Diario de Almeria

SU­SAN SON­TAG

- Vietnam · Susan Sontag · Como · Jacqueline Kennedy Onassis · United States of America · Hanoi · Soviet Union · Cuba · Gulag · Salman Rushdie · Sarajevo

LA es­cri­to­ra es­ta­dou­ni­den­se en­car­na los de­ba­tes que ca­rac­te­ri­za­ron la se­gun­da mi­tad del si­glo XX. Le to­có vi­vir los años de desa­rro­llo eco­nó­mi­co en los que el op­ti­mis­mo in­vi­ta­ba a su­pe­rar cual­quier pro­ble­ma. Y, lue­go, vi­vió tam­bién las ten­sio­nes ra­cia­les, la gue­rra de Vietnam, la apa­ri­ción del SI­DA o la anu­la­ción de la cultura por el con­su­mis­mo.

La bio­gra­fía de Ben­ja­min Mo­ser per­mi­te re­pa­sar los hitos de esos años, que mar­can tam­bién nues­tro pre­sen­te. Son­tag per­te­ne­ce a una ge­ne­ra­ción que res­pe­ta aún las gran­des obras con­sa­gra­das por el ca­non. Sin em­bar­go, ad­vier­te los cam­bios que se pro­du­cen a su al­re­de­dor y los ob­ser­va con sim­pa­tía. Como ella mis­ma di­ce, si tu­vie­ra que ele­gir en­tre Dos­toievs­ki y el rock, op­ta­ría por Dos­toievs­ki, pe­ro ¿por qué no que­dar­se con am­bos? De acuer­do con los nue­vos tiem­pos re­pre­sen­ta al in­te­lec­tual que no re­nun­cia a ser po­pu­lar como mues­tran sus fo­tos con Len­non o con Jac­que­li­ne Ken­nedy. En­tien­de que las gran­des cau­sas hay que de­fen­der­las tam­bién en los dia­rios y en las por­ta­das de las re­vis­tas, y abre una es­pe­ran­za fren­te al con­ti­nuo en­ve­je­ci­mien­to de lo aca­dé­mi­co.

Son­tag nos mues­tra so­bre to­do que el in­te­lec­tual se cons­tru­ye en torno a la ca­pa­ci­dad para rec­ti­fi­car sus pro­pios erro­res. En un tiem­po, de­nun­cia­ba los crí­me­nes de EEUU en Vietnam, pe­ro era ca­paz de creer­se que en Ha­noi o en la URSS se res­pe­ta­ban los de­re­chos hu­ma­nos. Con los años, pa­só de no que­rer ver una par­te de la reali­dad a cri­ti­car a Gar­cía Már­quez por su apo­yo a Cu­ba y se pre­gun­tó si has­ta los lec­to­res del Rea­der’s Di­gest es­ta­ban en reali­dad me­jor in­for­ma­dos so­bre lo que pa­sa­ba en la URSS que los se­su­dos in­te­lec­tua­les, como ella mis­ma, que ne­ga­ron la exis­ten­cia del Gu­lag.

En ese ca­mi­nar ha­cia el li­be­ra­lis­mo y en el du­ro re­co­no­ci­mien­to de sus pro­pios pre­jui­cios re­si­de, sin du­da, su legado. Con sus lu­ces y sus som­bras su ma­yor apor­ta­ción se en­cuen­tra en su im­pli­ca­ción per­so­nal para de­fen­der a Sal­man Rush­die o para per­ma­ne­cer en Sa­ra­je­vo y de­nun­ciar el ge­no­ci­dio en los Bal­ca­nes. Su pro­pia vi­da con­fir­ma la fuer­za y la de­bi­li­dad del ser hu­mano. Za­ran­dea­da por las he­ri­das que pue­den pro­vo­car el se­xo, la fa­mi­lia o las en­fer­me­da­des, fue ca­paz, a su vez, de con­ver­tir sus con­tra­dic­cio­nes o su lu­cha par­ti­cu­lar con­tra el cán­cer en una ref le­xión lú­ci­da para los de­más. Ahí se en­cuen­tra la he­ren­cia que Su­san Son­tag nos de­ja como in­te­lec­tual y como per­so­na

Su­san Son­tag nos mues­tra so­bre to­do que el in­te­lec­tual se cons­tru­ye en torno a la ca­pa­ci­dad para rec­ti­fi­car sus pro­pios erro­res

 ?? IN­MA­CU­LA­DA URÁN / JA­VIER FORNIELES ?? blo­ga­son­de­mar@gmail.com
IN­MA­CU­LA­DA URÁN / JA­VIER FORNIELES blo­ga­son­de­mar@gmail.com

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain