Ré­quiem con mú­si­ca de Fa­lla, Tu­ri­na y Al­bé­niz

Diario de Almeria - - An­da­lu­cía - Leo­nor Gar­cía MÁ­LA­GA

Va­ra­pa­lo del Co­mi­té de De­re­chos del Ni­ño (CDN) de la Or­ga­ni­za­ción de Na­cio­nes Uni­das (ONU) al Es­ta­do es­pa­ñol so­bre su po­lí­ti­ca con los me­no­res in­mi­gran­tes no acom­pa­ña­dos (ME­NA) y el sis­te­ma pa­ra la de­ter­mi­na­ción de su edad a cuen­tas de un ME­NA que fue in­gre­sa­do en la cár­cel de Ar­chi­do­na en 2017, ha­bi­li­ta­da co­mo cen­tro de in­ter­na­mien­to de ex­tran­je­ros.

El or­ga­nis­mo de la ONU da la ra­zón a la de­nun­cia que in­ter­pu­so en­ton­ces An­da­lu­cía Aco­ge y con­si­de­ra que en el ca­so de B. G. se vul­ne­ra­ron cua­tro ar­tícu­los de la Con­ven­ción de los De­re­chos del Ni­ño por lo que exi­ge una “re­pa­ra­ción efec­ti­va pa­ra el me­nor”. Pe­ro el dic­ta­men va más allá y apre­mia al Es­ta­do es­pa­ñol a co­rre­gir su for­ma de pro­ce­der con los ME­NA así co­mo el pro­ce­so pa­ra de­ter­mi­nar si son ma­yo­res o me­no­res de edad a fin de “evi­tar que se co­me­tan vio­la­cio­nes si­mi­la­res en el fu­tu­ro”.

El abo­ga­do que en su día lle­vó el asun­to por An­da­lu­cía Aco­ge, dos de ellos, la re­so­lu­ción cau­te­lar del CDN que dis­po­nía pa­rar su de­vo­lu­ción lle­gó un día des­pués de que hu­bie­ran si­do de­vuel­tos a Ar­ge­lia. Co­mo lue­go no pu­die­ron ser lo­ca­li­za­dos –re­qui­si­to pa­ra que el or­ga­nis­mo de la ONU con­ti­núe el ca­so–, sus ex­pe­dien­tes se ar­chi­va­dos. Pe­ro el de B. G. pro­si­guió su trá­mi­te.

El jo­ven di­jo te­ner 17 años y pre­sen­tó un acta de na­ci­mien­to pa­ra acre­di­tar­lo. El Co­mi­té acla

EL año 2000 era bi­sies­to y me­dia­do el mes de oc­tu­bre ya ha­bían ter­mi­na­do los Jue­gos Olím­pi­cos de Sidney, que a di­fe­ren­cia de los de Mel­bour­ne 1956 Es­pa­ña no boi­co­teó, y la Bie­nal de Fla­men­co, que di­ri­gía Ma­nuel He­rre­ra, un sa­bio de Los Pa­la­cios que aca­ba de fa­lle­cer. En sep­tiem­bre de 1998, ETA se ha­bía com­pro­me­ti­do a una tre­gua de san­gre que con­vir­tió 1999 en el úni­co año del úl­ti­mo cuar­to de si­glo en el que no se pro­du­jo nin­gún aten­ta­do con víc­ti­ma mor­tal. El efec­to 2000 no se hi­zo es­pe­rar. El úl­ti­mo año del si­glo XX, o el pri­me­ro del XXI se­gún las cuen­tas, ETA ase­si­nó a 23 per­so­nas y de­jó un re­gue­ro de ca­si me­dio cen­te­nar de huér­fa­nos.

El lla­ma­do Co­man­do An­da­lu­cía le dio la vuel­ta al ma­pa del Ma­nual pa­ra via­je­ros de Ri­chard Ford y em­pe­zó su or­gía de san­gre el 15 de ju­lio ase­si­nan­do en Má­la­ga a José Ma­ría Mar­tín Car­pe­na, con­ce­jal del PP en el Ayun­ta­mien­to de la ciu­dad, que acom­pa­ña­ba a su hi­ja a un con­cier­to de Ma­ná. El 9 de oc­tu­bre, ma­ta­ron en Gra­na­da a Luis Por­te­ro, fis­cal je­fe del Tri­bu­nal Su­pe­rior de Jus­ti­cia de An­da­lu­cía. Uno de sus cua­tro hi­jos, Da­niel, man­tie­ne vi­va la lla­ma de la con­de­na de ese cri­men y to­dos los de la ban­da te­rro­ris­ta. Los ase­si­nos del juez y del con­ce­jal, Jon Igor So­la­na, que te­nía 26 años, y Ha­rriet Ira­gi, de 23, ya ha­bían he­cho al­gu­na vi­si­ta a la con­sul­ta del doc­tor An­to­nio Mu­ñoz Ca­ri­ña­nos en la clí­ni­ca de la ca­lle Je­sús del Gran Po­der, fren­te a la ca­sa de los Je­sui­tas. Una en­fer­me­ra que pre­fie­re ocul­tar su iden­ti­dad los re­co­no­ció al ver las fo­to­gra­fías. “Es­ta­ban bi­chean­do pa­si­llos y con­sul­tas”. Vein­te años des­pués, Pa­blo Mu­ñoz-Ca­ri­ña­nos, mé­di­co co­mo su pa­dre, si­gue su es­te­la en la mis­ma clí­ni­ca. Aquel 16 de oc­tu­bre en el que se que­dó huér­fano es­ta­ba de guar­dia en Ma­drid, en el Hos­pi­tal 12 de Oc­tu­bre. Le lla­mó su her­ma­na Ma­ca­re­na des­de Se­vi­lla pa­ra dar­le la no­ti­cia. Es­ta­ba em­ba­ra­za­da de sie­te me­ses cuan­do ma­ta­ron a su pa­dre. Al nieto que el co­ro­nel mé­di­co no lle­gó a co­no­cer le pu­so An­to­nio. Es­tá a pun­to de cum­plir 20 años.

La fe­cha siem­pre coin­ci­de con la cam­pa­ña del Domund. La vís­pe­ra era la fes­ti­vi­dad de San­ta Te­re­sa de Je­sús, fe­cha ele­gi­da por el edi­tor José Ma­nuel La­ra pa­ra la en­tre­ga del Pre­mio Pla­ne­ta co­mo gui­ño a su es­po­sa, Te­re­sa Bosch. El mis­mo día del cri­men se co­no­ció el fa­llo del ju­ra­do. El año 2000 ga­nó el Pla­ne­ta Ma­ru­ja To­rres. El fi­na­lis­ta fue Sal­va­dor Com­pán, es­cri­tor na­ci­do en Úbe­da, com­pa­ñe­ro de pu­pi­tre de Joa­quín Sa­bi­na, que vi­vía en la Ala­me­da de Hér­cu­les, muy cer­ca del lu­gar del cri­men, y da­ba cla­ses de Len­gua y Li­te­ra­tu­ra en el ins­ti­tu­to San Isi­do­ro. De gi­ra por Es­pa­ña con sus no­ve­las, a Ma­ru­ja To­rres y Com­pán les lle­gó en Za­ra­go­za la no­ti­cia de que el 21 de no­viem­bre de 2000 ETA ha­bía ase­si­na­do en Bar­ce­lo­na al ex mi­nis­tro de Sa­ni­dad y ca­te­drá­ti­co Er­nest Lluch.

Ca­da 16 de oc­tu­bre un ré­quiem de re­cuer­dos se pa­sea por los edi­fi­cios Tu­ri­na, Al­bé­niz y Fa­lla de los que sa­len los di­fe­ren­tes alum­nos de los Con­ser­va­to­rios de Mú­si­ca. Alfonso, el za­pa­te­ro, lle­gó a co­no­cer al doc­tor Mu­ñoz Ca­ri­ña­nos. Pa­co Ga­llar­do, mé­di­co y no­ve­lis­ta, vi­vía en­ton­ces en la mis­ma ca­lle don­de es­tá la clí­ni­ca Nues­tra Se­ño­ra de Arán­za­zu. “La úl­ti­ma vez que coin­ci­dí con él fue cuan­do los dos sa­li­mos al es­cu­char el rui­do pa­ra aten­der a una chi­ca que se ha­bía caí­do de la mo­to por la ce­ra to­da­vía re­cien­te de las pro­ce­sio­nes”.

La ca­lle Je­sús del Gran Po­der si­gue prác­ti­ca­men­te igual, aun­que mu­chos co­mer­cios han cam­bia­do de ne­go­cia­do. El año pa­sa­do ce­rró el Ala­me­da Multicines. El mar­tes pu­sie­ron en La 2 la pe­lí­cu­la Ma­tar a un rui­se­ñor, de Ro­bert Mu­lli­gan, que tam­bién di­ri­gió Ve­rano del 42. El ve­rano, 2 de ju­lio de 1942, en que vino al mun­do es­te mé­di­co que de­di­có bue­na par­te de su vi­da a re­su­ci­tar las vo­ces de tan­tos rui­se­ño­res. Su hi­jo Pa­blo lo ha­bía vis­to por úl­ti­ma vez en ju­lio de ese año, en la fies­ta que or­ga­ni­zó su pa­dre en su ca­sa de Gi­nes pa­ra ce­le­brar que su vás­ta­go ha­bía con­se­gui­do tra­ba­jo en el 12 de Oc­tu­bre. A la fies­ta acu­die­ron, en­tre otros, Rocío Ju­ra­do, Rap­hael o Ma­ría Ji­mé­nez. Tres de los mu­chos rui­se­ño­res a los que aten­dió, nó­mi­na en la que apa­re­cen José Me­ne­se, Ju­lio Iglesias, Mó­ni­ca Na­ran­jo, Ma­ría José San­tia­go y un lar­guí­si­mo et­cé­te­ra de ar­tis­tas de pri­mer ni­vel.

Las ca­lles de Se­vi­lla se lle­na­ron de co­ches de Po­li­cía al co­no­cer­se el exe­cra­ble cri­men co­me­ti­do mien­tras el doc­tor Mu­ñoz Ca­ri­ña­nos es­cri­bía una re­ce­ta a una pa­cien­te que vio el ase­si­na­to con sus pro­pios ojos y re­qui­rió de asis­ten­cia psi­co­ló­gi­ca. No exis­tía to­da­vía la co­mi­sa­ría de la Ala­me­da, cu­yo so­lar des­pi­dió un mes an­tes la úl­ti­ma tem­po­ra­da co­mo cine de ve­rano.

Se­vi­lla siem­pre es­tu­vo en la agen­da de los te­rro­ris­tas. El pri­mer zar­pa­zo lo die­ron el 28 de ju­nio de 1991 con un pa­que­te-bom­ba en­via­do a la cár­cel de Se­vi­lla-I que pro­vo­có la muer­te de dos re­clu­sos, un fun­cio­na­rio de prisiones y el fa­mi­liar de un in­terno que ha­bía ve­ni­do des­de San­tan­der. El 30 de enero de 1998, ocho me­ses an­tes de fir­mar la tre­gua-tram­pa, ase­si­na­ron en la ca­lle Don Re­mon­do al te­nien­te de al­cal­de del Ayun­ta­mien­to de Se­vi­lla, Al­ber­to Ji­mé­nez-Be­ce­rril, y a su es­po­sa, la pro­cu­ra­do­ra As­cen­sión Gar­cía Or­tiz. A es­ta ma­ca­bra tra­yec­to­ria se le po­dría ha­ber uni­do una au­tén­ti­ca ma­sa­cre de no ha­ber si­do por un con­trol de la Guar­dia Ci­vil en San­ti­pon­ce, jun­to a las rui­nas de Itá­li­ca, que per­mi­tió la de­ten­ción de Hen­ri Pa­rot, que con otros in­te­gran­tes del co­man­do Ar­ga­la pre­ten­día ha­cer vo­lar unos gran­des al­ma­ce­nes en el co­ra­zón de la ciu­dad. El va­lor y el ol­fa­to de tres agen­tes de la Be­ne­mé­ri­ta evi­tó una tra­ge­dia y pro­pi­ció la des­ar­ti­cu­la­ción del si­nies­tro co­man­do Ar­ga­la, for­ma­do ín­te­gra­men­te por ciu­da­da­nos fran­ce­ses y con un his­to­rial de 41 ase­si­na­tos, in­clui­das las on­ce víc­ti­mas de la ca­sa-cuar­tel de Za­ra­go­za el 11 de di­ciem­bre de 1987, en­tre ellas cin­co ni­ñas.

El 16 de oc­tu­bre por la tar­de Se­vi­lla se pa­ra­li­zó. Car­los Cano sus­pen­dió su con­cier­to de ho­me­na­je a la co­pla en el tea­tro Lo­pe de Ve­ga, don­de la no­ti­cia fue di­fun­di­da por José Cha­mi­zo, De­fen­sor del Pue­blo. An­drés So­rel anu­ló la pre­sen­ta­ción de un li­bro so­bre los que cru­zan el Es­tre­cho en pa­te­ras que iba a te­ner lu­gar en La Car­bo­ne­ría. El doc­tor Mu­ñoz Ca­ri­ña­nos for­ma­ba par­te de una reunión de ami­gos que to­das las se­ma­nas co­mían en La Ra­za. En­tre ellos, Ra­fael Ál­va­rez-Co­lun­ga, Va­len­tín Ál­va­rez Vi­gil, José Ca­ñe­te o Gre­go­rio Co­ne­jo. La Ter­tu­lia El Pa­tio, apa­dri­na­da por una pá­gi­na pe­rio­dís­ti­ca de José Luis Mon­to­ya, te­nía cin­co pre­si­den­tes y en­tre­ga­ba pre­mios to­dos los años. “El doc­tor Ca­ri­ña­nos es el úni­co que fue pre­mia­do dos ve­ces por su par­ti­ci­pa­ción co­mo pi­lo­to y co­mo mé­di­co en la gue­rra del Gol­fo”, di­ce su ami­go Mon­to­ya.

El 2 de ju­lio de 2004, día de su cum­plea­ños, su es­po­sa mu­rió de cán­cer. Pa­blo di­ce que su pa­dre se hi­zo oto­rri­no­la­rin­gó­lo­go por­que per­dió al su­yo de un cán­cer de gar­gan­ta. “Las gar­gan­tas que cui­das­te te can­ta­rán aho­ra la co­pla más tris­te”, le di­jo por ra­dio An­to­nio Bur­gos. Car­los He­rre­ra, pe­rio­dis­ta que vi­ve de su voz, acu­dió nu­me­ro­sas ve­ces a su con­sul­ta. El pe­rio­dis­ta ha­bía si­do ob­je­ti­vo de ETA ese mis­mo año. El 27 de mar­zo de 2000 sos­pe­chó de un pa­que­te de pu­ros que lle­gó a la emi­so­ra de Ra­dio Na­cio­nal de Es­pa­ña en Se­vi­lla y con­si­guie­ron des­ac­ti­var­lo. Un año des­pués dio el Pre­gón de Se­ma­na San­ta. La pri­me­ra sin el doc­tor Ca­ri­ña­nos vien­do pa­sar na­za­re­nos por la ca­lle Je­sús del Gran Po­der. En la clí­ni­ca Nues­tra Se­ño­ra de Arán­za­zu la pla­ca que reivin­di­ca su fi­gu­ra com­par­te es­pa­cio con la que re­cuer­da que es­ta clí­ni­ca fue un tiem­po co­le­gio San Fran­cis­co de Pau­la y tu­vo en­tre sus alum­nos a Gus­ta­vo Adol­fo Béc­quer, a cu­yo ré­quiem en los 150 años de su muer­te se su­man Fa­lla, Tu­ri­na y Al­bé­niz. Y las se­vi­lla­nas de la Aca­de­mia de Ali­cia Ve­ga.

En cuan­to a los ase­si­nos, Jon Igor So­la­na, au­tor ma­te­rial de los dis­pa­ros, en lu­gar de pe­dir el acercamien­to a cár­ce­les de su tie­rra, pi­dió ser tras­la­da­do a la pri­sión de Al­ge­ci­ras don­de cum­plía su con­de­na su com­pa­ñe­ra, tam­bién mi­li­tan­te de la ban­da. Ha­rriet Ira­gi hu­yó por las ca­lles de Se­vi­lla con una he­ri­da y fue de­te­ni­do en la ca­lle An­to­nio Bue­ro Vallejo. Des­de la cár­cel de Val­de­mo­ro fue tras­la­da­do pa­ra una intervenci­ón en el hos­pi­tal 12 de Oc­tu­bre, el mis­mo don­de es­ta­ba de guar­dia Pa­blo Mu­ñoz-Ca­ri­ña­nos cuan­do le co­mu­ni­ca­ron el trá­gi­co fi­nal de su pa­dre.

,

DA­NIEL PÉ­REZ / EFE

Pro­tes­tas, en 2017, an­te la cár­cel de Ar­chi­do­na que aún no es­ta­ba abier­ta y fue ha­bi­li­ta­da co­mo cen­tro de in­ter­na­mien­to de ex­tran­je­ros.

EFE

La Guar­dia Ci­vil re­vi­sa un car­ga­men­to.

M. G.

El co­ro­nel mé­di­co An­to­nio Mu­ñoz Ca­ri­ña­nos.

FRAN­CIS­CO CO­RREAL

fco­rreal@gru­po­joly.com

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.