EL MI­NIS­TRO DE FO­MEN­TO

Diario de Cadiz - - OPINIÓN - JOSÉ JOAQUÍN LEÓN

SER mi­nis­tro de Fo­men­to (y no pe­re­cer en el in­ten­to) es un buen ba­re­mo pa­ra ca­li­brar la in­te­li­gen­cia y ha­bi­li­dad de los po­lí­ti­cos. An­tes se de­no­mi­na­ba de Obras Pú­bli­cas, que era co­mo más con­cre­to. Mien­tras que el Fo­men­to ha que­da­do co­mo más di­fu­so y con­fu­so, de mo­do que no es im­pres­cin­di­ble eje­cu­tar las obras pú­bli­cas, sino que bas­ta con pro­po­ner­las y dar co­ba a la gen­te. En los úl­ti­mos tiem­pos se da por su­pues­to que es­te Mi­nis­te­rio de­be ser pa­ra co­bis­tas. Y así he­mos lle­ga­do a José Luis Ába­los, que to­da­vía no ha inau­gu­ra­do na­da su­yo, por fal­ta de tiem­po, pe­ro pa­re­ce que ha­ce mu­cho y no se com­pro­me­te a na­da. En el fu­tu­ro del pea­je de las au­to­pis­tas se va a re­tra­tar. Al tiem­po.

Mi­nis­tro de Obras Pú­bli­cas fue Jo­sep Bo­rrell, con Fe­li­pe Gon­zá­lez de pre­si­den­te. Bo­rrell se har­tó de inau­gu­rar obras cuan­do la Ex­po 92, y des­pués en­se­ñó una ma­que­ta del nue­vo puente de Cá­diz, pe­ro era una ma­que­ta fal­sa. Con el tiem­po, pre­si­dió el Par­la­men­to Eu­ro­peo; y de ma­yor, en vez de ju­bi­lar­se, fue con­se­je­ro de Aben­goa, es­cri­bió un li­bro so­bre Ca­ta­lu­ña y aho­ra es mi­nis­tro de Ex­te­rio­res con Pe­dro Sán­chez. Un ejem­plo pa­ra las nue­vas ge­ne­ra­cio­nes.

José María Az­nar tu­vo co­mo mi­nis­tros del ra­mo a per­so­na­jes co­mo Ra­fael Arias Sal­ga­do y Paco Álvarez Cas­cos. Es­te úl­ti­mo pro­ce­dió con am­plias do­tes de man­do, in­clu­so en su par­ti­do, an­tes de triun­far en las re­vis­tas del co­ra­zón y as­pi­rar a ser cau­di­llo de As­tu­rias, co­mo Re­vi­lla en Can­ta­bria, aun­que le sa­lió peor. Y peor aún le sa­lió el Mi­nis­te­rio de Fo­men­to a Mag­da­le­na Álvarez, por cul­pa de una ne­va­da y otros de­ta­lles. Des­pués, tam­bién con Za­pa­te­ro, ejer­ció Pe­pi­ño Blanco, al que le per­dió su pun­ti­to chu­les­co y el lío del ca­so Cam­peón.

Ra­joy acer­tó con su ami­ga Ana Pastor, que so­bre­vi­vió a Fo­men­to, co­mo a to­do. Con la mo­ción de Sán­chez y com­pa­ñía echa­ron a los del PP, pe­ro Ana Pastor si­gue co­mo pre­si­den­ta de las Cor­tes. Es co­mo un oa­sis del ga­lle­go. Por con­tra, Iñi­go De la Ser­na, di­jo que no es­ta­ba pa­ra per­der el tiem­po en po­lí­ti­ca, y op­tó por re­co­lo­car­se.

El de­le­ga­do del Go­bierno en An­da­lu­cía, Alfonso Rodríguez Gó­mez de Ce­lis, ha te­ni­do mu­cha suer­te. En las qui­nie­las de los mi­nis­tra­bles lo si­tua­ban co­mo mi­nis­tro de Fo­men­to, pe­ro qui­so el des­tino (o sea, su ami­go Pe­dro Sán­chez) que lo en­via­ran a la De­le­ga­ción del Go­bierno. Ser mi­nis­tro de Fo­men­to es co­mo ser el ge­nio de la lám­pa­ra de Ala­dino. El se­ñor Ába­los ya se es­tá en­te­ran­do de lo que va­le man­te­ner una au­to­pis­ta y cons­truir un Me­tro. Y no pue­de cul­par a Ra­joy, que re­gis­tra pro­pie­da­des.

No ha inau­gu­ra­do na­da su­yo, por fal­ta de tiem­po, pe­ro pa­re­ce que ha­ce mu­cho y no se com­pro­me­te a na­da

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.