CÁ­DIZ ES UN PUE­BLO DE JE­REZ

Diario de Cadiz - - OPINIÓN - FER­NAN­DO SAN­TIA­GO

NO hay que re­dun­dar en el he­cho de que se tra­ta de un al­to ho­nor que Cá­diz apa­rez­ca co­mo el úni­co des­tino es­pa­ñol acon­se­ja­do por La Via­ja Da­ma Gris, The New York Ti­mes. Es una pu­bli­ci­dad im­pa­ga­ble, aun­que es­te­mos en el pues­to 50 de 52 pro­pues­tas pa­ra 2019 que ha­ce es­te pe­rió­di­co. Te­ne­mos que agra­de­cer al se­ñor An­drew Fe­rren, es­pe­cia­lis­ta en una co­sa que al pa­re­cer se lla­ma li­festy­le, que ha­ya des­ta­ca­do los mé­ri­tos de la ciu­dad y la pro­vin­cia, de ma­ne­ra es­pe­cial los de ca­rác­ter cu­li­na­rio. Le po­de­mos per­do­nar que ha­ya co­me­ti­do un par de erro­res sin im­por­tan­cia, co­mo de­cir que Có­di­go de Ba­rras es nue­vo o que Ale­van­te es­tá en el po­bla­do de San­cti Pe­tri. Le po­de­mos per­do­nar que le gus­ten las su­pues­tas obras de ar­te de Mon­ten­me­dio o el chi­rin­gui­to de An­to­nio Bláz­quez en Ve­jer. Co­mo can­ta­ban Los La­cios, “ca­da uno tie­ne sus gus­tos”. Pues­tos a ser in­dul­gen­tes in­clu­so acep­ta­mos que le gus­ten los vi­nos de Díez-Mé­ri­to, Lus­tau y Bo­de­gas Tra­di­ción. Tie­ne que ha­ber gen­te pa tó. Se me ha­ce cues­ta arri­ba la can­ti­dad de elo­gios pa­ra Án­gel León, cu­yos pla­tos ca­li­fi­ca de “poe­sía de ma­ris­cos”, en­tre los que ci­ta la pa­tra­ña esa del arroz con planc­ton, pro­duc­to que co­mer­cia­li­za Ve­ta­la­pal­ma des­de Puebla del Río gra­cias al au­to­de­no­mi­na­do Chef del Mar a ra­zón de 74 eu­ros los 15 gra­mos, que rían­se us­te­des de los 250 eu­ros del me­nú de­gus­ta­ción de Apo­nien­te. Án­gel León se es­tá ha­cien­do mi­llo­na­rio a cos­ta del sno­bis­mo rei­nan­te. Allá ca­da cual cómo eli­ge la ma­ne­ra en la que ti­ra su di­ne­ro. Yo soy muy par­ti­da­rio de “El en­ga­ño de la gas­tro­no­mía española”, de Jo­sé Be­ra­sa­lu­ce. Por cier­to, to­da­vía es­ta­mos a la es­pe­ra de sa­ber cuán­to cos­tó el fa­mo­so des­pes­que al que Án­gel León in­vi­tó a to­dos sus co­le­gas con el pa­tro­ci­nio de la Jun­ta de An­da­lu­cía. Igual nos en­te­ra­mos aho­ra que hay cam­bio de go­bierno. Aún así es­toy dis­pues­to a acep­tar pul­po co­mo ani­mal de com­pa­ñía: es cier­to, Án­gel León pro­mo­cio­na la pro­vin­cia a la vez que se pro­mo­cio­na a sí mis­mo. Se ha­ce mi­llo­na­rio pe­ro di­fun­de los va­lo­res de Cá­diz co­mo des­tino tu­rís­ti­co. Lo que no es­toy dis­pues­to a acep­tar­le al se­ñor An­drew Fe­rren ni a la lla­ma­da bi­blia del pe­rio­dis­mo mun­dial es que di­gan que Cá­diz es­tá en la pro­vin­cia de Je­rez. Por ahí no paso. Ya pa­ra qué cuen­to lla­mar a Je­rez “re­fi­na­do y cul­to”¿No que­da­mos que el fa­mo­so pe­rió­di­co neo­yor­quino te­nía cien­tos de ve­ri­fi­ca­do­res pa­ra con­tras­tar ca­da uno de los da­tos que pu­bli­ca­ban?¿Dón­de es­ta­ban ese día?¿Se la ha­bía co­gi­do sor­da a ba­se de fino o es­ta­ban em­bria­ga­dos con olor a bo­ñi­ga de ca­ba­llo?

Án­gel León se ha­ce mi­llo­na­rio a cos­ta del sno­bis­mo rei­nan­te. Es cier­to, pro­mo­cio­na a la pro­vin­cia y a sí mis­mo a la vez

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.