IS­RAEL.

Mon­ta­ñas de co­lo­res, pla­ni­cies in­ter­mi­na­bles, ca­ño­nes mis­te­rio­sos, cie­los in­abar­ca­bles… Más allá del fre­ne­sí de Tel Aviv y la in­ten­si­dad de Je­ru­sa­lén es­tá el éx­ta­sis del de­sier­to del Négev.

deViajes - - Sumario - Por Ós­car Che­ca

Fren­te a la vi­bran­te Tel Aviv o la his­tó­ri­ca Je­ru­sa­lén, Négev reivin­di­ca su pues­to co­mo des­tino pre­mium del país.

En poética ‘mar­ke­ti­nia­na’ a Ei­lat la lla­man la ‘puer­ta del de­sier­to’, aun­que pa­ra los is­rae­líes y gran par­te de los tu­ris­tas que visitan es­ta ciu­dad si­tua­da en el ex­tre­mo sur del país he­breo es más si­nó­ni­mo de pla­ya que de otra co­sa. Has­ta aquí acu­den atraí­dos por un mar (el Ro­jo) jun­to al que tos­tar­se al sol o en el que prac­ti­car wind­surf o snor­ke­ling y ad­mi­rar uno de los con­jun­tos co­ra­li­nos con más bio­di­ver­si­dad del pla­ne­ta. Par­te de es­te me­dioam­bien­te ma­rino es­tá pro­te­gi­do ba­jo la figura de una re­ser­va na­tu­ral, la Re­ser­va Na­tu­ral de la Pla­ya de Co­ral de Ei­lat. Cer­ca de es­te es­pa­cio se en­cuen­tra el Ob­ser­va­to­rio del Par­que Ma­rino de Ei­lat, un cen­tro de con­ser­va­ción abier­to al pú­bli­co, que al­ber­ga más de 800 es­pe­cies, des­de pe­ces de arre­ci­fe a tor­tu­gas ma­ri­nas, y don­de las es­tre­llas son los ti­bu­ro­nes, que se pue­den ver en el gran acuario.

En el área ve­ci­na de Dolp­hin Reef los que atraen la aten­ción son los del­fi­nes. Son del­fi­nes salvajes, ha­bi­tua­dos a la pre­sen­cia hu­ma­na, pe­ro que eli­jen cuán­do acer­car­se y cuán­do ir­se. Po­de­mos es­pe­rar a que de­ci­dan pa­sar un ra­to al la­do de las pla­ta­for­mas de ma­de­ra flo­tan­te o zam­bu­llir­nos jun­to a un bu­zo pa­ra ir a su en­cuen­tro y, tal vez, te­ner la opor­tu­ni­dad de na­dar con ellos. En tie­rra fir­me po­de­mos ex­pe­ri­men­tar otro ti­po de sen­sa­cio­nes con las Pis­ci­nas de Re­la­ja­ción de es­te cen­tro. En mi­tad de un jar­dín bo­tá­ni­co, una pis­ci­na de agua de mar, otra de agua dul­ce y otra de agua sa­tu­ra­da de sal pa­ra la flo­ta­ción son los ele­men­tos uti­li­za­dos en una ac­ti­vi­dad en­fo­ca­da a la re­la­ja­ción…

Ei­lat sa­be có­mo se­du­cir a sus vi­si­tan­tes y, sin duda, el he­cho de que sea un en­cla­ve li­bre de im­pues­tos au­men­ta su atrac­ti­vo, pa­ra qué ne­gar­lo. Pe­ro, en­tre tal pro­fu­sión de lu­ga­res li­ga­dos al agua ¿dón­de que­da ese de­sier­to al que de­cía­mos que va uni­do su nom­bre? Bas­ta con sa­lir un par de ki­ló­me­tros al nor­te o mi­rar las mon­ta­ñas que la ro­dean: el Négev se ha­ce pa­ten­te, tan

se­duc­tor co­mo in­quie­tan­te. ¿Por qué aban­do­nar el oa­sis de Ei­lat pa­ra aden­trar­se en una de las zo­nas más ári­das e in­hós­pi­tas del mun­do? La ma­yo­ría no acer­ta­rá a dar nin­gu­na ex­pli­ca­ción, a en­con­trar una ra­zón de pe­so. Tal vez los po­cos que nos aven­tu­re­mos a re­co­rrer­lo tam­po­co en­con­tre­mos nin­gu­na… o qui­zás sí: en el de­sier­to se re­ve­la, de for­ma des­ca­ra­da, to­da ver­dad; en su dra­má­ti­ca be­lle­za, en su des­nu­dez, en la re­don­dez de unas pie­dras y en las aris­tas mi­ne­ra­les de sus con­fi­nes.

RAM­SÉS Y EL YO­GA

Se­co; ese es el sig­ni­fi­ca­do de ‘Négev’, el nom­bre de es­te vas­to de­sier­to de 13.000 ki­ló­me­tros cua­dra­dos en­ce­rra­do en­tre la pe­nín­su­la del Si­naí y Jor­da­nia. La par­te más al sur, y fron­te­ri­za con es­te úl­ti­mo país, es­tá ocu­pa­da por el va­lle de Ara­vá.

La ca­rre­te­ra que lo atra­vie­sa es co­mo un mi­ra­dor in­fi­ni­to en el que uno quie­re de­te­ner­se a ca­da mo­men­to, ató­ni­to an­te un pai­sa­je des­lum­bran­te. Y la pri­me­ra pa­ra­da obli­ga­to­ria es­tá a tan so­lo 30 ki­ló­me­tros de Ei­lat, pues aquí se en­cuen­tra Tim­na Park, un lu­gar en el que la his­to­ria geo­ló­gi­ca de La Tie­rra se une a la del an­ti­guo Egip­to.

Es­ta in­ve­ro­sí­mil su­ce­sión de co­li­nas, es­car­pa­du­ras, fa­ra­llo­nes, hon­do­na­das, ca­ño­nes y ex­tra­ñas for­ma­cio­nes pé­treas fue el fon­do de un mar ha­ce mi­llo­nes de años, y en una épo­ca más cer­ca­na a no­so­tros, aun­que tan le­ja­na co­mo la era de los fa­rao­nes egip­cios, el va­lle de Tim­na se con­vir­tió en una in­men­sa mi­na. Los ha­bi­tan­tes de aquel en­ton­ces des­cu­brie­ron que es­tas mon­ta­ñas con­te­nían co­bre, al­go que lle­gó a oí­dos del fa­raón Ram­sés III, quien no du­dó en en­viar has­ta aquí a sus súb­di­tos pa­ra la ex­plo­ta­ción de es­te mi­ne­ral.

Se han des­cu­bier­to más de 8.000 de es­tas ex­ca­va­cio­nes por to­do el va­lle y es­tán con­si­de­ra­das co­mo las mi­nas de co­bre más an­ti­guas del mun­do. Cer­ca de los lla­ma­dos Pi­la­res de Sa­lo­món, una enor­me pa­red de ro­ca are­nis­ca cuar­tea­da por la ero­sión, le­van­ta­ron

un tem­plo en ho­nor a Hat­hor (patrona de los mi­ne­ros) y hoy, jun­to a es­tas ro­cas, una es­ta­tua de la dio­sa re­cuer­da es­te pa­sa­do.

Tal vez a es­ta dei­dad, aso­cia­da tam­bién a la di­cha, la fe­li­ci­dad, la dan­za, la mú­si­ca y a la estrella Si­rio (la más bri­llan­te del cielo noc­turno en el he­mis­fe­rio nor­te, en la cons­te­la­ción del Can Ma­yor) no le im­por­ta­rá mu­cho que en nues­tros días se ce­le­bren aquí fes­ti­va­les co­mo el Tim­na Li­ve, de­di­ca­do a la mú­si­ca; el Night of Stars at Tim­na, a la as­tro­no­mía; o el Yo­ga Ara­va, que reúne a los me­jo­res maes­tros de yo­ga del mun­do y que or­ga­ni­za se­sio­nes al ai­re li­bre en un en­torno tan es­pec­ta­cu­lar co­mo es­te.

Pe­ro en Tim­na hay que de­di­car tiem­po a ca­mi­nar, a re­co­rrer los sen­de­ros de tie­rra y pol­vo en­tre es­tas ro­cas blan­cas, ocres, ro­sá­ceas, ro­jas y tos­ta­das que el vien­to y las tor­men­tas han mo­de­la­do de for­ma ca­pri­cho­sa. Y quien pre­fie­ra que su adre­na­li­na ven­ga de una ac­ti­vi­dad me­nos con­tem­pla­ti­va siem­pre tie­ne la op­ción de se­guir al­gu­nas de las pis­tas que se han di­se­ña­do pa­ra bi­cis de mon­ta­ña, que com­pren­den to­dos los ni­ve­les de ex­pe­rien­cia.

LA VI­DA EN UN KIBUTZ

De nue­vo en la ca­rre­te­ra, y siem­pre en di­rec­ción nor­te, en­con­tra­rás pe­que­ñas al­deas crea­das re­cien­te­men­te, fru­to de un plan na­cio­nal pa­ra po­blar el de­sier­to. En­tre ellas es­tán, por ejem­plo, Ke­tu­ra y Lo­tan, dos kibutz abier­tos al tu­ris­mo. Los kibutz no son pue­blos o ciu­da­des pro­pia­men­te di­chos, sino una es­pe­cie de co­mu­ni­da­des ba­sa­das en la agri­cul­tu­ra. Se ri­gen por unas nor­mas o unos pos­tu­la­dos par­ti­cu­la­res co­mo la igual­dad, la pro­pie­dad co­lec­ti­va, la dis­tri­bu­ción igua­li­ta­ria de los sa­la­rios, la prác­ti­ca de un ju­daís­mo se­cu­lar (aun­que al­gu­nos son más re­li­gio­sos), la ges­tión so­cial a tra­vés de co­mi­tés y, so­bre to­do, el tra­ba­jo agrí­co­la. La ma­yor par­te de ellos po­seen plan­ta­cio­nes de pal­me­ras da­ti­le­ras, cu­yos fru­tos son ex­por­ta­dos a Europa oc­ci­den­tal.

Pue­des co­no­cer el mo­do de vi­da de es­tas co­mu­ni­da­des alo­ján­do­te unas no­ches en al­guno de ellos. En Ke­tu­ra des­cu­bri­rás, ade­más, sus proyectos de ener­gía so­lar o de cul­ti­vo de mi­cro­al­gas pa­ra la pro­duc­ción de as­ta­xan­ti­na, una sus­tan­cia na­tu­ral con un gran po­der an­ti­oxi­dan­te que se em­plea en cos­mé­ti­cos, co­mo com­ple­men­to die­té­ti­co y co­mo ali­men­to de pe­ces y crus­tá­ceos. Los miem­bros de es­te kibutz tam­bién han fun­da­do el Ara­va Ins­ti­tu­te for En­vi­ron­men­tal Stu­dies, un or­ga­nis­mo que pro­mue­ve la coope­ra­ción en cues­tio­nes me­dioam­bien­ta­les en­tre is­rae­líes, pa­les­ti­nos y paí­ses ára­bes li­mí­tro­fes. Y en un plano más pro­sai­co han crea­do su pro­pia mar­ca de cer­ve­za, Grab So­met­hing Se­rious, que pro­du­cen aquí usan­do agua desa­li­ni­za­da.

Más al nor­te es­tá Tzu­kim, un pue­blo fun­da­do ha­ce quin­ce años en el te­rreno que ocu­pa­ba una ba­se mi­li­tar. Las ar­mas y los sol­da­dos han si­do re­em­pla­za­dos hoy por es­tu­dios y gale­rías de ar­tis­tas de to­do ti­po co­mo el es­cul­tor An­dré Gun­ter; Neha­ma Ha­rach, que ela­bo­ra ori­gi­na­les va­ji­llas de ce­rá­mi­ca; Lo­la Ke­dem, que tras vi­vir sie­te años en Ibi­za se vino has­ta es­te re­mo­to lu­gar del Négev don­de si­gue di­se­ñan­do co­lla­res, bra­za­le­tes, pul­se­ras y col­gan­tes uti­li­zan­do pie­dras na­tu­ra­les; o Ei­lat Zee­vi, que tra­ba­ja con acei­tes ve­ge­ta­les de plan­tas del de­sier­to y otras sus­tan­cias na­tu­ra­les pa­ra crear ja­bo­nes y pro­duc­tos cos­mé­ti­cos, si­guien­do la ins­pi­ra­ción de la an­ti­guas ru­tas co­mer­cia­les del In­cien­so y las Es­pe­cias.

Los na­ba­teos co­mer­cia­ban con los ar­tícu­los que ve­nían del Ex­tre­mo Orien­te y del sur de Ara­bia co­mo es­pe­cias, hier­bas, ge­mas, se­da, me­ta­les o me­di­ci­nas, a los que su­ma­ban otros lo­ca­les co­mo el bal­sam (un per­fu­me), los dá­ti­les y la sal, el azu­fre, el as­fal­to y la brea que se ex­traían del en­torno del Mar Muer­to. A lo­mos de ca­me­llo cru­za­ban el de­sier­to has­ta en­la­zar con la par­te de las ru­tas que con­ti­nua­ba has­ta las prin­ci­pa­les ciu­da­des del Im­pe­rio Ro­mano. En las mon­ta­ñas de Ei­lat, por cier­to,

pue­des con­tra­tar ex­cur­sio­nes en ca­me­llo en el Ran­cho Na­chal Sh­lo­mo. Por su­pues­to son mu­cho más cor­tas que los in­ter­mi­na­bles via­jes de esas mí­ti­cas ca­ra­va­nas, pe­ro sir­ven pa­ra ha­cer­se una idea de lo que era aquel mo­do de vi­da.

UN LU­GAR ÚNI­CO

La ca­rre­te­ra 13 en­la­za la 90 con la 40, o lo que es lo mis­mo, el va­lle de Ara­va con el cen­tro del Négev. Si­guien­do es­ta úl­ti­ma lle­ga­rás al Makh­tesh Ramon, el ma­yor de los tres crá­te­res de es­te de­sier­to. A pe­sar de ese nom­bre de crá­ter no se tra­ta de un ac­ci­den­te vol­cá­ni­co o de una ci­ca­triz pro­du­ci­da por el impacto de un me­teo­ri­to: es una formación geo­ló­gi­ca muy par­ti­cu­lar pro­du­ci­da por la ero­sión de las ro­cas, que aca­ba te­nien­do for­ma de mor­te­ro (que es el sig­ni­fi­ca­do de ‘maskh­tesh’).

No se ol­vi­da fá­cil­men­te la sen­sa­ción de con­tem­plar es­te gi­gan­tes­co va­lle de más de 40 ki­ló­me­tros de lar­go des­de lo al­to de sus pa­re­des, des­de el bor­de del crá­ter, a 500 me­tros del fon­do: a la ex­ci­ta­ción de los sen­ti­dos, la ace­le­ra­ción del pul­so y el subidón de adre­na­li­na le si­gue una ex­tra­ña pla­ci­dez fren­te al va­cío, la in­cons­cien­cia del pa­so del tiem­po y la eva­nes­cen­cia de cual­quier pen­sa­mien­to. Se tar­da de reac­cio­nar…

Las ex­pli­ca­cio­nes de los guías con los que se pue­den rea­li­zar re­co­rri­dos en el in­te­rior, a bor­do de co­ches to­do­te­rreno, acla­ran las du­das en cuan­to a la geo­lo­gía y a la vi­da que ha­bi­ta es­te lu­gar de­sola­do (óri­ces, ga­ce­las, ca­bras mon­te­sas, ca­ra­ca­les, leo­par­dos, serpientes, roe­do­res…) pe­ro, aún así, la men­te per­sis­te en un es­ta­do más cer­cano al uni­ver­so de lo qui­mé­ri­co que otra co­sa.

En la des­nu­dez de la tie­rra apa­re­ce, de vez en cuan­do, co­mo un ele­men­to ex­tra­ño, una aca­cia. Y jun­to a un wa­di (una ram­bla es­ta­cio­nal), los res­tos de un an­ti­guo ca­ra­van­se­rai, los re­cin­tos cons­trui­dos en las ru­tas del de­sier­to don­de los co­mer­cian­tes y sus ani­ma­les po­dían des­can­sar y per­noc­tar.

El sol cae a plo­mo y le­van­ta una ne­bli­na blan­que­ci­na que, a ra­tos, ha­ce

pen­sar que lo que tie­nes en­fren­te es un es­pe­jis­mo… pe­ro no, es­tas ro­cas de co­lo­res, ta­ma­ños y for­mas de­li­ran­tes son reales, ma­ra­vi­llo­sa­men­te reales…

CON MU­CHA SAL

La úl­ti­ma eta­pa del via­je nos lle­va de nue­vo ha­cia el es­te, a la fron­te­ra con Jor­da­nia, don­de se ex­tien­de el mar Muer­to. An­tes de lle­gar has­ta él hay otra vi­si­ta im­pres­cin­di­ble: Ma­sa­da. Se tra­ta de los res­tos ar­queo­ló­gi­cos de una de las for­ta­le­zas cons­trui­das por el rey He­ro­des en lo al­to de una mon­ta­ña ais­la­da. Un te­le­fé­ri­co sal­va los 500 m, aun­que tam­bién se pue­de as­cen­der por las es­ca­le­ras ta­lla­das en zig­zag.

Y una vez arri­ba, lo que ve­re­mos es el com­ple­jo pa­la­cial que He­ro­des se hi­zo edi­fi­car con to­dos los lu­jos ima­gi­na­bles. El más sor­pren­den­te: las ter­mas, pa­ra las que idea­ron un in­ge­nio­so sis­te­ma de cap­ta­ción y con­duc­ción del agua de las llu­vias to­rren­cia­les a tra­vés de ca­na­les ex­ca­va­dos en la mon­ta­ña. Des­de lo al­to de las mu­ra­llas se pue­den ver, en las co­li­nas cer­ca­nas, los res­tos de los an­ti­guos cam­pa­men­tos des­de don­de los ro­ma­nos ase­dia­ron la for­ta­le­za, así co­mo la ram­pa que tu­vie­ron que le­van­tar pa­ra po­der asal­tar­la.

Nues­tra par­ti­cu­lar tra­ve­sía por el de­sier­to aca­ba a es­ca­sos ki­ló­me­tros de Ma­sa­da, en el mar Muer­to, el lu­gar del pla­ne­ta si­tua­do a una co­ta más ba­ja (435 me­tros ba­jo el ni­vel del mar). Sus aguas son ri­cas en mi­ne­ra­les, lo que im­pli­ca una gran den­si­dad que pro­vo­ca el efec­to de flo­ta­ción. La ex­pe­rien­cia va­le la pe­na, pe­ro el olor a azu­fre y otros com­pues­tos la ha­ce me­nos idí­li­ca de lo que la gen­te ima­gi­na…

La sal que se amon­to­na en las ori­llas de es­te la­go es­tá tam­bién pre­sen­te en las ro­cas de to­da es­ta zo­na, por don­de po­de­mos en­con­trar mo­no­li­tos com­ple­ta­men­te re­cu­bier­tos de es­ta sus­tan­cia. Re­cuer­da al pa­sa­je bí­bli­co de So­do­ma y Go­mo­rra, ¿ver­dad? ¡Cla­ro! ¡por­que esas ciu­da­des es­ta­ban por aquí!... pe­ro bueno, eso ya es otra his­to­ria, otro via­je y otro re­la­to.

Jun­to al mar ro­jo. Con un en­torno ma­rino de lo más di­ver­so, en Ei­lat, la ciu­dad más al sur de Is­rael y del Négev, el de­sier­to pa­re­ce que­dar muy le­jos. Los co­ra­les de La Re­ser­va Na­tu­ral de la Pla­ya de Co­ral; los ti­bu­ro­nes del acuario del Ob­ser­va­to­rio del Par­que Ma­rino y los del­fi­nes salvajes del Dolp­hin Reef son las es­tre­llas de las aguas de es­ta par­te del mar Ro­jo.

Tim­na Park.Por sus for­ma­cio­nes geo­ló­gi­cas, Tim­na Park es uno de los rin­co­nes más be­llos y es­pec­ta­cu­la­res del de­sier­to del Négev. En el pa­sa­do, su ri­que­za en co­bre atra­jo a los egip­cios y aho­ra es es­ce­na­rio de fes­ti­va­les co­mo el Yo­ga Ara­va, que reúne a cien­tos de apa­sio­na­dos.

Los dá­ti­les más ju­go­sos.Los kibutz, una es­pe­cie de co­mu­ni­da­des so­cia­lis­tas ba­sa­das en la agri­cul­tu­ra han con­se­gui­do ha­cer re­ver­de­cer el de­sier­to. En sus pal­me­ras cre­cen unos dá­ti­les de lo más ju­go­sos. Al­gu­nos de es­tos Kibutz, co­mo Ke­tu­ra o Lo­tan (aba­jo) ofre­cen alo­ja­mien­tos pa­ra el tu­ris­mo.

Co­no­cer el de­sier­to.A pe­sar de su ari­dez, el Négev es­tá ha­bi­ta­do por ani­ma­les co­mo ga­ce­las, ca­bras mon­te­sas, óri­ces, lo­bos, leo­par­dos, serpientes... La es­pe­cie ve­ge­tal más im­por­tan­te es la aca­cia, que sue­le cre­cer en los cur­sos se­cos de agua por don­de dis­cu­rren los to­rren­tes tras las llu­vias. De­re­cha, aba­jo: Al­gu­nas em­pre­sas han crea­do es­pec­ta­cu­la­res alo­ja­mien­tos en el de­sier­to.

Flo­tar sin es­fuer­zo.La fron­te­ra no­res­te del de­sier­to del Négev es­tá mar­ca­da por el mar Muer­to, un la­go in­te­rior cu­yas aguas es­tán car­ga­das de mi­ne­ra­les. Es­to ha­ce que sea ex­tre­ma­da­men­te sa­lino por lo que se pue­de na­dar y flo­tar fá­cil­men­te. Sus ori­llas es­tán re­ple­tas de sa­les cris­ta­li­za­das.

Pa­ra aven­tu­re­ros. Los ca­ño­nes for­ma­dos en las ro­cas del Négev son par­te de un atrac­ti­vo, aun­que hay que ex­tre­mar las pre­cau­cio­nes por los rá­pi­dos to­rren­tes de agua que se for­man cuan­do llue­ve in­clu­so a ki­ló­me­tros de aquí. A la de­re­cha: Cer­ve­zas ar­te­sa­na­les, dá­ti­les y fa­la­fel son al­gu­nas de las de­li­cias que se pue­den de­gus­tar en los pue­blos del de­sier­to del Négev.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.