LA PUER­TA DE LA HU­MIL­DAD

Diario de Almeria - - Almería Religión -

fo­co de pe­re­gri­na­ción el lu­gar don­de na­ció Je­sús. Apo­yán­do­se en la tra­di­ción, el em­pe­ra­dor Cons­tan­tino man­dó cons­truir una gran ba­sí­li­ca so­bre la gru­ta don­de los po­bla­do­res de aque­llas tie­rras si­tua­ron el na­ci­mien­to del Sal­va­dor. No es mu­cho lo que se con­ser­va de la primitiva ba­sí­li­ca, que más tar­de fue re­cons­trui­da en el si­glo VI en la épo­ca bi­zan­ti­na.

Lo que me lla­mó la aten­ción de es­te ma­ra­vi­llo­so tem­plo es que pa­ra en­trar en él de­be ha­cer­se por una di­mi­nu­ta puer­ta. El ac­ce­so se ta­pió pa­ra evi­tar asal­tos, y só­lo que­dó una puer­ta que obli­ga a pa­sar de uno en uno, y aun así con di­fi­cul­tad. Pa­ra­do­jas de la vi­da, quien desea en­trar en el lu­gar del na­ci­mien­to de Je­sús tie­ne que aga­char­se.

Y es to­da una lec­ción pa­ra nues­tro mun­do en­greí­do, lleno de mi­ra­das al­ti­vas que co­lo­can a la per­so­na en un pe­des­tal. Tan hin­cha­dos y en­can­ta­dos de no­so­tros mis­mos, nos ol­vi­da­mos que te­ne­mos los pies de ba­rro. Or­gu­llo­sos de nues­tras for­ta­le­zas, he­mos con­ver­ti­do la vi­da so­cial en una com­pe­ti­ción de egos, don­de no que­da mu­cho es­pa­cio pa­ra el diá­lo­go, el en­cuen­tro, la es­cu­cha y el apren­di­za­je.

Nos cues­ta aga­char­nos y re­co­no­cer los erro­res. Se nos cue­la en el sub­cons­cien­te que es un signo de de­bi­li­dad o de fal­ta de au­to­ri­dad. Qui­zás an­te el error siem­pre sa­le nues­tro la­do más in­fan­til que bus­ca echar­le la cul­pa al otro, jus­ti­fi­can­do siem­pre nues­tras ac­cio­nes o, peor aún, de­ci­di­mos ata­car, cuan­do en el fon­do de­be­ría­mos in­cli­nar la ca­be­za y vol­ver a em­pe­zar.

Ya em­pie­za a ver­se tu­rrón en el su­per­mer­ca­do y, cuan­do co­ma­mos el pri­mer pe­da­zo, se­ría bueno que re­cor­dá­se­mos que es im­po­si­ble lle­gar a Je­sús sin aga­char­se. Es­ta­mos lla­ma­dos a ser San­tos, pe­ro no co­mo “san­tu­rro­nes” que no co­me­ten erro­res, sino co­mo hom­bres y mu­je­res con los pies en la tie­rra que han ex­pe­ri­men­ta­do la mi­se­ri­cor­dia de Dios y de los que nos quie­ren. Dis­cul­par­se, re­co­no­cer asig­na­tu­ras pen­dien­tes y de­fec­tos es el ca­mino pa­ra con­ju­gar en cris­tiano la vi­da.

Se­ñor, lí­bra­me de vi­vir des­de el or­gu­llo del que nun­ca se equi­vo­ca. Mi­ra que es­toy de­ma­sia­do acos­tum­bra­do a an­dar al­ti­vo y ne­ce­si­to mu­cho evan­ge­lio pa­ra sa­ber re­co­no­cer que soy frá­gil, que ne­ce­si­to des­cu­brir esa re­vo­lu­cio­na­ria for­ma de vi­vir que Tú inau­gu­ras­te, en la que per­der es una ma­ne­ra de ga­nar, re­ba­jar­se la me­jor ma­ne­ra de en­cum­brar­se y mo­rir una opor­tu­ni­dad ma­ra­vi­llo­sa de re­su­ci­tar.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.