Al­go te fal­ta

Diario de Almeria - - Almería / Religión - FRAN­CIS­CO SÁEZ RO­ZAS Pá­rro­co de San­ta Ma­ría de los Án­ge­les

UN mu­cha­cho, hon­ra­do e im­pe­ca­ble, pro­fun­da­men­te re­li­gio­so y cum­pli­dor se acer­ca a Je­sús con hon­do res­pe­to. Su pre­gun­ta no es tri­vial, afec­ta al nú­cleo de la fe: «¿qué ten­go que ha­cer pa­ra he­re­dar la vi­da eter­na?». O, di­cho de otro mo­do, ¿có­mo de­bo vi­vir pa­ra que mi vi­da sea gra­ta a los ojos de Dios? Je­sús con­tes­ta ape­lan­do a la Ley de Moi­sés y los man­da­mien­tos que se re­fie­ren al pró­ji­mo. Pe­ro el jo­ven, que es per­sis­ten­te, in­sis­te: «To­do eso lo he cum­pli­do des­de jo­ven». Y el Se­ñor le in­vi­ta a dar un pa­so más: «ven­de lo que tie­nes y dá­se­lo a los po­bres, so­lo así Dios se­rá tu ri­que­za, y en­ton­ces, sí­gue­me». Es un evan­ge­lio que ha­bla del se­gui­mien­to, que co­mo va­mos vien­do a lo lar­go de es­tos do­min­gos, im­pli­ca iden­ti­fi­car­se pau­la­ti­na­men­te con Je­sús, que es po­bre. Por eso, po­de­mos de­cir que la po­bre­za no es la con­di­ción del se­gui­mien­to, sino la con­se­cuen­cia del mis­mo.

Pe­ro en el pro­yec­to de aquel jo­ven ri­co no en­tra es­te fu­tu­ro. Pa­ra él es im­po­si­ble es­te pa­so del te­ner al com­par­tir. Su mi­ra­da es dis­tin­ta, el Reino de Dios no es vis­to, ni sen­ti­do por él co­mo una ri­que­za. Y es que cuan­do el di­ne­ro se con­vier­te en un va­lor ab­so­lu­to que to­do lo de­ter­mi­na, en­ton­ces pa­sa tam­bién a ser un obs­tácu­lo en el se­gui­mien­to, no por­que Dios nos quie­ra mí­se­ros, y la ri­que­za sea ma­la en sí mis­ma, sino por­que nos cie­rra al her­mano y a sus ne- ce­si­da­des y, por tan­to, dis­tor­sio­na y fal­si­fi­ca nues­tra re­la­ción con Dios.

En el tiem­po de Je­sús do­mi­na­ba la con­cep­ción de que los bie­nes eran una se­ñal de la ben­di­ción de Dios, y en es­te sen­ti­do, los ri­cos te­nían un fu­tu­ro es­plen­di­do en el Reino. ¡De qué manera Je­sús tras­to­ca es­ta manera de pen­sar! Dios de­be ocu­par el pri­mer pues­to en el co­ra­zón, no los bie­nes del mun­do. Quie­nes son lla­ma­dos a ser vir en el Reino, a se­guir­le, en­tra­rán en es­te nue­vo es­ti­lo de vi­da, que no es el de aca­pa­rar, sino el de com­par­tir. Por eso, los pri­me­ros en la so­cie­dad se­rán los úl­ti­mos en el Reino, y los pe­que­ños, los bie­na­ven­tu­ra­dos an­te Dios.

Hay evan­ge­lios que son bo­ni­tos de leer, e ins­truc­ti­vos, pe­ro di­fí­ci­les de vi­vir. És­te es uno de ellos, por­que tras­to­ca por com­ple­to nues­tra fi­lo­so­fía de la vi­da. Pe­dro re­co­no­ce que, en el fon­do, to­dos pe­ca­mos de es­ta in­cli­na­ción a lo ma­te­rial y, con un po­co de te­mor, se lo di­ce a Je­sús. Pe­ro él le ha­ce en­ten­der que la sal­va­ción no es un mé­ri­to nues­tro, sino an­te to­do un don de Dios. Je­sús pro­nun­cia pa­la­bras de con­sue­lo, pre­sen­tan­do el po­der de Dios co­mo in­com­pa­ra­ble­men­te ma­yor que la de­bi­li­dad del hom­bre. Di­ce el evan­ge­lio que cuan­do Je­sús le ha­bló de des­pren­di­mien­to, lo mi­ró con ternura. Esa es la mi­ra­da de Dios, no una mi­ra­da que juz­ga, sino que in­vi­ta a la con­ver­sión. El evan­ge­lio re­sal­ta que Je­sús re­co­no­ce la bue­na vo­lun­tad de aquel jo­ven, y su sin­ce­ra bús­que­da de la ver­dad. Pe­ro le fal­ta una co­sa: no so­lo por “cum­plir” se lle­ga a la vi­da. Hay que amar. Es una in­vi­ta­ción a sa­lir de su círcu­lo, a dar ese pa­so de ser un hom­bre que cum­ple la ley, a ser un hom­bre que vi­ve el amor, que sigue a Je­sús.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.