DES­DE LO AL­TO

deViajes - - Focus - Por Bar­ba­ra Schmidt

Los pai­sa­jes más icó­ni­cos aña­den una nue­va pers­pec­ti­va con las imá­ge­nes ce­ni­ta­les. Son pun­tos de vis­ta in­só­li­tos, don­de las pro­por­cio­nes se dis­tor­sio­nan y los di­se­ños cam­bian de es­ca­la. En­tra­mos en el mun­do de lo mí­ni­mo pa­ra des­cu­brir su gran­de­za.

La ciu­dad del agua. Des­de lo al­to no po­drás ver los in­ten­sos co­lo­res de sus fa­cha­das, ni los en­ca­jes ar­te­sa­nos de sus es­ca­pa­ra­tes, ni su cam­pa­na­rio in­cli­na­do. A cam­bio, una vis­ta aé­rea de Bu­rano, en el la­go de Ve­ne­cia, te re­ga­la una ima­gen ex­cep­cio­nal de es­ta is­la, una de las 118 que con­vi­ven en es­ta la­gu­na sa­la­da, jun­to a 160 ca­na­les y más de 400 puen­tes.

El oro lí­qui­do. En reali­dad, el Del­ta del Oka­van­go no es un del­ta: des­pués de re­fres­car unos cuan­tos paí­ses, sus aguas, en vez de lle­gar al mar, se dis­per­san y for­man un gran hu­me­dal. A la al­tu­ra Bot­sua­na, es­to es si­nó­ni­mo de vida y de belleza. Aquí sur­ge es­te te­rri­to­rio, Pa­tri­mo­nio de la Hu­ma­ni­dad y uno de los po­cos es­ce­na­rios del mun­do que con­cen­tra a los cin­co gran­des.

En es­ta­do pu­ro. Cues­ta pro­nun­ciar el nom­bre de es­te área geo­ter­mal, Gun­nuh­ver, pe­ro, so­bre to­do, cues­ta pro­ce­sar las imá­ge­nes de to­da la pe­nín­su­la de Reyk­ja­nes a vis­ta de pá­ja­ro. Des­de lo al­to, es­ta por­ción de Is­lan­dia se mues­tra en to­do su es­plen­dor, una tie­rra du­ra e in­ten­sa, don­de los cam­pos de la­va se al­ter­nan con fu­ma­ro­las y los vol­ca­nes ex­pul­san ríos de lo­do.

Es­cri­to en las al­tu­ras. Ver los fla­ker des­de arri­ba, las hi­le­ras de au­to­ca­res es­pe­ran­do turno o el sky­li­ne de es­ta ele­gan­tí­si­ma ciu­dad son al­gu­nas ra­zo­nes pa­ra cam­biar de pers­pec­ti­va y su­bir los 343 es­ca­lo­nes que as­cien­den a lo al­to de la to­rre de la Step­hans­dom, la ca­te­dral de Vie­na. Pe­ro arri­ba des­cu­bri­rás otro mo­ti­vo es­cri­to en el te­ja­do: los 250.000 azu­le­jos de 10 co­lo­res dis­pues­tos en zi­gzag que for­man rom­bos y di­bu­jan, con pre­ci­sión ma­te­má­ti­ca, los es­cu­dos del país y de la ciu­dad.

Ta­lla­do en la pie­dra. Si ya has ca­mi­na­do so­bre los im­pre­sio­nan­tes acan­ti­la­dos del Al­gar­ve y has na­ve­ga­do en­tre los re­co­ve­cos de su cos­ta, ¿qué te pa­re­ce ex­plo­rar­lo aho­ra des­de las al­tu­ras? A vis­ta de dron, spots co­mo Pon­ta da Pie­da­de, en Lagos, ofre­cen otra pers­pec­ti­va, con las ro­cas te­ñi­das de na­ran­ja y el ver­de del Atlán­ti­co sal­pi­ca­do de ta­blas de padd­le surf.

En tie­rra de osos. Ver las aguas del Hya­li­te Creek ser­pen­tear en­tre los bos­ques de Mon­ta­na es un es­pec­tácu­lo abru­ma­dor. El ver­de cam­bian­te de las co­pas de los ár­bo­les del par­que Na­cio­nal Ga­lla­tin, cer­cano al de Ye­llows­to­ne, la es­pu­ma del río que dis­cu­rre en­ca­jo­na­do… to­do se ve me­jor des­de las al­tu­ras. So­bre to­do los grizzly, que cam­pan a sus an­chas por es­tas la­ti­tu­des.

Co­ra­zón ver­de. Es una de las zo­nas más ri­cas en bio­di­ver­si­dad del pla­ne­ta –la Unes­co la de­cla­ró Re­ser­va de la Bios­fe­ra– pe­ro su cer­ca­nía a la cos­ta con­vier­te a la Ma­ta Atlán­ti­ca en una de las más de­vas­ta­das. Por eso, ver des­de las al­tu­ras la gran­dio­si­dad de es­te bos­que atlán­ti­co de Bra­sil, cer­ca de me­ga­ur­bes co­mo Río de Ja­nei­ro o São Pau­lo, te re­con­ci­lia con la na­tu­ra­le­za.

Bien­ve­ni­dos al pa­raí­so. Aguas cá­li­das y cris­ta­li­nas, una fau­na ma­ri­na de in­ten­sos co­lo­res y la paz de sus lu­ga­re­ños es­cri­ta en cla­ve slow. Mal­di­vas es un fon­do de pan­ta­lla con vida pro­pia, un es­ce­na­rio ca­si oní­ri­co que sur­ge en es­te ar­chi­pié­la­go al sur de la In­dia. La sen­sa­ción de ais­la­mien­to se acen­túa du­ran­te el vue­lo en el hi­dro­avión que te tras­la­da­rá a una de es­tas 1.200 is­las.

Bos­que de ras­ca­cie­los. Ha­ce 35 años que el com­ple­jo Ri­chland Gar­dens se su­mó al sky­li­ne de la bahía de Kow­loon, en Hong Kong. En la ac­tua­li­dad, los edi­fi­cios se cuen­tan por mi­les en es­ta zo­na, una de las más den­sa­men­te po­bla­das del mun­do, pe­ro con­tem­plar la azo­tea de es­tas 22 to­rres es un so­plo de ai­re fres­co en me­dio de es­ta fre­né­ti­ca ur­be abier­ta 24 ho­ras.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.