EN­TRE­VIS­TA

Amor por la cá­ma­ra

deViajes - - Sumario - Por Be­lin­da Gue­rre­ro

Ac­tor-re­ve­la­ción en los Go­ya, se­ries en te­le­vi­sión, pró­xi­mo es­treno con Ju­lio Mé­dem… Ál­va­ro Cer­van­tes es­tá de mo­da.

MUY PER­SO­NAL Fue no­mi­na­do en los pre­mios Go­ya co­mo Ac­tor Re­ve­la­ción por El jue­go del ahor­ca­do y con­si­guió en el Fes­ti­val de Má­la­ga la Biz­na­ga de Pla­ta al Me­jor Ac­tor de Re­par­to por su tra­ba­jo en El se­xo de los án­ge­les.

El ob­je­ti­vo, o sub­je­ti­vo co­mo él lo lla­ma, le quie­re; y mu­cho. El ac­tor po­see una fo­to­ge­nia in­ver­sa­men­te pro­por­cio­nal a su gus­to por los via­jes y tam­bién por otra de sus gran­des pa­sio­nes: la gas­tro­no­mía. Es­te foo­die se con­fie­sa dis­pues­to a co­mer­se la vi­da a bo­ca­dos.

El 1 de no­viem­bre se es­tre­na la úl­ti­ma, y es­pe­ra­da, pe­lí­cu­la del di­rec­tor Ju­lio Mé­dem: El ár­bol de la vi­da. Ál­va­ro Cer­van­tes da­rá vi­da a Marc en es­te dra­ma ro­da­do en­tre el País Vas­co y el Me­di­te­rrá­neo, que cuen­ta tam­bién con la ac­tua­ción es­te­lar de Úr­su­la Cor­be­ró. El ros­tro de es­te ac­tor bar­ce­lo­nés se pro­di­gó en te­le­vi­sión en se­ries tan aplau­di­das co­mo La Zo­na (Mo­vis­tar +) o Car­los,

Rey Em­pe­ra­dor (TVE), don­de en­car­nó al mo­nar­ca de la ca­sa de Habs­bur­go. En bre­ve, le ve­re­mos en la pe­que­ña pan­ta­lla en Bri­ga­da Cos­ta del Sol, una pro­duc­ción es­pa­ño­la que hue­le a éxi­to y emi­ti­rá Te­le­cin­co. Más tar­de, la pla­ta­for­ma Net­flix la ofre­ce­rá a ni­vel in­ter­na­cio­nal.

¿Qué nos es­pe­ra en es­te th­ri­ller de Mé­dem to­tal­men­te pleno de se­cre­tos?

El lar­go­me­tra­je es un gran via­je. Es una pe­lí­cu­la con mu­cha di­men­sión, con va­rias ca­pas de sig­ni­fi­ca­do, y con­tie­ne mu­cho len­gua­je ci­ne­ma­to­grá­fi­co. Re­sul­ta un dis­fru­te pa­ra los sen­ti­dos y es muy emo­cio­nan­te. Ju­lio en su ci­ne pro­po­ne una ma­ne­ra de ob­ser­var. Le di­ce al es­pec­ta­dor: mi­ra por es­ta ren­di­ja, y el pú­bli­co que se de­ja lle­var por esa mi­ra­da va a via­jar bien le­jos.

Tra­ba­jas con tu ami­ga Úr­su­la Cor­be­ró, ¿la con­fian­za ayu­da o más bien com­pli­ca al com­par­tir pla­nos? Ac­tuar con ella ha si­do má­gi­co. So­mos ami­gos des­de ha­ce ca­tor­ce años, ¡éra­mos com­pa­ñe­ros de pu­pi­tre en el Ba­chi­lle­ra­to! Así que ima­gí­na­te la con­fian­za que te­ne­mos, que era fun­da­men­tal pa­ra cons­truir la pa­re­ja pro­ta­go­nis­ta. Ha­cer­lo con Úr­su­la ha si­do co­mo es­tar en ca­sa.

¿Có­mo ha re­sul­ta­do ro­dar es­ta his­to­ria co­ral con gran­des ac­to­res co­mo Emi­lio Gu­tié­rrez Ca­va, Jo­sé Ma­ría Pou o Án­ge­la Mo­li­na?

No coin­ci­di­mos en es­ce­na, la­men­ta­ble­men­te, aun­que me hu­bie­ra en­can­ta­do. Pe­ro, he dis­fru­ta­do mu­cho char­lan­do con ellos en pa­ro­nes de ro­da­je, co­mi-

das y ce­nas. Mu­cha sa­bi­du­ría y amor por es­te ofi­cio. Has es­ta­do en Co­lom­bia pro­mo­cio­nan­do el es­treno de La Zo­na, aun­que lo co­no­cis­te ro­dan­do El co­ra­zón del océano. ¿Por qué de­be­ría­mos via­jar aquí? Por­que me pa­re­ce un país ma­ra­vi­llo­so por la ge­ne­ro­si­dad y ale­gría de su gen­te, la mú­si­ca en las ca­lles, la na­tu­ra­le­za sal­va­je y, ¡có­mo no men­cio­nar las are­pas!

Eres uno de los pro­ta­go­nis­tas de la nue­va se­rie es­pa­ño­la Bri­ga­da Cos­ta de Sol, que se am­bien­ta en la lu­cha con­tra las dro­gas en la Má­la­ga de los años 70. ¿Se­rá la nue­va Fariña?

Es una rea­li­za­ción de Me­dia­set y War­ner en co­pro­duc­ción con Net­flix. La pri­me­ra ven­ta­na se­rá Te­le­cin­co y, des­pués de su emi­sión, se po­drá ver en to­do el mun­do por la pla­ta­for­ma de strea­ming. Hay pun­tos en co­mún con Fariña en cuan­to al con­tex­to del trá­fi­co de dro­gas y la épo­ca, pe­ro las cir­cuns­tan­cias que se die­ron en la Cos­ta del Sol no tie­nen tan­to que ver. Es la his­to­ria de un gru­po de po­li­cías que fue­ron des­cu­brien­do lo que era el nar­co­trá­fi­co de ha­chís a me­di­da que es­te ca­da vez se iba ha­cien­do más gran­de, y có­mo se con­vir­tie­ron en la bri­ga­da de es­tu­pe­fa­cien­tes más lau­rea­da de to­da la Po­li­cía.

¿Có­mo va­lo­ras la no­to­rie­dad que es­tán ad­qui­rien­do las se­ries es­pa­ño­las?

Ca­da triun­fo es un éxi­to pa­ra to­da la in­dus­tria. Re­sul­ta una ale­gría que la fic­ción na­cio­nal es­té cap­tan­do tan­to fo­co in­ter­na­cio­nal.

¿Re­cuer­das cuál ha si­do tu ro­da­je más du­ro?

Creo que el de la pe­lí­cu­la 1898. Los úl­ti­mos de Fi­li­pi­nas. Me me­tí por si­tios en un tra­mo de sel­va en Gui­nea Ecua­to­rial don­de me po­día ha­ber pi­ca­do y mor­di­do de to­do. En tan so­lo un mo­men­to, re­co­rrien­do un ca­mino con Sal­va­dor Cal­vo, el di­rec­tor y dos miem­bros más del equi­po vi­mos de­ce­nas y de­ce­nas de ni­dos de ta­rán­tu­las.

Son in­cal­cu­la­bles los ki­ló­me­tros re­co­rri­dos en AVE en­tre Bar­ce­lo­na y Ma­drid. ¿Có­mo ma­tas el tiem­po? Pues em­pie­zo el via­je es­cu­chan­do mú­si­ca, le­yen­do un po­co, pe­ro siem­pre lo aca­bo dur­mien­do; pa­ra que te voy a en­ga­ñar... A ve­ces, cai­go ren­di­do di­rec­ta­men­te an­tes de que arran­que. Lo de lle­gar de un si­tio a otro en un abrir y ce­rrar de ojos en mi ca­so es li­te­ral.

Si va­mos a Bar­ce­lo­na nos re­co­men­da­rías co­mer en… Sin du­da, pro­bar un arroz en Kai­ku, en el ba­rio de La Bar­ce­lo­ne­ta. Pa­ra ce­nar lar­go y ten­di­do te­néis que ir a Dos Pa­li­llos, cer­ca del MAC­BA.

Eres un foo­die re­co­no­ci­do. ¿Nos in­di­cas el pla­to que más te ha sor­pren­di­do úl­ti­ma­men­te?

Una re­ce­ta que me tie­ne ro­ba­do el co­ra­zón des­de ha­ce unos me­ses son los nood­les con ma­yo­ne­sa de kim­chi y atún ro­jo que tie­nen fue­ra de car­ta en el res­tau­ran­te To­ga de Ma­drid.

Afir­mas que tu pa­raí­so es la Cos­ta Bra­va, ¿qué tie­ne que no ten­gan otros des­ti­nos?

Me atra­pa la ima­gen de los pi­nos na­cien­do prác­ti­ca­men­te en las ro­cas de los acan­ti­la­dos. El ver­de de los ár­bo­les tan cer­ca del azul del mar... Joe’s Shang­hai, en el área de Chi­na­town. Sí, es un res­tau­ran­te... Te men­ti­ría si te di­je­ra lo con­tra­rio. Aquí pro­bé los me­jo­res dum­plings que he co­mi­do nun­ca. Creo que me gus­ta de­ma­sia­do co­mer, pe­ro ¡qué le voy a ha­cer!

Ha­ce unos me­ses re­co­rris­te In­dia. ¿Te sor­pren­die­ron más los palacios de Udai­pur o el Taj Mahal? Udai­pur es un des­tino pre­cio­so, pe­ro lo del Taj Mahal ya son pa­la­bras ma­yo­res... Vién­do­lo en­ten­dí bien lo que sig­ni­fi­ca “ma­ra­vi­lla del mun­do”. So­bre to­do al ama­ne­cer, es má­gi­co.

Tam­bién has ex­plo­ra­do por Chi­na, ¿qué lu­gar no po­de­mos per­der­nos en es­te in­abar­ca­ble país?

Sin du­da, el Par­que Na­cio­nal de Zhang­jia­jie, que al­ber­ga las mon­ta­ñas des­co­mu­na­les que ins­pi­ra­ron los pai­sa­jes del film Ava­tar. Son una ida de olla. No te ca­be en la ca­be­za que al­go así pue­da exis­tir.

¿Cuál se­rá tu pró­xi­mo des­tino exó­ti­co?

Ten­go mu­chí­si­mas ga­nas de ir a Fi­li­pi­nas. Des­pués de ro­dar la pe­lí­cu­la es un lu­gar obli­ga­do.

“To­do es­to an­tes era un mar, des­pués fue ava­tar”.

Es un via­je­ro in­can­sa­ble.En el sen­ti­do de las agu­jas del re­loj, Ál­va­ro Cer­van­tes po­sa fren­te a un ta­ller de Bom­bay (In­dia). El ac­tor so­bre un puen­te de Feng­huang (Chi­na) y pa­sean­do en Bo­go­tá (Co­lom­bia). En la otra pá­gi­na, en Zhang­jia­jie (Chi­na).

Pa­sas­te un ve­rano en Nue­va York. ¿Cuál era tu rin­cón fa­vo­ri­to en Man­hat­tan?

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.