con li­cen­cia de Amé­ri­ca.

OS­TRAS DEL GOL­FO Y MÚ­SI­CA

El Ba­rrio Fran­cés tie­ne su ca­ra más ca­na­lla, sus ba­res de co­pas y sus no­ches de de­sen­freno en Bour­bon Street, pe­ro en sus in­me­dia­cio­nes tam­bién hay es­pa­cio pa­ra las ve­la­das gour­mets con cóc­te­les de au­tor y mú­si­ca en vi­vo. Aho­ra lo que se lle­va en Nue­va Or­leans es ce­nar en al­gún Oys­ter Bar y por la ma­ña­na apun­tar­se a un brunch, to­do un ri­tual do­mi­ni­cal que aquí siem­pre vie­ne ame­ni­za­do con jazz en di­rec­to. En cuan­to a los res­tau­ran­tes es­pe­cia­li­za­dos en os­tras y ma­ris­co, son un clá­si­co en es­ta ciu­dad que tie­ne los cria­de­ros del Gol­fo de Mé­xi­co a ti­ro de pie­dra. Un par de op­cio­nes en el cen­tro pa­ra de­gus­tar os­tras del Gol­fo gra­ti­na­das con par­me-

sano, a la bra­sa o cru­das, a pie de ba­rra y con un Bloody Mary en la mano: Bour­bon Hou­se (www.bour­bon­hou­se.com) y Ro­yal Hou­se (www.ro­yal­hou­se­res­tau­rant.com). Pa­ra el brunch es ca­si obli­ga­do vi­si­tar el em­ble­má­ti­co Court of Two Sis­ters (www. the­co­ur­toft­wo­sis­ters.com), que fue la re­si­den­cia del go­ber­na­dor fran­cés en 1726. Hue­vos Be­ne­dict, pa­to a la na­ran­ja, ce­vi­ches, pas­te­les de cangrejo...

Alé­ja­te del cen­tro acer­cán­do­te a Es­pla­na­de Ave­nue, un bou­le­vard ar­bo­la­do que se­pa­ra el Ba­rrio Fran­cés del ve­cino dis­tri­to de Fau­bourg-Ma­rigny. En la an­ti­gua Ca­sa de la Mo­ne­da se ubi­ca hoy el New Or­leans Jazz Mu­seum (www.no­la­jazz­mu­seum.org). Aquí se guar­dan, en­tre otros ob­je­tos, la pri­me­ra cor­ne­ta de Louis Arms­trong o la trom­pe­ta de Dizzy Gi­lles­pie. Tam­bién más de 12.000 fo­to­gra­fías ori­gi­na­les y va­rios mi­les de vi­ni­los, car­te­les y posters.

Y pa­ra mú­si­ca en vi­vo otro san­tua­rio no muy le­jos de aquí, ya en Fau­bourg-Ma­rigny: la mí­ti­ca French­men Street. Si los clubs do­mi­ci­lia­dos en Bour­bon Street –con ex­cep­ción del mag­ní­fi­co Frit­zel’s– han ido per­dien­do au­ten­ti­ci­dad de­bi­do a la pre­sión tu­rís­ti­ca, no su­ce­de lo mis­mo con los ubi­ca­dos aquí. Tan so­lo dos man­za­nas dan ca­bi­da a más de vein­te es­ce­na­rios en los que sie­te días a la se­ma­na hay es­pec­tácu­lo. Sue­na jazz, por su­pues­to, pe­ro tam­bién blues, rock, reg­gae o country. Un con­se­jo: tie­nes dos op­cio­nes pa­ra dis­fru­tar de la mú­si­ca, o en­trar en cual­quier si­tio y de­jar­te sor­pren­der, o es­tar aten­to a las pro­gra­ma­cio­nes que cuel­gan en la web.

Al­gu­nos de los clubs con más re­nom­bre son The Spot­ted Cat (www.spot­ted­cat­mu­sic­club.com), d.b.a (www.dba­ne­wor­leans.com) o Snug Har­bor (snug­jazz.com).

EN BI­CI POR LOS BA­RRIOS ELE­GAN­TES El plano ur­bano de Nue­va Or­leans es am­plio pe­ro tie­ne la ven­ta­ja de go­zar de una oro­gra­fía sin des­ni­ve­les, por lo que una bi­ci­cle­ta se­rá tu me­jor alia­da. Las al­qui­lan en Ame­ri­can Bicy­cle Ren­tal por unos 25 € al día (www.ame­ri­can­bicy­cle­ren­tal.com). So­bre dos rue­das te se­rá muy fá­cil re­co­rrer las cua­tro mi­llas que tie­ne Es­pla­na­de Ave­nue. Se tra­zó en el si­glo XIX pa­ra unir

el la­go Pont­char­train con el Mi­si­si­pi y de aque­lla épo­ca son la ma­yo­ría de las man­sio­nes crio­llas con esos ro­bles cen­te­na­rios que las flan­quean.

Hay mu­chas pa­ra­das in­tere­san­tes en el ca­mino. Una de ellas es el Ca­fé De­gas que ofre­ce un ex­tra­or­di­na­rio brunch a ba­se de pa­tés y fro­ma­ges. Por cier­to, es­te bis­tro no to­ma el nom­bre del cé­le­bre pin­tor im­pre­sio­nis­ta por ca­sua­li­dad: re­sul­ta que la abue­la y ma­dre del ar­tis­ta na­cie­ron en Nue­va Or­leans y él mis­mo vi­vió en es­te ba­rrio en 1872 (www.ca­fe­de­gas.com).

Otro lu­gar digno de vi­si­ta en Es­pla­na­de es el Ce­men­te­rio St. Louis Num. 3. Igual que su­ce­de en lu­ga­res co­mo Edim­bur­go, los cam­po­san­tos son uno de los high­lights en es­ta ciu­dad que cre­ció por de­ba­jo del ni­vel del mar. Las es­pe­cia­les ca­rac­te­rís­ti­cas del sub­sue­lo hi­cie­ron que, ya des­de los pri­me­ros tiem­pos, los ha­bi­tan­tes de Nue­va Or­leans tu­vie­ran que cons­truir pan­teo­nes en al­tu­ra pa­ra en­te­rrar a sus se­res que­ri­dos. En el ce­men­te­rio de St. Louis Num.3 re­po­san res­tos de mú­si­cos, per­so­nas anó­ni­mas o gran­des damas del vu­dú acom­pa­ña­dos de án­ge­les de pie­dra y ele­men­tos car­na­va­les­cos del Mar­di Gras. Sus pin­to­res­cos se­pul­cros y mau­so­leos pue­den ver­se de día y de no­che en vi­si­tas guia­das.

Es­pla­na­de Ave­nue tie­ne su fin en City Park, uno de los par­ques pú­bli­cos más an­ti­guos del país. Es una vía de es­ca­pe muy po­pu­lar en­tre los pro­pios ha­bi­tan­tes de la ciu­dad pa­ra prac­ti­car de­por­te o sim­ple­men­te ro­dear­se de ve­ge­ta­ción. Ade­más, en City Park se en­cuen­tra la ma­yor con­cen­tra­ción de Quer­cus vir­gi­nia­na del mun­do, y tam­bién un exu­be­ran­te jar­dín bo­tá­ni­co de 1930 y el New Or­leans Mu­seum of Art (www.no­ma.org).

AR­TE CON­TEM­PO­RÁ­NEO SIN LÍ­MI­TES

El Wa­rehou­se Dis­trict, es un ba­rrio que ha cam­bia­do ra­di­cal­men­te los úl­ti­mos años. Los edi­fi­cios de la­dri­llo que una vez fue­ron fá­bri­cas y al­ma­ce­nes de al­go­dón hoy tie­nen pis­ci­nas en la azo­tea, ho­te­les en los pi­sos in­ter­me­dios y res­tau­ran­tes o ga­le­rías de ar­te a pie de ca­lle. El Wa­rehou­se –al que tam­bién se co­no­ce co­mo Arts Dis­trict– tie­ne, sin du­da, la es­ce­na ar­tís­ti­ca plás­ti­ca)

más vi­bran­te de Nue­va Or­leans. Los dos pun­tos de re­fe­ren­cia cul­tu­ral en el ba­rrio son el Con­tem­po­rary Arts Cen­ter (www. cacno.org), con las úl­ti­mas ten­den­cias en crea­ción plás­ti­ca y per­for­man­ces y el Og­den Mu­seum of Sout­hern Art (www.og­den­mu­seum.org), que pre­su­me de con­te­ner la ma­yor co­lec­ción de ar­te su­re­ño de Amé­ri­ca. Ade­más de es­tas co­lec­cio­nes, el ba­rrio cuen­ta con más de vein­ti­cin­co ga­le­rías de ar­te, la ma­yo­ría de las cua­les se dis­tri­bu­yen a lo lar­go de Ju­lia Street. El pri­mer sá­ba­do de ca­da mes, mu­chas ga­le­rías pre­sen­tan no­ve­da­des, por lo que el am­bien­ta­zo es­tá ase­gu­ra­do con mú­si­ca en di­rec­to e inau­gu­ra­cio­nes con cham­pag­ne.

Las ga­le­rías atraen a mu­chos co­lec­cio­nis­tas has­ta es­te rin­cón de la su­re­ña Nue­va Or­leans, pe­ro tam­bién a los ‘foo­dies’ y a la gen­te gua­pa en ge­ne­ral. Los res­tau­ran­tes que en­ca­be­zan las lis­tas de los más desea­dos es­tán aquí y pa­ra en­con­trar mesa en ellos es ne­ce­sa­rio, sí o sí, re­ser­var con an­te­la­ción. Uno de ellos es Pe­che Sea­food Grill que ade­más de te­ner un muy ‘trendy’ Oys­ter Bar ofre­ce una co­ci­na ba­sa­da en el pes­ca­do lo­cal capturado de ma­ne­ra sos­te­ni­ble (www.pe­che­res­tau­rant.com). Otra re­fe­ren­cia en el ba­rrio es Eme­ril’s Res­tau­rant (www.eme­ril­res­tau­rants.com), de Eme­ril La­gas­se, un fa­mo­so chef.

Dos pun­tos de in­te­rés más en Wa­rehouw­se Dis­trict que su­man mi­les de vi­si­tan­tes ca­da año son The Na­tio­nal WWII Mu­seum y el Mar­di Gras World. El pri­me­ro, de­di­ca­do a la se­gun­da gran con­tien­da, es la atrac­ción más vi­si­ta­da de la ciu­dad y guar­da un se­cre­to a vo­ces: fue con­ce­bi­do y fi­nan­cia­do en par­te por el ac­tor Tom Hanks (www.na­tio­nalww2mu­seum.org).

El se­gun­do, con­sa­gra­do a uno de los car­na­va­les más cé­le­bres del mun­do, no es un mu­seo con­ven­cio­nal sino el des­co­mu­nal ta­ller de los Kern Stu­dios. Aquí se con­ci­ben, en­sam­blan, re­ci­clan y pin­tan mu­chas de las carrozas que des­fi­la­rán por la ca­lles de la ciu­dad du­ran­te los días la gran fies­ta. Co­mo po­drás com­pro­bar el pro­ce­so crea­ti­vo tie­ne mu­chos pa­re­ci­dos con el de nues­tras fa­llas. So­lo que al fi­nal sus “ni­nots” no aca­ba­rán ar­dien­do (www.mar­di­gras­world.com). ◆

Sa­bo­rea su am­bien­te y es­pí­ri­tu crio­llo. City Park y ob­je­tos en la ver­ja del ce­men­te­rio La­fa­yet­te. De­re­cha: Man­sión crio­lla en el ba­rrio de Es­pla­na­de.

Jazz, jazz y más mú­si­cas. Os­tras gra­ti­na­das en Bour­bon Hou­se, y lo­ca­les en French­men Street. De­re­cha: Club de jazz Frit­zels, fo­to de la co­lec­ción del New Or­leans Jazz Mu­seum y lo­cal en French­men Street.

Una mez­cla muy atrac­ti­va. Más­ca­ras que usan en la ce­le­bra­ción del Mar­di Gras y car­tel de en­tra­da al Mu­seo de la Far­mac¡a. De­re­cha: De­re­cha: so­por­ta­les en el French Mar­ket.

Mú­si­ca, am­bien­te, di­ver­sión. Club de jazz en el ba­rrio fran­cés y ca­la­ve­ras de­co­ra­das en una tien­da. De­re­cha: ar­qui­tec­tu­ra tí­pi­ca en el Ba­rrio Fran­cés y mú­si­co am­bu­lan­te, ca­te­dral de St. Louis.

A ori­llas del Mi­si­si­pi. Bar­co de va­por pa­ra re­co­rri­dos tu­rís­ti­cos.

Si es ar­te y es mo­derno, lo ve­rás aquí. En las dos pá­gi­nas: dis­tin­tas pie­zas ex­hi­bi­das en ga­le­rías de del Wha­rehou­se Dis­trict y en el Wa­rehou­se Con­tem­po­rary Art Mu­seum y fa­cha­da de Wa­rehou­se Og­den Mu­seum.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.