EN­TRE­VIS­TA

deViajes - - Sumario Punto De Partida - Por Be­lin­da Guerrero

Ja­na Gó­mez pro­ta­go­ni­za Anas­ta­sia, un mu­si­cal que vie­ne pa­ra que­dar­se en el Broad­way ma­dri­le­ño.

Es hi­ja de ar­tis­tas y ya ha tra­ba­ja­do con gran­des in­tér­pre­tes del tea­tro mu­si­cal de nues­tro país. Que­daos con su nom­bre, por­que a par­tir de oc­tu­bre no va a pa­rar de so­nar. La jo­ven ac­triz es la pro­ta­go­nis­ta de Anas­ta­sia, el es­pec­tácu­lo que ha revolucionado Broad­way y pon­drá del re­vés la Gran Vía.

Ja­na Gó­mez tie­ne char­me, aun­que J

aún no es cons­cien­te. Con so­lo 22 años, lle­va una ful­gu­ran­te ca­rre­ra en el tea­tro mu­si­cal for­man­do par­te de los elen­cos de La Be­lla y La Bes­tia, Gi­se­la y el li­bro má­gi­co, Rent o Alad­din–en­tre otros–. Des­de el 4 de oc­tu­bre se en­fren­ta a un do­ble desafío: in­ter­pre­tar a la prin­ce­sa An­ya en el mu­si­cal Anas­ta­sia y que Ma­drid sea la pri­me­ra ciu­dad eu­ro­pea en es­tre­nar es­ta obra que ver­sa so­bre una his­to­ria uni­ver­sal.

¿Có­mo lle­vas es­ta res­pon­sa­bi­li­dad?

Es un gran re­to al que me aven­tu­ro con mu­chas ga­nas. Creo que el he­cho de que sea la se­gun­da pro­duc­ción de Anas­ta­sia que se ha­ce en to­do el mun­do me da pie a apor­tar co­sas nue­vas y dis­tin­tas al pa­pel de An­ya. Es una gran res­pon­sa­bi­li­dad, ya que el úni­co re­fe­ren­te que exis­te es­tá en Broad­way, pe­ro creo que el elen­co es­pa­ñol es ma­ra­vi­llo­so y no va a te­ner na­da que en­vi­diar­le.

¿Có­mo te sien­tes en la piel de la reale­za ru­sa?

Has­ta aho­ra siem­pre he in­ter­pre­ta­do pa­pe­les muy ale­ja­dos de es­tos es­te­reo­ti­pos, así que re­pre­sen­tar la per­so­na­li­dad de una prin­ce­sa e in­for­mar­me de sus cos­tum­bres, mo­da­les, fa­mi­lia y va­lo­res ha si­do to­da una nue­va aven­tu­ra. Aun­que con la es­ce­no­gra­fía y, so­bre to­do, con el in­creí­ble ves­tua­rio que hay en el mu­si­cal es bas­tan­te fá­cil sen­tir­se una de ellas.

¿Por qué el pú­bli­co es­pa­ñol se va a sor­pren­der con es­ta pro­duc­ción? Anas­ta­sia va a con­tras­tar con el aba­ni­co de es­pec­tácu­los que hay, por­que cuen­ta una his­to­ria real y dra­má­ti­ca, pe­ro des­de un pun­to épico y en­fo­ca­do a un pú­bli­co más fa­mi­liar pa­ra que ni­ños y adul­tos dis­fru­ten por igual. Va a te­ner un des­plie­gue de co­lor, ves­tua­rio, pro­yec­cio­nes y can­cio­nes que creo que va a de­jar en­can­ta­do al pú­bli­co del Tea­tro Co­li­seum.

En es­te es­ce­na­rio ac­tuas­te con so­lo 8 años en La Be­lla y la Bes­tia. ¿Có­mo fue ha­cer his­to­ria de los mu­si­ca­les? For­mar par­te de una pro­duc­ción co­mo es­ta, in­ter­pre­tan­do a Chip, fue un sue­ño y es un re­cuer­do que

guar­do con mu­cho ca­ri­ño. Ade­más, vuel­vo a com­par­tir es­ce­na­rio con las ac­tri­ces An­gels Ji­mé­nez y Sil­via Lu­chet­ti, que for­ma­ron par­te del mu­si­cal de Dis­ney y aho­ra dan vi­da a los per­so­na­jes de la Em­pe­ra­triz viu­da y Lily.

Tu pa­dre es Ja­vier Arroyo Jota, un es­pe­cia­lis­ta de es­te gé­ne­ro que ha in­ter­pre­ta­do en mu­chas oca­sio­nes pa­pe­les en Grea­se, ¿de cas­ta le vie­ne al gal­go? La ver­dad es que sí. He cre­ci­do en­tre las bam­ba­li­nas de un tea­tro. Mi pa­dre me da con­se­jos y ayu­da cons­tan­te­men­te a pre­pa­rar­me. Ha can­ta­do con­mi­go des­de pe­que­ña. Me ha ido en­se­ñan­do to­do lo que sa­bía de mú­si­ca y mu­si­ca­les, aun­que no lo hi­zo con la in­ten­ción de que me de­di­ca­ra a es­te mun­do. De he­cho, es­toy se­gu­ra de que con lo du­ra que es es­ta pro­fe­sión hu­bie­ra pre­fe­ri­do que hi­cie­ra otra co­sa, pe­ro su­pon­go que sin ni si­quie­ra yo ser cons­cien­te fue, po­co a po­co, crean­do una ar­tis­ta.

Ade­más, tu ma­dre, Ana Tres­se­rra, es bai­la­ri­na. ¿Te ha acon­se­ja­do so­bre las co­reo­gra­fías de Anas­ta­sia?

Mis pa­dres han in­sis­ti­do siem­pre en que me for­ma­ra en dan­za, ya que en el tea­tro mu­si­cal son im­por­tan­tes las tres dis­ci­pli­nas. Así que la re­co­men­da­ción que siem­pre me han da­do, no so­lo pa­ra Anas­ta­sia, es que no de­je de for­mar­me por­que nun­ca sa­bes qué re­tos ten­drá el si­guien­te pa­pel. Y bueno, so­bre to­do al­go que no pa­ran de decirme cons­tan­te­men­te es que me pon­ga rec­ta (ri­sas).

Has tra­ba­ja­do con gran­des vo­ces de los mu­si­ca­les en Es­pa­ña. En Ca­si nor­ma­les re­ci­bis­te muy bue­nas crí­ti­cas y com­par­tis­te ta­blas con Ni­na, ¿có­mo fue?

Una ex­pe­rien­cia in­creí­ble e inol­vi­da­ble, un apren­di­za­je cons­tan­te. Era el pri­mer tra­ba­jo que ha­cía con tan­ta exi­gen­cia vo­cal y te­ner co­mo com­pa­ñe­ros a al­gu­nos de los me­jo­res ar­tis­tas del tea­tro mu­si­cal fue de gran ayu­da. Ni­na es ma­ra­vi­llo­sa, he apren­di­do mu­chí­si­mo de ella, tie­ne una for­ta­le­za y una dis­ci­pli­na dig­na de ad­mi­rar y no pue­do es­tar más agra­de­ci­da de ha­ber com­par­ti­do con ella es­ta ma­ra­vi­llo­sa pro­duc­ción.

En ve­rano con los en­sa­yos, ¿echas­te de me­nos la pla­ya? Vi­vir en Bar­ce­lo­na tie­ne la gran ven­ta­ja de te­ner

“El puen­te de brooklyn es un lu­gar que siem­pre me im­pac­ta, so­bre to­do al ano­che­cer”

siem­pre el mar cer­ca. A ve­ces, uno no se da cuen­ta del lu­jo que su­po­ne has­ta que le fal­ta. Es­te año lo he sa­cri­fi­ca­do por una muy bue­na cau­sa, pe­ro re­co­noz­co que me he acor­da­do mu­cho de la Cos­ta Bra­va.

¿Cuál es el rin­cón que más te gus­ta de Ma­drid?

Mi zo­na fa­vo­ri­ta es la del Pa­la­cio Real. Ado­ro pa­sear du­ran­te el atar­de­cer has­ta que se ha­ce de no­che. Pue­des to­mar un té en al­gu­na de las te­rra­ci­tas que hay de­lan­te de los jar­di­nes del pa­la­ce­te, lle­var­te al­go de co­mer y ce­nar en uno de los ban­cos ubi­ca­dos fren­te al Tea­tro Real o sim­ple­men­te deam­bu­lar sin rum­bo y –si tie­nes suer­te–, qui­zá te en­cuen­tres a al­gún mú­si­co o can­tan­te de ópe­ra.

Si va­mos a Bar­ce­lo­na po­de­mos ver­te... Ca­mi­nan­do por el cen­tro en­tre las re­co­le­tas ca­lles del ba­rrio del Bor­ne y del cas­co an­ti­guo. De no­che, son una ma­ra­vi­lla y hay res­tau­ran­tes pre­cio­sos. Aun­que si ten­go que es­co­ger un lu­gar pa­ra co­mer bien os ha­bla­ré de Can Re­ca­sens. Se en­cuen­tra en el Po­ble­nou y me en­can­ta. Es un lo­cal pre­cio­so, lleno de lu­ce­ci­tas, ve­las y plan­tas. Su ofer­ta gas­tro­nó­mi­ca es muy va­ria­da, aun­que se ha he­cho po­pu­lar gra­cias a los em­bu­ti­dos y que­sos de ori­gen ca­ta­lán.

Pa­ra ins­pi­rar­te has via­ja­do has­ta Broad­way pa­ra ver Anas­ta­sia, ¿qué te ha gus­ta­do de Nue­va York? Nun­ca de­ja de sor­pren­der­me la can­ti­dad de tea­tros que hay en es­ta me­tró­po­li y la cul­tu­ra que tie­ne la gen­te, sea de la edad que sea, por­que tienen cos­tum­bre de acu­dir al me­nos una vez a la se­ma­na a ver un es­pec­tácu­lo. Es al­go alu­ci­nan­te. Es­ta úl­ti­ma vez he asis­ti­do a sie­te mu­si­ca­les y to­dos es­ta­ban lle­nos has­ta la ban­de­ra. El lu­gar que más me gus­ta es Green­wich Vi­lla­ge, por­que me re­cuer­da un po­co al bar­ce­lo­nés ba­rrio de Gra­cia; pe­ro a lo gran­de.

Pa­ra ter­mi­nar, si no fue­ras ar­tis­ta se­rías…

No lo ten­go muy cla­ro, pe­ro es­toy en­tre di­se­ña­do­ra de in­te­rio­res o al­go re­la­cio­na­do con el mar­ke­ting y la pu­bli­ci­dad. Soy bas­tan­te ma­niá­ti­ca con la es­té­ti­ca y creo que se me po­drían dar bien una de es­tos ám­bi­tos. No lo des­car­to, quién sa­be si al­gún día...

Ja­na Gó­mez ha go­za­do co­mo nun­ca en Broad­way vien­do la ver­sión nor­te­ame­ri­ca­na de Anas­ta­sia (arri­ba). Es­te ve­rano ha vuel­to unos días a Ibi­za (iz­quier­da), lu­gar que vi­si­ta des­de que tie­ne 10 años, y, por su­pues­to, a

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.