ME­MO­RIA DE JESÚS YNFANTE

Diario de Jerez - - CULTURA Y OCIO - MAURICO GIL CANO Es­cri­tor

Una me­nes­tra de mi­nis­tras” fue la ex­pre­sión que me re­ga­ló Jesús Ynfante en una de nues­tras úl­ti­mas con­ver­sa­cio­nes te­le­fó­ni­cas, ha­cien­do ga­la de su in­ce­san­te do­mi­nio de la iro­nía, a pro­pó­si­to del nue­vo ga­bi­ne­te del so­cia­lis­ta Pe­dro Sán­chez. El pa­sa­do 17 de ju­lio, un tuit del Cen­tro An­da­luz de las Le­tras me de­jó so­bre­co­gi­do: “DEP. Sen­ti­mos la pér­di­da del es­cri­tor je­re­zano Jesús Ynfante, au­tor he­te­ro­do­xo que vi­vió el exi­lio. Nues­tro más sen­ti­do pé­sa­me a su fa­mi­lia y ami­gos”.

Efec­ti­va­men­te, Ynfante pu­bli­có su pri­mer li­bro en Pa­rís, a tra­vés de la mí­ti­ca edi­to­rial, fun­da­da por exi­lia­dos es­pa­ño­les en Fran­cia, Rue­do Ibé­ri­co. El tí­tu­lo es har­to elo­cuen­te: ‘La pro­di­gio­sa aven­tu­ra del Opus Dei: gé­ne­sis y desa­rro­llo de la San­ta Ma­fia’. Co­rría el año de 1970. La dic­ta­du­ra fran­quis­ta se ha­bía ser­vi­do de los cé­le­bres tec­nó­cra­tas del Opus pa­ra pro­pi­ciar el lla­ma­do desa­rro­llis­mo. El pro­pio au­tor ce­le­bra en la pá­gi­na de pre­sen­ta­ción que su ma­nus­cri­to no ha caí­do en ma­nos de la cen­su­ra es­pa­ño­la, “hoy día mu­cho más in­qui­si­to­rial que en el si­glo XIX”, y ad­vier­te que “es­tá re­dac­ta­do sin tra­bas ni cir­cun­lo­quios: un es­ti­lo muy ne­ce­sa­rio tras trein­ta años de vi­da ba­jo un ré­gi­men to­ta­li­ta­rio”. Ob­via­men­te, no po­día vol­ver a la Es­pa­ña de Fran­co, don­de su li­bro es­ta­ba prohi­bi­do y él mis­mo se­ría per­se­gui­do.

Cria­do en Je­rez, don­de su pa­dre ejer­ció de mé­di­co, en reali­dad, Jesús Ynfante Co­rra­les ha­bía na­ci­do en Ubri­que en 1944. A mí me lo pre­sen­tó su her­ma­na Carmen, ex­qui­si­ta y li­ber­ta­ria co­mo ella mis­ma, en la dé­ca­da de los no­ven­ta. Des­de en­ton­ces fui­mos ami­gos. Am­bos her­ma­nos son evo­ca­dos por Fran­cis­co Um­bral en su li­bro ´La dé­ca­da ro­ja’ y por Ca­ba­lle­ro Bo­nald en ‘La cos­tum­bre de vi­vir’.

Jesús Ynfante era un hom­bre ex­cep­cio­nal, de ge­nio in­te­lec­tual, con una gran ca­pa­ci­dad de tra­ba­jo y unas do­tes de­tec­ti­ves­cas de in­ves­ti­ga­ción. Se atre­vió con los te­mas fun­da­men­ta­les de su tiem­po. Hur­gó por las cloa­cas del es­ta­do y del Va­ti­cano, des­ta­pó ne­go­cios su­cios del Cau­di­llo y de la Mo­nar­quía y pu­so en evi­den­cia a los po­de­ro­sos. Su le­ma era: “La mano que le­van­ta la ta­pa­de­ra nun­ca ha si­do la cau­sa del hu­mo que sa­le del pu­che­ro”. Al­gu­nos de sus in­cen­dia­rios tí­tu­los son: ‘El ejér­ci­to de Fran­co y de Juan Car­los’ (Pa­rís: Rue­do Ibé­ri­co, 1976), ‘Las fu­gas de ca­pi­ta­les y los ban­cos sui­zos’ (Do­pe­sa, 1978), ‘Li­bro ne­gro de la col­za: el mis­te­rio del sín­dro­me tó­xi­co por el acei­te’ (Pun­tual Edi­cio­nes, 1982), ‘Los muy ri­cos’ (Gri­jal­bo, 1998), en­tre otros mu­chos, o su úl­ti­mo vo­lu­men pu­bli­ca­do, ‘La ca­ra ocul­ta del Va­ti­cano’ (Fo­ca, 2004). Tam­bién es­cri­bió una no­ve­la sa­tí­ri­ca, ‘El si­len­cio de la ter­mi­ta’ (1983), ins­pi­ra­da en el en­tra­ma­do de Ru­ma­sa. Ha de­ja­do iné­di­to un am­plio en­sa­yo sobre “La re­mo­nar­quía es­pa­ño­la”.

En su ca­sa de Los Ba­rrios, don­de fa­lle­ció, cus­to­dia­ba una in­tere­san­tí­si­ma bi­blio­te­ca y he­me­ro­te­ca, así co­mo nu­me­ro­sos ma­nus­cri­tos y do­cu­men­tos. Jesús Ynfante es­cri­bía siem­pre a mano, con le­tra mi­nu­cio­sa, y le sa­lían ca­llos en los de­dos de em­plear el bo­lí­gra­fo du­ran­te ho­ras. El ais­la­mien­to y la so­le­dad mar­ca­ron su exis­ten­cia en los úl­ti­mos años. Te­nía un gran co­ra­zón, una muy bue­na edu­ca­ción y una ge­nial li­be­ra­li­dad. Nun­ca ol­vi­da­ré su pre­sen­cia en la pre­sen­ta­ción de mis ‘Cuen­tos con al­cohol’ en la Fe­ria del Li­bro de Cá­diz, que sur­tió de una bue­na can­ti­dad de bo­te­llas de 51 Pri­me­ra y Amon­ti­lla­do del Du­que pa­ra in­vi­tar a los asis­ten­tes a una su­cu­len­ta de­gus­ta­ción. Ama­ba in­ten­sa­men­te la vi­da.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.