ELO­GIO DE PRE­MIA­DOS 2018

Diario de Almeria - - Opinión - Abo­ga­do

LA arries­ga­da apues­ta que afron­ta ca­da año el Dia­rio de Al­me­ría de re­par­tir en­tre los pai­sa­nos, ga­lar­do­nes de ex­ce­len­cia, en for­ma de pre­mio, sin que la se­lec­ción se so­me­ta a in­tere­ses mer­can­ti­les o mé­ri­tos co­mer­cia­les con el Dia­rio (al­go que dis­tin­gue a es­tos pre­mios de tan­tos otros que pro­li­fe­ran aho­ra acá o acu­llá), se ha en­car­na­do es­ta edi­ción, no sin in­cruen­to pe­ro ani­mo­so de­ba­te, fi­nal­men­te en cua­tro ga­lar­do­na­dos de pres­ti­gio irre­fu­ta­ble, co­mo sin du­da ya co­no­ce­rán, da­da la di­men­sión me­diá­ti­ca del even­to.

Un elo­gio al que me su­mo pa­ra ru­bri­car mi aplau­so a Mª del Mar Pa­geo y su in­des­ma­ya­ble la­bor al fren­te de la Cruz Ro­ja, a la ho­ra de aten­der a los an­cia­nos, inmigrantes o des­pro­te­gi­dos, o sea a to­dos los pa­rias en ries­go de ex­clu­sión so­cial sin dis­tin­ción de cla­se u ori­gen. Una la­bor an­te la que so­lo nos que­da des­cu­brir­nos, ha­cer exa­men de con­cien­cia y sen­si­bi­li­zar­nos de que o apren­de­mos o nos in­hu­ma­ni­za­mos. Otros la pre­ce­die­ron y re­cuer­do, có­mo no, a Carlos Jover, Pe­pe Ma­rio o Jo­se S. Be­ren­guel. Pe­ro que en 2018 se per­so­ni­fi­que el pre­mio en Mª del Mar, hon­ra a la ins­ti­tu­ción y no des­me­re­ce a sus an­te­ce­so­res. Co­mo aplau­do el ful­gu­ran­te vue­lo pro­fe­sio­nal

Cua­tro ga­lar­do­na­dos de pres­ti­gio irre­fu­ta­ble, co­mo ya co­no­ce­rán, da­da la di­men­sión me­diá­ti­ca del even­to

de Isa­bel Ji­mé­nez, esa pai­sa­na es­te­lar que des­te­lló en Roma pa­ra ir ilu­mi­nan­do en­tre­si­jos no­ti­cie­ros del mun­do des­de Ja­pón a EEUU, Su­dá­fri­ca o Bar­ce­lo­na, siem­pre con un aplo­mo y ri­gor que alum­bran y cla­ri­fi­can las som­bras de la fa­ta­li­dad o la sin­ra­zón. Co­mo aplau­do que, en­tre tan­to pres­ti­gio me­diá­ti­co, no ha­ya in­to­xi­ca­do su pro­so­dia le­van­ti­na, la lim­pie­za de su lu­mi­no­sa mi­ra­da ni su or­gu­llo­sa al­cur­nia cos­te­ña, pa­ra or­gu­llo de sus pai­sa­nos. Or­gu­llo que de­be­mos com­par­tir, tam­bién, con las 41ª edi­cio­nes que nos han re­ga­la­do el Fes­ti­val de Tea­tro de El Eji­do, un pre­mio que dis­tin­gue a to­do un pue­blo por el especial ca­ri­ño con que ha per­se­ve­ra­do el afán por crear y man­te­ner una for­ma de ar­te apo­fán­ti­ca (co­mo di­ría mi ad­mi­ra­do Eu­ge­nio Trías), em­pe­ci­na­do en re­tra­tar su glo­rio­sa evo­lu­ción so­cial a tra­vés de una de las apues­tas cul­tu­ra­les más an­ti­guas y her­mo­sas, co­mo es la tea­tral. Y me su­mo, en fin, a la ova­ción so­cial que pro­pu­so el Dia­rio, có­mo no, a la UAL por el 25º aniversario de su con­so­li­da­ción en Al­me­ría, un tiem­po en que ha col­ma­do nues­tras an­sias de apren­der y por la paz, que son do­nes, jun­to a la de­mo­cra­cia, que so­lo flo­re­cen allí don­de, a la luz de cien­cia, cre­ce la sa­pien­cia. Mi en­ho­ra­bue­na a to­dos ellos.

JOSÉ MARÍA RE­QUE­NA COM­PANY

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.