SU­SA­NA Y YO

Diario de Cadiz - - OPINIÓN - FERNANDO SAN­TIA­GO

DE la ex­tem­po­rá­nea com­pa­re­cen­cia de Su­sa­na Díaz en el Se­na­do no me lla­mó la aten­ción ca­si na­da. To­do ru­ti­na: el tono fal­tón del dipu­tado el PP, la lis­ta de pre­sun­tos en­chu­fa­dos por el PSOE don­de se in­clu­ye a una cu­ña­da de la pre­si­den­ta, la reite­ra­ción so­bre los ERE y las tar­je­tas de la FAF­FE en los pros­tí­bu­los, in­clu­so la me­ra com­pa­re­cen­cia fue­ra de lu­gar, al co­mien­zo de la cam­pa­ña elec­to­ral en un uso bur­do de las ins­ti­tu­cio­nes. Es­ta­mos acos­tum­bra­dos a to­do eso, al clien­te­lis­mo de unos y al sec­ta­ris­mo de to­dos. El tea­tri­llo de la po­lí­ti­ca, ca­da día más pre­vi­si­ble. Lo que me re­sul­tó sor­pren­den­te fue que la pre­si­den­ta de la Jun­ta de An­da­lu­cía se de­cla­ra­se a sí mis­ma “so­sa”. Pa­ra mí fue un cho­que del que to­da­vía no me he re­pues­to. El por­ta­voz del PP qui­so ha­cer una gra­cie­ta con el su­pues­to gra­ce­jo de Su­sa­na Díaz y la pre­si­den­ta se hi­zo la ofen­di­da y se dio a sí mis­ma tal ca­li­fi­ca­ti­vo. Yo pen­sa­ba más bien lo con­tra­rio ha­bi­da cuen­ta de có­mo ella mis­ma se ha mos­tra­do, la quin­tae­sen­cia

de lo que Luis Antonio de Villena lla­ma­ba el fol­klo­ris­mo se­vi­llí: bé­ti­ca, ro­cie­ra, se­gui­do­ra de la Es­pe­ran­za de Tria­na, afi­cio­na­da a los to­ros, con tra­je de fla­men­ca en la fe­ria, gas­tan­do bro­mas a ca­da pa­so, el su­pues­to tra­to cer­cano al lla­mar a to­do el mun­do “ca­ni­jo” y “mi ar­ma”. Por su­pues­to no hay na­da más que ver Ca­nal Sur, don­de se re­fle­ja la idea de An­da­lu­cía que tie­nen nues­tros go­ber­nan­tes: fe­rias, fies­tas, ro­me­rías, to­ros, car­na­va­les, pro­ce­sio­nes, gor­dos, vie­jos, co­pla y la Jun­ta en to­do mo­men­to. La idea que tie­nen de An­da­lu­cía quie­nes nos go­bier­nan, Su­sa­na Díaz des­de ha­ce cin­co años por si us­te­des no se ha­bían en­te­ra­do. No se le co­no­ce vi­si­ta a los car­na­va­les de Cá­diz, sal­vo que lo ha­ya he­cho dis­fra­za­da y con el ros­tro ocul­to pa­ra no ser des­cu­bier­ta. Pen­sé que ese gus­to por el su­pues­to ca­rác­ter juer­guis­ta de los an­da­lu­ces lo im­pri­mía aque­lla que di­ri­ge el go­bierno re­gio­nal. Pe­ro, ¡oh sor­pre­sa!, se ha de­cla­ra­do so­sa. Bien es cier­to que en el ni­vel más ba­jo en la es­ca­la, to­da­vía le que­da tiem­po y em­pe­ño pa­ra pa­sar a ad­qui­rir los tí­tu­los de ma­la­ge, sie­sa y sie­sa ma­nía. Es pre­ci­so tan so­lo po­ner un po­co de in­te­rés, lo di­go con co­no­ci­mien­to de cau­sa. Lle­ga­do a ese pun­to, a mi mo­des­to en­ten­der, se igua­la­ría con la ma­yo­ría de an­da­lu­ces que ni tie­nen gra­cia ni les gus­ta la juer­ga ni pu­ñe­te­ra fal­ta que les ha­ce. Esos an­da­lu­ces que se le­van­tan a las sie­te de la ma­ña­na ca­da día, ma­yo­ría en la co­mu­ni­dad. Lo mis­mo que es de­tes­ta­ble un ga­di­tano gra­cio­so, re­sul­ta odio­so un an­da­luz juer­guis­ta. Bien­ve­ni­da, Pre­si­den­ta.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.