EL TU­RIS­TA Y SU DO­BLE

Diario de Jerez - - OPINIÓN - JO­SÉ AN­TO­NIO GON­ZÁ­LEZ ALCANTUD

EN­TRE las mu­chas pla­gas que ame­na­zan pe­rió­di­ca­men­te el fu­tu­ro de los hu­ma­nos, y que tie­nen en el pe­rio­do es­ti­val su epi­cen­tro –des­de la gri­pe aviar has­ta el anisa­kis–, una se cier­ne con cre­ces: el tu­ris­mo. Es­te, por su ca­rác­ter ma­si­vo –la ma­sa siem­pre tie­ne al­go de alie­nan­te, que nos ale­ja de la ex­pe­rien­cia de lo au­tén­ti­co–, es­ta­ría cer­can­do las ciu­da­des his­tó­ri­cas e, in­clu­so, cier­tas no­ví­si­mas que atraen por la in­ven­ción ex no­vo de es­pa­cios cul­tu­ra­les. El re­cha­zo al tu­ris­mo con­ce­bi­do co­mo pla­ga ha al­can­za­do a iden­ti­fi­car­se co­mo fo­bia so­cial. Po­cos acier­tan a de­fi­nir lo qué exac­ta­men­te es una fo­bia so­cial, si bien se acep­ta es­pon­tá­nea­men­te que es un re­cha­zo a lo que vie­ne de fue­ra, que en su gra­do ex­tre­mo pue­de lle­gar a con­ver­tir­se en una xe­no­fo­bia; es de­cir, un re­cha­zo ra­di­cal del otro con tin­tes ra­cis­tas y cla­sis­tas. El tu­ris­ta de ma­sas no de­ja de ser un pa­ria; en de­fi­ni­ti­va: no lo quie­re ca­si na­die.

Cuan­do el tu­ris­mo co­men­zó a ser ma­si­vo a fi­na­les del si­glo XIX fue a cos­ta de la aven­tu­ra que arros­tra­ba el via­je­ro, en tan­to ini­cia­ción a lo in­sos­pe­cha­do, al mis­te­rio de las otras cul­tu­ras. El to­da­vía lla­ma­do “via­je­ro” era un per­so­na­je se­den­ta­rio que por mo­men­tos se aso­ma­ba a otros mo­dos de exis­ten­cia, su­frien­do pa­ra ello pri­va­cio­nes e in­co­mo­di­da­des. Era só­lo un nó­ma­da mo­men­tá­neo. El via­je­ro te­nía la pre­ten­sión de vol­ver y con­tar al ca­lor del ho­gar su ex­pe­rien­cia en tie­rras le­ja­nas. Por lo de­más, el via­je­ro era bien re­ci­bi­do por quie­nes vi­si­ta­ba, pues era por­ta­dor de no­ti­cias y no­ve­da­des que eran oí­das con frui­ción por sus an­fi­trio­nes. La com­pli­ci­dad del via­je­ro te­nía al­go de ho­mé­ri­ca, de ges­ta de Uli­ses. Se­du­ci­do por la hos­pi­ta­li­dad, al­guno que otro que­da­ba atra­pa­do por el can­to de las si­re­nas y no re­tor­na­ba. Pe­ro eran los me­nos. Aun­que las re­li­gio­nes, so­bre to­do el Is­lam, re­co­men­da­ban via­jar pa­ra co­no­cer a los igua­les ha­cien­do pe­re­gri­na­cio­nes, fue­ron los ilus­tra­dos die­ci­oches­cos los pri­me­ros en via­jar por cu­rio­si­dad.

Más ade­lan­te, los bar­cos co­men­za­ron a mo­der­ni­zar­se con la apa­ri­ción del va­por, y la tra­ve­sía del Atlán­ti­co se hi­zo más fá­cil. Los tras­atlán­ti­cos imi­ta­ban los ho­te­les más con­for­ta­bles. Los ten­di­dos fe­rro­via­rios se in­cre­men­ta­ban a pa­sos agi­gan­ta­dos. Los se­gui­do­res del utó­pi­co Saint-Si­mon veían es­te pro­gre­so co­mo cla­ve pa­ra el avan­ce de la Hu­ma­ni­dad. Y los di­ri­gen­tes de paí­ses co­mo Es­pa­ña co­men­za­ron a es­tu­diar có­mo sacarle par­ti­do al tu­ris­mo de los ri­cos ame­ri­ca­nos que an­he­la­ban vi­si­tar Eu­ro­pa. Pa­ra ello, en Es­pa­ña se fun­dó en 1911 la Co­mi­sa­ría Re­gia de Tu­ris­mo, que lue­go que se­ría Pa­tro­na­to Na­cio­nal de Tu­ris­mo. Sur­gie­ron pro­yec­tos de ho­te­les con­for­ta­bles co­mo el Al­fon­so XIII de Se­vi­lla o el Al­ham­bra Pa­la­ce de Gra­na­da. En de­fi­ni­ti­va, fue­ron las ex­po­si­cio­nes uni­ver­sa­les las que mo­vi­li­za­ron a los tu­ris­tas en ma­sa que iban a las ca­pi­ta­les a dis­fru­tar de las úl­ti­mas no­ve­da­des. El tu­ris­mo se­guía con­tem­plán­do­se be­ne­fac­tor.

Y has­ta nues­tra épo­ca, cuan­do la ve­lo­ci­dad y la mun­dia­li­za­ción han con­ver­ti­do al hom­bre con­tem­po­rá­neo –aho­ra sí– en un in­quie­tan­te nó­ma­da. El tu­ris­ta ya no es un com­ple­men­to de nues­tra exis­ten­cia, es un obs­tácu­lo co­mo to­dos los erran­tes, que ame­na­za mo­dos de vi­da se­den­ta­rios. El gran pro­ble­ma es que no po­de­mos de­li­mi­tar las fron­te­ras en­tre los unos y los otros: to­dos so­mos tu­ris­tas y ciu­da­da­nos a la par. Aho­ra bien, se cul­pa­bi­li­za só­lo al po­bre tu­ris­ta del en­vi­le­ci­mien­to de las ciu­da­des his­tó­ri­cas, y no se per­ci­be que mien­tras Ve­ne­cia pier­de po­bla­ción los adi­ne­ra­dos di­le­tan­tes de cual­quier na­cio­na­li­dad com­pran sus se­gun­das re­si­den­cias en en­cla­ves pri­vi­le­gia­dos.

Marc Au­gé des­cri­be la ale­gría de un tu­ris­ta en el mon­te Saint-Mi­chel, don­de la ma­rea hu­ma­na lle­ga cuan­do se re­ti­ra la ma­rea ma­rí­ti­ma, al en­con­trar a un pe­re­grino que acu­de allí por ra­zo­nes de fe, cons­ta­ta­ción de la au­ten­ti­ci­dad del lu­gar. Tie­ne an­sie­dad de ha­llar al­go si­mi­lar a la ex­pe­rien­cia de los via­je­ros an­ti­guos. Lo in­tere­san­te es que el tu­ris­ta, mi­rán­do­se en el espejo de su de­seo, el via­jar pa­ra res­tau­rar su sa­lud psí­qui­ca, se en­cuen­tre con una au­ten­ti­ci­dad de la cual él mis­mo es por­ta­dor, y li­mi­te sus an­he­los. En de­fi­ni­ti­va, hay que re­en­con­trar el mis­te­rio del que es por­ta­dor el tu­ris­ta. He­mos de arri­bar al pun­to, en­tre sus de­seos y los nues­tros, don­de trans­for­mar las nue­vas con­di­cio­nes de la vi­da con­tem­po­rá­nea apro­ve­chan­do las sa­bi­du­rías y de­seos mu­tuos. Pa­la­bras co­mo “sos­te­ni­ble” apli­ca­das al tu­ris­mo es­tán hue­ras. No exis­te ni va a exis­tir tu­ris­mo sos­te­ni­ble. Y sin em­bar­go, a mí no me sir­ve la res­pues­ta po­lí­ti­ca de la tu­ris­mo­fo­bia, an­te­sa­la de nue­vas in­to­le­ran­cias. Pre­fie­ro con­ce­bir al tu­ris­ta zam­bu­lli­do en la vo­rá­gi­ne del río Gan­ges, sin que a na­die le im­por­te su pre­sen­cia, re­in­te­grán­do­se él mis­mo, jun­to a los au­tóc­to­nos, a la ex­pe­rien­cia de lo au­tén­ti­co.

ROSELL

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.