“La fra­gua no pue­de des­apa­re­cer”

Diario de Cadiz - - PROVINCIA - Ar­tu­ro Ri­ve­ra

“Nos des­per­tá­ba­mos con el rui­do que ha­cía el mar­ti­llo to­dos los días a las sie­te de la ma­ña­na”, re­cuer­da Jua­na Mon­je. A esa ho­ra, su pa­dre em­pe­za­ba a tra­ba­jar en la fra­gua, a es­ca­sos me­tros. Los seis her­ma­nos se re­par­tían co­mo po­dían en una pe­que­ña ha­bi­ta­ción y los pa­dres dor­mían en la otra. En la ca­sa –que di­fí­cil­men­te lle­ga a los 50 me­tros cua­dra­dos– ape­nas ha­bía más si­tio: una pe­que­ña co­ci­na jun­to al pa­tio don­de su ma­dre ha­cía la co­mi­da y, cla­ro, la fra­gua con la que su pa­dre, Ma­nuel, el ma­yor de los Mon­je, se ga­na­ba la vi­da ha­cien­do al­ca­ya­tas, re­jas se­vi­lla­nas, cie­rros... Lo mis­mo que hi­zo su abue­lo has­ta que mu­rió tem­pra­na­men­te, lo que mar­có a la fa­mi­lia.

Por en­ton­ces di­fí­cil­men­te se po­día ima­gi­nar que su tío José, que a dia­rio ron­da­ba tam­bién por allí ha­cien­do de las su­yas, lle­ga­ría a lo más al­to, que re­vo­lu­cio­na­ría el fla­men­co y que se con­ver­ti­ría en un mi­to de la mú­si­ca, en un au­tén­ti­co icono. Al­go de su can­te, de su for­ma úni­ca de en­ten­der el fla­men­co, sa­lió inevi­ta­ble­men­te de allí, fue to­man­do for­ma al­re­de­dor de aque­llas pa­re­des de la fra­gua de la fa­mi­lia. Por eso es­te pe­que­ño rin­cón del ba­rrio de la Igle­sia lla­ma tan­to la aten­ción, por eso se con­vir­tió du­ran­te años en un lu­gar de vi­si­ta obli­ga­da pa­ra to­dos aque­llos que acu­dían a La Is­la si­guien­do las hue­llas del ge­nio del can­te: la ca­sa en la que na­ció, la Ven­ta de Var­gas, el ce­men­te­rio en el que descansan sus res­tos... Y la fra­gua de la ca­lle Amar­gu­ra.

La fra­gua de­jó de fun­cio­nar a prin­ci­pios de los años 80 cuan­do la fa­mi­lia se mu­dó al ba­rrio de La Ar­di­la pe­ro Ma­nuel –el her­mano ma­yor de Ca­ma­rón, que aho­ra tie­ne 87 años– siem­pre an­da­ba por allí dis­pues­to a en­se­ñar el lo­cal, a con­tar a to­do el que qui­sie­ra la his­to­ria de la fa­mi­lia y a com­par­tir sus re­cuer­dos. Él mis­mo se en­car­ga­ba de man­te­ner el lo­cal a pun­to. Así fue has­ta ha­ce seis años, cuan­do se vio obli­ga­do a de­jar­lo de­bi­do a su de­li­ca­do es­ta­do de sa­lud. La fra­gua echó el cie­rre. E inevi­ta­ble­men­te, al tra­tar­se de una fin­ca bas­tan­te an­ti­gua, em­pe­zó a de­te­rio­rar­se a un rit­mo ver­ti­gi­no­so... Hu­bo al­gu­na ten­ta­ti­va mu­ni­ci­pal de acu­dir en su res­ca­te, de in­cor­po­rar­la a esos pro­yec­tos que des­de ha­ce unos años han ido to­man­do for­ma en torno a Ca­ma­rón, pe­ro nin­guno de ellos lle­gó a con­cre­tar­se. Así que se fue que­dan­do atrás y su es­ta­do fue em­peo­ran­do por días. Era la pie­za del puz­le que fal­ta­ba, co­mo es­ta mis­ma se­ma­na ha re­co­no­ci­do el con­ce­jal de Pre­si­den­cia, Con­ra­do Rodríguez.

Jua­na, la hi­ja de Ma­nuel, se que­dó sin pa­la­bras cuan­do un día fue­ron a la fra­gua de la fa­mi­lia y vie­ron el es­ta­do en el que se en­con­tra­ba. To­da­vía se emo­cio­na al re­cor­dar­lo. No so­por­ta­ba ver la ca­sa de la fa­mi­lia en se­me­jan­te aban­dono y se ne­ga­ba a que se per­die­ra. Así que de­ci­die­ron me­ter­le mano, po­ner­la a pun­to y vol­ver a abrir­la, pa­ra que esos re­cuer­dos fa­mi­lia­res –y tam­bién ese tro­zo de la vi­da de Ca­ma­rón– si­guie­ra pre­sen­te en La Is­la. “Es por ellos”, di­ce Jua­na. “Lo he­mos he­cho por mi pa­dre, mi tío, que tam­bién tra­ba­ja­ba en la fra­gua, mi abue­lo... No que­ría­mos que es­to se vi­nie­ra aba­jo. La fra­gua no pue­de per­der­se”.

Em­pe­za­ron a tra­ba­jar en agos­to, a sa­car mue­bles rotos, re­sa­nar te­chos y pa­re­des, re­cu­pe­rar las he­rra­mien­tas de la fra­gua, en­ca­lar con va­rias ma­nos las pa­re­des, vol­ver a col­gar las fo­tos de la fa­mi­lia en la pa­red, al­gu­nos re­cuer­dos... Lo cuen­ta el ma­ri­do de Jua­na, Jorge No­ya, que es el que se ha en­car­ga­do de la fae­na. To­do cos­tea­do por su pro­pio bol­si­llo y sin ayu­da de nin­gún ti­po, pre­ci­sa. Y eso –di­ce– que la pi­die­ron...

Se tra­ta­ba, en to­do ca­so, de po­ner a pun­to la fin­ca pa­ra que pu­die­ra vol­ver a abrir pe­ro con­ser­van­do in­tac­ta to­da su esen­cia. Na­da de re­pe­tir el error co­me­ti­do con la ca­sa na­tal de Ca­ma­rón, en la ca­lle Carmen, que se de­rri­bó pa­ra cons­truir un nue­vo edi­fi­cio. Jua­na y su ma­ri­do, que sa­ben bien có­mo era en reali­dad aquel pa­tio de ve­ci­nos, son­ríen al re­cor­dar el po­lé­mi­co pro­yec­to. Por eso aquí se ha in­ten­ta­do ser, so­bre to­do, au­tén­ti­co y con­ser­var la fra­gua en su es­ta­do ori­gi­nal: un lo­cal de re­du­ci­das di­men­sio­nes, mo­des­to y hu­mil­de, con el mis­mo sue­lo que te­nía an­ta­ño y ca­si los mis­mos mue­bles... Por­que de eso se tra­ta, di­cen, “de en­se­ñar lo que es­to era en reali­dad”. “Yo he in­ten­ta­do de­jar es­to tal y co­mo es­ta­ba, tal y co­mo yo lo re­cuer­do”, in­sis­te Jua­na. Y, cier­ta­men­te, la fra­gua man­tie­ne prác­ti­ca­men­te el mis­mo as­pec­to que te­nía du­ran­te esos años en los que Ma­nuel se de­di­ca­ba a en­se­ñar­la.

La fra­gua ha con­ta­do es­ta se­ma­na con una reaper­tu­ra sim­bó­li­ca que –re­co­no­cen– se les ha ido un po­co de las ma­nos por la re­per­cu­sión me­diá­ti­ca que ha te­ni­do. No se lo es­pe­ra­ban. Pen­sa­ban en al­go dis­cre­to por­que to­da­vía –ex­pli­ca Jorge– tie­nen que con­cre­tar có­mo y cuán­do se va a abrir la fra­gua y ha­blar con el Ayun­ta­mien­to pa­ra ver có­mo se va a ar­ti­cu­lar en la ru­ta tu­rís­ti­ca que re­co­rre los lu­ga­res de La Is­la re­la­cio­na­dos con el can­taor. Pe­ro siem­pre pa­sa cuan­do se ha­bla de Ca­ma­rón. To­da­vía hoy, 26 años des­pués de la muer­te de Ca­ma­rón, a Jua­na le cues­ta asi­mi­lar lo gran­de que lle­gó a ser –que es– su tío José, que se si­ga ha­blan­do de él dos dé­ca­das y me­dia des­pués de su fa­lle­ci­mien­to, que se si­ga es­cu­chan­do su fla­men­co, que La Is­la le va­ya a cons­truir un mu­seo .... “Aquí, cuan­do es­tá­ba­mos tra­ba­jan­do pa­ra po­ner a pun­to la fra­gua se nos ha co­la­do gen­te de to­das par­tes que ha­bía ve­ni­do a La Is­la por Ca­ma­rón y que que­ría ver es­to... ¡Y la fra­gua lle­va­ba seis años ce­rra­da!”, cuen­ta Jua­na.

De mo­men­to, pa­ra la pró­xi­ma se­ma­na –que se ce­le­bra el Día In­ter­na­cio­nal del Fla­men­co– se es­pe­ra la vi­si­ta de los pri­me­ros es­co­la­res, pa­ra los que la fra­gua vol­ve­rá a abrir sus puer­tas.

“He que­ri­do de­jar to­do tal y co­mo lo re­cuer­do, con­ser­var la esen­cia”, di­ce Jua­na Em­pe­za­ron a tra­ba­jar en agos­to des­pués de ver el es­ta­do en el que es­ta­ba la fra­gua

RO­MÁN RÍOS

Jua­na Mon­je, en la fra­gua de su pa­dre, que aca­ba de re­abrir tras seis años ce­rra­da.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.