48 HO­RAS

deViajes - - Punto De Partida - Por Carmen R. Pi­nos

An­ti­guos al­ma­ce­nes Patrimonio de la Hu­ma­ni­dad, la nue­va Fi­lar­mó­ni­ca, puentes, par­ques, el El­ba… Ham­bur­go es­tá de mo­da.

La ciu­dad más ma­rí­ti­ma de Ale­ma­nia no tie­ne mar, pe­ro su puer­to es uno de los ma­yo­res del mun­do. Ver­de, mo­der­na, de­li­cio­sa, vi­bran­te… La ex­plo­ra­mos día y noche.

07:10 Pa­ra lle­gar a Ham­bur­go te pro­po­ne­mos dos ae­ro­lí­neas que co­nec­tan es­ta ciu­dad con otras es­pa­ño­las, y sin es­ca­las. Des­de Ma­drid, Rya­nair (www. rya­nair.com) tie­ne vue­los des­de 16,99 €, e Ibe­ria (www.ibe­ria.com), des­de 48 €.

10:05 En me­nos de 3 ho­ras ya es­tás en Ham­bur­go –el nom­bre ofi­cial es Ciu­dad Libre y Han­seá­ti­ca de Ham­bur­go, ya que per­te­ne­ció a es­te se­lec­to club que con­tro­la­ba el co­mer­cio del Bál­ti­co–, la se­gun­da ciu­dad más po­bla­da del país, des­pués de Ber­lín. Pa­ra lle­gar al cen­tro, co­ge el tren has­ta Jung­ferns­tieg.

10:30 Te vas a dar cuen­ta de que una de las fa­ce­tas que de­fi­ne es­ta ur­be, el agua, es­tá en to­das par­tes: ríos, ca­na­les, la­gos… Jun­to al la­go más pe­que­ño, el Bin­ne­nals­ter, en­con­tra­rás el Ayun­ta­mien­to, neo­rre­na­cen­tis­ta, ubi­ca­do en la que fue­ra pla­za del mer­ca­do.

11:30 En la Willy-Brandt-Stras­se ad­mi­ra la igle­sia de San Ni­co­lás, una de las 5 pro­tes­tan­tes de la ciu­dad. Tras la II Gue­rra Mun­dial que­dó des­tro­za­da, pe­ro es to­do un sím­bo­lo. Cer­ca, en uno de los ca­na­les, Thea­ters­chiff –tea­tro den­tro de un bar­co– es el ejem­plo vi­vo de có­mo el agua for­ma par­te del ADN ham­bur­gués.

12:30 Deichs­tras­se es la ca­lle más an­ti­gua del cas­co his­tó­ri­co –sur­gió en el si­glo XIV–, y la fo­to des­de Hohe Brüc­ke, con las ca­si­tas ali­nea­das, una de las bá­si­cas. Te gus­ta­rán las tien­das ma­ri­ne­ras y los res­tau­ran­tes –en­tra en Kar­tof­fel­ke­ller– de es­te an­ti­guo ba­rrio por­tua­rio.

13:30 De vuelta ha­cia San Ni­co­lás, cru­za el Trots­brüc­ke has­ta al­can­zar uno de los res­tau­ran­tes más re­co­men­da­bles de la ciu­dad: Mut­ter­land Cölln’s (www.mut­ter­land.de). La os­tre­ría más an­ti­gua de Ale­ma­nia ofre­ce, des­de 1760, un ho­me­na­je a la co­ci­na de siem­pre con pro­duc­tos de km 0 y una nue­va zo­na con ca­fés orgánicos y sa­bro­sas mer­me­la­das gour­met.

15:00 Si es­tás de­sean­do ver una de las zo­nas más fo­to­gra­fia­das de la ciu­dad, re­gá­la­te un pa­seo por los ca­lle­jo­nes de Spei­chers­tadt, jun­to a San­ta Ca­ta­li­na. ¿Sa­bías que Ham­bur­go con­cen­tra más puentes que Ve­ne­cia y Rot­ter­dam jun­tos? En es­tos an­ti­guos al­ma­ce­nes, Patrimonio de la Hu­ma­ni­dad, ve­rás los más pin­to­res­cos.

16:00 Ha­cia el es­te de la ciu­dad en­con­tra­rás los es­ce­na­rios más es­té­ti­cos y ar­qui­tec­tó­ni­cos ca­pi­ta­nea­dos por Deich­tor­ha­llen (www.deich­tor­ha­llen. de). Es­te gran con­te­ne­dor cul­tu­ral agru­pa lo úl­ti­mo en ar­te in­ter­na­cio­nal y fo­to­gra­fía con­tem­po­rá­nea.

18:00 Sin aban­do­nar la zo­na, acér­ca­te a Kon­tor­hou­se­vier­tel, el gran ba­rrio de co­mer­cios y ofi­ci­nas mo­der­nis­tas ves­ti­das con la­dri­llo, don­de des­ta­ca Chi­lehou­se y su clá­si­ca fa­cha­da en pi­co. El lu­gar es per­fec­to pa­ra ver Ham­bur­go con un am­bien­te más re­la­ja­do y dis­fru­tar es­te pro­yec­to de prin­ci­pios de los años 20, Patrimonio de la Hu­ma­ni­dad.

19:00 De­ja atrás Ha­fe­nCity –la mo­nu­men­tal re­mo­de­la­ción de la zo­na por­tua­ria– y cie­rra el círcu­lo que has ini­cia­do has­ta lle­gar a Haupt­bahn­hof –la es­ta­ción cen­tral de tre­nes, una de las más con­cu­rri­das de Eu­ro­pa– y Kunst­ha­lle, el mu­seo de ar­te con­tem­po­rá­neo.

20:00 Fún­de­te con ham­bur­gue­ses y fo­rá­neos y sién­ta­te jun­to al la­go o re­co­rre las ca­lles co­mer­cia­les de la zo­na. Pa­ra ce­nar, una op­ción es el Ca­fe Pa­ris (www.ca­fe­pa­ris. net), con sus te­chos art nou­veau.

09:00 Tras el re­co­rri­do de ayer, cen­tra­do en el cas­co his­tó­ri­co y los ca­na­les y la­gos in­te­rio­res, la ru­ta de hoy es­tá pro­ta­go­ni­za­da por el río El­ba y el Als­ter. Pe­ro, an­tes, una pa­ra­da en otra vi­si­ta im­pres­cin­di­ble: la igle­sia pro­tes­tan­te de San Miguel —Der Mi­chel pa­ra los ami­gos–, un sím­bo­lo de la ciu­dad.

10:30 De vuelta a Ha­fe­nCity, pon a pun­to tu smartp­ho­ne pa­ra fo­to­gra­fiar Elbp­hi­lar­mo­nie, la Fi­lar­mó­ni­ca del El­ba. El edi­fi­cio, de Her­zog & DeMeu­ron, cos­tó más tiem­po y di­ne­ro del pre­vis­to, pe­ro el re­sul­ta­do enamo­ra a la cá­ma­ra y las olas de vi­drio son una es­té­ti­ca pro­vo­ca­ción en me­dio del tra­sie­go del puer­to.

10:30 Si te han gus­ta­do las pa­re­des de on­du­lan­te ma­de­ra y ex­ce­len­te so­no­ri­dad de Elbp­hi, las vis­tas des­de su te­rra­za te re­sul­ta­rán es­pec­ta­cu­la­res: un ca­tá­lo­go ar­qui­tec­tó­ni­co de di­fe­ren­tes épo­cas, des­de la mí­ti­ca to­rre re­don­da de Tay­lor Wes­sing has­ta la ba­rro­ca de San Miguel o la Hein­ri­chHertz de co­mu­ni­ca­cio­nes, la más al­ta de la ciu­dad.

11:30 Jun­to a la par­te prác­ti­ca de­di­ca­da al mar, no po­día fal­tar la teó­ri­ca que, en Ham­bur­go, es­tá re­pre­sen­ta­da por el Mu­seo Ma­rí­ti­mo In­ter­na­cio­nal (www.imm-ham­burg.de), con to­do so­bre ve­le­ros, mer­can­tes…

12:30 Si­gue en Ha­fe­nCity por­que lle­ga la ho­ra del al­muer­zo y Pic­nic (Am Sand­tor­kai 50) es una ex­ce­len­te op­ción. El her­mano pe­que­ño de Bianc, uno de los res­tau­ran­tes más co­ol del mo­men­to, abrió ha­ce ape­nas un año con un me­nú fres­co, des­ca­ra­do y muy me­di­te­rrá­neo.

14:00 Pa­ra ver qué se cue­ce en lo que a di­se­ño se re­fie­re, en­tra en el mun­do de To­bias Grau (www.to­bias­grau.com), un gu­rú de la ilu­mi­na­ción. Sus lám­pa­ras es­tán en los me­jo­res co­mer­cios de la ciu­dad –no te pier­das el mo­de­lo Sar­geant Pep­per– pe­ro, si quie­res ver­lo en di­rec­to, acér­ca­te a la fá­bri­ca, en Re­llin­gen, a 18 km, en un es­pec­ta­cu­lar edi­fi­cio di­se­ña­do por el es­tu­dio BRT.

16:00 Pa­ra en­ten­der el al­ma de Ham­bur­go se im­po­ne re­co­rrer el El­ba en bar­co. Hay mu­chos cru­ce­ros y di­fe­ren­tes iti­ne­ra­rios, pe­ro te re­co­men­da­mos Bar­kas­sen Me­yer (www.bar­kas­sen-me­yer.de). Des­de el El­ba y el Als­ter pue­des ver lo clá­si­co y lo mo­derno, la fre­né­ti­ca ac­ti­vi­dad de grúas y con­te­ne­do­res jun­to al Sta­ge Thea­ter im Ha­fen de la otra ori­lla –se ac­ce­de en bar­co–, aho­ra con El Rey León, y los bu­ques ama­rra­dos que pro­po­nen jue­gos de es­ca­pe.

18:00 La fa­cha­da del Fish­markt, en Al­to­na, con su ca­rac­te­rís­ti­ca cú­pu­la, es otro de los es­ce­na­rios que ve­rás des­de tu tra­ve­sía en bar­co. No po­drás asis­tir a la subas­ta de pes­ca­do –ter­mi­na tem­prano, a las 9.30 h–, pe­ro el es­pí­ri­tu ecléc­ti­co del mer­ca­di­llo te ha­rá re­fle­xio­nar so­bre la gran apor­ta­ción de Ham­bur­go al uni­ver­so gas­tro: el bo­ca­di­llo de car­ne pi­ca­da que ter­mi­nó sien­do ham­bur­gue­sa.

19:00 Cer­ca, en St. Pau­li, el ba­rrio más ca­na­lla de la ciu­dad, bus­ca me­sa en Salt & Sil­ver (sal­tand­sil­ver.net), un lu­gar muy especial di­ri­gi­do por dos enamo­ra­dos de la cul­tu­ra la­ti­noa­me­ri­ca­na, don­de sa­bo­rear un mo­le ver­de o un ce­vi­che.

20:30 Tras la ce­na, em­pie­za la gran aven­tu­ra noc­tur­na en St. Pau­li, un le­gen­da­rio ba­rrio don­de pe­car al que aho­ra se ha aña­di­do gen­te gua­pa. La Beatles Platz –aquí em­pe­zó el gru­po an­tes de ser fa­mo­so– es una vi­si­ta obli­ga­da; igual que un pa­seo por Ree­per­bahn, en­tre ca­ba­rets y shows de strip­tea­se, has­ta Schan­zen­vier­tel.◆

Spei­chers­tadt, el ba­rrio de al­ma­ce­nes más gran­de del mun­do, se creó co­mo zo­na fran­ca.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.