LAS AMIS­TA­DES PE­LI­GRO­SAS

Diario de Almeria - - Opinión -

LA Cons­ti­tu­ción Es­pa­ño­la ha cum­pli­do 40 años en tiem­pos con­vul­sos. La irrup­ción de la ex­tre­ma de­re­cha en el Par­la­men­to de An­da­lu­cía con 12 dipu­tados ha pues­to con­tra las cuer­das a la de­re­cha con­ven­cio­nal y la obli­ga a re­tra­tar­se. En es­te nue­vo es­ce­na­rio no hay lu­gar para me­dias tin­tas: o se es­tá con la Cons­ti­tu­ción o se es­tá con­tra ella. La có­mo­da in­de­fi­ni­ción en la que ha ve­ni­do na­dan­do la de­re­cha tra­di­cio­nal an­da­lu­za du­ran­te dé­ca­das ha ter­mi­na­do.

Para to­mar es­ta de­ci­sión, que pa­re­ce que le es­tá cos­tan­do, la de­re­cha que se lla­ma a sí mis­ma cons­ti­tu­cio­na­lis­ta ha­ría bien en echar la vis­ta atrás. En la Tran­si­ción, po­lí­ti­cos que ha­bían lu­cha­do des­de di­fe­ren­tes ideo­lo­gías fue­ron ca­pa­ces de unir­se por el in­te­rés de Es­pa­ña y po­ner en pie una Car­ta Mag­na que le ha da­do a nues­tro país sus me­jo­res años. Aque­llos pa­dres de la Cons­ti­tu­ción tu­vie­ron una am­pli­tud de mi­ras y una ge­ne­ro­si­dad que na­die de­be­ría per­der de vis­ta.

An­te los desafíos que te­ne­mos por de­lan­te, los que nos lla­ma­mos de­fen­so­res de la Cons­ti­tu­ción te­ne­mos la obli­ga­ción de de­mos­trar­lo con nues­tros he-

chos.

Ni el Par­ti­do Po­pu­lar ni Ciu­da­da­nos pue­den ha­cer co­mo si Vox no es­tu­vie­ra ahí. Si los re­sul­ta­dos elec­to­ra­les hu­bie­ran si­do otros, qui­zá ha­brían po­di­do di­si­mu­lar du­ran­te un tiem­po, pe­ro la arit­mé­ti­ca ha que­ri­do con­ver­tir a Vox en un co­la­bo­ra­dor ne­ce­sa­rio para que cual­quier me­di­da de PP y Ciu­da­da­nos sal­ga ade­lan­te, pues­to que ellos dos so­los no suman una ma­yo­ría ab­so­lu­ta. Si quie­re gobernar An­da­lu­cía, el PP an­da­luz ne­ce­si­ta­rá a la ul­tra­de­re­cha de Vox co­mo

co­la­bo­ra­dor ac­ti­vo en ca­da una de las vo­ta­cio­nes del Par­la­men­to.

Es­te pa­no­ra­ma tam­bién obli­ga al lí­der de Ciu­da­da­nos, Al­bert Ri­ve­ra, a to­mar par­ti­do y co­lo­car­se de un la­do o de otro en la de­fen­sa de la de­mo­cra­cia. Ten­drá que de­cir si pre­fie­re ser co­mo el pre­si­den­te fran­cés, Em­ma­nuel Ma­cron o co­mo el vi­ce­pre­si­den­te ita­liano y lí­der de la Li­ga Nor­te, Mat­teo Sal­vi­ni.

El PSOE, por ser quien ha vuel­to a ga­nar las elec­cio­nes an­da­lu­zas, tie­ne la res­pon­sa­bi­li­dad de li­de­rar el diá­lo­go para con­for­mar un nue­vo go­bierno. Y los par­ti­dos que se lla­man cons­ti­tu­cio­na­lis­tas ten­drán que de­cir si es­tán dis­pues­tos a blan­quear y nor­ma­li­zar a la ex­tre­ma de­re­cha só­lo para to­car po­der o si van a ais­lar a los que tie­nen plan­tea­mien­tos ale­ja­dos de la de­mo­cra­cia, co­mo ha­ce la de­re­cha mo­de­ra­da en otros paí­ses eu­ro­peos.

Si quie­re gobernar An­da­lu­cía, el PP ne­ce­si­ta­rá a la ul­tra­de­re­cha de Vox co­mo co­la­bo­ra­dor ac­ti­vo

JO­SÉ LUIS SÁNCHEZ TE­RUEL

Se­cre­ta­rio pro­vin­cial del PSOE de Al­me­ría

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.