Sa­lud in­ci­de en la pre­ven­ción con­tra el cáncer de ma­ma

El pro­gra­ma de De­tec­ción Pre­coz de la Jun­ta be­ne­fi­cia a un mi­llar de mu­je­res des­de su pues­ta en mar­cha Un 10% de los ca­sos diag­nos­ti­ca­dos tie­nen ca­rác­ter he­re­di­ta­rio

Diario de Almeria - - Almería - Mar Pa­rís

Una de ca­da ocho mu­je­res ten­drá cáncer de ma­ma en al­gún mo­men­to de su vi­da, con­vir­tién­do­se en el cáncer más co­mún en el se­xo fe­me­nino. Un cáncer muy co­mún pe­ro tam­bién uno de los po­cos que se pue­den diag­nos­ti­car de for­ma pre­coz, an­tes de que se no­te al­gún sín­to­ma. Ade­más, las po­si­bi­li­da­des de cu­ra­ción de los ca­sos que se de­tec­tan en su eta­pa ini­cial son prác­ti­ca­men­te del 100%. Des­de la Con­se­je­ría de Sa­lud de la Jun­ta han in­ci­di­do es­te sen­ti­do en el Pro­gra­ma de De­tec­ción Pre­coz que has­ta la fe­cha ha be­ne­fi­cia­do a cer­ca de 100.000 mu­je­res al­me­rien­ses de en­tre 50 y 69 años, per­mi­tien­do el diag­nós­ti­co tem­prano de más un mi­llar de ca­sos, des­de su pues­ta en mar­cha en 1995.

En el con­jun­to de la co­mu­ni­dad au­tó­no­ma hay un to­tal de 62 Uni­da­des de Ex­plo­ra­ción Ma­mo­grá­fi­ca, de las que 19 son fi­jas, 5 son mó­vi­les y 38 se ubi­can en el ám­bi­to hos­pi­ta­la­rio. En la pro­vin­cia de Al­me­ría, tal y co­mo ha de­ta­lla­do la res­pon­sa­ble del Pro­gra­ma de De­tec­ción Pre­coz del Dis­tri­to Al­me­ría, Ade­lai­da Pé­rez, exis­te una uni­dad en el Cen­tro de Al­ta Re­so-

lu­ción de Es­pe­cia­li­da­des (CA­RE) Bo­la Azul, otra en el Hos­pi­tal de Po­nien­te y una ca­rác­ter mix­to, mó­vil y hos­pi­ta­la­ria, en el Área Sa­ni­ta­ria Nor­te de Al­me­ría. La de­tec­ción tem­pra­na a tra­vés de la rea­li­za­ción de ma­mo­gra­fías per­mi­te me­jo­rar el pro­nós­ti­co de la en­fer­me­dad y apli­car a las mu­je­res afec­ta­das tra­ta­mien­tos me­nos agre­si­vos, gra­cias a un abor­da­je in­te­gral e in­di­vi­dua­li­za­do de los equi­pos pro­fe­sio­na­les que tra­tan es­ta en­fer­me­dad. Los úl­ti­mos da­tos in­di­can que un 69.9% de las mu­je­res so­me­ti­das a una ci­ru­gía pa­ra ex­tir­pa­ción del tu­mor ha po­di­do con­ser­var su ma­ma, mien­tras que cuan­do se ini­ció el Pro­gra­ma de De­tec­ción Pre­coz só­lo se rea­li­za­ba ci­ru­gía con­ser­va­do­ra en el 20% de los ca­sos. Pa­ra aque­llas mu­je­res que no han po­di­do pre­ser­var su ma­ma y que re­quie­ren una re­cons­truc­ción qui­rúr­gi­ca de su seno, el pa­sa­do año en­tra­ba en vi­gor la Or­den de 28 de oc­tu­bre de 2016 de la Con­se­je­ría de Sa­lud que ga­ran­ti­za los pla­zos de res­pues­ta qui­rúr­gi­ca pa­ra la re­cons­truc­ción ma­ma­ria tras un cáncer y que es­ta­ble­ce un pla­zo má­xi­mo de res­pues­ta de 180 días.

La sa­ni­dad pú­bli­ca an­da­lu­za es­tá in­cor­po­ran­do pro­gre­si­va­men­te tam­bién en sus cen­tros la mi­cro­pig­men­ta­ción, que con­si­gue com­ple­tar la to­tal re­cons­truc­ción del pe­cho al re­di­bu­jar la areo­la y el pe­zón per­di­dos a cau­sa de un pro­ce­so on­co­ló­gi­co. La apli­ca­ción de es­ta téc­ni­ca su­po­ne un au­men­to de la au­to­es­ti­ma y una me­jo­ra de la ca­li­dad de vi­da, ya que la mu­jer re­cu­pe­ra su ima­gen cor­po­ral. La in­ves­ti­ga­ción es otro im­por­tan­te alia­do pa­ra se­guir avan­zan­do en la lu­cha con­tra el cáncer en An­da­lu­cía. Ca­be des­ta­car la la­bor que lle­va a ca­bo el Co­ne­jo On­co­ló­gi­co del que se han be­ne­fi­cia­do un cen­te­nar de pa­cien­tes y fa­mi­lia­res. Y es que ade­más del pro­gra­ma de cri­ba­do pa­ra la de­tec­ción pre­coz del cáncer de ma­ma, An­da­lu­cía ofre­ce es­ta po­si­bi­li­dad.

Ca­be des­ta­car que en­tre un 510% del to­tal de los ca­sos de cáncer diag­nos­ti­ca­dos ca­da año tie­ne na­tu­ra­le­za he­re­di­ta­ria, lo que con­lle­va im­por­tan­tes im­pli­ca­cio­nes a ni­vel so­cial, fa­mi­liar e in­di­vi­dual, ya que las per­so­nas por­ta­do­ras de mu­ta­cio­nes he­re­di­ta­rias tie­nen un ries­go ele­va­do de desa­rro­llar cáncer y ade­más a eda­des más tem­pra­nas que la po­bla­ción ge­ne­ral. El cáncer de ma­ma de ori­gen he­re­di­ta­rio se pre­sen­ta en­tre los 40 y los 50 años, una dé­ca­da an­tes de su apa­ri­ción ha­bi­tual. En el con­se­jo ge­né­ti­co on­co­ló­gi­co

se in­clu­ye ase­so­ra­mien­to ge­né­ti­co tan­to a pa­cien­tes co­mo fa­mi­lia­res, un test ge­né­ti­co pa­ra de­ter­mi­nar la pre­sen­cia de mu­ta­cio­nes que pue­den tras­mi­tir­se a la des­cen­den­cia y que in­cre­men­tan la sus­cep­ti­bi­li­dad de pa­de­cer cáncer, y el es­ta­ble­ci­mien­to de me­di­das pre­ven­ti­vas y te­ra­péu­ti­cas pa­ra im­pe­dir la apa­ri­ción del cáncer o pa­ra diag­nos­ti­car­lo lo más pre­coz­men­te po­si­ble. El con­se­jo ge­né­ti­co su­po­ne, por tan­to, una he­rra­mien­ta fun­da­men­tal pa­ra re­du­cir la in­ci­den­cia y mor­ta­li­dad

El Con­se­jo Ge­né­ti­co, una he­rra­mien­ta fun­da­men­tal pa­ra re­du­cir la in­ci­den­cia

del cáncer de ma­ma, ya que una vez iden­ti­fi­ca­dos aque­llos miem­bros de una fa­mi­lia que son por­ta­do­res de una mu­ta­ción de ries­go, y que aún no ha­yan desa­rro­lla­do el tu­mor, se pue­den im­plan­tar pro­to­co­los de se­gui­mien­to y tra­ta­mien­to adap­ta­do a ca­da ti­po de cáncer, así co­mo di­se­ñar es­tra­te­gias in­di­vi­dua­les de pre­ven­ción y de­tec­ción tem­pra­na de es­te ti­po de tu­mo­res.

Ex­per­tos del ám­bi­to de la On­co­lo­gía y de la Ge­né­ti­ca Clí­ni­ca de la sa­ni­dad pú­bli­ca an­da­lu­za tra­ba­jan en es­te pro­gra­ma que se pres­ta en las ocho pro­vin­cias an­da­lu­zas, con con­sul­tas en on­ce hos­pi­ta­les de la red pú­bli­ca, en­tre ellos en el Com­ple­jo Hos­pi­ta­la­rio To­rre­cár­de­nas.

D.A.

Cam­pa­ña en la que sos­tie­nen un gran la­zo ro­sa por la lu­cha con­tra el cáncer de ma­ma.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.