¿HEROÍNAS? NO, MA­DRES

Diario de Cadiz - - CÁDIZ - JA­VIER ANSO

Reu­nir­me con fa­mi­lia­res de pre­sos es siem­pre una ex­pe­rien­cia que me ha de­ja­do hue­lla. Cuan­do di­go fa­mi­lia­res de­be­ría de­cir ma­dres de pre­sos por­que son ellas, en la ma­yor par­te de los ca­sos, quie­nes es­tán cer­ca de sus hi­jos cuan­do caen pre­sos, so­bre to­do si son jó­ve­nes. Si es­tán ca­sa­dos, las es­po­sas y las ma­dres com­par­ten ese cui­da­do. Los va­ro­nes no sue­len asis­tir mu­cho a esas reunio­nes.

Jo­sé Mar­tí es­cri­bió: “Hay un so­lo be­bé her­mo­so en el mun­do y ca­da ma­dre lo tie­ne”. Esa fra­se es ver­dad en to­das las eta­pas de la vi­da, y eso no cam­bia por el he­cho de que el hi­jo es­té pre­so. A la luz de la jus­ti­cia el hi­jo o la hi­ja po­drá ser con­de­na­do por ha­ber co­me­ti­do un de­li­to pe­ro eso no mo­di­fi­ca en na­da el que si­ga sien­do su hi­jo o su hi­ja. Lo se­gui­rá aman­do y de­fen­dien­do por en­ci­ma de to­do. Lu­cha­rá por él, y nun­ca lo aban­do­na­rá.

Esas ma­dres son muy rea­lis­tas: re­co­no­cen que su hi­jo se ha equi­vo­ca­do y de­be pa­gar por ello, pe­ro mien­tras es­tén en la cár­cel, ha­rán por él to­do lo que pue­dan. Tra­ba­ja­rán y se sa­cri­fi­ca­rán pa­ra lle­var­le la co­mi­di­ta que le gus­ta y pa­ra que ten­ga la ro­pa ne­ce­sa­ria. Si el pre­so ha si­do víc­ti­ma de un abu­so lo de­fen­de­rán an­te las au­to­ri­da­des de la pri­sión. Son las me­jo­res abo­ga­das pe­ro, a la vez, pue­den lle­gar a ser los jue­ces más se­ve­ros de sus hi­jos. Si, por ejem­plo, los hi­jos se pe­lean (se “fa­jan”, de­ci­mos en Cu­ba) y son san­cio­na­dos por ello, peores que el cas­ti­go pue­den ser las pa­la­bras de la ma­dre, de mo­do que el hi­jo te­ma más és­tas que aquel.

Mar­tí de­cía que “la úni­ca ley de la au­to­ri­dad es el amor”. Los pre­sos sa­ben que el de su ma­dre es un amor in­con­di­cio­nal pa­ra ellos y por eso la res­pe­tan tan­to y es­pe­ran tan­to de ella. Si al­gu­na vez una ma­dre fal­ta a la vi­si­ta, el hi­jo o la hi­ja le re­cla­ma­rán y le ha­rán ver cuán­to la han ne­ce­si­ta­do.

He apren­di­do mu­cho de ese amor in­con­di­cio­nal de las ma­dres de pre­sos por sus hi­jos. Oja­lá ten­ga­mos quien nos ame así, que nos de­fien­da y exi­ja cuan­do ha­ga fal­ta. Oja­lá sea­mos ca­pa­ces de amar así.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.