EX­TRE­MA NE­CE­SI­DAD

Diario de Almeria - - Opinión - RA­FAEL LEO­POL­DO AGUI­LE­RA ra­fae­lleo­pol­[email protected]­mail.co­ma

TRAS la do­mi­ni­cal y pla­ye­ra Ro­me­ría en Tor re Gar­cía pa­ra ren­dir ho­me­na­je de­vo­cio­nal a la pa­tro­na co­ro­na­da y al­cal­de­sa per pe­tua, la San­tí­si­ma Vir­gen del Mar, y la so­lem­ne to­ma de po­se­sión gu­ber­na­men­tal co­mo Pre­si­den­te de la Di­put ación Pro­vin­cial de Al­me­ría de Ja­vier Au­re­liano Gar­cía Mo­li­na, dos hec hos de en­ver­ga­du­ra cí­vi­co - re­li­gio­sa, en­tre otros, han acon­te­ci­do en est a ve­tust a, ín­clit a e in­da­lia­na ciu­dad; el otro por su ca­rác­ter re­gio­na­lis­ta ha sido el de­mo­crá­ti­co pac­to po­lí­ti­co pa­ra po­der im­ple­ment ar con sen­ti­res de cam­bio au­to­nó­mi­co la ges­tión y go­ber nan­za de la Jun­ta de An­da­lu­cía. Ex­pre­so con el de­bi­do res­pe­to y con­si­de­ra­ción, a quie­nes, a buen se­gu­ro, arri­ma­rán el hom­bro con pasión sa­cro­san­ta pa­ra cum­plir con di­li­gen­cia en la co­sa pú­bli­ca to­do aque­llo que re­per­cu­ta de for­ma sa­tis­fac­to­ria en sus ciu­da­da­nos y, por en­de, en An­da­lu­cía, que “...si se nom­bran fun­cio­na­rios y je­fes vir­tuo­sos, en­ton­ces el pue­blo ama­rá a sus se­me­jan­tes; pe­ro si se em­plean a los ma­los, el pue­blo ama­rá y te­me­rá a las le­yes. En el pri­mer ca­so el pue­blo se­rá más

fuer te que el “go­bierno”; en el otro el “go­bierno” se­rá más fuer­te que el pue­blo. Por eso se di­ce: go­ber­nar me­dian­te hom­bres de buen co­ra­zón con­du­ce a la de­sin­te­gra­ción; go­ber­nar con hom­bres ma­los con­du­ce al or­den y a la for­ta­le­za”...y ter­mi­na­ron que­man­do li­bros”. En la doc­tri­na política ri­gu­ro­sa, es ver­da­de­ra­men­te com­ple­jo ha­cer una cla­ra se­pa­ra­ción en­tre to­das las op­cio­nes po­lí­ti­cas electas, que aten­dien­do a de­ter­mi­na­das par­tes de sus pro­gra­mas ofer­ta­dos y no leí­dos, gi­ran en­tre la erró­nea

des­crip­ción mal in­ten­cio­na­da “ul­tra­de­re­cha” y la siem­pre más grá­cil y su­til “ul­tra­iz­quier­da”, nun­ca ca­li­fi­ca­do nin­gún gru­po con es­te te­mi­do pa­tro­ní­mi­co bol­che­vi­qui­za­do. Cuan­do es­tén en el po­der, a la ho­ra de lle­var a pu­ro y de­bi­do efec­to, no so­lo, el idea­lis­mo plas­ma­do en un pro­gra­ma elec­to­ral, ha­bi­tual­men­te in­cum­pli­ble, sal­vo ex­cep­cio­nes, las me­di­das po­lí­ti­cas adop­ta­das con asi­me­tría de vo­tos, es­ta­rán orien­ta­das en la ex­tre­ma ne­ce­si­dad del cam­bio en sanidad, de­pen­den­cia y edu­ca­ción. Con­clu­yo mi pen­sa­mien­to una­mu­niano, in­crus­tán­do­les co­mo hi­lo mu­si­cal in­te­rior en el his­pa­len­se y ba­rro­co Pa­la­cio de San Tel­mo, la mar­cha pro­ce­sio­nal “Io­ne”, una ver­da­de­ra jo­ya a ni­vel de com­po­si­ción me­ló­di­ca, pa­ra que Sus Se­ño­rías se in­vis­tan de los atri­bu­tos in­te­lec­tua­les ne­ce­sa­rios que acre­cien­ten la pres­tan­cia y sa­ber es­tar por amor a Es­pa­ña.

Por eso se di­ce que go­ber­nar me­dian­te hom­bres de buen co­ra­zón con­du­ce a la de­sin­te­gra­ción...

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.