CUI­DA­DO CON EU­RO­PA

Diario de Jerez - - OPINIÓN - CARLOS CO­LÓN

TIGHINA (Ucra­nia), no­che del 6 de agos­to de 1941. Bruno Mü­ller, al man­do de una de las uni­da­des mó­vi­les de ase­si­na­to de las SS, man­dó traer a una mu­jer y a su be­bé, des­en­fun­dó su pis­to­la y los ma­tó. Que­ría dar ejem­plo a sus hom­bres de la ta­rea que les aguar­da­ba tras la aper­tu­ra del fren­te Orien­tal en ju­nio del 41: ase­si­nar a to­dos los ju­díos de esa po­bla­ción y de Eu­ro­pa. Mü­ller no era el bru­tal e in­cul­to re­sen­ti­do que ha­bi­tual­men­te se pin­ta: un obre­ro víc­ti­ma de la gran cri­sis del 29, un pe­que­ño bur­gués que per­dió su es­ta­tus en la Ale­ma­nia hu­mi­lla­da tras Ver­sa­lles, un mar­gi­na­do so­cial o un de­lin­cuen­te que ha­lla­ran en las SS la oca­sión de dar rien­da suel­ta a su ira, ren­cor, odio o mal­dad. Era un edu­ca­do ju­ris­ta.

Cuen­ta es­te ca­so, jun­to a mu­chos otros de ju­ris­tas, eco­no­mis­tas, fi­ló­lo­gos, fi­ló­so­fos e his­to­ria­do­res, Ch­ris­tian In­grao en su alec­cio­na­dor y es­ca­lo­frian­te Creer y des­truir: los in­te­lec­tua­les en la má­qui­na de gue­rra de las SS. Lo que en él se di­ce de los in­te­lec­tua­les lo do­cu­men­ta de los cien­tí­fi­cos Phi­lip Ball en Al ser­vi­cio del Reich. La fí­si­ca en tiem­pos de Hitler o John Corn­well en Los cien­tí­fi­cos de Hitler. Y exac­ta­men­te lo mis­mo su­ce­dió en la URSS co­mo han de­ta­lla­do Gross­man en Vi­da y des­tino, Solz­he­nit­sin en Ar­chi­pié­la­go Gu­lag, Fi­ges en Los que su­su­rran o Alek­sié­vich en El fin del Ho­mo So­vie­ti­cus. Y to­do no aca­bó en el 45 y só­lo si­guió tras el Te­lón de Ace­ro. Re­cuér­de­se el en­tu­sias­mo de tan­tos in­te­lec­tua­les y ar­tis­tas oc­ci­den­ta­les por el es­ta­li­nis­mo aún en los 50 y por el maoís­mo en los 60 y 70.

Mu­cho cui­da­do con Eu­ro­pa, les de­cía ayer, tan da­da a sa­car pe­cho de­mo­crá­ti­co cuan­do su his­to­ria re­cien­te es un si­glo de ho­rro­res que van de la Pri­me­ra Gue­rra Mun­dial a las gue­rras yu­gos­la­vas. Ca­paz de lo me­jor cuan­do re­cuer­da sus raí­ces gre­co­rro­ma­nas y ju­deo­cris­tia­nas –Je­ru­sa­lén, Ate­nas y Ro­ma– y de lo peor cuan­do las ol­vi­da –co­mu­nis­mo, fas­cis­mo, na­zis­mo–, Eu­ro­pa se en­fren­ta a un re­to que só­lo pue­de su­pe­rar con unión y rea­lis­mo. Que Áfri­ca no ca­be en Eu­ro­pa, que no hay pa­pe­les (lo que quie­re de­cir me­dios que ga­ran­ti­cen a los in­mi­gran­tes los de­re­chos y el bie­nes­tar de los que dis­fru­tan los eu­ro­peos) pa­ra to­dos y que los dra­má­ti­cos pro­ble­mas afri­ca­nos des­bor­dan in­clu­so las po­si­bi­li­da­des de una ideal Eu­ro­pa uni­da fren­te a es­te dra­ma exi­gien­do una so­lu­ción mun­dial no son –co­mo se re­pro­cha a quie­nes lo di­cen– ex­pre­sio­nes xe­nó­fo­bas, sino de rea­lis­mo y efi­ca­cia so­li­da­ria.

Cui­da­do con Eu­ro­pa, tan da­da a sa­car pe­cho de­mo­crá­ti­co cuan­do su his­to­ria re­cien­te es un ca­tá­lo­go de ho­rro­res

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.