RU­FIÁN Y LOS RUFIANES

Diario de Almeria - - Opinión - JO­SÉ MA­RÍA MAR­TÍ­NEZ DE HA­RO Es­cri­tor y Pe­rio­dis­ta

LA fal­ta de cul­tu­ra po­lí­ti­ca en Es­pa­ña es abru­ma­do­ra. La fal­ta de cul­tu­ra ge­ne­ral es la­men­ta­ble. La fal­ta de edu­ca­ción muy vi­si­ble y aña­di­da a lo an­te­rior es se­ña de iden­ti­dad de no po­cos po­lí­ti­cos es­pa­ño­les en ac­ti­vo. Sí, me es­toy re­fi­rien­do a Ru­fián. Por sus he­chos les co­no­ce­réis. Y Ru­fián, po­bre dia­blo, se ha da­do a co­no­cer por esa per­ma­nen­te cam­pa­ña de ocu­rren­cias, im­per­ti­nen­cias e in­sul­tos. De­be creer­se que es­ta es la fun­ción del Dipu­tado. O bien una cam­pa­ña gra­tui­ta pa­ra dar­se a co­no­cer an­te la opi­nión pú­bli­ca. Lo cier­to es que el ca­tá­lo­go de san­de­ces pa­re­ce inago­ta­ble y así tra­ta de jus­ti­fi­car su suel­do y sus pre­ben­das co­mo Dipu­tado, de otro mo­do ¿dón­de es­ta­ría Ru­fián cuan­do en 2015 le des­pi­die­ron por “ab­sen­tis­mo la­bo­ral” y hu­bo de co­brar la pres­ta­ción por des­em­pleo?. Los que gus­tan del es­pec­tácu­lo ce­le­bra­rán que el Con­gre­so de los Dipu­tados ase­me­je al Gran Pa­tio de Co­rra­la de es­te si­glo XXI gra­cias a Ru­fián y a los rufianes de turno. Re­sul­ta des­alen­ta­dor que es­to ocu­rra en el Con­gre­so jun­to al bus­to en bron­ce de Ju­lián Bes­te­ri­ro, los lien­zos de aque­llos po­lí­ti­cos que en­gran­de­cie­ron la po­lí­ti­ca y la cul­tu­ra; Cas­te­lar, Cá­no­vas, Sa­gas­ta, Da­to, Sal­me­rón, Aza­ña, Cal­vo Sotelo, Al­ca­lá Za­mo­ra, etc. Por esos pa­si­llos tran­si­ta el dipu­tado Ru­fián pre­pa­ran­do la si­guien­te gres­ca ver­bal y rién­do­se de sus ocu­rren­cias. Al pa­re­cer es­ta de­mo­cra­cia nues­tra es asi­mi­la­ble con la vul­ga­ri­dad acom­pa­ña­da de si­len­cio por aque­llo de la co­rrec­ción po­lí­ti­ca y la com­pli­ci­dad sec­ta­ria; par­ti­dis­ta y fe­mi­nis­ta. Po­bre y la­men­ta­ble es­pec­tácu­lo en una Co­mi­sión del Con­gre­so ve­jan­do a una dipu­tada de la opo­si­ción. Es­ta vul­ga­ri­dad ali­men­ta lo peor de la po­lí­ti­ca es­pa­ño­la que vie­ne de­ge­ne­ran­do sin pau­sa des­de 1.978. Has­ta aquí se ha lle­ga­do. Ru­fián ani­man­do el de­ba­te de las ideas con sus for­mas y sus fon­dos. No va­mos a en­trar en las po­ses y las fra­ses de es­te son­rien­te “char­ne­go blan­quea­do de in­de­pen­den­tis­mo”. Ima­gi­na que es el mo­do de ha­cer su tra­ba­jo, por­que no co­no­ce otro que la pu­ra gro­se­ría. Ape­nas ocul­ta el com­ple­jo de in­fe­rio­ri­dad de los des­pla­za­dos in­ca­pa­ces de una iden­ti­dad arrai­ga­da en sus an­ces­tros. Dis­fraz de tan­tos rufianes y pan­ta­lla que es­con­de enor­mes la­gu­nas de sen­ti­mien­tos que no tu­vie­ron al­ma don­de re­fu­giar­se. Re­cor­de­mos aque­lla her­mo­sa can­ción vi­bran­te y poé­ti­ca; “An­da­lu­ces de Jaén, oli­va­re­ros al­ti­vos....”. El char­ne­go son­rien­te no guarda nin­gún re­cuer­do iden­ti­ta­rio de aque­llos “oli­va­re­ros al­ti­vos”, su pa­dre y sus abue­los de Bo­ba­di­lla (Jaén) tan es­pa­ño­les to­dos, pe­ro vi­ve en­si­mis­ma­do con las cui­tas de San­ta Co­lo­ma de Gra­ma­net y se ali­nea con los ca­ta­la­nes que no aman a Es­pa­ña. Par­te muy cer­ca­na de su fa­mi­lia re­nie­ga de él y de sus ve­lei­da­des se­ce­sio­nis­tas. Sue­na al­go fuer­te, pe­ro es la cruz que se­gui­rá a al­gu­nos char­ne­gos erran­tes por el te­rri­to­rio de Ca­ta­lu­ña. Ha­brá que acla­rar que se­gún la En­ci­clo­pe­dia Ca­ta­la­na, “xar­ne­go” es de­sig­na­ción ofen­si­va que se uti­li­za pa­ra los in­mi­gran­tes en Ca­ta­lu­ña que pro­ce­den de “otras zo­nas del Es­ta­do es­pa­ñol”. Es­te tér­mino des­pre­cia­ti­vo no se lo de­ci­mos los es­pa­ño­les a Ru­fián se lo di­cen sus com­pa­dres ca­ta­la­nes. Y la Real Aca­de­mia Es­pa­ño­la, lea bien Sr. Ru­fián, des­cri­be el ori­gen de “char­ne­go” del tér­mino “lu­char­nie­go” que se usa pa­ra de­sig­nar “a los pe­rros adies­tra­dos pa­ra ca­zar de no­che”. Se en­tien­de muy bien. A quie­nes le gus­te es­to de los reality show en el Con­gre­so pue­den se­guir las grandes apor­ta­cio­nes po­lí­ti­cas, so­cia­les y eco­nó­mi­cas de es­te gran es­tram­bo­te de las crónicas par­la­men­ta­rias. Y has­ta es po­si­ble que al­gu­nos ha­yan acep­ta­do co­mo nor­mal el len­gua­je de Ru­fián sus ges­tos y sus in­so­len­cias, peor pa­ra ellos que es­ti­man a muy ba­jo ni­vel y el gra­do de desa­rro­llo de la so­cie­dad en su con­jun­to. Y tam­bién peor pa­ra los de­más por­que re­sul­ta que la ca­li­dad de tan­tos po­lí­ti­cos es­pa­ño­les nos lle­va a to­dos a la fron­te­ra de Bu­run­di. Sin em­bar­go pa­re­ce que el su­je­to se en­cuen­tra có­mo­do y suel­to en es­te tra­je co­si­do a su me­di­da. Si co­no­cie­ra la ora­to­ria y la ca­li­dad de aquel que fue Pre­si­den­te de la Ge­ne­ra­li­tat , Jo­sep Ta­rra­de­llas, tal vez sen­ti­ría al­go de ver­güen­za que un “com­pa­ñe­ro” de par­ti­do (ERC), se ex­pre­sa­ra con aque­lla ele­gan­cia, sa­bi­du­ría y dig­ni­dad du­ran­te su lar­ga ca­rre­ra po­lí­ti­ca. In­clu­so la pru­den­cia ver­bal y ges­tual de Oriol Jun­que­ras, más allá de sus ve­lei­da­des in­de­pen­den­tis­tas. Bo­ni­ta tri­lo­gía “Dos ca­ba­lle­ros y un ru­fián” que po­dría fir­mar cual­quier au­tor tea­tral co­mo ópe­ra bu­fa. La úl­ti­ma apor­ta­ción ru­fia­nes­ca en el Con­gre­so ha si­do ca­li­fi­ca­da en los me­dios de “ma­chis­ta, chu­les­ca y ma­to­nis­ta de ta­ber­na”. La no­ta do­mi­nan­te, la ma­la edu­ca­ción, la que es­cu­pe mi­gas de pan cuan­do ha­bla. De ello se de­du­ce la nu­la pre­pa­ra­ción pa­ra re­pre­sen­tar sus vo­tan­tes en Ca­ta­lu­ña.¿ O tal vez le aplau­dan en ma­sa?. Pa­ra mu­chos re­sul­ta la caricatura gro­tes­ca del dipu­tado, aun­que él lo ig­no­re en el pié­la­go de la ig­no­ran­cia y pue­de que le gus­te ese pa­pel que el mis­mo se arro­ga con to­tal au­sen­cia de pu­dor aun­que es­to no le li­bre del ri­dícu­lo. A es­ta al­tu­ra del re­la­to se no­ta la au­sen­cia de vo­ces crí­ti­cas de ese nu­tri­do gru­po de fe­mi­nis­tas de car­tu­li­na. Ni una so­la en­tre tan­tas se atre­vió a de­fen­der la dipu­tada ve­ja­da por Ru­fián con ges­tos y pa­la­bre­ría que son el “va­de re­tro” de ese dis­cur­so tan se­ve­ro y tan agra­vian­te que suel­tan enar­de­ci­das cuan­do “un hom­bre” de la ca­lle se atre­ve a al­go si­mi­lar con cual­quier otra mu­jer. ¿qué tal si Ru­fián hu­bie­ra tra­ta­do de mo­do si­mi­lar y ve­ja­to­rio a Car­men Cal­vo o a Al­mu­de­na Grandes?, dos reino­nas im­pi­ro­pea­bles de es­ta pan­to­mi­ma ra­di­cal ge­ne­ro­sa­men­te sub­ven­cio­na­da. No crean que se tra­ta de cí­ni­cas o des­pis­ta­das, es una for­ma de ser. No re­cuer­do si en aque­lla Co­mi­sión del Con­gre­so le lla­ma­ron im­bé­cil o es­tú­pi­do?. Lo cier­to es que la es­tu­pi­dez hu­ma­na ha da­do mu­cho jue­go des­de si­glos. Si a la es­tu­pi­dez se une la ig­no­ran­cia el re­sul­ta­do es pa­té­ti­co pues una ali­men­ta a la otra. A es­te res­pec­to se re­co­mien­da un li­bro de­li­cio­so co­men­tan­do el dia­rio El País so­bre la his­to­ria de la es­tu­pi­dez del au­tor Oli­vie­ro Pon­te edi­ta­do por Tau­rus (2.000) se ti­tu­la “565 for­mas de ser es­tú­pi­do”. Al­gu­nos se em­plean en ser­lo de la for­ma más es­truen­do­sa.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.