EL PE­LI­GRO DE QUE NOS GO­BIER­NE UN MEN­TI­RO­SO

Diario de Almeria - - Almería - RA­MÓN HE­RRE­RA DE LAS HERAS

Aes­tas al­tu­ras ya na­die du­da, por tris­te que ello sea, de que Es­pa­ña es­tá sien­do go­ber­na­da por un men­ti­ro­so. Un men­ti­ros com­pul­si­vo. Es po­si­ble que la crí­ti­ca sue­ne muy du­ra, pe­ro es que la si­tua­ción en la que nos en­con­tra­mos lo es aun más. No es que el Pre­si­den­te Sán­chez no cum­pla sus pro­me­sas elec­to­ra­les, es que ha­ce jus­ta­men­te lo con­tra­rio de lo que pro­me­tió. To­do con tal de man­te­ner­se en el po­der

Nos min­tió cuan­do, en el de­ba­te de la úl­ti­ma cam­pa­ña elec­to­ral, pro­me­tió que re­for­ma­ría los de­li­tos de se­di­ción y re­be­lión pa­ra en­du­re­cer­los, por­que lo que ha pro­pues­to es re­ba­jar las pe­nas que con­lle­van. Nos min­tió cuan­do se com­pro­me­tió a vol­ver a in­cluir en el Có­di­go pe­nal el de­li­to de ce­le­bra­ción de re­fe­rén­dums ile­ga­les, por­que no so­lo no lo ha he­cho, sino que tie­ne abier­ta una me­sa de diá­lo­go con los que quie­ren rom­per Es­pa­ña. Nos min­tió cuan­do di­jo que no po­dría dor­mir con Po­de­mos en su go­bierno, por­que duer­me a pier­na suel­ta mien­tras go­bier­na con ellos. Nos min­tió tam­bién cuan­do pro­me­tió que nun­ca per­mi­ti­ría que la go­ber­na­bi­li­dad de Es­pa­ña re­ca­ye­se en ERC, por­que de­pen­de de Ru­fián pa­ra la apro­ba­ción de cual­quier ley. Nos min­tió, qui­zá la men­ti­ra más gra­ve, cuan­do ase­gu­ró que “con BIL­DU no se acuer­da na­da”, por­que lue­go vi­mos la fir­ma del PSOE jun­to a los he­re­de­ros de Ba­ta­su­na en un in­fa­me do­cu­men­to que pac­ta­ba la de­ro­ga­ción de la re­for­ma la­bo­ral.

Hay mu­chas más, pe­ro he que­ri­do de­jar pa­ra la úl­ti­ma la más preo­cu­pan­te, la que se re­fie­re a la re­for­ma del Con­se­jo Ge­ne­ral del Po­der ju­di­cial. Una re­for­ma que po­dría fir­mar per­fec­ta­men­te cual­quier es­ta­do to­ta­li­ta­rio, una re­for­ma que asus­ta a Europa y que nos de­be asus­tar a to­dos los es­pa­ño­les. Sán­chez afir­mó, no ha­ce tan­to, que “mi -su- com­pro­mi­so: re­ge­ne­rar la vi­da de­mo­crá­ti­ca es ha­cer un CGPJ ver­da­de­ra­men­te in­de­pen­dien­te del Go­bierno.” Pues bien, su re­for­ma va en la lí­nea con­tra­ria. Pre­ten­de que con tan so­lo la ma­yo­ría ab­so­lu­ta se nom­bre a los miem­bros del CGPJ. Es de­cir, que él y sus apo­yos, pue­dan re­par­tir­se li­bre­men­te el ór­gano de go­bierno de los jue­ces. Un com­pa­ñe­ro la ha de­no­mi­na­do, acer­ta­da­men­te, la Ley Ma­du­ro, por­que nos acer­ca a paí­ses co­mo Ve­ne­zue­la. La ma­yo­ría de 3/5 que exi­ge la Cons­ti­tu­ción y la ac­tual Ley or­gá­ni­ca es­tá pen­sa­da pa­ra que exis­ta un con­tra­pe­so en los nom­bra­mien­tos y, así, una ga­ran­tía de in­de­pen­den­cia ju­di­ca­lla­do o, in­clu­so, lle­ga a de­cir lo con­tra­rio, co­mo ha he­cho el con­se­je­ro de Uni­ver­si­da­des, Ro­ge­lio Ve­las­co, al su­ge­rir que exis­te un ex­ce­so de car­gos y ti­tu­la­cio­nes”.

“Des­de el PSOE le exi­gi­mos al Go­bierno de Mo­reno Bo­ni­lla una con­fir­ma­ción cla­ra y con­tun­den­te de que, en Al­me­ría, los es­tu­dian­tes que lo deseen van a po­der es­tu­diar el Gra­do de Me­di­ci­na y que así apa­re­ce­rá en el nue­vo ca­tá­lo­go de ti­tu­la­cio­nes, anun­cia­do pa­ra 2021”, ha de­cla­ra­do Cruz.

La par­la­men­ta­ria del PSOE de Al­me­ría tam­bién se ha re­fe­ri­do a otra de­man­da de la Uni­ver­si­dad al­me­rien­se: la de con­tar con una se­de en el cen­tro de la ciu­dad de Al­me­ría. En es­te pun­to, Noe­mí Cruz ha acu­sa­do a la de­le­ga­da del Go­bierno de la Jun­ta en Al­me­ría, Ma­ri­bel Sán­chez, de “men­tir por en­ci­ma de sus po­si­bi­li­da­des” so­bre la pe­ti­ción del Go­bierno de Es­pa­ña a la Jun­ta de An­da­lu­cía de que le de­vuel­va las ins­ta­la­cio­nes del an­ti­guo edi­fi­cio de la Te­so­re­ría pa­ra ce­dér­se­lo a la UAL. Cruz ha re­cor­da­do que “esa pe­ti­ción no pue­de lle­var 25 años dan­do vuel­tas, por­que no se hi­zo has­ta 2018, que fue cuan­do lle­gó Pe­dro Sán­chez al Go­bierno de Es­pa­ña”.

La ter­ce­ra re­cla­ma­ción lan­za­da por el PSOE se re­fie­re a los pro­ble­mas en la fi­nan­cia­ción que es­tán pa­de­cien­do las uni­ver­si­da­des an­da­lu­zas y que, en el ca­so de la Uni­ver­si­dad de Al­me­ría, se han ma­te­ria­li­za­do en 11,3 mi­llo­nes de eu­ros me­nos pa­ra es­te cur­so. Al res­pec­to, el se­cre­ta­rio ge­ne­ral de Ju­ven­tu­des So­cia­lis­tas de Al­me­ría, Juan Fran­cis­co Ga­rri­do, ha la­men­ta­do que el di­ne­ro de­traí­do a las uni­ver­si­da­des an­da­lu­zas ha­ya ido a pa­rar a un “su­pues­to Fon­do Co­vid” del que des­pués se han des­ti­na­do 11 mi­llo­nes de eu­ros pa­ra Ca­nal Sur. cial. Pe­ro Sán­chez pre­ten­de rom­per los con­sen­sos. Sus pro­pios so­cios le han ad­ver­ti­do del ries­go de la re­for­ma. Si ellos es­tán aho­ra en el Go­bierno y se ha­cen con el con­trol ab­so­lu­to del CGPJ, na­da im­pe­di­ría en el fu­tu­ro que lo hi­cie­se tam­bién la de­re­cha. Pe­ro en­ton­ces, co­bran sen­ti­do las pa­la­bras que pro­nun­ció Iglesias en el con­gre­so de los dipu­tados di­ri­gién­do­se al PP: “Nun­ca vol­ve­rán al Con­se­jo de Mi­nis­tros.”

Lo más preo­cu­pan­te de es­to no es so­lo que Sán­chez pre­ten­da ha­cer­se, sin pu­dor al­guno, con el con­trol del po­der ju­di­cial, sino que su Go­bierno tra­ta de des­le­gi­ti­mar po­co a po­co las ins­ti­tu­cio­nes de nues­tro País. He­mos te­ni­do que asis­tir ató­ni­tos a las crí­ti­cas del Go­bierno al Je­fe del Es­ta­do. He­mos vis­to al Vi­ce­pre­si­den­te del Go­bierno, acu­sar al Rey de rom­per la neu­tra­li­dad que le exi­ge nues­tra Cons­ti­tu­ción y, lo que es aun peor, he­mos su­fri­do el si­len­cio cóm­pli­ce del Pre­si­den­te del Go­bierno. Es­to no es un de­ba­te acer­ca de la mo­nar­quía par­la­men­ta­ria o la re­pú­bli­ca, es un de­ba­te so­bre las ins­ti­tu­cio­nes en las que se sus­ten­ta nues­tra de­mo­cra­cia. Si Po­de­mos quie­re cam­biar el sis­te­ma, la Cons­ti­tu­ción es­ta­ble­ce unas re­glas de jue­go pa­ra ello que pue­den po­ner en mar­cha. No lo ha­rán, por­que sa­ben que no cuen­tan con los apo­yos su­fi­cien­tes. Pe­ro agi­ta­rán pa­ra, po­co a po­co, ir so­ca­van­do los ci­mien­tos de nues­tras ins­ti­tu­cio­nes.

Por eso ape­lo a los so­cia­lis­tas mo­de­ra­dos, a los ra­zo­na­bles. A los mis­mos que echa­ron de la Se­cre­ta­ría Ge­ne­ral del PSOE a Sán­chez, ha­ce me­nos de un lus­tro. Que re­fle­xio­nen. Que se­pan que les ne­ce­si­ta­mos. Que, aquel al que echa­ron por irres­pon­sa­ble, hoy si­gue ha­cien­do de las su­yas, sin nin­gún con­trol ni opo­si­ción in­ter­na. Ne­ce­si­ta­mos al PSOE que es un par­ti­do de Es­ta­do. Ne­ce­si­ta­mos al PSOE del pac­to cons­ti­tu­cio­nal. Y, so­bre to­do, ne­ce­si­ta­mos po­ner freno a un Pre­si­den­te men­ti­ro­so, sin es­crú­pu­los, que, con tal de man­te­ner­se en el po­der, es­tá dis­pues­to a ge­ne­rar di­vi­sión y con­fron­ta­ción en­tre los es­pa­ño­les.

No es so­lo que Sán­chez pre­ten­da, sin pu­dor al­guno, ha­cer­se con el con­trol del po­der ju­di­cial

Noe­mí Cruz y Juan Fran­cis­co Ga­rri­do.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.