ON­CE AÑOS AL SER­VI­CIO DE AL­ME­RÍA

Diario de Almeria - - Opinión - ANTONIO LAO Di­rec­tor de Dia­rio de Al­me­ría alao@gru­po­joly.com @laoa­lon­so

DIA­RIO de Al­me­ría cum­ple hoy on­ce años des­de que lle­ga­ra a los quios­cos. No es muy ha­bi­tual que les ha­ble de no­so­tros, pe­ro la oca­sión lo me­re­ce. Nues­tra his­to­ria exis­te y es­tá ahí gra­cias a to­dos us­te­des, a to­dos los que en su día cre­ye­ron en es­te pro­yec­to y que hoy, on­ce años des­pués, lo con­fir­man co­mo una reali­dad ple­na­men­te con­so­li­da­da.

Y es que el pa­so de los años nos ha da­do la ra­zón. Lle­ga­mos pa­ra pro­yec­tar una vi­sión lo­cal de la pro­vin­cia, pe­ro a la vez glo­bal y cos­mo­po­li­ta de los nue­vos pro­ble­mas que afec­tan a la so­cie­dad. Una prue­ba de ello es el se­gui­mien­to, por ejem­plo, que he­mos he­cho de la cri­sis ca­ta­la­na, de la mo­ción de cen­su­ra al Go­bierno de Ra­joy, de la con­vo­ca­to­ria de elec­cio­nes an­da­lu­zas o del ca­so del ma­lo­gra­do ni­ño Ga­briel. Aquel que ha que­ri­do es­tar in­for­ma­do no ha ne­ce­si­ta­do más que su pe­rió­di­co: Dia- rio de Al­me­ría.

Que­ría­mos ser el pe­rió­di­co de re­fe­ren­cia de es­ta tie­rra. Trans­cu­rri­dos on­ce años po­de­mos afir­mar, or­gu­llo­sos, que es­ta­mos ca­mino de cum­plir nues­tro ob­je­ti­vo. Ocu­pa­mos un hue­co no­ta­ble en el mer­ca­do y con­ta­mos con la cre­di­bi­li­dad que da el tra­ba­jo; la con­fian­za que ofre­cen los lec­to­res y el com­pro­mi­so de los que ha­ce­mos Dia­rio de Al­me­ría y nues­tra web, diariodealmeria.es ca­da día.

En la era de la pos­ver­dad, el ofi­cio de con­tar las co­sas es más ne­ce­sa­rio que nun­ca; vi­tal pa­ra que es­te­mos a la al­tu­ra de los cam­bios que se ave­ci­nan. Por eso nun­ca de­be­mos ol­vi­dar nues­tra esen­cia: con­tar lo que su­ce­de de ma­ne­ra ri­gu­ro­sa, pre­ci­sa y ve­raz. Es lo que yo lla­mo pe­rio­dis­mo im­pres­cin­di­ble. Ne­ce­si­ta­mos un pe­rio­dis­mo com­pe­ten­te, que no se li­mi­te a de­ci­dir qué es de in­te­rés pú­bli­co con el “me gus­ta” o el “no me gus­ta”. En es­te ofi­cio, el pe­si­mis­mo ha te­ni­do bue­na pren­sa. Y eso ha si­do mu­chas ve­ces peor que las pro­pias de­rro­tas. Lle­va­mos años ren­di­dos. Pro­nos­ti­can­do, no­so­tros mis­mos, el fi­nal del pe­rio­dis­mo. Muer­to por In­ter­net. Por el de­rrum­be del pa­pel. Por las re­des so­cia­les. Muer­to por la in­te­li­gen­cia ar­ti­fi­cial. Por las fal­sas no­ti­cias vi­ra­les.

Pe­ro es­te ofi­cio es de los op­ti­mis­tas. De aque­llos que no le te­ne­mos mie­do al fu­tu­ro por­que de­pen­de de no­so­tros. Los que cree­mos que ese fu­tu­ro del pe­rio­dis­mo pue­de ser más bri­llan­te que su pa­sa­do. La ver­dad, co­mo ven, es que el ca­mino re­co­rri­do por Dia­rio de Al­me­ría en es­tos on­ce años no ha si­do fá­cil. Pe­ro ahí es­tá el fru­to de una la­bor pe­rio­dís­ti­ca. Hoy exis­ten nu­me­ro­sas e im­por­tan­tes ra­zo­nes pa­ra mi­rar atrás y mos­trar­nos sa­tis­fe­chos de nues­tra tra­yec­to­ria. No sa­be­mos có­mo se­rá la for­ma de ha­cer­lo en el fu­tu­ro, el for­ma­to o el en­fo­que, pe­ro lo que sí sa­be­mos es que en el mun­do di­gi­tal que nos ace­cha hay al­go que no des­apa­re­ce­rá: el in­te­rés de los ciu­da­da­nos por es­tar in­for­ma­dos. Y ahí se­gui­rá Dia­rio de Al­me­ría, fiel a los in­tere­ses de us­te­des, de los lec­to­res.

Nun­ca per­de­re­mos nues­tra esen­cia, que es con­tar lo que su­ce­de de ma­ne­ra pre­ci­sa, ri­gu­ro­sa y ve­raz

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.