El ex­ma­ri­do de Ana Ju­lia di­ce que la hi­ja que mu­rió se es­ca­pa­ba por la ven­ta­na

Diario de Almeria - - Almería -

El ca­mio­ne­ro re­la­ta que lo ha­cía de for­ma ha­bi­tual en la cha­bo­la do­mi­ni­ca­na de ‘La Ca­bu­yas’

El ex­ma­ri­do de Ana Ju­lia Que­za­da, la au­to­ra con­fe­sa de la muer­te del ni­ño Ga­briel Cruz, que re­si­día con ella en Bur­gos cuan­do mu­rió la hi­ja de la pro­ce­sa­da tras caer des­de un sép­ti­mo pi­so, ha ase­gu­ra­do que la ni­ña so­lía es­ca­par por la ven­ta­na de una cha­bo­la en Re­pú­bli­ca Do­mi­ni­ca­na.

Así cons­ta en el su­ma­rio de la cau­sa se­gui­da por el ase­si­na­to del me­nor, con­sul­ta­do por Efe, en unos in­for­mes del Ins­ti­tu­to Ar­ma­do en los que es­te cuer­po da cuen­tas al Juz­ga­do de Ins­truc­ción nú­me­ro 5 de Al­me­ría de las in­da­ga­cio­nes so­bre la vi­da de la in­ves­ti­ga­da en Bur­gos, don­de re­si­dió du­ran­te más de dos dé­ca­das.

Al ser pre­gun­ta­do por el ac­ci­den­te de la me­nor, es­te ca­mio­ne­ro de pro­fe­sión res­pon­dió que cuan­do la ni­ña es­ta­ba al cui­da­do de su abue­la vi­vía en una cha­bo­la en la lo­ca­li­dad de “La Ca­bu­yas”, don­de per­ma­ne­cía en­ce­rra­da a ra­tos” y “es­ca­pa­ba ha­bi­tual­men­te por la ven­ta­na de la ca­sa pa­ra ir a ju­gar”.

El hom­bre re­la­tó có­mo es­ta ni­ña dor­mía en una ha­bi­ta­ción jun­to a la hi­ja que Ana Ju­lia y él ha­bían te­ni­do y que el do­min­go 3 de mar­zo de 1996 cuan­do se le­van­tó por la ma­ña­na fue a ver­las y se dio cuen­ta de que no es­ta­ba la pe­que­ña, a la que ha­bía aco­gi­do.

Di­jo que la bus­có por el res­to de la ca­sa has­ta dar­se cuen­ta de que en la ha­bi­ta­ción de jue­go ha­bía una me­si­ta pe­ga­da a la ven­ta­na y la per­sia­na un po­co le­van­ta­da con la ven­ta­na abier­ta y que cuan­do mi­ró por és­ta vio a la ni­ña en el sue­lo del pa­tio in­te­rior.

Apos­ti­lló que fue el pri­me­ro en en­trar al pa­tio cuan­do la ni­ña ya es­ta­ba “fría”, apun­tan­do que a Ana Ju­lia le dio “un ata­que de an­sie­dad y no sa­bía qué ha­cer”, así co­mo que les to­ma­ron de­cla­ra­ción y no ha­bía vuel­to “a sa­ber del asun­to”. De for­ma pre­via, el tes­ti­go re­la­tó a la Guar­dia Ci­vil có­mo co­no­ció a Ana Ju­lia en el club de Ru­ge­na (Bur­gos) en el que ejer­cía la pros­ti­tu­ción y que en 1992 ini­ció una re­la­ción con ella por­que “que­ría sa­car­la de esa vi­da”, con­tra­yen­do ma­tri­mo­nio en 1993 cuan­do la do­mi­ni­ca­na ya es­ta­ba em­ba­ra­za­da de su hi­ja en co­mún.

La con­vi­ven­cia con la aho­ra pro­ce­sa­da fue “bue­na, con los al­ti­ba­jos pro­pios de una re­la­ción”, y so- bre 2003 o 2004 les to­ca­ron 93.400 eu­ros en la Bo­no­lo­to que les per­mi­tie­ron via­jar a Re­pú­bli­ca Do­mi­ni­ca­na, ha­cer un cru­ce­ro y “vi­vir bien” du­ran­te cua­tro años.

Afir­mó que fue en 2009 cuan­do Ana Ju­lia le di­jo que “se aca­bó el amor” y que­ría se­pa­rar­se, una se­pa­ra­ción “bas­tan­te tor­tuo­sa” has­ta que en ju­nio de ese año se di­vor­cia­ron. Acor­da­ron que Ana Ju­lia se que­da­ría con la vi­vien­da co­mún y la ni­ña, y que su aho­ra ex­pa­re­ja le pa­sa­ría una pen­sión de 700 eu­ros, lo que lo lle­vó a una “si­tua­ción eco­nó­mi­ca di­fí­cil”.

Por ello, el hom­bre ha­bló con ella un par de años des­pués pa­ra cam­biar la si­tua­ción, lo que aca­bó en una dis­cu­sión y fue de­nun­cia­do por Ana Ju­lia por aco­so en el ám­bi­to de la vio­len­cia de gé­ne­ro.

Tras ser de­te­ni­do, al día si­guien­te se ce­le­bró un jui­cio rá­pi­do y fue con­de­na­do a tra­ba­jos en be­ne­fi­cio de la co­mu­ni­dad, prohi­bién­do­le ade­más apro­xi­mar­se a su mu­jer, lo que hi­zo que no pu­die­se ver a su hi­ja du­ran­te cua­tro años, has­ta que és­ta se sa­có el car­né de con­du­cir a los 18 años y re­to­mó la re­la­ción por ini­cia­ti­va pro­pia.

DIA­RIO DE AL­ME­RÍA

Ana Ju­lia Que­za­da.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.