Má­qui­na del tiem­po

Isa­bel San Se­bas­tián qui­so re­co­rrer el Ca­mino de San­tia­go pa­ra des­cu­brir una ru­ta que cam­bió la vi­sión del mun­do. Por eso, su no­ve­la his­tó­ri­ca La pe­re­gri­na in­da­ga so­bre el ori­gen de es­ta tra­ve­sía.

deViajes - - En Primera Persona/isabel San Sebastián -

E l Ca­mino de San­tia­go es un desafío en sí mis­mo. Un re­to pa­ra el es­pí­ri­tu, tan­to co­mo pa­ra el cuer­po, ca­paz de po­ner a prue­ba la más fir­me vo­lun­tad y el fí­si­co me­jor en­tre­na­do. Una sen­da de ex­plo­ra­ción que con­du­ce a lu­ga­res má­gi­cos y brin­da ex­pe­rien­cias úni­cas. Un via­je fas­ci­nan­te a tra­vés de pai­sa­jes cu­ya be­lle­za so­bre­co­ge, que yo qui­se re­co­rrer en la má­qui­na del tiem­po re­gre­san­do al mo­men­to en el que to­do em­pe­zó. A ese fe­liz acon­te­ci­mien­to, si­tua­do a co­mien­zos del si­glo no­veno, lla­ma­do a po­ner en mar­cha a mi­llo­nes de pe­re­gri­nos con el “ha­llaz­go” pro­di­gio­so de unos res­tos iden­ti­fi­ca­dos co­mo los del após­tol San­tia­go en un pa­ra­je per­di­do pró­xi­mo al fin del mun­do.

Ha­bía oí­do ha­blar a me­nu­do de esa tra­ve­sía prác­ti­ca­men­te mí­ti­ca, tan­to por su du­re­za co­mo por su an­ti­quí­si­ma tra­di­ción, des­de lue­go. In­clu­so co­no­cía la épo­ca en la que tu­vo lu­gar el he­cho que la alum­bró, por ha­ber­la no­ve­la­do en dos oca­sio­nes an­te­rio­res. Sin em­bar­go, me fal­ta­ban cla­ves esen­cia­les pa­ra en­ten­der có­mo y por qué aca­bó en­cum­brán­do­se el Ca­mino ja­co­beo co­mo una de las ru­tas de pe­re­gri­na­ción más im­por­tan­tes de la cris­tian­dad, prác­ti­ca­men­te en pie de igual­dad con las que tie­nen co­mo des­tino Ro­ma o Je­ru­sa­lén. ¿Quié­nes fue­ron los pri­me­ros en re­co­rrer esa sen­da? ¿Cuál fue, en reali­dad, el tra­yec­to que si­guie­ron? ¿El ac­tual Ca­mino Fran­cés, co­mo pien­san mu­chos de quie­nes se de­ci­den a ha­cer­lo o bien otro dis­tin­to y mu­cho me­nos tran­si­ta­do? ¿Qué au­to­ri­dad cer­ti­fi­có en su mo­men­to la au­ten­ti­ci­dad de esas re­li­quias ve­ne­ra­das a día de hoy por in­nu­me­ra­bles per­so­nas? ¿En qué con­tex­to his­tó­ri­co se pro­du­je­ron esos acon­te­ci­mien­tos de­ter­mi­nan­tes en la his­to­ria no so­lo de Es­pa­ña, sino de to­do el oc­ci­den­te cris­tiano? ¿Qué pa­re­ci­do guar­da lo que con­tem­pla­ron los ojos de esos pio­ne­ros con lo que se ofre­ce a la vis­ta del ca­mi­nan­te ac­tual?

To­das esas pre­gun­tas, y al­gu­nas más, me pro­pu­se res­pon­der al to­mar la de­ci­sión de re­dac­tar un iti­ne­ra­rio his­tó­ri­co del Ca­mino de San­tia­go lo más pa­re­ci­do po­si­ble al que ha­bría es­cri­to un miem­bro de la co­mi­ti­va que abrió esa ru­ta fas­ci­nan­te. Que­ría ver­la a tra­vés de sus ojos, sen­tir sus sen­sa­cio­nes, ali­men­tar­me co­mo lo ha­brían he­cho ellos, com­par­tir sus an­gus­tias, sus es­pe­ran­zas, sus re­ce­los y sus mie­dos. Ese afán me lle­vó a cal­zar­me las bo­tas, em­pu­ñar el bácu­lo, echar­me a la es­pal­da una mo­chi­la car­ga­da con el re­ca­do de es­cri­bir y un bo­te gran­de de Re­flex, ya que me es­ta­ba re­cu­pe­ran­do de una re­cien­te ro­tu­ra de li­ga­men­tos y as­trá­ga­lo del pie de­re­cho, y lan­zar­me a la

ma­ra­vi­llo­sa aven­tu­ra cul­mi­na­da un año des­pués con la pu­bli­ca­ción de La Pe­re­gri­na: el dia­rio no­ve­la­do de ese via­je ini­ciá­ti­co ori­gen de una tra­di­ción mi­le­na­ria de­cla­ra­da por la Unes­co Pa­tri­mo­nio de la Hu­ma­ni­dad.

An­tes de echar a an­dar, tu­ve que do­cu­men­tar­me acu­dien­do a to­das las fuen­tes dis­po­ni­bles: des­de las cró­ni­cas ro­ten­se y al­bel­den­se –es­cri­tas unos cin­cuen­ta años des­pués de la muer­te del Rey Al­fon­so II, a ca­ba­llo en­tre los si­glos IX y X– has­ta el Có­di­ce Ca­lix­tino, del si­glo XII, de­di­ca­do ín­te­gra­men­te a en­sal­zar la fi­gu­ra del após­tol y fo­men­tar las pe­re­gri­na­cio­nes a su se­pul­cro, mez­clan­do con gran ha­bi­li­dad tra­di­ción, fan­ta­sía, his­to­ria y geo­gra­fía. Leí ac­tas de sim­po­sios y me em­pa­pé de cuan­tos li­bros ca­ye­ron en mis ma­nos. En otras pa­la­bras, me subí a mi pro­pia má­qui­na del tiem­po an­tes de em­bar­car en ella al lec­tor.

De ese mo­do, des­cu­brí que a fi­na­les del si­glo IX la no­ti­cia del ha­llaz­go del se­pul­cro de San­tia­go en el fi­nis te­rrae de oc­ci­den­te ha­bía si­do am­plia­men­te di­fun­di­da y acep­ta­da al nor­te de los Pi­ri­neos. Has­ta el pun­to de que, po­cas dé­ca­das des­pués, pe­re­gri­nos pro­ce­den­tes del nor­te y es­te de Eu­ro­pa lle­ga­ban re­gu­lar­men­te has­ta la hu­mil­de ba­sí­li­ca man­da­da le­van­tar so­bre la tum­ba por Al­fon­so II de As­tu­rias, so­be­rano de esas tie­rras, cu­ya pe­que­ña cor­te gue­rre­ra te­nía su se­de en Ovie­do. El Ar­chi­vo de la ca­te­dral de Com­pos­te­la con­ser­va, de he­cho, una do­na­ción rea­li­za­da por di­cho rey a esa igle­sia en el 834. Un do­cu­men­to que tam­bién da cuen­ta de la pe­re­gri­na­ción rea­li­za­da por el mo­nar­ca al lu­gar san­to des­cu­bier­to unos años an­tes, en un mo­men­to in­de­ter­mi­na­do an­te­rior al 834 y pos­te­rior al 818.

El pri­mer via­je­ro en re­co­rrer el ca­mino que con­du­ce a la ac­tual Com­pos­te­la (en­ton­ces un bos­que per­di­do pró­xi­mo al océano Atlán­ti­co) con el pro­pó­si­to de pos­trar­se a los pies del san­to hu­bo de ser, por tan­to, el so­be­rano ci­ta­do en ese do­cu­men­to, quien man­dó cons­truir allí la pri­me­ra ba­sí­li­ca de la que te­ne­mos no­ti­cia. Y, si acep­ta­mos que así fue, de­be­mos su­po­ner que no par­tió des­de Fran­cia sino des­de su ca­pi­tal: Ovie­do. Su via­je fue pa­ra mí una fuen­te de ins­pi­ra­ción tan cau­da­lo­sa co­mo los ríos y to­rren­tes que ja­lo­nan la ru­ta se­gui­da.

“Es una tra­di­ción mi­le­na­ria re­co­no­ci­da por la Unes­co”

Po­de­ro­sos ar­gu­men­tos de ín­do­le his­tó­ri­ca y es­tra­té­gi­ca nos lle­van a pen­sar que Al­fon­so II, apo­da­do El Cas­to, tu­vo que des­pla­zar­se em­plean­do los ca­mi­nos abier­tos en­ton­ces y per­noc­tan­do, siem­pre que fue­se po­si­ble, en los mo­nas­te­rios ca­pa­ces de co­bi­jar­le en un reino aso­la­do por las acei­fas mu­sul­ma­nas. O sea, que el ac­tual Ca­mino Pri­mi­ti­vo, el que yo re­co­rrí con la ayu­da im­pa­ga­ble de mi guía Ben­ja­mín Al­ba (lla­ma­do As­sur en la no­ve­la), fue el que con­du­jo al pri­mer pe­re­grino del que exis­te cons­tan­cia do­cu­men­tal fia­ble has­ta el se­pul­cro atri­bui­do al após­tol San­tia­go.

Los pai­sa­jes que con­tem­pla en la no­ve­la Ala­na, la pro­ta­go­nis­ta, son prác­ti­ca­men­te idén­ti­cos a los ac­tua­les, aun­que ló­gi­ca­men­te aho­ra mu­chos de ellos es­tán ha­bi­ta­dos. Per­du­ran, no obs­tan­te, ves­ti­gios de los cas­tros, ca­pi­llas, cal­za­das, mi­nas o ce­no­bios des­cri­tos por la na­rra­do­ra. La pe­que­ña guía que acom­pa­ña a la no­ve­la pre­ten­de ayu­dar al ca­mi­nan­te a lo­ca­li­zar­los si acep­ta el re­to de se­guir los pa­sos del rey des­de la ca­te­dral del Sal­va­dor, en Ovie­do, has­ta la de San­tia­go, en Com­pos­te­la, com­par­tien­do con él y sus acom­pa­ñan­tes no so­lo los ri­go­res del ca­mino, sino las emo­cio­nes y pe­li­gros pro­pios del tiem­po ex­tra­or­di­na­ria­men­te tur­bu­len­to en el que se desa­rro­lló su aven­tu­ra.

Es­te Ca­mino cu­bre una dis­tan­cia de 310 ki­ló­me­tros y se rea­li­za ge­ne­ral­men­te a pie, en tre­ce jor­na­das su­ce­si­vas, co­rres­pon­dien­tes a los tre­ce ca­pí­tu­los de la no­ve­la. El de la co­mi­ti­va real des­cri­ta se­ría qui­zás al­go más lar­go, da­do el de­te­rio­ro de las es­ca­sas vías de co­mu­ni­ca­ción exis­ten­tes y la con­si­guien­te ne­ce­si­dad de dar ro­deos. El Ca­mino Pri­mi­ti­vo es una ru­ta in­te­rior de mon­ta­ña, con puer­tos de más de mil me­tros de al­tu­ra y pen­dien­tes muy abrup­tas, que dis­cu­rre de es­te a oes­te, a tra­vés de la cor­di­lle­ra can­tá­bri­ca, si­guien­do en va­rios de sus tra­mos an­ti­guas vías abier­tas por las le­gio­nes ro­ma­nas. En la épo­ca en la que trans­cu­rre la his­to­ria no ha­bría otra ma­ne­ra de via­jar por sen­das ra­zo­na­ble­men­te tran­si­ta­bles. Hoy, al­gu­nos de esos em­pe­dra­dos han so­bre­vi­vi­do a los si­glos y re­sul­tan iden­ti­fi­ca­bles en­tre ha­ye­dos o ro­ble­da­les cen­te­na­rios cu­ya be­lle­za im­pre­sio­na. Aun­que so­lo fue­se por esa ra­zón, me­re­ce­ría am­plia­men­te la pe­na el es­fuer­zo de su­bir y ba­jar tan­tas cues­tas. Pe­ro no es ni mu­cho me­nos la úni­ca.

¿Qué pai­sa­jes aguar­dan al va­lien­te que se lan­ce a re­co­rrer con­mi­go es­te ca­mino inol­vi­da­ble? Bos­ques mi­le­na­rios cu­bier­tos de mus­go don­de flu­yen ria­chue­los que rom­pen un si­len­cio ca­si má­gi­co. Cal­za­das ro­ma­nas reales, in­creí­ble­men­te bien con­ser­va­das, aun­que a ve­ces po­co o na­da se­ña­li­za­das. Mo­nas­te­rios co­mo el de San­ta Ma­ría la Real de Obo­na: una jo­ya del si­glo VIII cu­yo es­ta­do de con­ser­va­ción es la­men­ta­ble­men­te pe­no­so, has­ta el pun­to de ame­na­zar rui­na. Pa­ra­jes mon­ta­ño­sos ab­so­lu­ta­men­te des­pro­vis­to de nú­cleos ha­bi­ta­dos, y de muy es­ca­sa ve­ge­ta­ción, co­mo el que ca­rac­te­ri­za la lla­ma­da Ru­ta de los hos­pi­ta­les, don­de se con­ser­va una an­ti­gua mi­na de oro ro­ma­na si­tua­da muy cer­ca de Mon­te­fu­ra­do, de obli­ga­da vi­si­ta. Gru­tas, cas­tros aban­do­na­dos –cu­yas pie­dras ne­gras ha­blan de la an­ces­tral cul­tu­ra ma­triar­cal as­tur-ga­lai­ca, an­ti­guos tem­plos pa­ga­nos mi­la­gro­sa­men­te con­ser­va­dos ba­jo el sue­lo de hu­mil­des ermitas–, ciu­da­des in­creí­bles co­mo Lu­go, la úni­ca en el mun­do que con­ser­va in­tac­tas sus mu­ra­llas ro­ma­nas, le­van­ta­das ha­ce mil ocho­cien­tos años… No es una tra­ve­sía fá­cil, pe­ro la re­com­pen­sa jus­ti­fi­ca con cre­ces cual­quier fa­ti­ga.

Tal co­mo ha­cen en la fic­ción los mon­jes de Obo­na y Sa­mos o el po­sa­de­ro de Lu­cus, los al­ber­gues, ho­te­les y res­tau­ran­tes que ha­lla el ca­mi­nan­te a lo lar­go de la ru­ta de­rro­chan hos­pi­ta­li­dad y ofre­cen al via­je­ro una aco­gi­da en­tra­ña­ble. La gas­tro­no­mía as­tu­ria­na y la ga­lle­ga com­pi­ten du­ra­men­te en­tre sí por su­pe­rar­se la una a la otra y pro­por­cio­nan una ener­gía in­dis­pen­sa­ble pa­ra afron­tar lo que vie­ne al le­van­tar­se ca­da nue­vo día y afron­tar un nue­vo re­to.

Des­de el año 827 has­ta es­te 2018, pe­re­gri­nos de to­do el mun­do han re­co­rri­do es­pe­ran­za­dos el ma­ra­vi­llo­so ca­mino que con­du­ce has­ta San­tia­go. To­dos, sin ex­cep­ción, han con­tri­bui­do a en­ri­que­cer el for­mi­da­ble acer­vo cul­tu­ral que acu­mu­la es­ta vía mi­le­na­ria y to­dos, sin ex­cep­ción, han vi­vi­do al re­co­rrer­lo una ex­pe­rien­cia inol­vi­da­ble de la que ha­brán sa­li­do cam­bia­dos, co­mo les su­ce­de a los per­so­na­jes que acom­pa­ñan al rey Cas­to.

Les in­vi­to a em­bar­car con­mi­go… ◆

“Pe­re­gri­nos de to­do el mun­do lo re­co­rren es­pe­ran­za­dos”

Isa­bel San Se­bas­tián to­ma no­tas pa­ra su li­bro du­ran­te sus vi­ven­cias co­mo pe­re­gri­na en el Ca­mino de San­tia­go.

Ria­chue­los, mon­ta­ñas, mo­nas­te­rios y ex­ce­len­tes com­pa­ñe­ros han acom­pa­ña­do a la pe­rio­dis­ta du­ran­te es­te re­to vi­tal.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.