2-D: CUA­TRO DI­VOR­CIOS Y UN FUNERAL

Diario de Almeria - - Opinión - IG­NA­CIO MAR­TÍ­NEZ @imar­ti­nez­cano

EL vie­jo di­cho bri­tá­ni­co de que la po­lí­ti­ca ha­ce ex­tra­ños com­pa­ñe­ros de ca­ma sigue vi­gen­te. En to­dos los par­ti­dos hay pa­re­jas mal ave­ni­das que fin­gen sim­pa­tía pa­ra no per­der vo­tos. Es­ta cam­pa­ña an­da­lu­za nos ofre­ce ejem­plos. El más co­no­ci­do de los di­vor­cios la­ten­tes es el de Su­sa­na y Pe­dro. Pe­ro tam­bién es­tá el de Ca­sa­do con Mo­reno, por el ex­ce­si­vo en­tu­sias­mo con el que el je­fe re­gio­nal de los po­pu­la­res ac­tuó a fa­vor de San­ta­ma­ría en las pri­ma­rias del PP. No es me­nor el de Te­re­sa Ro­drí­guez con los dos pa­blos, Igle­sias y Eche­ni­que, por su cor­te­jo con la IU an­da­lu­za ajeno a las con­sig­nas ma­dri­le­ñas. El cuar­to de los di­vor­cios es el úni­co con­su­ma­do: el de los so­cios Ma­rín y Díaz. Nin­guno de los dos que­ría, tan­to que se hi­cie­ron pro­me­sas de ca­ri­ño y res­pe­to en el úl­ti­mo de­ba­te par­la­men­ta­rio; pe­ro lo exi­ge el guion has­ta el 2-D.

El di­vor­cio de Díaz y Sán­chez lo vio en di­rec­to to­da Es­pa­ña en se­sio­nes glo­rio­sas. Una, la de­fe­nes­tra­ción del se­cre­ta­rio ge­ne­ral del PSOE el 1 de oc­tu­bre de 2016. Y la se­gun­da, el 16 de ma­yo de 2017, en el de­ba­te de las pri­ma­rias so­cia­lis­tas. La pre­si­den­ta an­da­lu­za le di­jo al hoy pre­si­den­te del Go­bierno: “No mien­tas, ca­ri­ño. Tu pro­ble­ma Pe­dro no soy yo, eres tú”. On­ce pa­la­bras co­mo on­ce cu­chi­llos. Rup­tu­ra te­le­vi­sa­da. Una de las ra­zo­nes por las que Díaz se ha em­pe­ña­do en que las au­to­nó­mi­cas no coin­ci­dan con las ge­ne­ra­les es evi­tar co­rrer el ries­go de que Sán­chez sa­que más vo­tos que ella el mis­mo día.

En los di­vor­cios siem­pre co­lea al­gu­na fac­tu­ra. En aquel de­ba­te, la lí­der an­da­lu­za le re­pro­chó, por dos ve­ces, a Sán­chez que hu­bie­se co­lo­ca­do a Ire­ne Lo­zano en un pues­to de sa­li­da en la lis­ta del PSOE por Ma­drid, re­le­gan­do a mu­chas com­pa­ñe­ras del par­ti­do. La ex di­ri­gen­te de UP­yD se ha­bía dis­tin­gui­do por cri­ti­car du­ra­men­te al bi­par­ti­dis­mo. Pues bien, el mis­mo día en que el BOJA pu­bli­có la con­vo­ca­to­ria elec­to­ral del 2 de di­ciem­bre, des­de La Mon­cloa se anun­ció el nom­bra­mien­to de Lo­zano co­mo se­cre­ta­ria de Es­ta­do res­pon­sa­ble su­pre­ma de la Mar­ca Es­pa­ña. ¿Ca­sua­li­dad o ajus­te de cuen­tas?

El otro gran di­vor­cio ca­mu­fla­do es el de Ca­sa­do y Mo­reno. Juan­ma lle­gó in­clu­so a ame­na­zar a Pa­blo con que no po­dría go­ber­nar el PP con An­da­lu­cía en con­tra, pa­ra obli­gar­le a ir al con­gre­so del par­ti­do co­mo se­cre­ta­rio ge­ne­ral de So­ra­ya. Da­ba por he­cho que si Ca­sa­do man­te­nía su can­di­da­tu­ra es­ta­ba con­tra­vi­nien­do la de­ci­sión de las ba­ses. Aquí hay fac­tu­ras pen­dien­tes. Co­mo las hay en Po­de­mos, en­tre Ro­drí­guez e Igle­sias y Eche­ni­que. La di­rec­ción na­cio­nal ha es­ta­do en per­fec­to desacuer­do con la manera en la que ha ges­tio­na­do la di­ri­gen­te an­ti­ca­pi­ta­lis­ta ga­di­ta­na su con­fluen­cia con IU pa­ra mon­tar Ade­lan­te An­da­lu­cía. Y la es­tán es­pe­ran­do el día des­pués.

Con es­ta ten­sión la­ten­te, si al­go sa­le mal ha­brá al­gún funeral. Y bien, no le pue­den sa­lir las cuen­tas a to­do el mun­do.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.