A LA GLO­BA­LI­ZA­CIÓN LE SE­GUI­RÁ EL DES­OR­DEN

Diario de Almeria - - Opinión - JUAN JO­SÉ GAR­CÍA

EL Deuts­che Bank pu­bli­có ha­ce unas se­ma­nas un aná­li­sis ti­tu­la­do “La era del des­or­den. La nue­va era pa­ra la eco­no­mía, la po­lí­ti­ca y nues­tra for­ma de vi­da” del que se han he­cho eco mu­chos me­dios de co­mu­ni­ca­ción, por lo lla­ma­ti­vo de sus previsione­s so­bre el fu­tu­ro de la eco­no­mía, anun­cian­do el fin de la se­gun­da era de la glo­ba­li­za­ción y el co­mien­zo de un nue­vo sú­per ci­clo eco­nó­mi­co.

Se­gún di­cho in­for­me, ha ha­bi­do cin­co sú­per ci­clos en los úl­ti­mos 160 años: pri­me­ra era de la glo­ba­li­za­ción (18601914); gran­des gue­rras y de­pre­sión (1914-1945); Bret­ton Woods y vuel­ta al pa­trón del oro (1945-1971); co­mien­zo del sis­te­ma fi­du­cia­rio y era de la inf la­ción ele­va­da (1971-1980); y se­gun­da ola de la glo­ba­li­za­ción (1980-2020). A con­ti­nua­ción, ven­dría la que de­no­mi­nan la era del des­or­den.

El ci­clo que ter­mi­na aho­ra se ha ca­rac­te­ri­za­do por la abo­li­ción de mu­chas re­gu­la­cio­nes y con­tro­les de ca­pi­tal, im­pul­so del li­bre co­mer­cio y los f lu­jos de ca­pi­tal y un or­den mun­dial más li­be­ral. Las grie­tas más im­por­tan­tes apa­re­cie­ron du­ran­te l a cri­sis eco­nó­mi­ca de 2008, que pu­so de ma­ni­fies­to im­por­tan­tes pro­ble­mas cau­sa­dos por la glo­ba­li­za­ción en mu­chos paí­ses y des­de en­ton­ces ha es­ta­do en entredicho.

Los ex­per­tos de to­dos los ám­bi­tos siem­pre es­tán ha­cien­do es­tu­dios se­su­dos y pro­nós­ti­cos que no siem­pre se cum­plen en su to­ta­li­dad, pe­ro es evi­den­te que el mun­do es­tá en cons­tan­te cam­bio y que las épo­cas de cri­sis ace­le­ran los cam­bios, así ha si­do a lo lar­go de nues­tra his­to­ria. En ge­ne­ral, se han in­ten­ta­do su­pe­rar las cri­sis ge­ne­ran­do cam­bios que me­jo­ren el sis­te­ma sea po­lí­ti­co, eco­nó­mi­co, so­cial, de se­gu­ri­dad, etc. ¿Los re­sul­ta­dos de es­tos cam­bios han si­do los es­pe­ra­dos? No siem­pre. Par­tien­do de unos bue­nos pro­pó­si­tos ini­cia­les, las cir­cuns­tan­cias y los in­tere­ses de unos y otros han he­cho que de­ma­sia­das ve­ces el re­sul­ta­do no ha­ya si­do co­mo se­ría desea­ble. Al­go se ha me­jo­ra­do, pe­ro no to­do lo que se de­be­ría ha­ber he­cho. La cri­sis eco­nó­mi­ca de 2008 es un buen ejem­plo de ello, los má­xi­mos di­ri­gen­tes mun­dia­les se hi­cie­ron el fir­me pro­pó­si­to de cam­biar mu­chas co­sas y, al fi­nal, los in­tere­ses de unos y de otros de­ja­ron los bue­nos pro­pó­si­tos en la mi­tad de la mi­tad. Y así nos va.

Es cier­to que la ex­ce­si­va de­pen­den­cia del ex­te­rior que ac­tual­men­te tie­nen los paí­ses y la fal­ta de au­to­no­mía en de­ci­sio­nes im­por­tan­tes o en el su­mi­nis­tro de bie­nes fun­da­men­ta­les ha he­cho que se cues­tio­ne el mo­de­lo ac­tual. Los ex­per­tos, al ana­li­zar el fu­tu­ro de la glo­ba­li­za­ción, lle­van ya un tiem­po ha­blan­do del “de­co­upling”, re­fi­rién­do­se a la dis­mi­nu­ción de la de­pen­den­cia del ex­te­rior pe­ro, en nues­tro ca­so, in­me­dia­ta­men­te sur­ge la du­da de si en Eu­ro­pa (y en Es­pa­ña) es­ta­mos pre­pa­ra­dos pa­ra ese cam­bio y pa­ra asu­mir sus cos­tes. Ha­blan­do de las ca­rac­te­rís­ti­cas que se adi­vi­nan de la nue­va era, ya sa­be­mos que las dispu­tas en­tre EE.UU. y Chi­na mar­ca­rán las pró­xi­mas dé­ca­das, el in­cre­men­to ex­ce­si­vo de la deu­da ex­ter­na en al­gu­nos paí­ses les ge­ne­ra­rá pro­ble­mas en un fu­tu­ro no muy le­jano (avi­so a na­ve­gan­tes), la de­sigual­dad cre­cien­te y la bre­cha in­ter­ge­ne­ra­cio­nal ya las es­ta­mos vien­do y la re­vo­lu­ción tec­no­ló­gi­ca ya se es­tá pro­du­cien­do y se ace­le­ra­rá en los pró­xi­mos años. Ade­más, es­tán las con­se­cuen­cias del cam­bio cli­má­ti­co, que no ha­cen sino agra­var cual­quier pre­vi­sión de fu­tu­ro. Otra vez, es­ta cri­sis, co­mo las an­te­rio­res, es una opor­tu­ni­dad nue­va pa­ra Eu­ro­pa. La cri­sis eco­nó­mi­ca re­cien­te, a pe­sar de los ma­los au­gu­rios, sig­ni­fi­có un pa­so ade­lan­te en los me­ca­nis­mos de ac­tua­ción de la Unión Eu­ro­pea en el plano eco­nó­mi­co; aho­ra se abre un nue­vo pe­rio­do de­ci­si­vo pa­ra su fu­tu­ro y pa­ra re­cu­pe­rar el lu­gar que le co­rres­pon­de en el mun­do. El cam­bio de ci­clo y la re­ver­sión de la glo­ba­li­za­ción se lle­va pro­du­cien­do du­ran­te los úl­ti­mos años, pe­ro la cri­sis ac­tual lo ha ace­le­ra­do. Es cier­to que lla­mar a la nue­va era la del ‘des­or­den’, en es­tos mo­men­tos y con la que es­tá ca­yen­do, lla­ma la aten­ción, aun­que en tér­mi­nos eco­nó­mi­cos sea lo que más se le pa­rez­ca y siem­pre ha­ya un cier­to des­or­den al prin­ci­pio de un cam­bio. Una si­tua­ción así no tie­ne por qué ser ma­la y pue­de te­ner efec­tos be­ne­fi­cio­sos si ca­da país u or­ga­ni­za­ción, a su ni­vel, apro­ve­cha pa­ra sen­tar las ba­ses en las que ci­men­tar su fu­tu­ro. Lo ciu­da­da­nos de a pie siem­pre es­pe­ra­mos eso de los que nos go­bier­nan.

El cam­bio de ci­clo y la re­ver­sión de la glo­ba­li­za­ción se lle­va pro­du­cien­do du­ran­te los úl­ti­mos años, pe­ro la cri­sis ac­tual lo ha ace­le­ra­do

Ex­per­toen In­te­li­gen­cia Eco­nó­mi­ca y Com­pe­ti­ti­va

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.