Jo­sep María Bosch Ay­me­rich, el le­ga­do ar­qui­tec­tó­ni­co del pa­dre del To­ble­ro­ne

Diario de Almeria - - Almería - Re­dac­ción

Han pa­sa­do más de cin­co años des­de que la ca­rac­te­rís­ti­ca si­lue­ta de del si­lo de mi­ne­ral, el To­ble­ro­ne, des­apa­re­cie­ra del sky li­ne de la ciu­dad de Al­me­ría, a pe­sar de los es­fuer­zos de la pla­ta­for­ma en de­fen­sa de la es­truc­tu­ra por evi­tar su de­rri­bo. Era julio de 2013 y ca­si un par de años des­pués, fue cuan­do fa­lle­cía su crea­dor, el in­ge­nie­ro y ar­qui­tec­to ge­run­den­se Jo­sep Ma­ria Bosch Ay­me­rich, a los 97 años de edad.

El Co­le­gio de Ar­qui­tec­tos de Ca­ta­lu­ña inau­gu­ró el pa­sa­do jue­ves la exposición "Co­lec­cio­nes COAC / Jo­sep Ma­ria Bosch Ay­me­rich", que mues­tra una co­lec­ción de ma­que­tas, pla­nos, di­bu­jos y fo­to­gra­fías se­lec­cio­na­das en­tre el con­jun­to do­cu­men­tal que la Fun­da­ción Pri­va­da Bosch Ay­me­rich ce­de al Ar­chi­vo His­tó­ri­co del COAC.

Edi­fi­cios cor­po­ra­ti­vos, com­ple­jos tu­rís­ti­cos, puer­tos, ae­ro­puer­tos, hos­pi­ta­les, pro­mo­cio­nes de vi­vien­das, ba­ses mi­li­ta­res, re­des de au­to­pis­tas, en­tre otros, con­fi­gu­ran un cu­rrí­cu­lum pro­fe­sio­nal que cuen­ta con un es­pe­sor de más de 500 obras pro­yec­ta­das en más de quin­ce paí­ses.

En es­ta exposición, di­vi­di­da en cua­tro par­tes («gran­des clien­tes», «pai­sa­jes cor­po­ra­ti­vos», «ocio y tu­ris­mo» y «ser­vi­cios so­cia­les»), se pre­sen­ta una se­lec­ción de vein­ti­dós pro­yec­tos, en­tre los que se en­cuen­tran el To­ble­ro­ne al­me­rien­se, el ras­ca­cie­los en la Plaça Ca­ta­lu­ña de Bar­ce­lo­na ja­más cons­trui­do o el edi­fi­cio pa­ra el Ban­co Ma­drid en el Pa­seo de la Cas­te­lla­na, con los que se quie­re con­tri­buir a si­tuar su fi­gu­ra y su obra en el con­jun­to de la ar­qui­tec­tu­ra del si­glo XX en nues­tro país. Con es­te ob­je­ti­vo, la mues­tra se ha or­ga­ni­za­do en cua­tro es­pa­cios.

La cons­truc­ción al­me­rien­se es­tá ubi­ca­da en­tre los pro­yec­tos de ‘Gran­des clien­tes’, por su tra­ba­jo pa­ra la CIA An­da­lu­za de Mi­nas. El To­ble­ro­ne com­par­te es­pa­cio con edi­fi­ca­cio­nes de otras gran­des fir­mas, de un lis­ta­do de cien­to cin­cuen­ta em­pre­sas, ins­ti­tu­cio­nes y go­bier­nos de to­do el mun­do, clien­tes de Ha­rris Bosch Ay­me­rich SA. La ver­sa­ti­li­dad del es­tu­dio fue cla­ve y de­fi­ne su ca­rre­ra pro­fe­sio­nal. Así, pa­ra un mis­mo clien­te se po­dían re­sol­ver con igual pro­fe­sio­na­li­dad des­de ins­ta­la­cio­nes in­dus­tria­les y gran­des in­fraes­truc­tu­ras has­ta edi­fi­cios em­ble­má­ti­cos pa­ra las se­des cor­po­ra­ti­vas y ba­rrios residenciales pa­ra los tra­ba­ja­do­res. En es­te es­pa­cio se en­con­tra­rán pro­yec­tos pa­ra clien­tes co­mo SEAT y su con­jun­to de vi­vien­das pa­ra los tra­ba­ja­do­res en el Pa­seo de la Zo­na Fran­ca de Bar­ce­lo­na, el ejér­ci­to de los Es­ta­dos Uni­dos con ae­ro­puer­tos mi­li­ta­res y to­do ti­po de edi­fi­cios en las ba­ses es­pa­ño­las, has­ta vi­vien­das uni­fa­mi­lia­res del per­so­nal de al­to ran­go.

Bosch Ay­me­rich con­tri­bu­yó a cons­truir al­gu­nos de los pai­sa­jes ur­ba­nos de más ca­li­dad de los cen­tros de nues­tras ciu­da­des. Pai­sa­jes ca­rac­te­ri­za­dos por gran­des ar­qui­tec­tu­ras cor­po­ra­ti­vas que, si bien pue­den ha­ber si­do ig­no­ra­das por la crí­ti­ca, son bien re­co­no­ci­das por los ciu­da­da­nos. En la Cas­te­lla­na de Ma­drid, la Dia­go­nal más allá de Fran­cesc Ma­cià o la par­te al­ta de la Vía Au­gus­ta, los edi­fi­cios de Bosch Ay­me­rich es­tán muy pre­sen­tes en el ima­gi­na­rio co­lec­ti­vo.

Los años cen­tra­les de la obra de Bosch Ay­me­rich se co­rres­pon­den con la gran ex­plo­sión de la in­dus­tria tu­rís­ti­ca en Es­pa­ña. Es en­tre es­tos pro­yec­tos don­de se en­cuen­tra más di­ver­si­dad es­ti­lís­ti­ca y más li­ber­tad for­mal. Son cons­truc­cio­nes llenas de op­ti­mis­mo que in­clu­yen ra­re­zas y cu­rio­si­da­des co­mo un gran com­ple­jo tu­rís­ti­co flo­tan­te con una ar­qui­tec­tu­ra cla­ra­men­te in­fluen­cia­da por las ar­qui­tec­tu­ras utó­pi­cas de la dé­ca­da de los se­sen­ta de Ar­chi­gram.

Tam­bién fue pro­lí­fi­co en cons­truc­cio­nes pa­ra ser­vi­cios so­cia­les, que, a pe­sar de tra­tar­se de ti­po­lo­gías me­nos de­fi­ni­to­rias de su ca­rre­ra, son ar­qui­tec­tu­ras de una ex­ce­len­te re­so­lu­ción fun­cio­nal. El pro­ble­ma de la so­lu­ción ha­bi­ta­cio­nal pa­ra las cla­ses más des­fa­vo­re­ci­das le preo­cu­pó siem­pre, y lle­gó a pro­mo­ver ba­rrios de vi­vien­das mí­ni­mas a cos­te muy ase­qui­ble, en In­gla­te­rra.

Di­se­ñó ca­si trein­ta cen­tros es­co­la­res en to­da Es­pa­ña, pe­ro des­ta­can es­pe­cial­men­te los edi­fi­cios des­ti­na­dos al sec­tor sa­ni­ta­rio: clí­ni­cas, hos­pi­ta­les y re­si­den­cias.

En de­fi­ni­ti­va, un re­co­rri­do por la obra de un per­so­na­je ex­cep­cio­nal en el pa­no­ra­ma ar­qui­tec­tó­ni­co del si­glo XX, que de­jó un le­ga­do im­bo­rra­ble en la ar­qui­tec­tu­ra ca­ta­la­na, es­pa­ño­la y del mun­do, y uno de los ele­men­tos más re­co­no­ci­bles de Al­me­ría, el To­ble­ro­ne, que du­ran­te las úl­ti­mas dé­ca­das del si­glo pa­sa­do fue to­do un sím­bo­lo de la ri­que­za in­dus­trial de la mi­ne­ría en la pro­vin­cia.

Pa­nel ex­pli­ca­ti­vo de la his­to­ria del si­lo del mi­ne­ral.

Ma­que­ta del To­ble­ro­ne ex­pues­ta en la sec­ción ‘Gran­des clien­tes’.

La exposición ha­ce re­fe­ren­cia a su de­rri­bo a tra­vés de ‘Dia­rio de Al­me­ría’

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.