In­ma­cu­la­da Con­cep­ción

Diario de Cadiz - - OPINIÓN - Gas­par Ca­ta­lán

Ocu­rrió un jue­ves día 11 de fe­bre­ro del año 1858. En la ma­ña­na de di­cho día el cie­lo es­ta­ba nu­bla­do, lo cual no fue óbi­ce para que una ado­les­cen­te de 14 años, se des­pla­za­ra por un lu­gar si­tua­do en­tre el Ga­ve de Pau y el ca­nal del mo­lino Sa­vi. De mo­men­to la alu­di­da ado­les­cen­te sintió “un gol­pe de vien­to, acom­pa­ña­do con un rui­do co­mo de un trueno”; di­cho efec­to le cau­só una ex­tra­ña sen­sa­ción a la jo­ven, quién di­ri­gió su mi­ra­da ha­cia una gru­ta cer­ca­na para pro­te­ger­se. Su sor­pre­sa fue in­men­sa cuan­do ob­ser­vó que den­tro de la gru­ta es­ta­ba una Se­ño­ra que le ha­cía se­ña­les para que se acer­ca­se. Así tu­vo lu­gar el pri­mer en­cuen­tro en­tre am­bas, pos­te­rior­men­te se ce­le­bra­ron otros. Ber­na­det­te, así se lla­ma­ba la ado­les­cen­te, sa­lió ma­ra­vi­lla­da de aquel en­cuen­tro. La be­lle­za de la Se­ño­ra, su bon­dad, su tra­to ex­qui­si­to... to­do le pa­re­cía gloria ce­les­tial; de tal for­ma que to­dos los días se acer­ca­ba has­ta la gru­ta bus­can­do un nue­vo en­cuen­tro con la Se­ño­ra. Es­ta, en uno de es­tos en­cuen­tros, le pi­dió que cons­tru­ye­ran un lu­gar de­di­ca­do al cul­to en aquel si­tio. La jo­ven, un tan­to abru­ma­da por las ca­rac­te­rís­ti­cas que ad­qui­rían aque­llas vi­si­tas, de­ci­dió in­for­mar al pá­rro­co de to­do lo que le es­ta­ba su­ce­dien­do. Ini­ció su na­rra­ción apor­tan­do to­dos los de­ta­lles acon­te­ci­dos. El pá­rro­co de Lour­des que le se­guía con aten­ción le pi­dió a Ber­na­det­te que re­pi­tie­ra los efec­tos ob­ser­va­dos al prin­ci­pio: “Un gol­pe de vien­to, acom­pa­ña­do de un rui­do co­mo un trueno”. El sa­cer­do­te ha­bía re­la­cio­na­do men­tal­men­te es­tas se­ña­les con las que se ha­bían pro­du­ci­do el día de Pen­te­cos­tes: “De re­pen­te un rui­do del cie­lo, co­mo una vio­len­ta rá­fa­ga de vien­to, re­so­nó en to­da la ca­sa...” El pres­bí­te­ro con­ven­ci­do de la si­mi­li­tud en­tre am­bas se­ña­les, con­si­de­ró que lo que le es­ta­ba ocu­rrien­do a Ber­na­det­te te­nía una gran do­sis de so­bre­na­tu­ral. No obs­tan­te, re­co­men­dó a la jo­ven man­te­ner en se­cre­to to­do lo que le ha­bía con­ta­do, pro­me­tién­do­le su apo­yo. A pe­sar de las reite­ra­das pre­gun­tas de la ado­les­cen­te, ¿quién eres?, no res­pon­dió has­ta el día 25 de mar­zo de 1858. Coin­ci­día es­ta fe­cha con la ce­le­bra­ción de la fies­ta de la Anun­cia­ción. Tras una son­ri­sa y un gra­cio­so sa­lu­do de­di­ca­dos a Ber­na­det­te, la Se­ño­ra res­pon­dió a la reite­ra­da pre­gun­ta, di­cien­do con sua­ve voz: “Yo soy la In­ma­cu­la­da Con­cep­ción”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.