Diario de Almeria

EN AQUE­LLOS TIEM­POS IN­CIER­TOS

- IGNACIO FLO­RES

CUAN­DO yo era aún más jo­ven, usá­ba­mos con to­tal na­tu­ra­li­dad, y una cier­ta in­di­fe­ren­cia, dos fra­ses; una era: “con­se­jos en me­tá­li­co, y los otros cuan­do yo los pi­da”, y la otra era: “ya ten­go edad para equi­vo­car­me so­lo”. Am­bas de­no­ta­ban nues­tra an­sia de in­de­pen­den­cia y de li­ber­tad. ¡Ha­ce si­glos que no las he vuel­to a oir!

Ha­go ese co­men­ta­rio por­que al so­cai­re de la pan­de­mia (o lo que sea) que es­ta­mos vi­vien­do oi­go, pe­ro ra­ra vez es­cu­cho, a per­so­na­jes pú­bli­cos usar y abu­sar de la pa­la­bra “acon­se­ja­mos” se­gui­da de co­men­ta­rios va­rio­pin­tos, cuan­do no son ra­ros, ra­ros, ra­ros y di­fí­ci­les de di­ge­rir. Véa­se el asun­to del cé­le­bre co­mi­té de ex­per­tos, de los que nos de­cían que eran unos se­su­dos con­se­je­ros áu­li­cos a los que no se po­día mo­les­tar por­que es­ta­ban las 24 ho­ras de­va­nán­do­se los se­sos pa­rien­do con­se­jos. Así lo en­ten­dí yo al sen­tir las jus­ti­fi­ca­cio­nes que nos die­ron para no des­ve­lar la iden­ti­dad de sus miem­bros. Por otra par­te, es­toy can­sa­do de los es­ta­dos de alar­ma o ex­cep­ción o si­tio. De he­cho, nun­ca me han gus­ta­do, siem­pre me han mo­les­ta­do mu­cho. Aho­ra bien, en tiem­pos del ge­ne­ral sa­bía­mos las ra­zo­nes por las que los de­cre­ta­ba, pe­ro aho­ra no he con­se­gui­do la ne­ce­si­dad re­cu­rren­te de de­cre­tar­los y pro­rro­gar­los tan­to y, a ve­ces, con tan­ta pri­sa.

Es­tos es­ta­dos atí­pi­cos, y sus par­tos, tie­nen al­go que me re­cuer­dan la con­vo­ca­to­ria de gra­cia que pe­día­mos al Rec­tor para in­ten­tar apro­bar la Or­gá­ni­ca. Nos la con­ce­día, pe­ro no por eso apro­bá­ba­mos la asig­na­tu­ra.

En lo que a mí res­pec­ta, han con­se­gui­do que to­das esas so­bre­ac­tua­cio­nes, to­dos esos de­co­ra­dos, to­das esas pues­tas en escena para de­cir, pa­ra­fra­sean­do a Ar­gui­ñano “co­sas sin fun­da­men­to”, tie­nen una so­la fi­na­li­dad: la dis­trac­ción y la ocul­ta­ción. Sal­van­do las distancias, es se­me­jan­te a cuan­do el to­re­ro lla­ma al to­ro por el pi­tón de­re­cho y lue­go le da el pa­se por el iz­quier­do. ¡Mie­do me da sa­ber a qué obe­de­cen esas ma­nio­bras de apa­ren­te dis­trac­ción!. Si se de­ben a erro­res sin mal­dad, ¡en bue­nas ma­nos es­ta­mos!. Y si se de­ben a que nos es­tán dis­tra­yen­do, ¡en bue­nas ma­nos es­ta­mos! pe­ro ade­más, ¡mie­do me da!. Aun­que se di­ce que “equi­vo­car­se es de sa­bios”, como sa­bios han de­mos­tra­do que no lo son, ¿por qué no de­jan de ma­rear la per­diz y se ponen a tra­ba­jar en los pro­ble­mas que te­ne­mos en­ci­ma? Aun­que esa es su ver­da­de­ra obli­ga­ción, pro­me­to que les agra­de­ce­ría que lo hi­cie­ran. “Pri­mum vi­ve­re dein­de phi­lo­sop­ha­ri” o como de­ci­mos en es­pa­ñol: pri­me­ro la obli­ga­ción, des­pués la de­vo­ción.

Los es­ta­dos de alar­ma o ex­cep­ción o si­tio nun­ca me han gus­ta­do, siem­pre me han mo­les­ta­do mu­cho

 ??  ?? www.news­brea­ker.es
www.news­brea­ker.es

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain