GA­LI­CIA

Sal­nés, esen­cia de las Rías Bai­xas

deViajes - - Sumario - Por Jo­sé Ma­ría de Pa­blo

En­tre Pon­te­ve­dra y San­tia­go, la pe­nín­su­la de Sal­nés con­cen­tra las le­yen­das y el au­tén­ti­co sa­bor de las Rías Bai­xas.

Emu­lan­do un via­je his­tó­ri­co rea­li­za­do por un eru­di­to del si­glo XVIII, re­co­rre­mos las cos­tas de la pe­nín­su­la del Sal­nés, des­de Pon­te­ve­dra a San­tia­go, su­mer­gién­do­nos en un uni­ver­so de le­yen­das y un le­ga­do gas­tro­nó­mi­co que sa­be a mar y ar­mo­ni­za con al­ba­ri­ño

Hay mu­chas ma­ne­ras de via­jar des­de Pon­te­ve­dra a San­tia­go y, aun­que lo más ha­bi­tual es to­mar la au­to­pis­ta que las une, quien quie­ra sa­bo­rear los en­can­tos de la Ga­li­cia más au­tén­ti­ca pue­de se­guir los pa­sos del Pa­dre Sar­mien­to, un re­li­gio­so ilus­tra­do que en el si­glo XVIII viajó de Pon­te­ve­dra a San­tia­go re­co­rrien­do la pe­nín­su­la del Sal­nés, bor­dean­do su cos­ta. Du­ran­te el via­je do­cu­men­tó las cos­tum­bres y tra­di­cio­nes del pue­blo ga­lle­go en una obra ti­tu­la­da “Via­je a Ga­li­cia”. Es­tos es­cri­tos son los que han ins­pi­ra­do la crea­ción de la Ru­ta del Pa­dre Sar­mien­to, un ca­mino de nue­ve eta­pas per­fec­ta­men­te se­ña­li­za­das, en las que se pue­de dis­fru­tar del pa­tri­mo­nio his­tó­ri­co, pai­sa­jís­ti­co y gas­tro­nó­mi­co de la co­mar­ca.

EL CA­RI­BE DE GA­LI­CIA

Or­gu­llo­sos de su mi­cro­cli­ma, tan­to en Pon­te­ve­dra co­mo en el Sal­nés son mu­chos los que ase­gu­ran que su co­mar­ca es “el ca­ri­be de Ga­li­cia”. Exa­ge­ra­do o no, lo cier­to es que las tem­pe­ra­tu­ras nun­ca suben de los trein­ta gra­dos, las ho­ras de sol al año son las mis­mas que en Va­len­cia y la plu­vio­si­dad do­bla la de Pa­rís (aun­que la ob­tie­nen en la mi­tad de días que en la ca­pi­tal ga­la).

De to­dos los mo­nu­men­tos de la ciu­dad de Pon­te­ve­dra, el más po­pu­lar es el San­tua­rio de la Pe­re­gri­na. Su es­bel­tez y su pe­cu­liar plan­ta en for­ma de viei­ra nos re­cuer­da que es­ta­mos en la ru­ta por­tu­gue­sa del Ca­mino de San­tia­go. La vi­si­ta a la Pe­re­gri­na tie­ne siem­pre su emo­ción, ya que la ta­lla de la vir­gen es­tre­na ca­da mes y me­dio un nue­vo tra­je he­cho con la te­la de los ca­po­tes de los to­re­ros que pa­san por la fe­ria de Pon­te­ve­dra, úni­ca ca­pi­tal ga­lle­ga que con­ser­va los fes­te­jos tau­ri­nos.

Pon­te­ve­dra se ha con­ver­ti­do en un ejem­plo mun­dial de pla­ni­fi­ca­ción ur­ba­na en fa­vor de los pea­to­nes fren­te a los co­ches. Con un cen­tro his­tó­ri­co sin rui­dos, la ciu­dad in­vi­ta a re­co­rrer sus ca­lles, pa­san­do por re­co­le­tas pla­zas con cu­rio­sos nom­bres co­mo de la Verdura, de la Le­ña, de la Es­tre­lla, de la He­rre­ría, de Teu­cro… En to­das

ellas en­con­tra­mos, ade­más de ba­res y res­tau­ran­tes, palacios bla­so­na­dos, ca­sas por­ti­ca­das e igle­sias que ates­ti­guan el po­de­río de la ciu­dad cuan­do su puer­to –ac­tual­men­te de­por­ti­vo– era uno de los prin­ci­pa­les pun­tos de en­tra­da de mer­can­cías de la pe­nín­su­la ibé­ri­ca.

Des­pués de pa­sar por San­xen­xo, la po­bla­ción de­ca­na del tu­ris­mo de pla­ya en la re­gión, con­ti­nua­mos ru­ta en di­rec­ción a la er­mi­ta de la Lan­za­da, un pe­que­ño tem­plo ro­má­ni­co lleno de ex­vo­tos, cons­trui­do so­bre una ro­ca des­de la que se ven las pla­yas más sal­va­jes del Sal­nés: las del ist­mo de O Gro­ve. Ca­da 28 de agos­to se ce­le­bra en es­te lu­gar la fies­ta de la fer­ti­li­dad. Ese día, las mu­je­res que desean ser ma­dres se ba­ñan en la pla­ya de­jan­do que nue­ve olas gol­peen su vien­tre. Es­te ri­tual se lle­va prac­ti­can­do des­de tiem­po in­me­mo­rial, cuan­do la ma­gia y el po­der de la na­tu­ra­le­za eran las úni­cas di­vi­ni­da­des en las que creían los ga­lle­gos.

Pa­ra con­tem­plar en to­do su es­plen­dor el ist­mo es re­co­men­da­ble su­bir has­ta el mi­ra­dor de Si­ra­de­lla, don­de, ade­más de dis­fru­tar de unas vis­tas in­creí­bles, en­con­tra­re­mos el cen­tro de in­ter­pre­ta­ción de la na­tu­ra­le­za de es­te pri­vi­le­gia­do en­torno na­tu­ral.

La si­guien­te pa­ra­da hay que ha­cer­la en la Fun­da­ción Ma­no­lo Paz, jun­to a la desem­bo­ca­du­ra río Umia. Es­te ar­tis­ta ga­lle­go ha in­ter­ve­ni­do el pai­sa­je de su fin­ca aña­dién­do­le sus más mo­nu­men­ta­les obras. Paz, que tie­ne aquí su es­tu­dio, es un hom­bre de mun­do que ha en­con­tra­do en su tie­rra (más con­cre­ta­men­te en su du­ro gra­ni­to) el ma­te­rial ne­ce­sa­rio pa­ra ex­pre­sar en ca­da una de sus pie­zas su ri­co uni­ver­so in­te­rior.

CAM­BA­DOS, AL­MA DE AL­BA­RI­ÑO

El Sal­nés es tam­bién un des­tino pa­ra los que en­cuen­tran en la gas­tro­no­mía una mo­ti­va­ción pa­ra via­jar. Ya en tiem­pos de los ro­ma­nos se ex­traía de la co­mar­ca la pre­cia­da sal a la que alu­de su nom­bre, un ne­go­cio que, con el tiem­po, dio lu­gar a una in­dus­tria con­ser­ve­ra de pres­ti­gio mun­dial.

En tie­rra fir­me pre­do­mi­nan las vi­ñas de al­ba­ri­ño, la va­rie­dad rei­na con la que se crían los me­jo­res vi­nos de la D.O. Rías Bai­xas. El sa­ber ha­cer eno­ló­gi­co del Sal­nés se re­mon­ta, al me­nos, al si­glo XI, cuan­do los mon­jes cis­ter­cien­ses pro­ce­den­tes de Fran­cia fun­da­ron el mo­nas­te­rio ro­má­ni­co de Ar­men­tei­ra y tra­je­ron con­si­go las pri­me­ras vi­des.

Cam­ba­dos es la se­de del Con­se­jo Re­gu­la­dor del Vino de Rías Bai­xas y ejer­ce tam­bién co­mo cen­tro neu­rál­gi­co de la co­mar­ca. Su im­por­tan­cia des­de tiem­pos re­mo­tos se no­ta en la pre­sen­cia de gran­des pa­zos des­de los que los se­ño­res de Cam­ba­dos di­ri­gían sus asun­tos. El Pa­zo de Fe­fi­ña­nes es un cla­ro ejem­plo de ca­sa no­ble ya que, ade­más de su mo­nu­men­ta­li­dad, des­ta­ca por su po­si­ción pri­vi­le­gia­da en el cen­tro mis­mo del pue­blo. Fun­da­do por un va­li­do de Fe­li­pe II, el pa­zo se pue­de vi­si­tar en un tour guia­do que re­co­rre las es­tan­cias pri­va­das de la fa­mi­lia y la azo­tea, des­de la que se dis­fru­ta de una vis­ta pa­no­rá­mi­ca de los te­ja­dos y la ría.

En el em­ble­má­ti­co ba­rrio de San­to To­mé, con sus hu­mil­des ca­sas de pes­ca­do­res cu­bier­tas de con­chas de viei­ra, se le­van­tan el Pa­zo de Mon­te­sa­cro, ho­gar de otra de las gran­des fa­mi­lias del Sal­nés, y los res­tos de la to­rre de San Sa­dur­ni­ño. Es­te ti­po de for­ti­fi­ca­cio­nes se cons­truían pa­ra po­der aler­tar de la pre­sen­cia de sa­quea­do­res vikingos en las rías. Me­dian­te se­ña­les de hu­mo, los de Cam­ba­dos avi­sa­ban a los de Ca­toi­ra, si­tua­do en la bo­ca del río Ulla y puer­ta de ac­ce­so a San­tia­go. Re­cor­dan­do aque­lla épo­ca, el pue­blo de Ca­toi­ra ce­le­bra ca­da ve­rano la Ro­me­ría Vi­kin­ga, una re­crea­ción fes­ti­va de las “vi­si­tas” de es­tos bár­ba­ros del nor­te.

Im­preg­na­das de le­yen­das e his­to­rias es­tán tam­bién las rui­nas de la igle­sia de San­ta Ma­ri­ña, un tem­plo gó­ti­co ma­ri­ne­ro que, des­de que se de­rrum­bó su cu­bier­ta, se ha usa­do de cam­po­san­to. En­tre anó­ni­mos ve­ci­nos de Cam­ba­dos se en­cuen­tra en­te­rra­do aquí uno de los hi­jos de Ra­món del Va­lle-In­clán, na­tu­ral de la co­mar­ca. Su cu­ya ca­sa na­tal se

en­cuen­tra en la ve­ci­na Vi­la­no­va de Arou­sa. Con­ver­ti­da en un mu­seo, la Ca­sa do Cua­dran­te, co­mo es co­no­ci­da por to­dos, es un es­pa­cio don­de aún se pue­den per­ci­bir las mis­mas sen­sa­cio­nes que el au­tor de obras co­mo ‘Lu­ces de Bohe­mia’ ex­pe­ri­men­tó de ni­ño en­tre ár­bo­les fru­ta­les y un mag­no­lio cen­te­na­rio, un pe­que­ño uni­ver­so que le ins­pi­ró pa­ra es­cri­bir su co­lec­ción de cuen­tos ti­tu­la­da ‘Jar­dín Um­brío’.

PA­ZOS Y VINO

Una de las bo­de­gas más vi­si­ta­das es el Pa­zo de Ru­bia­nes, se­de del úni­co se­ño­río de Ga­li­cia y úl­ti­mo con gran­de­za de Es­pa­ña de pri­me­ra cla­se. El tí­tu­lo lo os­ten­tan los Mar­que­ses de Aran­da, la fa­mi­lia pro­pie­ta­ria des­de ha­ce seis si­glos. Di­cen que en sus ex­ten­sos vi­ñe­dos da el sol has­ta de no­che... Bueno, lo que sí lle­ga a cual­quier ho­ra del día son los aro­mas de las flo­res del jar­dín, un la­be­rin­to ve­ge­tal his­tó­ri­co con un va­lor pai­sa­jís­ti­co in­cal­cu­la­ble que ro­dea la se­ño­rial ca­sa ba­rro­ca. Es­te jar­dín es el te­rri­to­rio de es­pe­cies úni­cas co­mo el eu­ca­lip­to de ma­yor por­te de Eu­ro­pa y el pri­mer ejem­plar de al­can­fo­re­ro que se tra­jo a Es­pa­ña des­de la In­dia, pe­ro lo ver­da­de­ra­men­te lla­ma­ti­vo son las 800 va­rie­da­des de ca­me­lias, una plan­ta de Ja­pón que fue traí­da a la pe­nín­su­la Ibé­ri­ca por ma­ri­ne­ros por­tu­gue­ses. Ade­más de go­zar de su be­lle­za, en Pa­zo de Ru­bia­nes uti­li­zan las ca­me­lias pa­ra otro fin: ex­traen su acei­tes esen­cial y lo co­mer­cia­li­zan en pe­que­ños fras­cos co­mo re­me­dio con­tra la der­ma­ti­tis y la fal­ta de vi­ta­li­dad del ca­be­llo.

Los vi­nos que se pro­du­cen en Pa­zo Baion tam­po­co des­me­re­cen. El des­tino co­lo­có es­ta fin­ca his­tó­ri­ca en las pá­gi­nas de su­ce­sos cuan­do fue ad­qui­ri­da por el fa­mo­so nar­co­tra­fi­can­te Lau­reano Oubiña en los años 80. Ade­más del pa­la­cio de es­ti­lo vic­to­riano cons­trui­do por un in­diano a prin­ci­pios del si­glo XX, lo más es­pec­ta­cu­lar de es­ta feu­do, ac­tual­men­te pro­pie­dad de la bo­de­ga Con­des de Al­ba­rei, son sus vi­ñe­dos, al­gu­nos de ellos sem­bra­das ha­ce 40 años

en par­ce­las de oro­gra­fía tan dis­par que ca­da una go­za de su pro­pio mi­cro­cli­ma.

AROU­SA Y SAN­TIA­GO

Arou­sa, la is­la que da nom­bre a to­da la ría, al­ber­ga en sus puer­tos la ma­yor flo­ta de pes­que­ra de ba­ju­ra de to­da Ga­li­cia. De aquí par­ten los bar­cos que tra­ba­jan las ba­teas, las pla­ta­for­mas don­de se crían los me­ji­llo­nes, una ac­ti­vi­dad eco­nó­mi­ca so­bre la que se pue­de pro­fun­di­zar con una ex­cur­sión de­di­ca­da a las ar­tes de pes­ca. Me­dia jor­na­da es su­fi­cien­te pa­ra co­no­cer los se­cre­tos de las ma­ris­ca­do­ras que sa­len a dia­rio du­ran­te la ba­ja­mar a re­co­ger al­me­jas y de los bu­cea­do­res que bus­can na­va­jas ba­jo la are­na del le­cho ma­rino.

Otra ma­ne­ra de vi­vir una ex­pe­rien­cia sin­gu­lar en la ría es ha­cer el re­co­rri­do de la Trans­la­tio o Ru­ta Sa­gra­da, un tour que re­me­mo­ra el via­je en el que se tras­la­da­ron los res­tos del após­tol San­tia­go has­ta Com­pos­te­la, re­mon­tan­do el río Ulla has­ta Iria Fla­via (hoy Pa­drón). Las ex­cur­sio­nes de la Trans­la­tio par­ten de Vi­la­no­va de Arou­sa y pa­san por los 12 cru­ce­ros de un viacrucis ma­rino, mien­tras co­no­ce­mos los se­cre­tos del cul­ti­vo de al­me­jas en Ca­rril y de la is­la de Cor­te­ga­da, po­bla­da por un bos­que de lau­rel atlán­ti­co, úni­co en to­da Ga­li­cia. Las aguas dul­ces y sa­la­das en lo más pro­fun­do de la ría de Arou­sa son idea­les pa­ra la pes­ca ar­te­sa­nal de lu­bi­nas, do­ra­das y lam­preas, un pe­cu­liar y de­li­cio­so pez, tan an­ti­guo co­mo los di­no­sau­rios.

El fi­nal de es­ta ru­ta es­tá en San­tia­go de Com­pos­te­la, una de las tres ciu­da­des san­tas que, jun­to a Ro­ma y Je­ru­sa­lén, for­man los vér­ti­ces de la cris­tian­dad. En sus ca­lle­jue­las ates­ta­das de pe­re­gri­nos po­dre­mos per­der­nos has­ta dar con la pla­za del Obra­doi­ro y en­trar en la ca­te­dral. Si coin­ci­de que es vier­nes y al me­dio­día ve­re­mos el bai­le del bo­ta­fu­mei­ro, al­go ca­da vez más ex­cep­cio­nal, pues es­te ri­tual con el que se per­fu­ma­ba la ca­te­dral uti­li­zan­do un enor­me in­cen­sa­rio ya so­lo se po­ne en mar­cha si al­guien lo en­car­ga, pre­vio pa­go de un do­na­ti­vo mí­ni­mo de 850 eu­ros.

El en­can­to del me­die­vo. Ca­lle­jue­las por­ti­ca­das, rúas em­pe­dra­das y el im­pre­sio­nan­te en­torno de la ca­te­dral, don­de se con­ser­van los res­tos del após­tol San­tia­go, nos tras­la­dan fá­cil­men­te a los tiem­pos me­die­va­les en San­tia­go de Com­pos­te­la.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.