EN­TRE­VIS­TA

Sa­voir fai­re en los fo­go­nes

deViajes - - Sumario - Por Be­lin­da Guerrero

Apa­sio­na­da de la gas­tro­no­mía y los fo­go­nes, Sa­mant­ha Va­lle­joNá­je­ra tras­la­da su vi­ta­li­dad al mun­do de los via­jes.

Ha vi­vi­do en dis­tin­tos paí­ses y via­ja­do por to­do el mun­do co­mo mo­chi­le­ra, pues con­si­de­ra que así se co­no­cen me­jor los des­ti­nos. Es­te no­ma­dis­mo tem­po­ral le sir­vió pa­ra edu­car su pa­la­dar has­ta con­ver­tir­se en una nues­tras chefs más po­pu­la­res y que­ri­das.

ue­re por sus dos pa­sio­nes: la M co­ci­na y la fa­mi­lia, a las que de­di­ca las 24 ho­ras. Sa­mant­ha Va­lle­jo-Ná­je­ra es uno de los rostros más co­no­ci­dos de la pe­que­ña pan­ta­lla gra­cias a Mas­te­rChef, un pro­gra­ma que le pa­re­ce du­rí­si­mo, pe­ro del que se sien­te muy or­gu­llo­sa por la la­bor di­vul­ga­ti­va que ha con­se­gui­do. Es­ta ma­dri­le­ña hi­per­ac­ti­va ha si­do flo­ris­te­ra en Lon­dres, pin­che en la es­cue­la de Bo­cu­se de Lyon y au pair en ca­sa del cantante de Tal­king Heads, en Nue­va York. Ase­gu­ra que vi­ve sin mie­do y no se de­ja na­da en el tin­te­ro: ¡has­ta ha com­ple­ta­do tres ma­ra­to­nes en la Gran Man­za­na!

Tu ca­te­ri­ng lle­va 25 años de tra­yec­to­ria y las ce­le­bra­cio­nes en Dehe­sa de Val­bueno van vien­to en po­pa. ¿Cuál crees que es el se­cre­to de tu éxi­to? Una vi­da pro­fe­sio­nal in­ten­sa con 25 años de tra­yec­to­ria, yen­do po­co a po­co, des­de ce­ro. Em­pe­cé con una ca­ja y unas sar­te­nes y he ido cre­cien­do. Es­te año nues­tro nue­vo pro­yec­to es Val­bueno, en el que es­pe­ro or­ga­ni­zar mu­chas bo­das. Tra­ba­jas des­de ha­ce seis años en Mas­te­rChef, ¿cuál es la ma­yor sa­tis­fac­ción de in­te­grar es­te equi­po? Par­ti­ci­par en un for­ma­to pio­ne­ro que arra­sa en la te­le­vi­sión es co­mo que te to­que la lo­te­ría. Es un pro­gra­ma de co­ci­na en el que via­ja­mos, des­cu­bri­mos pro­duc­tos, co­no­ce­mos a gen­te y lo pa­sa­mos bien. Tam­bién re­co­rre­mos Es­pa­ña e in­clu­so otros paí­ses: una ma­ra­vi­lla…

Has pro­ba­do el res­tau­ran­te Mas­te­rChef, ¿qué te ha pa­re­ci­do la car­ta? Es una ex­pe­rien­cia in­creí­ble. Pa­ra la gen­te que le gus­ta el pro­gra­ma es un buen plan ir al lo­cal ma­dri­le­ño pa­ra co­no­cer los pla­tos y a al­gu­nos con­cur­san­tes. Es una idea más de es­te pe­que­ño mun­do de los que ha­ce­mos to­dos los días Mas­te­rChef. La gen­te es­tá que­dán­do­se en­can­ta­da al vi­vir es­ta ex­pe­rien­cia.

En tu web tienes in­te­gra­da una tien­da que de­no­mi­nas Samy Shop, ¿cuál es tu pro­duc­to fa­vo­ri­to? Mi Samy Fork. Es un sím­bo­lo que he crea­do y, ade­más,

lo que más ven­do. Te ha­blo de un te­ne­dor que se en­vuel­ve al­re­de­dor de la mu­ñe­ca y for­ma par­te de tu cuer­po. Pa­ra mí es un sím­bo­lo del foo­die, de esa per­so­na que tie­ne la pa­sión que ten­go yo por la co­ci­na, co­mer, ca­tar, des­cu­brir... De to­das for­mas, siem­pre es­toy pen­san­do en ha­cer co­sas nue­vas, pe­ro no me de­jo a mí mis­ma por­que la vi­da hay que dis­fru­tar­la.

Una de tus fa­ce­tas me­nos co­no­ci­das es la so­li­da­ri­dad, ¿có­mo par­ti­ci­pas en la Fun­da­ción A la Par? Es­ta or­ga­ni­za­ción es in­creí­ble. Siem­pre les he ad­mi­ra­do y he co­la­bo­ra­do con ellos. Me sien­to sú­per fe­liz de ser su ma­dri­na y es­tar a su dis­po­si­ción.

En los úl­ti­mos tiem­pos te has con­ver­ti­do en pres­crip­to­ra de via­jes. ¿Có­mo re­sul­tó la ru­ta gas­tro­nó­mi­ca que rea­li­zas­te en Ja­pón?

Es in­creí­ble, un pa­raí­so. Un des­tino con una cul­tu­ra que na­da que tie­ne que ver con la nues­tra. Es to­do per­fec­to, con pun­tua­li­dad ab­so­lu­ta, lu­ga­res muy pul­cros, to­do cal­cu­la­do… Me im­pac­tó mu­cho la can­ti­dad de gen­te y me sen­tí muy po­ca co­sa. Co­mo eat­girl co­no­cí un mer­ca­do de pes­ca­do es­pec­ta­cu­lar en To­kio, don­de asis­tí a la subas­ta de atu­nes, ade­más de ver mi­les de co­sas sú­per in­tere­san­tes.

Tam­bién has via­ja­do a otro des­tino gas­tro­nó­mi­co muy ape­ti­to­so: Mé­xi­co. ¿Por qué lo se­lec­cio­nas­te pa­ra ex­plo­rar­lo con to­da tu fa­mi­lia?

Mis elec­cio­nes de via­jes siem­pre se re­la­cio­nan con co­mer bien. Me gus­ta ir a Mé­xi­co por­que, ade­más de te­ner unas pla­yas alu­ci­nan­tes y ser un plan di­ver­ti­do pa­ra los ni­ños, la gas­tro­no­mía es fa­bu­lo­sa. Me vuel­ven lo­ca los ta­cos, las que­sa­di­llas, las en­chi­la­das, el pi­co de ga­llo, el gua­ca­mo­le, las tor­ti­llas… To­do. Lue­go, aun­que te­nía­mos un res­tau­ran­te bueno en el ho­tel tam­bién íba­mos a Pla­ya del Carmen y otros pue­ble­ci­tos a co­mer, y la ver­dad es que ha si­do es­tu­pen­do.

¿Has pen­sa­do ya cuál se­rá el pró­xi­mo des­tino va­ca­cio­nal con tus hi­jos?

Sí, es­te año ten­go pre­vis­to vo­lar has­ta Pun­ta del Es­te, en Uru­guay, por­que no lo co­noz­co.

Ha­ce un tiem­po vi­si­tas­te Mal­di­vas, ¿cuál es tu me­jor re­cuer­do de es­te pa­raí­so?

Des­cu­brí que era una gran mez­cla de cul­tu­ras que se re­fle­ja en la co­ci­na. La co­mi­da asiá­ti­ca con un ba­ti­bu­rri­llo muy in­tere­san­te que es­tá en­tre Chi­na, Fi­li­pi­nas, Ja­pón, In­dia… Me sor­pren­dió lo bien que se co­me.

Tam­bién has pa­sa­do por Le­to­nia, ¿tienes al­gu­na re­co­men­da­ción co­mo via­je­ra?

No co­no­cía es­te país y fue­ron unos días fan­tás­ti­cos. Tie­nen una gas­tro­no­mía muy in­tere­san­te que hay que des­cu­brir. Su ali­men­ta­ción es muy di­fe­ren­te; con­su­men mu­chos ahu­ma­dos, hue­vas, pes­ca­dos, ver­du­ras, sal­sas de enel­do... Los mer­ca­dos al­ber­gan una gran­dí­si­ma va­rie­dad de ver­du­ras y hier­bas.

Se­go­via es un lu­gar que co­no­ces a la per­fec­ción, ¿nos des­cu­bres un bo­ni­to pa­ra­je pa­ra es­te oto­ño? Es una ciu­dad pre­cio­sa. Me pa­re­ce un plan per­fec­to co­ger el AVE en Ma­drid, que te acer­ca en vein­te mi­nu­tos, e ir a co­mer un buen cordero en Cán­di­do, José María o en cual­quier si­tio. Lue­go, pa­sear por sus ca­lles y ver el al­cá­zar. Tam­bién pue­des ir a Pe­dra­za, pro­bar cordero o co­chi­ni­llo y pa­sar­lo bom­ba. Es un pue­blo muy pe­que­ñi­to y ade­más si quie­res ca­sar­te te vie­nes a mi ne­go­cio Bo­das De Na­tu­ra, por­que te ase­gu­ro que lo or­ga­ni­za­re­mos muy bien.

“tu­ve la suer­te de des­cu­brir mi pa­sión con hor­cher”.

“Los pa­dres es­tán obli­ga­dos a en­se­ñar a co­mer a sus hi­jos”.

Eres un es­pí­ri­tu in­quie­to y es­tá de­mos­tra­do, por eso vi­vis­te va­rios años en Nue­va York. Cuan­do vuel­ves a es­ta me­tró­po­li, ¿qué lu­ga­res sue­les fre­cuen­tar? Voy al ja­po­nés Sha­bu Sha­bu de la Ca­lle 10, que me vuel­ve lo­ca. Pa­ra ham­bur­gue­sas sue­lo ele­gir Lucky Stri­ke o PJ Clar­ke’s. La piz­za la en­car­go en Two Boots. Me gus­ta tam­bién de­jar­me lle­var y siem­pre voy co­no­cien­do las nue­vas tendencias o si­tios que me cuen­tan los ami­gos que vi­ven en es­ta ciu­dad pa­ra que no se me ol­vi­de pro­bar­los.

De he­cho, el año pa­sa­do fi­na­li­zas­te tu úl­ti­mo ma­ra­tón de Nue­va York. ¿Có­mo fue la ex­pe­rien­cia?

Lo pa­sé ge­nial. Es­ta edi­ción me la voy a per­do­nar por­que ten­go que ope­rar­me una ro­di­lla, pe­ro vol­ve­ré en la pró­xi­ma. Me gus­ta ir to­dos los años a es­ta ciu­dad pa­ra en­fren­tar­me a es­ta prue­ba.

En­ton­ces, cuan­do en­tre­nas en Ma­drid, ¿qué es­pa­cios ver­des sue­les ele­gir?

Me gus­ta co­rrer en el Par­que del Ca­nal de Isa­bel II, aun­que voy mu­cho al gim­na­sio, pe­ro co­mo aho­ra ten­go mal la ar­ti­cu­la­ción no es­toy co­rrien­do. ◆

Sa­mant­ha es in­quie­ta, di­ver­ti­da y muy vi­tal. Aquí la ve­mos des­ple­gan­do op­ti­mis­mo en su va­ca­cio­nes fa­mi­lia­res en Mé­xi­co, aun­que tam­bién des­pren­de jo­via­li­dad a la ho­ra de tra­ba­jar, co­mo cuan­do tu­vo que des­pla­zar­se a las Is­las Mal­di­vas (arri­ba, a la de­re­cha).

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.