Diario de Almeria

BA­RES RA­ROS

- Ibanez · Chavela Vargas · Frida Kahlo · Louis Armstrong

RE­CA­LAR va­ra­do en un bar som­brío en un vier­nes gris y des­cu­brir to­das las ra­re­zas para mí so­lo. En ca­da me­sa hay un dis­co, un dis­co como los de an­tes. El al­ta­voz de una emi­so­ra ima­gi­na­ria es un am­pli­fi­ca­dor de gui­ta­rra Iba­nez y la me­sa de al la­do no es una me­sa há­bil para to­mar ca­fé, es más, no es una me­sa, es un al­tar. Un al­tar don­de se ve­ne­ra a Cha­ve­la Var­gas con fo­tos y dos cac­tus. Por su­pues­to en una fo­to en­cien­de un gran­dio­so pu­ro y es­tá f lan­quea­da por LPs de Ma­ría Ji­mé­nez y Me­cano. Tan kitsch como los poe­mas es­cri­tos con ti­za en la pin­tu­ra ne­gra de las pa­re­des y las f lo­res de pa­pel con la ta­pa de al­gún re­gis­tro de ins­ta­la­cio­nes tam­bién pin­ta­da de ne­gro con su fra­se co­rres­pon­dien­te, la fór­mu­la de quí­mi­ca or­gá­ni­ca ig­no­ta, con sus oxí­ge­nos, ni­tró­ge­nos, CHs y en­la­ces sim­ples y do­bles. El cua­dro de Fri­da Kah­lo y la co­lec­ción, es­ta vez de LPs y sin­gles de de­trás de la ba­rra de gus­tos ecléc­ti­cos, Pe­ra­les, Ma­no­lo Es­co­bar, Isa­bel Pan­to­ja, El Úl­ti­mo de la fi­la, Louis Arms­trong, Tria­na. El spa­rring de un ca­fé con le­che man­cha­da de la tar­de le­van­ta el mun­do para el si­guien­te asal­to y no no llue­ve ni ha­ce vien­to pe­ro siem­pre hay ru­mo­res de oto­ño ima­gi­na­ble en la bru­ma de los vier­nes. Se ave­ci­na

Lle­gar es vol­ver al re­fu­gio an­ti­aé­reo que es ca­da ca­sa para ol­vi­dar durante tres días y para siem­pre la semana

otro puen­te de men­ti­ra, los su­mos ha­ce­do­res han ma­dru­ga­do para des­truir las es­pe­ran­zas de los que pien­san aven­tu­rar­se por las ca­rre­te­ras de mis­te­rio lle­nas de co­ches y no­che os­cu­ra sin po­der mo­ver­se, sin po­der lle­gar a su des­tino. Y ya na­die lle­ga por­que na­die sa­le. In­ten­tan­do cons­truir to­do lo que es im­po­si­ble planean fi­nes de semana que ya no exis­ten. En las no­ti­cias se cer­ca a los ciu­da­da­nos ca­da vez más con man­chas ro­jas en los ma­pas, man­chas ro­jas ca­da vez más gran­des con co­mu­ni­ca­dos ofi­cia­les y te­le­dia­rios don­de siem­pre di­cen lo mis­mo, mas­ca­ri­llas, nú­me­ro de ca­sos, nú­me­ro de ca­sos y mas­ca­ri­llas. Qué ha­brá en esa ca­ja-ma­le­tín me­tá­li­co de co­lor ver­de má­qui­na de es­cri­bir que po­sa ce­rra­do en la ba­rra del bar. No hay nin­gún clien­te, han lo­gra­do por fin que se guar­den las distancias con to­do el mun­do so­lo, ya tie­nen sus distancias y su hi­gie­ne por­que el bar es­tá ab­so­lu­ta­men­te lim­pio y va­cío. El án­gel de la na­da via­ja por las ca­lles pe­ro no en las ca­rre­te­ras don­de mi­les de co­ches van a nin­gu­na par­te. Y de­pri­sa si­guen exis­tien­do pla­zas de apar­ca­mien­to-mi­la­gro li­bres. Lle­gar es vol­ver al re­fu­gio an­ti­aé­reo que es ca­da ca­sa para ol­vi­dar durante tres días y para siem­pre la semana.

 ?? FRAN­CIS­CO SÁN­CHEZ CO­LLAN­TES ?? fjs­co­llanr­tes@gmail.com
FRAN­CIS­CO SÁN­CHEZ CO­LLAN­TES fjs­co­llanr­tes@gmail.com

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain