¿QUIÉN VO­TÓ LA CONS­TI­TU­CIÓN?

Diario de Almeria - - Opinión -

HE bus­ca­do en You­Tu­be, pe­ro no he lo­gra­do en­con­trar una fil­ma­ción del mo­men­to en que Do­lo­res Ibá­rru­ri, Pa­sio­na­ria, vo­ta sí a nues­tra Cons­ti­tu­ción del 78. Cuan­do al­gu­nos jo­ven­ci­tos pe­tu­lan­tes sos­tie­nen que nues­tra Cons­ti­tu­ción fue una ver­gon­zo­sa im­po­si­ción de la de­re­cha y de los po­de­res fác­ti­cos –cu­ras, mi­li­ta­res, em­pre­sa­rios–, que ol­vi­dó por com­ple­to a los lu­cha­do­res an­ti­fran­quis­tas y al mo­vi­mien­to obre­ro, me pre­gun­to qué es­ta­ba ha­cien­do Pa­sio­na­ria vo­tan­do que sí en aque­llos días del

78. Si hay una mu­jer va­lien­te en la his­to­ria es­pa­ño­la del si­glo XX, esa es Pa­sio­na­ria. Es más, di­ría que hu­bo mi­les de Pa­sio­na­rias anó­ni­mas en­tre to­das aque­llas mu­je­res –ca­tó­li­cas y re­pu­bli­ca­nas, de iz­quier­das y de de­re­chas– que tra­ba­ja­ron co­mo bes­tias y que sa­ca­ron ade­lan­te a sus fa­mi­lias du­ran­te los años te­rri­bles de la gue­rra y de la pos­gue­rra.

Pues bien, Pa­sio­na­ria tu­vo un hi­jo, Ru­bén, que mu­rió lu­chan­do en Sta­lin­gra­do. Se di­ce pron­to, Sta­lin­gra­do. Yo lle­gué a co­no­cer a una maes­tra co­mu­nis­ta, Car­me Sar­que­lla, que se exi­lió en la URSS y que tu­vo la ma­la suer­te de ser des­ti­na­da a Sta­lin­gra­do jus­to an­tes del ini­cio de la gue­rra. En los años de la Tran­si­ción, cuan­do Car­me ya ha­bía vuel­vo a Es­pa­ña, un día la lla­mé por te­lé­fono y le pre­gun-

té por su ex­pe­rien­cia en Sta­lin­gra­do. Al otro la­do del hi­lo se hi­zo un si­len­cio que pa­re­cía de hor­mi­gón. Des­pués col­ga­ron el te­lé­fono. Lue­go su­pe que Car­me Sar­que­lla se ha­bía pa­sa­do la ba­ta­lla de Sta­lin­gra­do es­con­di­da en las al­can­ta­ri­llas de la ciu­dad. Evi­den­te­men­te, no te­nía ga­nas de ha­blar de aque­llo.

Pe­ro esa ge­ne­ra­ción –la ge­ne­ra­ción de la Pa­sio­na­ria y de Car­me Sar­que­lla, la que co­no­ció la ca­ra más te­ne­bro­sa del si­glo XX, la que lu­chó y su­frió co­mo na­die–, vo­tó ma­yo­ri­ta­ria­men­te a fa­vor de nues­tra Cons­ti­tu­ción. Y no lo hi­zo aco­bar­da­da y cohi­bi­da, sino con la ca­be­za bien al­ta. Y los que dé­ca­das atrás ha­bían apo­ya­do a Sta­lin, aho­ra acep­ta­ban las li­ber­ta­des pú­bli­cas, los de­re­chos ci­vi­les, la al­ter­nan­cia en el po­der. Por al­gu­na ra­zón, nues­tra de­mo­cra­cia no ha si­do to­do lo que ge­ne­ro­sa que de­bie­ra con es­tos mi­les y mi­les de an­ti­fran­quis­tas que lu­cha­ron y su­frie­ron du­ran­te la gue­rra ci­vil y la pos­gue­rra, y que lue­go, 40 años más tar­de, acep­ta­ron en­can­ta­dos las li­ber­ta­des de­mo­crá­ti­cas. Y aun­que aho­ra ya sea de­ma­sia­do tar­de, des­de aquí me gus­ta­ría dar­les las gra­cias.

Los que di­cen que la Cons­ti­tu­ción fue una ver­gon­zo­sa im­po­si­ción de la de­re­cha, ol­vi­dan que Pa­sio­na­ria vo­tó sí

EDUAR­DO JORDÁ

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.