BOTSUANA.

El al­ma sal­va­je de Áfri­ca

deViajes - - Sumario - Por Ofe­lia de Pa­blo y Javier Zu­ri­ta

Abre la bo­te­lla re­ple­ta de aven­tu­ra que es es­te país sud­afri­cano y dé­ja­te atra­par (y fas­ci­nar) por uno de los ma­yo­res cen­tros de vi­da sal­va­je de to­do el pla­ne­ta.

Al nor­te de Botsuana exis­te una tie­rra inun­da­da por las aguas del Oka­van­go, con una de las ma­yo­res con­cen­tra­cio­nes de vi­da sal­va­je del pla­ne­ta. Des­cu­bre el del­ta de es­te río des­de un he­li­cóp­te­ro, na­ve­ga sus aguas lle­nas de co­co­dri­los en una ca­noa o dis­fru­ta del Par­que Na­cio­nal de Cho­be.

El so­ni­do atro­na­dor del he­li­cóp­te­ro se eclipsa en el ho­ri­zon­te de la men­te al lle­gar al es­pec­ta­cu­lar del­ta que for­ma el río Oka­van­go. El al­ma fas­ci­na­da no es ca­paz de ab­sor­ber de gol­pe tan­ta be­lle­za. Los pe­que­ños afluen­tes del río, del que di­cen nun­ca en­cuen­tra el mar, for­man una de las más her­mo­sas ser­pien­tes de agua de la tie­rra y sus lí­neas conquistan el pai­sa­je po­blán­do­lo de di­bu­jos abs­trac­tos has­ta don­de la vis­ta al­can­za.

Y allá aba­jo, en­tre los ár­bo­les de la llu­via y las aca­cias es­pi­no­sas, es­tán los año­ra­dos ele­fan­tes, só­li­dos gi­gan­tes ca­mi­nan­do fir­mes por los po­cos es­pa­cios que no es­tán inun­da­dos. A su la­do sor­pren­de la ele­gan­te piel de las ce­bras que co­rre­tean alo­ca­da­men­te por la sa­ba­na. Un po­co más allá se des­pla­zan im­pa­si­bles las so­ber­bias ji­ra­fas que, pe­re­zo­sas, ca­mi­nan en ma­na­da acom­pa­ña­das por los im­pa­las. En­tre la

al­ta hier­ba, aga­za­pa­dos y vi­gi­lan­tes, es­tán los leo­nes, tum­ba­dos, sin de­ma­sia­da pri­sa, es­pe­ran­do su mo­men­to.

Es­te el re­tra­to de uno de los san­tua­rios me­jor con­ser­va­dos de Áfri­ca. Pa­ra co­no­cer­lo en su ple­ni­tud y em­pa­par­se de su esen­cia hay que ir al co­ra­zón del del­ta, dor­mir en ca­ba­ñas al bor­de del río y ama­ne­cer con el fa­bu­lo­so so­ni­do de la sa­ba­na.

El mun­do ani­mal se des­pier­ta con el sol y, an­tes de que ama­nez­ca, nos po­ne­mos en mar­cha en el Ea­gle Camp, un lu­gar es­con­di­do en la is­la de Xa­xa­ba ro­dea­do por las fa­bu­lo­sas pal­me­ras de Illa­la. Aún es no­che ce­rra­da pe­ro hay que es­tar lis­to por­que las pri­me­ras ho­ras de la ma­ña­na y las úl­ti­mas de la tar­de son las me­jo­res pa­ra ob­ser­var tan­to pájaros co­mo ma­mí­fe­ros.

Es­tas aguas son tam­bién un pa­raí­so pa­ra los avis­ta­do­res de aves. En Botsuana exis­ten más de 1.000 es­pe­cies de pájaros

en­dé­mi­cos del sur de Áfri­ca, unas 2.500 plan­tas úni­cas y más de 650 ti­pos de ár­bo­les. Lo me­jor es de­jar­se lle­var por la sua­ve co­rrien­te na­ve­gan­do en un mo­ko­ro –ca­noa in­dí­ge­na– y ar­ma­dos con bi­no­cu­la­res. Po­co a po­co, en­tre ne­nú­fa­res y pa­pi­ros, la fau­na del Del­ta des­fi­la­rá an­te no­so­tros.

Si te gus­ta la pes­ca pue­des apun­tar­te a al­gu­na de las ex­cur­sio­nes que or­ga­ni­zan des­de el lod­ge a las aguas del Bo­ra Chan­nel. La ac­ti­vi­dad es só­lo de­por­ti­va y no es­tá per­mi­ti­do que­dar­se con las pie­zas, que de­ben vol­ver al agua. En­tre los pe­ces más apre­cia­dos es­tá la ti­la­pia, un su­cu­len­to man­jar que po­drás sa­bo­rear en el res­tau­ran­te del cam­pa­men­to.

RUM­BO A KHWAI

Ruge la avio­ne­ta en la pis­ta mien­tras que Ja­ne, la pi­lo­to, con­tac­ta por ra­dio, co­mu­ni­ca el despegue de es­te pe­que­ño tro­zo de tie­rra ro­ba­do a la sa­ba­na e ini­cia­mos la ca­rre­ra has­ta el prin­ci­pio de los ár­bo­les. En­ton­ces, el avan­ce se de­tie­ne y un gi­ro nos ha­ce bam­bo­lear­nos den­tro del pe­que­ño apa­ra­to: hay un gru­po de ce­bras que de­ci­de no de­jar­nos sa­lir. “Es­to es Áfri­ca”, di­ce Ja­ne en­tre ri­sas. Ace­le­ra y las per­si­gue. Al fi­nal, los ter­cos ma­mí­fe­ros de­ci­den de­jar­nos pa­so li­bre y nos ele­va­mos de nue­vo pa­ra vol­ver a su­mer­gir­nos en la ab­so­lu­ta be­lle­za de la tie­rra de los ts­wa­na, los ha­bi­tan­tes de Botsuana.

Los tras­la­dos en­tre los par­ques sue­len ser un po­co com­ple­jos a ojos de un eu­ro­peo pe­ro, aquí, las avio­ne­tas pri­va­das se uti­li­zan ca­si co­mo los au­to­bu­ses y lo nor­mal es des­pla­zar­se de uno a otro cam­po vo­lan­do. Es la for­ma más rá­pi­da pues­to que las ca­rre­te­ras son pis­tas que a ve­ces se inun­dan, lle­nas de ba­ches y en las que es fá­cil que­dar­se atas­ca­do; eso sin men­cio­nar

el sin­fín de ho­ras de tras­la­do que hay que in­ver­tir en ir de un lu­gar a otro.

Ho­ra y me­dia des­pués del despegue ya es­ta­mos en Khwai, en­tre la re­ser­va de Mo­re­mi y el Par­que Na­cio­nal de Cho­be, una ubi­ca­ción per­fec­ta pa­ra ex­plo­rar es­ta zo­na.

El cam­po de Khwai es­con­de unas ele­gan­tes ca­ba­ñas aso­ma­das al río y, des­de sus mi­ra­do­res pri­va­dos, se pue­de ob­ser­var el ir y ve­nir de los im­pa­las, los hi­po­pó­ta­mos y has­ta de los ba­bui­nos, esos mo­nos tan cu­rio­sos que se acer­ca­rán a ro­bar­te cual­quier co­sa que de­jes a la vis­ta. No hay va­llas, ni ver­jas, na­da que nos se­pa­re de los ani­ma­les, y es esa ple­ni­tud en la na­tu­ra­le­za la que nos con­quis­ta co­mo viajeros.

Por la tar­de par­ti­mos con KG –nues­tro guía pa­ra to­da la es­tan­cia– al sa­fa­ri de avis­ta­mien­to de ani­ma­les Ga­me View. Es­te es uno de los me­jo­res lu­ga­res del mun­do pa­ra fo­to­gra­fiar a los lla­ma­dos Cin­co Gran­des: el ele­fan­te, el león, el bú­fa­lo afri­cano, el ri­no­ce­ron­te ne­gro y el es­cu­rri­di­zo leo­par­do. La ma­yo­ría de la gen­te pien­sa que el tér­mino Cin­co Gran­des se re­fie­re al ta­ma­ño de los ani­ma­les, pe­ro fue una ex­pre­sión acu­ña­da por los ca­za­do­res y ha­ce re­fe­ren­cia a la di­fi­cul­tad de atra­par­los: son los cin­co ma­mí­fe­ros más pe­li­gro­sos.

De­te­ne­mos el co­che y, a po­cos pa­sos, en­con­tra­mos un re­ba­ño de oryx; de­trás, de­ce­nas de im­pa­las y, al fon­do, una trein­te­na de ce­bras. La cá­ma­ra pa­re­ce en­lo­que­cer an­te tan­ta be­lle­za. A tan so­lo unos me­tros, unos hi­po­pó­ta­mos re­to­zan en­tre los ne­nú­fa­res en un ba­ño que se pro­lon­ga­rá to­do el día. Sus pe­que­ñas crías in­ten­tan apren­der a flo­tar mien­tras un águi­la les ob­ser­va im­pa­si­ble des­de su ár­bol. La sa­ba­na es­tá en ar­mo­nía, un mur­mu­llo cons­tan­te de vi­da que so­lo se rompe por el so­ni­do le­jano del ru­gir de los leo­nes. Es­tán allí cer­ca. El co­ra

zón se ace­le­ra y el guía de­ci­de ir a bus­car­los. El mie­do y la emo­ción se en­gan­chan en la gar­gan­ta, una rá­pi­da mi­ra­da al vehícu­lo y esos es­pa­cios abier­tos del co­che que tan­to nos gus­ta­ban pa­ra fo­to­gra­fiar se han vuel­to ven­ta­nas lle­nas de ries­go.

KG sa­be lo que es­ta­mos pen­san­do e in­ten­ta tran­qui­li­zar­nos: “si uno no se aso­ma fue­ra del vehícu­lo no hay pe­li­gro. El león cree que el co­che es un ani­mal ma­yor que él y le res­pe­ta. En cam­bio –nos ad­vier­te­si al­guien sa­ca una mano fue­ra, el león se da­rá cuen­ta de que hay pre­sas en su in­te­rior y po­dría­mos te­ner pro­ble­mas”.

Se­gui­mos unas hue­llas en el ca­mino que, al ra­to, se pier­den. La hier­ba es­tá al­ta pe­ro el guía so­bre­co­gi­do lan­za una ex­cla­ma­ción: “¡Allí, en el ár­bol!” Ma­jes­tuo­so, so­bre una ra­ma, es­tá un her­mo­so leo­par­do. Es uno de los fe­li­nos más abun­dan­tes pe­ro tam­bién el más di­fí­cil de ver. Hoy he­mos te­ni­do suer­te. Nos acer­ca­mos y nos mi­ra. KG exi­ge si­len­cio ab­so­lu­to: el leo­par­do no de­be sa­ber que hay per­so­nas den­tro del co­che. Con un ges­to nos se­ña­la la ra­ma de­re­cha, don­de hay un an­tí­lo­pe muer­to, con me­dio cuer­po ras­ga­do. Los leo­par­dos tre­pan a lo al­to de los ár­bo­les con su pre­sa y allí per­ma­ne­cen mien­tras tie­nen co­mi­da.

La re­ser­va de Mo­re­mi es tam­bién el me­jor lu­gar pa­ra una sa­li­da noc­tur­na. Aquí es to­da una aven­tu­ra de­te­ner­se en mi­tad del cam­po y es­cu­char el so­ni­do de cien­tos de las lla­ma­das ra­nas cas­ca­bel, que inun­dan con su mú­si­ca el am­bien­te. Pa­re­ce que las mi­les de es­tre­llas que pue­blan es­te cie­lo ti­ti­lan al rit­mo de los an­fi­bios.

EL REINO DE LOS ELE­FAN­TES

Es me­dia tar­de y Sa­llo ha ter­mi­na­do su jor­na­da en el Lod­ge de Sa­vu­ti. Hoy ya no hay tu­ris­tas a los que lle­var a re­co­rrer el

Par­que Na­cio­nal de Cho­be. Se sube al 4x4 con el que des­de ha­ce 20 años ex­plo­ra los sen­de­ros del ma­yor san­tua­rio de ele­fan­tes del mun­do y se di­ri­ge a uno de los an­cia­nos bao­babs, los ár­bo­les mágicos de Áfri­ca. Ba­jo la som­bra de sus ra­mas cen­te­na­rias sa­ca su pe­que­ño cua­derno de no­tas y co­mien­za uno de sus nu­me­ro­sos re­la­tos. En­tre leo­nes y gue­par­dos, el guía, sen­ta­do en el co­che, in­ten­ta plas­mar el al­ma de la vi­da sal­va­je en un pe­da­zo de pa­pel.

Sa­llo es un bats­wa­na, una de las 26 tribus de la tie­rra de los Ts­wa­na que vi­ve de­di­ca­do a en­se­ñar a los viajeros al­gu­nos de los se­cre­tos de los ani­ma­les en li­ber­tad. Él, co­mo tan­tos otros de las ve­ci­nas po­bla­cio­nes de Maun o Ka­sa­ne, es guía es­pe­cia­li­za­do en vi­da sal­va­je.

El Par­que Na­cio­nal de Cho­be y el ca­nal de Sa­vu­ti se pue­den ex­plo­rar des­de el Cam­po de Ele­fan­tes de Sa­vu­te, un em­pla­za­mien­to sin­gu­lar don­de, en épo­ca seca, se pue­den ob­ser­var cien­tos de pa­qui­der­mos be­bien­do en la char­ca fren­te al lod­ge. Es la zo­na más ári­da de la re­gión, aun­que en la tem­po­ra­da de llu­vias la pla­ni­cie se cu­bre de un in­ten­so ver­de.

El Par­que Na­cio­nal de Cho­be abar­ca ca­si 11.000 ki­ló­me­tros cua­dra­dos y sus tie­rras go­zan del pri­vi­le­gio de ser el pri­mer par­que na­cio­nal de Botsuana. Las ori­llas del río Cho­be nun­ca de­cep­cio­nan a sus vi­si­tan­tes: to­dos los ma­mí­fe­ros, ex­cep­to el ri­no­ce­ron­te ne­gro, es­tán aquí. Con un po­co de pa­cien­cia se pue­den ver to­do ti­po de ani­ma­les des­de los 4x4 que rea­li­zan los sa­fa­ris.

En Sa­vu­ti, otra de las ac­ti­vi­da­des más in­tere­san­tes es acer­car­se a la his­to­ria de los San, el gru­po ét­ni­co que ha­bi­ta­ba es­tas tie­rras y del que se con­ser­van unas pin­tu­ras ru­pes­tres en Go­ba­bis Hill que tie­nen 4.000 años de an­ti­güe­dad.

Des­de las al­tu­ras. En es­ta pá­gi­na, un he­li­cóp­te­ro en el Par­que de Sa­vu­ti. A la de­re­cha, los pe­que­ños ríos del Del­ta del Oka­van­go ser­pen­tean di­bu­jan­do her­mo­sas fi­gu­ras des­de el ai­re. Las ji­ra­fas, ma­dre e hi­ja, ob­ser­van cu­rio­sas mien­tras las fo­to­gra­fías; el lod­ge de Kha­wai con unas in­creí­bles vis­tas del Del­ta. Des­de sus bal­co­nes po­drás ob­ser­var a ele­fan­tes be­bien­do en las char­cas.

A vis­ta de pájaro. En es­ta pá­gi­na, las ce­bras que ha­bi­tan la tie­rra de los Tsa­na cam­pan li­bres por la sa­ba­na. A la de­re­cha, el agua ofre­ce un oa­sis pa­ra los más de 1.000 es­pe­cies de pájaros en­dé­mi­cas del sur de Áfri­ca; los bao­babs conquistan la tie­rra del Oka­van­go y un gru­po de ñus for­ma un es­truc­tu­ra geo­mé­tri­ca ca­si per­fec­ta an­te las hem­bras im­pa­la.

Pai­sa­jes del Del­ta. En es­ta pá­gi­na, la re­ser­va de Mo­re­mi y los hi­po­pó­ta­mos re­to­zan­do en las aguas del Del­ta. A la de­re­cha, un jeep re­co­rre el ca­mino que lle­va a uno de los lod­ges en el Par­que Na­cio­nal de Cho­be; los ele­fan­tes, uno de los cin­co gran­des que se pue­den ver en el Del­ta del Oka­van­go, y un águi­la ob­ser­va des­de su ata­la­ya en el Par­que Na­cio­nal de Co­ve.

No­che en la sa­ba­na. En es­ta pá­gi­na, un leo­par­do nos ob­ser­va mien­tras des­can­sa en el Par­que Na­cio­nal de Cho­be. A la de­re­cha, el Del­ta del Oka­van­go es un pa­raí­so pa­ra los aman­tes de las aves, una pa­re­ja de ñus y la no­che en la sa­ba­na, un mun­do que se lle­na de es­tre­llas mien­tras el croar de las ra­nas cas­ca­bel se mez­cla con el ru­gi­do de los leo­nes.

Des­can­so en el ‘lod­ge’. En es­ta pá­gi­na, los ele­fan­tes del Oka­van­go se dan un ba­ño de ba­rro an­tes de la tor­men­ta. A la de­re­cha, una se­sión de es­pu­ma tras un lar­go sa­fa­ri en el Kha­wai Lod­ge; una de las ha­bi­ta­cio­nes del lod­ge de Sa­vu­te Elep­hant Camp; ar­te­sa­nía de ma­de­ra ta­lla­da por los ar­tis­tas lo­ca­les de­co­ra la en­tra­da de uno de los me­jo­res re­sorts pa­ra par­tir en el avis­ta­mien­to a los cin­co gran­des.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.