La oca­sión ha­ce al LA­DRÓN

Diario de Almeria - - Almería - Los re­vien­ta ca­bi­nas. El car­te­ris­ta. El Pi­que­ro. El bol­si­lle­ro. El lan­ce­ro. Los ma­le­te­ros. Los Me­che­ros. Las bu­tro­ne­ras. Ra­tal de ho­tel.

an­ti­guas o de po­cos pi­sos, es­ca­lan­do y tre­pan­do a tra­vés de la fa­cha­da ac­ce­dien­do por los bal­co­nes o te­rra­zas. Ac­túan de no­che. ro­bar subidos a bor­do de dos mo­to­ci­cle­tas. Sin qui­tar­se los cas­cos de pro­tec­ción, dos de ellos ba­jan del vehícu­lo in­ti­mi­dan­do a los pea­to­nes o em­plea­dos que sa­len a la ca­lle.

Los otros dos rom­pen a ma­za­zos los ex­po­si­to­res de los ob­je­tos de mas va­lor in­tro­du­cien­do las ma­nos por el agu­je­ro pa­ra ha­cer­se con el bo­tín..

Es­te ti­po de ro­bos los sue­len ha­cer a ple­na luz del día y en su con­su­ma­ción em­plean en­tre tres y cuatro mi­nu­tos vehícu­lo pa­ra­do re­vi­san­do pa­que­tes o pa­pe­les. Des­plá­ce­se cuan­to an­tes. Si per­ci­be al­go sos­pe­cho­so, lla­me la atención de los tran­seún­tes ha­cien­do so­nar el cla­xon y ac­cio­nan­do las lu­ces de rá­fa­gas.

Los que do­mi­nan es­te “re­gis­tro” en la ac­tua­li­dad son per­so­nas pro­ce­den­tes de Eu­ro­pa del es­te, es­pe­cia­li­za­dos en des­va­li­jar las ca­bi­nas te­le­fó­ni­cas. Atrás que­da­ron ya los tiem­pos del “f le­je” o “es­pa­di­lla” pa­ra for­zar los ca­je­ti­nes te­le­fó­ni­cos. Aho­ra los apa­ra­tos son mas so­fis­ti­ca­dos.

(“sa­ñe­ro”) Es el de­lin­cuen­te que sus­trae la car­te­ra a la vic­ti­ma pa­ra apro­piar­se de los bi­lle­tes, mo­ne­das o las tar­je­tas de cré­di­to (“plás­ti­cos). El lu­gar o lu­ga­res ha­bi­tua­les don­de eje­cu­ta el he­cho (“pas­to”) es en mer­ca­di­llos, acon­te­ci­mien­tos de­por­ti­vos, fe­rias, au­to­bu­ses, siem­pre don­de ha­ya gran­des aglo­me­ra­cio­nes de per­so­nas

Pue­de ac­tuar so­lo o acom­pa­ña­do y exis­ten di­ver­sas téc­ni­cas:

Uti­li­za los de­dos ín­di­ce y me­dio pro­te­gi­do por un pe­rió­di­co o pren­da de ves­tir(“mu­le­ta”) que ocul­ta la ope­ra­ción a los pre­sen­tes y que ac­to se­gui­do pa­sa la car­te­ra al cóm­pli­ce (“pa­sar el bu­rro”)

Abre el bol­so de las

mu­je­res e in- tro­du­ce las ma­nos pa­ra apo­de­rar­se de los mo­ne­de­ros.

Téc­ni­ca sud­ame­ri­ca­na prac­ti­ca­da por car­te­ris­tas de aque­llos paí­ses que uti­li­zan pin­zas adap­ta­dos o alam­bres pa­ra “le­van­tar” la car­te­ra.

En desuso ha caí­do la tra­di­cio­nal for­ma uti­li­za­da por los vie­jos car­te­ris­ta quie­nes va­lién­do­se de una cu­chi­lla de afei­tar cor­ta­ban los fo­rros de los bol­si­llos pa­ra sa­car­le las car­te­ras.

Es­pe­cia­li­za­dos en la sus­trac­ción de ma­le­tas, bol­sas de via­je, cá­ma­ras fo­to­grá­fi­cas y cuan­tos efec­tos pue­dan lle­var quie­nes se dis­po­nen a via­jar. Sus lu­ga­res de ac­tua­ción son las es­ta­cio­nes de fe­rro­ca­rril, au­to­bu­ses, es­ta­cio­nes ma­rí­ti­mas, ae­ro­puer­tos y ves­tí­bu­los de ho­te­les.

Ac­túan en los gran­des al­ma­ce­nes y su­per­fi­cies co­mer­cia­les. Es­tán los “em­pal­ma­do­res” que ha­cen el tra­ba­jo en­tre va­rios in­di­vi­duos, don­de mien­tras uno dis­traen al de­pen­dien­te-pre­fie­ren jó­ve­nes- el otro se lle­va en la mano un ob­je­to pe­que­ño pe­ro de gran va­lor, fun­da­men­tal­men­te jo­yas. Uti­li­zan pe­ga­men­tos o chi­cles pa­ra ha­cer­lo.

Son mu­je­res pro­vis­tas de un gran man­dil ca­mu­fla­do ba­jo una pren­da de ves­tir am­plia. Co­mo en el ca­so an­te­rior sue­len ir va­rias, una de las cua­les de­no­mi­na­das “la car­tu­je­ra” es la en­car­ga­da de vi­gi­lar o dis­traer al de­pen­dien­te.

Los hur­tos por des­cui­do cons­ti­tu­yen una pe­sa­di­lla pa­ra los es­ta­ble­ci­mien­tos co­mer­cia­les, quie­nes tra­tan de com­ba­tir­la con el uso de nu­me­ro­sos sis­te­mas de se­gu­ri­dad, que van des­de las cá­ma­ras de TV de cir­cui­to ce­rra­do, pa­san­do por vi­gi­lan­tes de se­gu­ri­dad y chips y ba­rras de có­di­go en los dis­tin­tos ar­tícu­los.

Son mu­je­res, que con oca­sión del ejer­ci­cio de la pros­ti­tu­ción le sus­traen al clien­te lo que de va­lor lle­va en­ci­ma. Sue­len ac­tuar a ve­ces con un cóm­pli­ce y es en la ca­lle don­de tras con­cer­tar el ser­vi­cio, lle­van a su vic­ti­ma has­ta la ha­bi­ta­ción de un hos­tal o pen­sión. Es­te “re­gis­tro” lle­va la al­ter­na­ti­va del de­no­mi­na­do “Be­so del amor”.

Se co­no­cen así a los de­lin­cuen­tes que tra­ba­jan en las ha­bi­ta­cio­nes de ho­te­les, bien cuan­do ha sa­li­do el ocu­pan­te o in­clu­so, cuan­do és­te se en­cuen­tra dur­mien­do. Es­tas mo­da­li­da­des, sal­vo ca­sos ex­cep­cio­na­les ya no son fre­cuen­tes en el mo­men­to ac­tual.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.