El asal­to a un cul­ti­vo de ma­rihua­na le cues­ta la vi­da a ti­ros en Pa­ter­na del Río

El fa­lle­ci­do lle­va­ba pues­to un cha­le­co de la Guar­dia Ci­vil tras ser ha­lla­do en una cu­ne­ta

Diario de Almeria - - Portada - M.M.

Un in­ten­to de ro­bo que con­clu­yó con una muer­te. La víc­ti­ma del ho­mi­ci­dio de Pa­ter­na del Río no te­nía vin­cu­la­ción al­gu­na con los cin­co de­te­ni­dos por la Guar­dia Ci­vil. De ori­gen ex­tran­je­ro, ves­tía un cha­le­co del Ins­ti­tu­to Ar­ma­do cuan­do su ca­dá­ver fue lo­ca­li­za­do en la cur­va ce­rra­da, an­te­rior del cor­ti­jo Bae­na, en una cu­ne­ta de la ca­rre­te­ra AL-5402. To­dos los in­di­cios apun­tan a que el fa­lle­ci­do ac­ce­dió a la vi­vien­da en la lla­ma­da pla­za del Mer­ca­do pa­ra in­ten­tar lle­var­se la ma­rihua­na que allí era cul­ti­va­da, sin es­pe­rar­se que hu­bie­se na­die den­tro.

Sin em­bar­go, el in­mue­ble no es­ta­ba va­cío. Den­tro le es­pe­ra­ba la per­so­na que efec­tuó un dis­pa­ro con­tra él y aca­bó con su vi­da. El ca­pi­tán José Ma­ría Zal­vi­de, je­fe de la Uni­dad Or­gá­ni­ca de la Po­li­cía Ju­di­cial de la Co­man­dan­cia de Al­me­ría arro­jó es­te

An­tes de aban­do­nar el ca­dá­ver en una cu­ne­ta, los au­to­res lim­pia­ron con le­jía la vi­vien­da

vier­nes nue­vos da­tos so­bre el su­ce­so ade­lan­ta­do en ex­clu­si­va por es­te pe­rió­di­co, ex­pli­can­do que fue el her­mano del fi­na­do el que de­nun­ció que és­te ha­bía des­apa­re­ci­do y que des­de la no­che an­te­rior al pa­sa­do 13 de oc­tu­bre no co­gía el te­lé­fono.

La in­for­ma­ción re­ci­bi­da por la Be­ne­mé­ri­ta bas­tó pa­ra que la des­apa­ri­ción fue­se cla­si­fi­ca­da co­mo de al­to ries­go des­de un pri­mer mo­men­to. Y cuan­do los in­ves­ti­ga­do­res tu­vie­ron co­no­ci­mien­to de que po­día ha­ber par­ti­ci­pa­do en una re­yer­ta en el in­te­rior de la ca­sa que an­te­rior­men­te ha­bía si­do un obra­dor de pan y en la que, prác­ti­ca­men­te, to­dos los ve­ci­nos del pue­blo sa­bían que ha­bía un cul­ti­vo de ma­rihua­na, las du­das fue­ron po­cas.

Un dis­po­si­ti­vo de la Guar­dia Ci­vil sor­pren­dió ese día a los tran­qui­los ve­ci­nos de es­te pe­que­ño pue­blo de la Al­pu­ja­rra. Mien­tras, los agen­tes ac­ce­dían a la vi­vien­da y en­con­tra­ron el im­pac­to de un ar­ma de fue­go y res­tos de san­gre, por lo que ini­cia­ron una se­rie de ba­ti­das pa­ra dar con el hom­bre, sin sa­ber aún si es­ta­ba sim­ple­men­te he­ri­do o ha- bía muer­to. Gra­cias a la in­ter­ven­ción de efec­ti­vos a pie, vehícu­los y me­dios aé­reos, pu­die­ron lo­ca­li­zar el cuer­po sin vi­da del des­apa­re­ci­do ape­nas 48 ho­ras más tar­de en una la­de­ra de la ca­rre­te­ra AL-5402 de Pa­ter­na del Río, don­de su­pues­ta­men­te lo de­ja­ron aban­do­na­do los de­te­ni­dos an­tes de dar­se a la fu­ga y di­ri­gir sus pa­sos has­ta El Eji­do. To­dos los arres­ta­dos son, pre­ci­sa­men­te, oriun­dos del Po­nien­te al­me­rien­se.

Pe­ro los guar­dias ci­vi­les ha­lla­ron más ele­men­tos que ha­cían va­ti­ci­nar lo peor. Aun­que ha­bía si­do re­ti­ra­da la ma­rihua­na, de la que ha po­di­do ser re­cu­pe­ra­da par­te, ha­bía aún en el l ugar trans­for­ma­do­res eléc­tri­cos, apa­ra­tos ex­trac­to­res y el en­gan­che ile­gal con el que se su­mi­nis­tra­ba de elec­tri­ci­dad al cul­ti­vo. El es­ce­na­rio del cri­men ha­bía si­do lim­pia­do con le­jía y amo­nia­co, to­do ello pa­ra in­ten­tar di­fi­cul­tar el es­cla­re­ci­mien­to de los he­chos.

Las pri­me­ras de­ten­cio­nes se pro­du­je­ron en los días si­guien­tes a la muer­te, en­tre ellas las de R.O.B., de 23 años y pre­sun­to au­tor ma­te­rial del dis­pa­ro. El Juz­ga­do de Ins­truc­ción nú­me­ro 1 de Ber­ja de­cre­tó el in­gre­so en pri­sión de los dos pri­me­ros de­te­ni­dos, en­tre ellos al au­tor ma­te­rial del dis­pa­ro, mien­tras que la Fis­ca­lía de Me­no­res tam­bién or­de­nó el in­ter­na­mien­to pre­ven­ti­vo de un me­nor de 17 años im­pli­ca­do en los he­chos, el her­mano de R.O.B.

Las dos úl­ti­mas de­ten­cio­nes por es­te ca­so tu­vie­ron lu­gar en El Eji­do y Ber­ja, don­de los su­pues­tos im­pli­ca­dos per­ma­ne­cie­ron ocul­tos con fa­mi­lia­res y ami­gos y el úl­ti­mo in­gre­so en pri­sión de l os sos­pe­cho­sos, con eda­des com­pren­di­das en­tre los 30 y 17 años, se pro­du­jo el 8 de no­viem­bre.

Zal­vi­de ha ex­pli­ca­do que los de­te­ni­dos, R.O.B. y J.M.F.B., na­ci­dos en 1995, J.C.G.M., en 2001, J.M.O.B., en el 2000, y J.A.V.F., en 1988, eran co­no­ci­dos y se de­di­ca­ban pre­sun­ta­men­te al cul­ti­vo de ma­rihua­na, sin que la víc­ti­ma mor­tal tu­vie­se re­la­ción con ellos, por lo que se con­si­de­ra que re­ci­bió el dis­pa­ro cuan­do en­tró a ro­bar en la plan­ta­ción.

Los arres­ta­dos es­tán in­ves­ti­ga­dos por de­li­tos de ho­mi­ci­dio do­lo­so, te­nen­cia ilí­ci­ta de ar­mas, cul­ti­vo y ela­bo­ra­ción de dro­gas, con­tra la sa­lud pú­bli­ca, de­frau­da­ción de f lui­do eléc­tri­co y en­cu­bri­mien­to.

Al­gu­nas fuen­tes

del ca­so han

apun­ta­do la po­si­bi­li­dad de que el fi­nal­men­te fa­lle­ci­do no acu­die­ra so­lo al in­mue­ble en la no­che de los he­chos y que, in­clu­so, tra­ta­ra de ha­cer­se pa­sar por agen­te de la au­to­ri­dad pa­ra ahu­yen­tar a los po­si­bles mo­ra­do­res al ac­ce­der a la vi­vien­da. Co­mo ya se ha di­cho, cuan­do los agen­tes lo­ca­li­za­ron el ca­dá­ver, es­te lle­va­ba pues­to en­tre sus ro­pas un cha­le­co ref lec­tan­te de la Guar­dia Ci­vil.

Por fin al­go de luz cae so­bre es­te ca­so que ha te­ni­do en vi­lo du­ran­te ca­si dos me­ses a los ve­ci­nos de un pue­blo de ape­nas 300 ha­bi­tan­tes. El pro­pio al­cal­de de la lo­ca­li­dad, José Asen­sio, re­co­no­cía a Dia­rio de Al­me­ría que en Pa­ter­na del Río se ha­bían sen­ti­do un tan­to “des­am­pa­ra­dos” al ha­ber trans­cu­rri­do tan­to tiem­po sin no­ti­cias ofi­cia­les. Co­mo es ló­gi­co, las ha­bla­du­rías y los ru­mo­res no tar­da­ron en apa­re­cer en el mu­ni­ci­pio e in­clu­so al­gu­nos ase­gu­ra­ban que el cuer­po del fa­lle­ci­do ha­bía si­do des­cuar­ti­za­do, al­go to­tal­men­te in­cier­to. Fi­nal­men­te, to­do pa­re­ce ce­rrar­se con una muer­te que no fue pla­nea­da ac­ti­va­men­te por los aho­ra de­te­ni­dos, sino que pre­sun­ta­men­te ac­tua­ron en el mo­men­to y ac­to se­gui­do em­pren­die­ron una dis­pa­ra­ta­da eva­sión que po­co bien les ha­rá a la ho­ra de en­fren­tar­se a la jus­ti­cia.

CAR­LOS BAR­BA/EFE

Ca­pi­tán José Ma­ría Zal­vi­de, je­fe de la Po­li­cía Ju­di­cial de la Co­man­dan­cia de Al­me­ría.

G.C.

En el lu­gar de los he­chos apa­re­cie­ron prue­bas del ti­ro­teo.

G.C.

Una de las ar­mas in­ter­ve­ni­das du­ran­te la in­ves­ti­ga­ción.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.