La ba­lan­za de las ma­cro­cau­sas

Diario de Cadiz - - ANDALUCÍA -

y las re­cu­sa­cio­nes de Bo­la­ños y Ala­ya vuel­ven a po­ner el fo­co so­bre los jue­ces y la Jus­ti­cia

EL es­cán­da­lo de la Sa­la Ter­ce­ra del Tri­bu­nal Su­pre­mo con el pa­go del im­pues­to de ac­tos ju­rí­di­cos do­cu­men­ta­dos que gra­va las hi­po­te­cas ha vuel­to a sa­cu­dir la ima­gen de la Jus­ti­cia, con su de­ci­sión de que sean los clien­tes y no los ban­cos los que abo­nen es­te im­pues­to. La de­ci­sión, que su­po­nía a su vez una co­rrec­ción so­bre el cri­te­rio pre­via­men­te fi­ja­do, se ha vis­to a su vez co­rre­gi­da por el de­cre­to ley apro­ba­do por el Go­bierno pa­ra que sean los ban­cos los que fi­nal­men­te se ha­gan car­go del im­pues­to.

La po­lé­mi­ca, por tan­to, vuel­ve a po­ner en la pi­co­ta a los jue­ces y a la Jus­ti­cia, al­go que su­ce­de con de­ma­sia­da fre­cuen­cia y que po­ne en en­tre­di­cho ese sím­bo­lo que re­pre­sen­ta a la Jus­ti­cia, la mu­jer con los ojos ven­da­dos y que tie­ne en una mano la ba­lan­za, que sig­ni­fi­ca que la Jus­ti­cia tra­ta a to­dos por igual; y en la otra mano una es­pa­da, que sim­bo­li­za la fuer­za, a los cuer­pos y fuer­zas de se­gu­ri­dad de los que se sir­ve la Jus­ti­cia pa­ra ha­cer que se aca­ten sus de­ci­sio­nes.

Es­ta mis­ma se­ma­na, en Pam­plo­na, cin­co ma­gis­tra­dos se han reuni­do pa­ra de­li­be­rar so­bre otro asun­to me­diá­ti­co: la re­vi­sión de la con­de­na de nue­ve años im­pues­ta a los cin­co jó­ve­nes se­vi­lla­nos que in­te­gran ese ab­sur­do gru­po de­no­mi­na­do la Ma­na­da. De lo que de­ci­dan es­tos jue­ces, tan­to si de­jan igual la sen­ten­cia –con la con­de­na por los abu­sos se­xua­les–, la agra­van pa­ra con­de­nar por el de­li­to de agre­sión se­xual que re­cla­man las acu­sa­cio­nes, o la re­du­cen has­ta acor­dar la ab­so­lu­ción –co­mo pi­den las de­fen­sas de los acu­sa­dos–, vol­ve­rán a co­rrer ríos de tin­ta y a aca­pa­rar las por­ta­das de to­dos los te­le­dia­rios, ade­más de la reac­ción que se pue­de vol­ver a re­pe­tir en las ca­lles co­mo cuan­do se hi­zo pú­bli­ca la con­de­na dic­ta­da por la Au­dien­cia de Na­va­rra y el vo­to par­ti­cu­lar del ma­gis­tra­do Ri­car­do Gon­zá­lez, a fa­vor de la li­ber­tad de la Ma­na­da.

La ba­lan­za de la Jus­ti­cia vol­ve­rá a in­cli­nar­se pa­ra uno u otro la­do, en fun­ción del cri­te­rio de los jue­ces, que son los en­car­ga­dos cons­ti­tu­cio­nal­men­te pa­ra im­par­tir una Jus­ti­cia, con la que se po­drá o no es­tar de acuer­do, pe­ro se ha­brá im­par­ti­do Jus­ti­cia. Y si al­gu­na de las par­tes dis­cre­pa, tam­bién po­drá acu­dir a los re­cur­sos.

Al mar­gen del asun­to de las hi­po­te­cas y de la Ma­na­da, es­ta se­ma­na se han dic­ta­do por la Au­dien­cia de Se­vi­lla dos re­so­lu­cio­nes que tam­po­co pue­den ser des­aper­ci­bi­das y que afec­tan a la ins­truc­ción y en­jui­cia­mien­to de las ma­cro­cau­sas.

Am­bas re­so­lu­cio­nes han si­do dic­ta­das por los ma­gis­tra­dos de la Sec­ción Cuar­ta, quie­nes han re­suel­to las re­cu­sa­cio­nes pre­sen­ta­das con­tra las ma­gis­tra­das María Nú­ñez Bo­la­ños y Mer­ce­des Ala­ya. A la pri­me­ra la re­cu­só la acu­sa­ción po­pu­lar que ejer­ce el Par­ti­do Po­pu­lar en An­da­lu­cía en la ma­cro­cau­sa de las trans­fe­ren­cias de fi­nan­cia­ción re­ci­bi­das por la agen­cia IDEA, al es­ti­mar que no po­día se­guir in­ves­ti­gan­do di­cha cau­sa por­que una cu­ña­da su­ya, con la que por cier­to Bo­la­ños no tie­ne nin­gu­na re­la­ción, tra­ba­ja co­mo téc­ni­co en es­ta em­pre­sa.

Y Mer­ce­des Ala­ya fue re­cu­sa­da por el ex con­se­je­ro de In­no­va­ción de la Jun­ta de An­da­lu­cía Fran­cis­co Va­lle­jo, quien en­ten­día que es­ta juez, des­ti­na­da en la Sec­ción Sép­ti­ma de la Au­dien­cia Pro­vin­cial, no po­día in­ter­ve­nir en el jui­cio que se va a ce­le­brar con­tra él por las ayu­das con­ce­di­das a la em­pre­sa Ser­vi­va­tion, una de las in­ves­ti­ga­das en la ma­cro­cau­sa re­la­cio­na­das con los prés­ta­mos otor­ga­dos por la so­cie­dad an­da­lu­za de ca­pi­tal ries­go In­ver­ca­ria. Va­lle­jo re­cu­só a Ala­ya, que ha si­do de­sig­na­da po­nen­te de es­te jui­cio –lo que im­pli­ca que se­rá la juez que es­tu­die el su­ma­rio en pro­fun­di­dad y se en­car­gue de dic­tar la sen­ten­cia–, por­que en­ten­día que con sus de­cla­ra­cio­nes a la pren­sa y de sus in­ter­ven­cio­nes pú­bli­cas ha­bía per­di­do la apa­rien­cia de im­par­cia­li­dad por su “an­ti­pa­tía y ani­mad­ver­sión” al PSOE.

Tan­to en el ca­so de Bo­la­ños co­mo en el de Ala­ya, el tri­bu­nal ha in­cli­na­do la ba­lan­za a fa­vor de las ma­gis­tra­das, re­cha­zan­do am­bas re­cu­sa­cio­nes, lo que im­pli­ca que Bo­la­ños, pa­ra dis­gus­to de los po­pu­la­res de Juan­ma Mo­reno, se­gui­rá ins­tru­yen­do la ma­cro­cau­sa de las trans­fe­ren­cias; y lo mis­mo ocu­rri­rá con Ala­ya, cu­ya in­ter­ven­ción en el jui­cio ha si­do ava­la­da por el tri­bu­nal. En am­bos ca­sos, la Au­dien­cia tie­ne ra­zón y ha ex­pues­to con cla­ri­dad los ar­gu­men­tos por los que ha re­cha­za­do las re­cu­sa- cio­nes, que ade­más con­ta­ban con la opo­si­ción de la Fis­ca­lía An­ti­co­rrup­ción, que ejer­ce la acu­sa­ción pú­bli­ca en es­tas ma­cro­cau­sas.

Es­pe­cial­men­te vehe­men­te es el au­to en el que la Au­dien­cia re­cha­za la re­cu­sa­ción con­tra Bo­la­ños por el Par­ti­do Po­pu­lar. Di­cen los jue­ces que al­gu­nas de las ex­pre­sio­nes que se in­clu­yen en el es­cri­to plan­tean­do el in­ci­den­te de re­cu­sa­ción “re­sul­tan ex­ce­si­vas e inade­cua­das o pu­ra­men­te es­pe­cu­la­ti­vas”, pues no se acre­di­tan, y aña­de que las hi­pó­te­sis del PP “no se apo­yan en prue­bas”.

Pe­ro lo más re­le­van­te del ca­so es que se tra­ta de la se­gun­da oca­sión en la que el PP in­ten­tar apar­tar a Bo­la­ños, una ins­truc­to­ra que no les gus­ta pa­ra na­da, de una ma­cro­cau­sa. Con an­te­rio­ri­dad la re­cu­sa­ron en la cau­sa de los cur­sos de for­ma­ción, y tam­bién fra­ca­sa­ron. Pa­re­ce que al PP no le va a que­dar otra que re­sig­nar­se, co­mo tam­bién ten­drá que ha­cer­lo el ex con­se­je­ro de In­no­va­ción Fran­cis­co Va­lle­jo, quien co­no­ce a Ala­ya por la ins­truc­ción que en su día hi­zo de los ERE –aun­que Va­lle­jo com­pa­re­ció pri­me­ro en el TSJA y lue­go an­te el juez de re­fuer­zo–, en cu­yo jui­cio por el de­no­mi­na­do “pro­ce­di­mien­to es­pe­cí­fi­co” es­tá acu­sa­do en un ban­qui­llo en el que hay 21 ex al­tos car­gos.

En el ca­so de Va­lle­jo, la Fis­ca­lía pu­so de ma­ni­fies­to igual­men­te que no ha­bía cau­sa pa­ra re­cu­sar a Ala­ya, a pe­sar de sus “des­afor­tu­na­das” de­cla­ra­cio­nes. Cier­to es que el ex con­se­je­ro se va a to­par con una po­nen­te pa­ra el jui­cio de Ser­vi­va­tion muy exi­gen­te, pe­ro tam­bién lo es que en la de­ci­sión que fi­nal­men­te adop­te el tri­bu­nal in­ter­vie­nen otros dos ma­gis­tra­dos. Tam­bién es ló­gi­co que el ex con­se­je­ro ha­ya in­ten­ta­do apar­tar a Ala­ya del pro­ce­so, pues­to que en su eta­pa de ins­truc­to­ra de las ma­cro­cau­sas se mos­tró muy crí­ti­ca con la ac­tua­ción de los ex con­se­je­ros y los miem­bros del Go­bierno an­da­luz. La ba­lan­za de las ma­cro­cau­sas se in­cli­na­rá en am­bos ca­sos pa­ra don­de ten­ga que ha­cer­lo. Y si no se es­tá de acuer­do con el fa­llo, siem­pre que­da la vía de los re­cur­sos.

La Au­dien­cia tie­ne ra­zón al re­cha­zar las re­cu­sa­cio­nes de Bo­la­ños y Ala­ya La acu­sa­ción del PP ten­drá que re­sig­nar­se al fra­ca­sar su in­ten­to de apar­tar a Bo­la­ños

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.