ALE­MA­NIA

Nú­rem­berg y los te­so­ros de Fran­co­nia

deViajes - - Sumario - Por José María de Pa­blo

Sí­gue­nos en es­ta ru­ta por la re­gión de Fran­co­nia: Nú­rem­berg, Bay­reuth, Fürth y Er­lan­gen. A rit­mo de ópera de Wag­ner.

Es­ta re­gión al nor­te de Ba­vie­ra aca­pa­ra le­yen­das del Sa­cro Im­pe­rio Ro­mano Ger­má­ni­co, la glo­ria ba­rro­ca de Bay­reuth y el desa­rro­llo in­dus­trial de Fürth y Er­lan­gen. Un cóc­tel de emo­cio­nes que se en­tien­de me­jor dis­fru­tan­do de la ópera de Wag­ner.

Pa­ra bien o pa­ra mal Nú­rem­berg ha ju­ga­do un pa­pel im­por­tan­te en la his­to­ria de la prin­ci­pal eco­no­mía eu­ro­pea. Si en la Edad Me­dia la ciu­dad fue se­de de las Die­tas Im­pe­ria­les, ór­gano de ad­mi­nis­tra­ción del Sa­cro Im­pe­rio Ro­mano Ger­má­ni­co, si­glos más tar­de, el na­zis­mo la eli­gió ar­bi­tra­ria­men­te pa­ra re­pre­sen­tar la quin­tae­sen­cia de su te­rro­rí­fi­co mo­de­lo de país, de­ci­sión que mar­có su des­tino: fue arra­sa­da al fi­nal de la gue­rra y su nom­bre que­dó vin­cu­la­do al ma­yor pro­ce­so ju­di­cial lle­va­do a ca­bo con­tra cri­mi­na­les de gue­rra.

Por con­tra, tan­to la ca­pi­tal co­mo su área me­tro­po­li­ta­na –fun­da­men­tal­men­te, Fürth y Er­lan­gen– son con­si­de­ra­das co­mo el mo­tor de la in­dus­tria bá­va­ra y ale­ma­na. Aquí se in­ven­tó el tran­vía, el re­loj de bol­si­llo, el as­tro­la­bio, el cla­ri­ne­te, los ra­yos X y el mp3; ade­más se mo­di­fi­có la im­pren­ta de ti­pos mó­vi­les, fue la pri­me­ra ciu­dad que tu­vo un ob­ser­va­to­rio as­tro­nó­mi­co y que dis­fru­tó de la pri­me­ra lí­nea de me­tro del mun­do sin con­duc­tor. Pe­ro aún hay más. Aquí na­ció Al­ber­to Du­re­ro, el ge­nio de la pin­tu­ra del Re­na­ci­mien­to ale­mán.

El nom­bre del pin­tor y la re­fe­ren­cia a sus obras va a es­tar pre­sen­te a lo lar­go de to­da nues­tra vi­si­ta por el cas­co his­tó­ri­co de la ciu­dad, gran par­te del cual fue fiel­men­te re­cons­trui­do tras la con­tien­da.

De las 100 to­rres que tu­vo la mu­ra­lla de la ciu­dad, hoy se con­ser­van unas 60. Pa­ra ha­cer­se una idea de la im­por­tan­cia que es­ta ur­be tu­vo cuan­do pa­só a con­ver­tir­se en se­de de la Die­ta Im­pe­rial, lo me­jor es atra­ve­sar la mu­ra­lla por el nor­te, don­de se ubi­ca el tra­mo me­jor con­ser­va­do. Tras cru­zar los fo­sos, don­de se han cons­trui­do pe­que­ños jar­di­nes de uso pri­va­do, en­tra­mos de lleno en el Pa­la­cio Im­pe­rial, en cu­yo in­te­rior se mues­tra una exposición de­di­ca­da a la fi­gu­ra de los em­pe­ra­do­res. La par­te más especial del cas­ti­llo es la To­rre del Pe­ca­do o Sin­well­turm, de for­ma ci­lín­dri­ca, que so­bre­vi­vió in­tac­ta a los bom­bar­deos alia­dos de 1945.

Sor­pren­den­te­men­te, Hitler ya sa­bía el des­tino que le es­pe­ra­ba a su ele­gi­da, o al me­nos lo in­tuía, por­que en 1940 or­de­nó es­con­der los ele­men­tos pa­tri­mo­nia­les más re­pre­sen­ta­ti­vos en los fo­sos del cas­ti­llo. En­tre otros ob­je­tos, allí per­ma­ne­cie­ron pro­te­gi­dos los te­so­ros de Car­lo­magno, con­si­de­ra­do el pri­mer em­pe­ra­dor del Sa­cro Im­pe­rio Ro­mano Ger­má­ni­co. Las re­li­quias (corona, ce­tro, es­pa­da…) se guar­da­ban en Nú­rem­berg has­ta las gue­rras na­po­leó­ni­cas cuan­do fue­ron tras­la­da­das a Vie­na, don­de per­ma­ne­cie­ron has­ta que Hitler ane­xio­nó el país y las lle­vó de vuelta a Nú­rem­berg. En 1945 las tro­pas ame­ri­ca-

nas en­tra­ron en el bún­ker y las man­da­ron de vuelta al pa­la­cio im­pe­rial de Vie­na.

AR­TE Y PRO­PA­GAN­DA

Al­ber­to Du­re­ro fue to­da una ce­le­bri­dad en su tiem­po. Co­pia­do has­ta la sa­cie­dad, ami­go del Em­pe­ra­dor Ma­xi­mi­li­ano e in­vi­ta­do a la bo­da de Carlos V, el ar­tis­ta vi­vió y tra­ba­jó en su ciu­dad na­tal, don­de dis­po­nía de su pro­pia ca­sa-es­tu­dio. Des­de 1828 con­ver­ti­da en mu­seo, el lu­gar cons­ti­tu­ye un bo­ni­to ejem­plo de re­si­den­cia bur­gue­sa del si­glo XV, un ex­cep­cio­nal tes­ti­go de edad do­ra­da de Nú­rem­berg en la que se han re­pro­du­ci­do una co­ci­na del si­glo XVI y el ta­ller con la tec­no­lo­gía pa­ra pro­du­cir gra­ba­dos.

No muy le­jos del ta­ller del pin­tor es­tá la Igle­sia gó­ti­ca de San Se­bal­do, la más an­ti­gua de la ciu­dad y se­de, jun­to a la tam­bién gó­ti­ca de San Lo­ren­zo, de la Igle­sia Lu­te­ra­na. Unos me­tros más allá es­tá la prin­ci­pal igle­sia ca­tó­li­ca, de­di­ca­da a Nues­tra Se­ño­ra. En su fa­cha­da se pue­de ver el “Männ­lein­lau­fen”, un re­loj me­cá­ni­co que re­pre­sen­ta al Em­pe­ra­dor sen­ta­do a la es­pe­ra de que den las 12 h.

Justo a la en­tra­da a la pla­za don­de se ubi­ca es­ta igle­sia es­tá el Schö­ner Brun­nen, la Fuen­te Bo­ni­ta, una agu­ja do­ra­da de 19 me­tros de al­tu­ra que da­ta del si­glo XV. De lu­nes a sá­ba­do un ani­ma­do mer­ca­do de pro­duc­to­res da un po­co más de co­lor a la mo­nu­men­tal pla­za.

No muy le­jos de aquí, el río Peg­nitz atra­vie­sa la ciu­dad de es­te a oes­te ofre­cien­do bu­có­li­cos es­ce­na­rios pa­ra pa­sear. El pri­mer hi­to mo­nu­men­tal que en­con­tra­mos en su cur­so es el re­na­cen­tis­ta Puente de la Car­ne, con­si­de­ra­do el her­mano pe­que­ño del de Rial­to en Ve­ne­cia, an­ta­ño un lu­gar apes­to­so, des­de el que se ti­ra­ban al río los des­per­di­cios del mer­ca­do de car­ne que aco­gía. Tes­ti­gos de la vi­da co­mer­cial de en­ton­ces son otros edi­fi­cios que en­con­tra­mos en la zo­na: la Ca­sa de la Adua­na, el an­ti­guo de­pó­si­to de vino, o la más hu­mil­de ca­sa del Ver­du­go, si­tua­da en pre­cio­so puente de ma­de­ra de 1457.

Otro per­so­na­je im­por­tan­te re­la­cio­na­do con es­ta ciu­dad fue Hitler. Pa­ra afian­zar su dic­ta­du­ra, és­te mon­tó al­re­de­dor de su fi­gu­ra to­do un en­tra­ma­do pro­pa­gan­dís­ti­co que en­con­tró en el sur de Nú­rem­berg el es­ce­na­rio idó­neo pa­ra mon­tar las in­fra­es­truc­tu­ra don­de en­can­di­lar a su pue­blo. Pa­ra ello se pro­yec­tó un pa­la­cio de con­gre­sos ca­paz de aco­ger a 50.000 per­so­nas en su in­te­rior y una ex­pla­na­da pa­ra 500.000 per­so­nas.

Tras años de aban­dono, el com­ple­jo se ha con­ver­ti­do en el Cen­tro de Do­cu­men­ta­ción del Na­zis­mo, un mu­seo con el que Ale­ma­nia quie­re re­cor­dar los crí­me­nes co-

me­ti­dos en el pa­sa­do. Tan­to el Pa­la­cio de Con­gre­sos co­mo la Tribuna fue­ron di­se­ña­dos por Al­bert Speer, el ar­qui­tec­to de ca­be­ce­ra del na­zis­mo.

Speer, igual que to­dos los je­rar­cas na­zis que no lo­gra­ron huir, fue juz­ga­do por crí­me­nes de gue­rra en el Pro­ce­so de Nú­rem­berg. El ma­cro­jui­cio du­ró 11 me­ses y fue la pri­me­ra vez en la que se usó el sis­te­ma de tra­duc­ción si­mul­tá­nea. La Sa­la 600 del Pa­la­cio de Jus­ti­cia, don­de tu­vo lu­gar, es aho­ra un mu­seo de­di­ca­do al mo­men­to his­tó­ri­co.

EL ÁREA ME­TRO­PO­LI­TA­NA

Si­guien­do el cur­so del río Peg­nitz trans­cu­rre un ca­rril bi­ci que cul­mi­na 10 km des­pués en el par­que de Fürth, una pe­que­ña y ri­ca ciu­dad que cre­ció an­te el im­pul­so de la in­dus­tria­li­za­ción de Fran­co­nia des­pués de la uni­fi­ca­ción ale­ma­na. Es en esa épo­ca cuan­do Fürth es­tre­na su fe­rro­ca­rril, de he­cho, la pri­me­ra lí­nea del país que le unía a Nú­rem­berg, y se cons­tru­yen al­re­de­dor de las vías las re­si­den­cias bur­gue­sas de estilo ecléc­ti­co, llenas de de­ta­lles ta­lla­dos en las fa­cha­das, en las que ya se ven tra­zas del mo­vi­mien­to mo­der­nis­ta.

En Par­que de Fürth es el lu­gar per­fec­to pa­ra ha­cer una pau­sa y dis­fru­tar de la na­tu­ra­le­za, to­mar al­go en la te­rra­za al ai­re libre fren­te a la que en ve­rano se po­ne ci­ne o en la del Bar de Le­che, un kios­co abier­to en los años 50 del si­glo XX, cuan­do es­ta­ba de mo­da es­te ti­po de es­ta­ble­ci­mien­tos en los que só­lo se ser­vía le­che.

Par­te de los éxi­tos de Fürth hay que apun­tár­se­los a su po­bla­ción ju­día, que re­pre­sen­ta­ba el 25%, y asen­ta­da en la ciu­dad des­de el si­glo XV, cuan­do fue­ron ex­pul­sa­dos de Nú­rem­berg. Uno de los miem­bros más re­co­no­ci­dos de es­tos es Henry Kis­sin­ger, y no es ra­ro ver­le por la ciu­dad cuan­do vi­si­ta la tum­ba de sus fa­mi­lia­res.

Muy cer­ca es­tá el Ayun­ta­mien­to, un edi­fi­cio de re­mi­nis­cen­cias flo­ren­ti­nas re­ma­ta­do por una to­rre que ofre­ce unas vis­tas in­creí­bles so­bre los te­ja­dos. En­tre la abru­ma­do­ra ma­yo­ría de te­ja­dos de co­lor ro­jo se pue­de dis­tin­guir un pe­que­ño gru­po de ca­sas cu­bier­tas de pi­za­rra. Se tra­ta del Ba­rrio de San Ni­co­lás, un con­jun­to pin­to­res­co de ca­si­tas de ori­gen me­die­val que ro­dean la igle­sia románica de San Miguel, des­de don­de se ac­ce­de Grü­ner Markt, la “pla­za del grano”, ejem­plo per­fec­to de ar­qui­tec­tu­ra tra­di­cio­nal de Fran­co­nia.

Ca­mino de Bay­reuth pa­ra­mos en Er­lan­gen, la ter­ce­ra gran ciu­dad del área me­tro­po­li­ta­na de Nú­rem­berg, tam­bién co­no­ci­da co­mo “Me­di­cal Va­lley”, de­bi­do a la con­cen­tra­ción de in­dus­tria tec­no­ló­gi­ca mé­di­ca li­de­ra­da por el gi­gan­te Sie­mens.

Du­ran­te 12 días del mes de ju­nio se ce­le­bra el Er­lan­ger Berg­kirch­weih, un fes­ti­val de cer­ve­za al ai­re libre que lle­va ce­le­brán­do­se 55 años. El ‘Berch’, co­mo se le co­no­ce po­pu­lar­men­te, reúne ca­da año a más de un mi­llón de per­so­nas ata­via­das con el tra­je tra­di­cio­nal. Allí co­rren mi­llo­nes de li­tros de Fest­mär­zen­bier, cer­ve­za ela­bo­ra­da es­pe­cial­men­te pa­ra el fes­ti­val.

LA CIU­DAD ROCOCÓ

To­tal­men­te di­fe­ren­te es el fes­ti­val que se ce­le­bra en Bay­reuth, ciu­dad mo­nu­men­tal a una ho­ra en co­che de Nú­rem­berg, de­di­ca­do a la en­sal­zar las ópe­ras de Wag­ner.

La re­la­ción de Bay­reuth con el ar­te y la mú­si­ca em­pe­zó en 1731, cuan­do el mar­gra­ve (mar­qués) de la ciu­dad se ca­só con Wil­hel­mi­na de Pru­sia. La hi­ja del Rey de Pru­sia fue edu­ca­da pa­ra ser rei­na de In­gla­te­rra, pe­ro las ne­go­cia­cio­nes pa­ra ce­rrar ese en­la­ce fra­ca­sa­ron y la cul­ta mu­cha­cha aca­bó con un no­ble pro­vin­ciano.

La lle­ga­da de Wil­he­mi­na cam­bió la ca­ra de la ciu­dad, que la con­vir­tió en uno de los más be­llos ejem­plos de con­jun­tos de ar­qui­tec­tu­ra ba­rro­ca, ade­más de un cen­tro cul­tu­ral en el que tra­ba­ja­ban cien­tos de ar­tis­tas a suel­do del mar­gra­ve.

Cuan­do la úni­ca hi­ja de la pa­re­ja con­tra­jo ma­tri­mo­nio, Wil­he­mi­na le re­ga­ló la Ópera del Mar­gra­ve, una jo­ya cons­trui­da pa­ra aco­ger gran­des even­tos, em­pe­zan­do por las dos se­ma­nas de fes­te­jos nup­cia­les, tan­to los ban­que­tes co­mo la re­pre­sen­ta­ción de dos ópe­ras.

Wil­he­mi­na con­tra­tó pa­ra su di­se­ño al me­jor ar­qui­tec­to de tea­tros de la épo­ca, Giu­sep­pe Ga­lli, cu­yo hi­jo per­ma­ne­ció en Bay­reuth has­ta la muer­te de la mar­gra­vi­na, en­car­gán­do­se de di­se­ñar los es­ce­na­rios de las obras. Uno de ellos se pue­de ad­mi­rar co­lo­ca­do en el es­ce­na­rio de la ópera: he­cho con pa­ne­les de ma­de­ra cu­bier­to de lino pin­ta­do el efec­to so­bre el es­pec­ta­dor es má­gi­co. A es­to hay que aña­dir la de­co­ra­ción de los pal­cos, en don­de se pue­den dis­tin­guir en­tre la ma­de­ra ta­lla­da y de­co­ra­da los nom­bres de Fre­de­rick y Wil­hel­mi­na co­mo sím­bo­los de sa­bi­du­ría y paz.

Pa­ra en­con­trar es­tas vir­tu­des en ma­yor gra­do hay que des­pla­zar­se a las afue­ras de la ciu­dad, al Ere­mi­ta­ge, una fin­ca de re­creo don­de los mar­gra­ves se ais­la­ban de los pro­ble­mas de su cor­te. La lle­ga­da de Wil­he­mi­na a Bay­reuth tra­jo con­si­go re­for­mas en el Ere­mi­ta­ge.

Pa­la­ce­tes de de­co­ra­ción exó­ti­ca, tem­ple­tes, ruinas clá­si­cas, fuentes mo­nu­men­ta­les pro­ta­go­ni­za­das por se­res mi­to­ló­gi­cos, ala­me­das in­ter­mi­na­bles y es­tan­ques… Con ella el Er­mi­ta­ge se con­vir­tió en uno de

los jar­di­nes más es­pec­ta­cu­la­res de su épo­ca, y aún hoy lo si­gue sien­do.

El si­guien­te im­pul­so cul­tu­ral en Bay­reuth vino de la mano de Wil­helm Ri­chard Wag­ner, una au­tén­ti­ca es­tre­lla en su tiem­po, ca­paz de con­quis­tar la vo­lun­tad de Luis II, el Rey de Ba­vie­ra co­no­ci­do por su amor a la ópera y su fa­ma de ex­cén­tri­co. Wag­ner que­ría dis­po­ner de su pro­pio tea­tro, un lu­gar a me­di­da de sus ópe­ras don­de na­da com­pi­tie­ra con su mú­si­ca.

EL LE­GA­DO DE WAG­NER

Tras re­cha­zar el uso de la ópera de Wil­he­mi­na por ex­ce­si­va en su de­co­ra­ción, la ciu­dad de Bay­reuth le do­nó te­rre­nos pa­ra que él mis­mo cons­tru­ye­ra su tea­tro. El re­sul­ta­do es el Fest­piel­haus, se­de des­de su inau­gu­ra­ción en 1876 con el es­treno mun­dial de El Ani­llo de los Ni­be­lun­gos del fes­ti­val ope­rís­ti­co más pres­ti­gio­so del mun­do. Es­ta ci­ta es­ti­val, que só­lo se ha in­te­rrum­pi­do sie­te años en la post­gue­rra, du­ra cua­tro se­ma­nas y hay que ad­qui­rir las en­tra­das en fe­bre­ro. Los des­cen­dien­tes de Wag­ner, ac­tual­men­te su bis­nie­ta Kat­ha­ri­na, di­ri­gen el fes­ti­val y re­ci­ben a los asis­ten­tes VIP al fi­nal de la al­fom­bra ro­ja que atra­vie­sa la Puer­ta Real.

Con pro­duc­ción pro­pia, las ópe­ras del fes­ti­val exi­gen seis se­ma­nas de en­sa­yos in­ten­sos, que in­clu­ye la con­fec­ción de 800 uni­for­mes so­lo pa­ra el co­ro. El re­sul­ta­do de tan­to tra­ba­jo no de­cep­cio­na: el enor­me es­ce­na­rio es­tá equi­pa­do con la tec­no­lo­gía más van­guar­dis­ta y la acús­ti­ca de la sa­la es in­me­jo­ra­ble gra­cias a la ma­de­ra con la que es­tá cons­trui­do, dan­do la sen­sa­ción de es­tar den­tro de un ins­tru­men­to mu­si­cal.

Pa­ra com­ple­tar la com­pren­sión del fe­nó­meno wag­ne­riano hay que vi­si­tar la re­si­den­cia del maes­tro, des­de la que con­tro­ló to­do el pro­ce­so de cons­truc­ción del tea­tro. Con­ver­ti­da en mu­seo, la ca­sa con­ser­va la sa­la y el piano don­de Wag­ner com­po­nía, ade­más de alo­jar una exposición per­ma­nen­te so­bre sus tra­ba­jos. Ad­jun­ta a la ca­sa ori­gi­nal se en­cuen­tra la ca­sa de su nue­ra, Wi­ni­fred Wag­ner, es­po­sa de su hi­jo Sieg­fried, ca­be­za vi­si­ble de la ra­ma fa­mi­liar res­pon­sa­ble de vin­cu­lar es­tas ópe­ras con Hitler, el ti­rano que se con­mo­vía con la épi­ca ger­má­ni­ca de El Ani­llo de los Ni­be­lun­gos.

Río Peg­nitz a su pa­so por Nu­rem­berg.

Re­co­rri­do por la His­to­ria.Arri­ba: jar­di­nes de Pa­la­cio Nue­vo Ere­mi­ta­ge, en Bay­reuth. De­re­cha: mer­ca­do de la Pla­za de la Igle­sia, en Nú­rem­berg, y otro de­ta­lle del Pa­la­cio Nue­vo Ere­mi­ta­ge.

Es­ce­na­rios con mu­cho en­can­to. Ba­rrio de los ar­te­sa­nos en Nú­rem­berg y Ópera del Mar­gra­ve en Bay­reuth. De­re­cha: Neus Mu­seum en Nú­rem­berg y es­ce­na­rio de la Ópera de Mar­gra­ve.

Ex­pe­rien­cias re­ga­das con cer­ve­za.Car­tel en una fa­cha­da de Nú­rem­berg y ca­ta de cervezas en el res­tau­ra­te Lie­bes­bier de Bay­reuth. De­re­cha: Mer­ca­do de la Pla­za de la Igle­sia en Nú­rem­berg, lú­pu­lo usa­do pa­ra la ela­bo­ra­ción de cer­ve­za y par­que de la ciu­dad de Fürth.

Be­lle­zas a ca­da pa­so. Vis­tas des­de la To­rre del Ayun­ta­mien­to de Fürth. De­re­cha: Un mo­men­to del fes­ti­val de cer­ve­za Er­lan­gen Berg­kirch­weith, más co­no­ci­do co­mo Berch, cer­ve­za de Ere­mi­ta­ge, en Bay­reuth, y sa­la del res­tau­ran­te Lie­bes­bier.

Una ru­ta a rit­mo de ópera.Puente so­bre el río Peg­nitz a su pa­so por Nú­rem­berg. De­re­cha: te­rra­zas ba­jo la mu­ra­lla de Nú­rem­berg, y en el Par­que de la Ciu­dad de Fürth sa­la, del res­tau­ran­te Lie­bes­bier y sal­chi­chas tí­pi­cas del res­tau­ran­te Brat­wurst­häus­le.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.