WASHINGTON

Ocio, di­ver­sión y cul­tu­ra

deViajes - - Sumario / Punto De Partida - Por Kris Ubach.

A la sombra de otras ciu­da­des del país, la ca­pi­tal nor­te­ame­ri­ca­na se per­fi­la ya co­mo un po­ten­te des­tino. Te con­ta­mos por qué.

El en­tre­te­ni­mien­to es­tá ser­vi­do a ori­llas del río Potomac y su muy ape­te­ci­ble ba­rrio de The Wharf, en las en­can­ta­do­ras áreas his­tó­ri­cas y en el Na­tio­nal Mall, don­de do­mi­nan la cul­tu­ra y el co­lor ver­de.

A di­fe­ren­cia de lo que su­ce­de en los paí­ses eu­ro­peos, don­de Roma, Pa­rís, Lon­dres o Pra­ga es­tán en­tre los des­ti­nos via­je­ros más re­cu­rren­tes, la ca­pi­tal de los Es­ta­dos Uni­dos no sue­le en­ca­be­zar la ‘wish list’ de quie­nes pla­nean un via­je al otro la­do del char­co.

Y lo cier­to es que más allá de al­ber­gar la re­si­den­cia pre­si­den­cial y ser se­de de los po­de­res po­lí­ti­cos y eco­nó­mi­cos del país, a Washington le so­bran los mo­ti­vos pa­ra es­tar en­tre las más desea­das pa­ra un via­je­ro. Es­pe­cial­men­te pa­ra aque­llos que dis­fru­tan con las nue­vas ten­den­cias, con el buen co­mer y con el arte.

Pa­ra em­pe­zar con lo más nue­vo con­vie­ne acer­car­se has­ta South­west Wa­ter­front, un dis­tri­to en pleno pro­ce­so de me­ta­mor­fo­sis que pre­ten­de acer­car más y me­jor el fren­te flu­vial del Potomac a los ha­bi­tan­tes de Washington. Es­te ba­rrio que ve­nía su­frien­do un pro­ce­so de gen­tri­fi­ca­ción des­de 2003, inau­gu­ró en 2018 The Wharf, una lu­jo­sa zo­na re­si­den­cial –con ma­ri­na pro­pia que per­mi­te fon­dear el ya­te en la puer­ta de ca­sa– a cu­yo al­re­de­dor ha flo­re­ci­do to­do un jar­dín de res­tau­ran­tes, ho­te­les de lu­jo, bou­ti­ques, ca­rri­les bi­ci y par­ques ur­ba­nos. To­do aquí es de al­ta ga­ma.

En­tre las tien­das más au­tén­ti­cas es­tán las de sabor lo­cal co­mo Har­per Ma­caw, una cho­co­la­te­ría de au­tor cu­yos be­ne­fi­cios se des­ti­nan en par­te a la pro­tec­ción de la sel­va ama­zó­ni­ca (www.har­per­ma­caw.com); o Shop Ma­de in DC, la pri­me­ra (y úni­ca) tien­da de­di­ca­da a di­se­ña­do­res y ar­tis­tas re­si­den­tes en la ca­pi­tal (www.shop­ma­deindc.com). Con to­do ello no es de ex­tra­ñar que en su es­ca­so año de vi­da, The Wharf se ha­ya con­ver­ti­do en una de las áreas más pi­jas de la ciu­dad. Y ojo, que so­lo la pri­me­ra fa­se es­tá ter­mi­na­da; la si­guien­te, de la que ya se vis­lum­bran ci­mien­tos y grúas, ve­rá la luz en 2022.

Otro de esos ba­rrios don­de se em­pie­za a no­tar el cam­bio –so­bre to­do en los pre­cios de los apar­ta­men­tos y en la im­pa­ra­ble lle­ga­da de nue­vos ve­ci­nos– es NoMa, si­tua­do al nor­te de Union Sta­tion. Aquí, en­tre al­ma­ce­nes de mer­can­cías, ta­lle

res me­cá­ni­cos y ca­lles en obras se eri­ge uno de los epi­cen­tros foo­dies de la ca­pi­tal: Union Mar­ket. Co­mo era de es­pe­rar, la mo­da de los mer­ca­dos gas­tro­nó­mi­cos tam­bién ha lle­ga­do con fuer­za a los Es­ta­dos Uni­dos y en Washington la aten­ción me­diá­ti­ca se la dispu­tan en­tre Union Mar­ket y otro tem­plo del co­mer bien, Eas­tern Mar­ket, ubi­ca­do en el ba­rrio his­tó­ri­co de Ca­pi­tol Hill.

Union Mar­ket al­ber­ga unos 40 pues­tos de ven­ta que abren inin­te­rrum­pi­da­men­te los sie­te días a la se­ma­na y en un ho­ra­rio bas­tan­te com­ple­to: de ocho de la mañana y las diez de la no­che. Se pue­de ve­nir pa­ra el desa­yuno pe­ro tam­bién pa­ra el brunch, el ape­ri­ti­vo, la co­mi­da, la ho­ra del té, la me­rien­da o la ce­na.

Y en­tre bo­ca­do y bo­ca­do tam­bién hay es­pa­cio pa­ra las com­pras de mar­cas in­de­pen­dien­tes co­mo Salt & Sundry (di­se­ño pa­ra el ho­gar www.shop­sal­tand­sundry.com); Sa­bah (za­pa­tos he­chos a mano. www.sa­bah.am); o Po­li­tics & Pro­se (li­bre­ría. www.po­li­tics-pro­se.com), en­tre otros.

Pa­ra se­guir con un re­pa­so a los ba­rrios de Washington, sal­te­mos de los más nue­vos (o me­jor di­cho los más renovados) a los más tra­di­cio­na­les. El que os­ten­ta ma­yor an­ti­güe­dad es Geor­ge­town, que en 1751 –cua­ren­ta años an­tes de la fun­da­ción de la pro­pia Washington– se es­ta­ble­ció co­mo puer­to ta­ba­ca­le­ro.

BA­RRIOS CON PER­SO­NA­LI­DAD PRO­PIA Hoy Geor­ge­town es un ve­cin­da­rio más de la ca­pi­tal, pe­ro tie­ne un ca­rác­ter pro­pio no so­lo a ni­vel ar­qui­tec­tó­ni­co, con sus ca­sas de la­dri­llo vis­to y sus ca­lles ado­qui­na­das, sino tam­bién hu­mano. Sus ha­bi­tan­tes son de Geor­ge­town an­tes que de Washington y si has vi­vi­do aquí en al­gu­na oca­sión, te con­si­de­ra­rán un ve­cino el res­to de tu vi­da. En­tre los geor­ge­tow­ners más co­no­ci­dos se han con­ta­do va­rios pre­si­den­tes de los Es­ta­dos Uni­dos, co­mo Jef­fer­son, Ken­nedy y Clin­ton, ade­más de Elizabeth Tay­lor y nu­me­ro­sas ce­le­bri­ties lo­ca­les. Y otro as­pec­to ca­rac­te­rís­ti­co: el ba­rrio edi­ta su pro­pio pe­rió­di­co, The Geor­ge­tow­ner, que re­sul­ta una

bue­na he­rra­mien­ta par sa­ber lo que se cue­ce en sus ca­lles.

Pa­ra dar un pa­seo sin per­der­se na­da hay que re­co­rrer la M Street en­tre la 29th y la 34th. En ella, uno de­trás de otro, se su­ce­den va­rios edi­fi­cios his­tó­ri­cos, en­tre otros la Old Sto­ne Hou­se, de 1765, que pre­su­me de ser la ca­sa más an­ti­gua de la ciu­dad aún en pie; o la Fo­rrest-Mar­bury Hou­se, de 1791, don­de Geor­ge Washington ne­go­cia­ría la com­pra de los te­rre­nos que ve­rían na­cer a la nue­va ca­pi­tal de los Es­ta­dos Uni­dos.

Más ar­qui­tec­tu­ra pin­to­res­ca en el C&O Ca­nal, una ra­ma del Potomac que se cons­tru­yó a prin­ci­pios del s.XIX pa­ra trans­por­tar car­bón en­tre Washington y Cum­ber­land, en Mary­land. Ah, y jun­to al ca­nal una vi­si­ta obli­ga­da: Ba­ked & Wi­red, una pas­te­le­ría es­pe­cia­li­za­da en ga­lle­tas y cup­ca­kes de au­tor que se ha pues­to muy de mo­da en­tre los ve­ci­nos (www.ba­ke­dand­wi­red.com).

Otro high­light en el ba­rrio con el azú­car co­mo pro­ta­go­nis­ta es Geor­ge­town Cup­ca­kes, que se lle­na to­dos los días has­ta la ban­de­ra por sus de­li­cio­sas y co­lo­ri­das crea­cio­nes y por­que las her­ma­nas que lo ges­tio­nan son pro­ta­go­nis­tas de un co­no­ci­do reality show lo­cal. www.geor­ge­town­cup­ca­ke.com

Y un se­cre­to pa­ra los ama­tes del ci­ne: en un rin­cón de Geor­ge­town se ro­dó la co­no­ci­da es­ce­na de la es­ca­le­ra de la pe­lí­cu­la ‘El Exor­cis­ta’ en 1973 (Es­qui­na de Pros­pect Street con la 36th).

Otro de los ba­rrios his­tó­ri­cos de Washington es Chi­na­town, si­tua­do al No­res­te de Penn Quar­ter, don­de se es­ta­ble­ció la co­mu­ni­dad chi­na en 1930. Aun­que no tie­ne el en­can­to y la se­duc­ción de otros chi­na­towns del país, co­mo el de San Francisco o el de Nue­va York, me­re­ce la pe­na vi­si­tar sus res­tau­ran­tes y acu­dir es­pe­cial­men­te du­ran­te los fes­ti­va­les de Año Nue­vo y de las Lin­ter­nas.

Chi­na­town tie­ne su puer­ta mo­nu­men­tal, sus car­te­les es­cri­tos en man­da­rín y sus pa­sos de ce­bra de­co­ra­dos con los sím­bo­los del horóscopo chino, peo lo cier­to es que aquí se acu­de, so­bre to­do, pa­ra co­mer. Al ba­rrio se vie­ne por el pa­to la­quea

do y por el pes­ca­do pi­can­te pe­ro tam­bién pa­ra pro­bar otras recetas exó­ti­cas co­mo el sus­hi, el chic­ken ma­sa­la ¡o la pae­lla! Y ojo, que es­ta úl­ti­ma no es cual­quier co­sa, pues la fir­ma uno de nues­tros co­ci­ne­ros más in­ter­na­cio­na­les: José An­drés, que cuen­ta con dos es­ta­ble­ci­mien­tos en es­tas ca­lles. En Ja­leo sir­ven co­ci­na in­for­mal en for­ma de tapas y ra­cio­nes pa­ra com­par­tir; en Mi­ni­bar, al­ta co­ci­na con dos es­tre­llas Mi­che­lin. www.jo­sean­dres.com

ARTE (Y CIEN­CIA) EN CLA­VE FE­ME­NI­NA

Que Washington es una de las ca­pi­ta­les nor­te­ame­ri­ca­nas de la cul­tu­ra no es nin­gún se­cre­to. So­lo el Smith­so­nian Ins­ti­tu­te po­see 17 mu­seos y ga­le­rías (de en­tra­da gra­tui­ta) que con­tie­nen más de 150 mi­llo­nes de objetos y obras de arte. Y eso no es to­do: más allá del gi­gan­tes­co fon­do del Smith­so­nian, Washington cuen­ta con unos 60 es­pa­cios ex­po­si­ti­vos más. Así que to­ca­rá pla­near bien y me­dir el tiem­po sa­bia­men­te.

Pa­ra reivin­di­car la obra de tan­tas ar­tis­tas in­com­pren­si­ble­men­te ig­no­ra­das (o si­len­cia­das) a lo lar­go de to­da la his­to­ria del arte, nues­tra pro­pues­ta es re­co­rrer las sa­las de al­gu­nos mu­seos en bus­ca de pin­to­ras, fo­tó­gra­fas, ar­tis­tas y cien­tí­fi­cas.

El pun­to de par­ti­da in­elu­di­ble en es­ta ru­ta en cla­ve fe­me­ni­na se­rá, co­mo no, el Na­tio­nal Mu­seum of Wo­men in Arts. Su es­lo­gan cla­ro y con­ci­so “¿Sa­brías nom­brar a cin­co mu­je­res ar­tis­tas?” tie­ne una res­pues­ta que no es fá­cil pa­ra la ma­yo­ría, se­gún cuen­tan los res­pon­sa­bles de la co­lec­ción. Más allá de Fri­da Kah­lo –de quien se ex­po­ne la obra Autorretra­to de­di­ca­do a Leon Trotsky– se ex­hi­ben 4.500 obras per­te­ne­cien­tes a más de 1.000 au­to­ras que abar­can des­de el si­glo XVI has­ta la ac­tua­li­dad. Ilu­mi­na­re­mos un po­co la res­pues­ta a la pre­gun­ta men­cio­nan­do a la re­tra­tis­ta Éli­sa­beth Vi­gée Le Brun, a la es­cul­to­ra y ac­triz pa­ri­si­na Sa­rah Bern­hardt, a la es­cul­to­ra afro­ame­ri­ca­na Son­ya Clark y a las fo­tó­gra­fas Nan Gol­din o Lo­la Ál­va­rez. (9 €. www.nm­wa.org).

Otro lu­gar con nu­me­ro­sas obras de au­to­ras es la Na­tio­nal Por­trait Ga­llery, si­tua­da a po­ca dis­tan­cia del an­te­rior. Pre

ci­sa­men­te una de las pin­tu­ras que ha des­per­ta­do más in­te­rés en los úl­ti­mos me­ses la fir­ma una mu­jer, Amy She­rald, cu­yo re­tra­to ofi­cial de la pri­me­ra dama Mi­che­lle Oba­ma no de­jó a na­die in­di­fe­ren­te. El mu­seo cuen­ta tam­bién con fo­to­gra­fías de las mí­ti­cas Dia­ne Ar­bus, An­nie Lei­bo­vitz –en­tre ellas el cé­le­bre sal­to de Bru­ce Springs­teen– y Do­rot­hea Lan­ge (Gra­tui­to. www.npg.si.edu).

Más pro­ta­go­nis­tas fe­me­ni­nas en el im­pres­cin­di­ble Na­tio­nal Air and Spa­ce Mu­seum que tie­ne es­pa­cios de­di­ca­dos, en­tre otras, a la as­tró­no­ma de­ci­mo­nó­ni­ca Hen­riet­ta Swan Lea­vitt; a Vera Ru­bin, pio­ne­ra en la me­di­ción de la ro­ta­ción de las es­tre­llas y a Ame­lia Ear­hart, la pri­me­ra en cru­zar el Atlán­ti­co en avión en 1928. (Gra­tui­to. www.ai­rands­pa­ce.si.edu).

Des­de el Air and Spa­ce ha­ga­mos un sal­to al otro ex­tre­mo del Na­tio­nal Mall –la ave­ni­da en la que se en­cuen­tran al­gu­nos de los mu­seos de la Smith­so­nian– pa­ra en­trar en el im­po­nen­te Na­tio­nal Mu­seum of Afri­can Ame­ri­can His­tory and Cul­tu­re, don­de se rin­de ho­me­na­je a al­gu­nas mu­je­res in­flu­yen­tes en el ám­bi­to cul­tu­ral y el ac­ti­vis­mo po­lí­ti­co. En­tre las sa­las más po­pu­la­res es­tá la de­di­ca­da al uni­ver­so mu­si­cal afro­ame­ri­cano, don­de se ex­po­ne in­du­men­ta­ria y objetos per­so­na­les de ar­tis­tas fe­me­ni­nas y mas­cu­li­nos co­mo Sa­rah Vaug­han, Ella Fitz­ge­rald, Ray Char­les o Nat King Co­le (Gra­tui­to. www.nmaahc. si.edu).

Pa­ra ter­mi­nar con los mu­seos, re­co­men­da­mos una vi­si­ta a uno de nue­va crea­ción: el New­seum, to­do un tem­plo de seis plan­tas de­di­ca­do al periodismo y a la li­ber­tad de pren­sa que en Es­ta­dos Uni­dos se pro­te­ge en la Pri­me­ra En­mien­da de la Cons­ti­tu­ción.

Hay ex­po­si­cio­nes de­di­ca­das a gran­des even­tos que cam­bia­ron la his­to­ria –co­mo el 11-S– sa­las que ex­plo­ran la pro­fe­sión de re­por­te­ro o una ex­po­si­ción con to­dos los pre­mios Pu­lit­zer de fo­to­gra­fía. En­tre ellos los que ga­na­ron las fo­tó­gra­fas Ca­rol Guzy (1995 y 2000), Step­ha­nie Welsh (1996), Ca­rolyn Co­le (2004) y Barbara Da­vid­son (2011) en­tre otras (22 €. www. new­seum.org).

Mo­nu­men­to a la Se­gun­da Guerra Mun­dial

Nue­vos ho­ri­zon­tes. Dos imá­ge­nes de The Wharf, la zo­na re­si­den­cial don­de to­dos quie­ren vi­vir aho­ra.

Pa­ra el af­ter work. Aba­jo: ca­lle Pearl Street; De­re­cha de arri­ba aba­jo: te­rra­za del Sha­ke Shack uno de los pun­tos de en­cuen­tro ves­per­ti­nos más po­pu­la­res en The Wharf. Pues­tos de ven­ta y de­gus­ta­ción en el in­te­rior de Union Mar­ket.

Old Sty­le. Aba­jo: Los edi­fi­cios an­ti­guos de M Street al­ber­gan un buen nú­me­ro de bou­ti­ques, res­tau­ran­tes y ca­fés con en­can­to. De­re­cha: la Old Sto­ne Hou­se, de 1765, es la ca­sa más an­ti­gua de la ciu­dad; se cons­tru­yó co­mo vi­vien­da y a lo lar­go de los años al­ber­gó una cerrajería, una sas­tre­ría, una tien­da de som­bre­ros y una re­lo­je­ría en­tre otras co­sas.

Exó­ti­co Chi­na­town. Le­gal Sea­food es uno de los múl­ti­ples res­tau­ran­tes que sal­pi­can Chi­na­town. De­re­cha, de arri­ba aba­jo: de­ta­lles de la puer­ta mo­nu­men­tal que da en­tra­da al ba­rrio y pa­so de ce­bra de­co­ra­do con los tra­di­cio­na­les mo­ti­vos del horóscopo chino. Ins­ta­la­cio­nes con­tem­po­rá­neas en la Na­tio­nal Por­trait Ga­llery, que per­te­ne­ce al Smith­so­nian Ins­ti­tu­te.

Arte y más arte. Ins­ta­la­ción ar­tís­ti­ca Be­lief + Doubt, de la ar­tis­ta es­ta­dou­ni­den­se Barbara Kru­ger, en el Hirsh­horn Mu­seum, uno de los mu­chos que sal­pi­can el Na­tio­nal Mall. De­re­cha: vis­ta el Ca­pi­to­lio des­de el in­te­rior del fla­man­te New­seum.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.