Un crá­ter al fi­nal de ca­da mi­sión, un fo­go­na­zo an­tes de ca­da es­ta­lli­do

Diario de Jerez - - LEVANTERA - Pe­dro In­gel­mo

Ob­ser­ve­mos ho­rro­ri­za­dos el pa­so del tiem­po. El ve­rano de 2004, que es el que nos ocu­pa, un día de agos­to (el 3, pa­ra ser más con­cre­tos) se lan­za des­de Ca­bo Ca­ña­ve­ral la sonda Mes­sen­ger rum­bo a Mer­cu­rio. Nos di­cen que lle­ga­rá al pla­ne­ta den­tro de cua­tro años, en 2008. Lar­go me lo fías. Pues lle­gó. Pun­tual. Enero de 2008. Du­ran­te tres años dio vuel­tas a Mer­cu­rio y des­cu­brió co­sas im­por­tan­tes, que no quie­re de­cir que nos im­por­ten, co­mo que ha­bía agua en un lu­gar don­de nun­ca da el sol. En 2015, y de es­to ha­ce ya tres años, la Nasa es­tre­lló el Mes­sen­ger con­tra Mer­cu­rio y de­jó un crá­ter con­si­de­ra­ble. Pues bien, den­tro de unos me­ses los ja­po­ne­ses y los eu­ro­peos lan­za­re­mos la sonda Be­piCo­lom­bo pa­ra ex­plo­rar el crá­ter de­ja­do por el Mes­sen­ger. ¿Han pen­sa­do lo vie­jos que se­rán cuan­do Be­piCo­lom­bo lle­gue a Mer­cu­rio? Y, sin em­bar­go, re­la­ti­vi­dad del tiem­po, to­do pa­sa en un sus­pi­ro. Pun­to pe­lo­ta a es­ta his­to­ria ga­lác­ti­ca. ¿Qué les ha pa­re­ci­do? Tam­bién de­bo de­cir­les que po­co des­pués de lan­zar el Mes­sen­ger la sonda Génesis, que es­tu­dia­ba el vien­to so­lar, se es­tre­lló con­tra la Tie­rra, de­jan­do otro bo­ni­to crá­ter, por­que se le rom­pió el pa­ra­caí­das. A ve­ces te pa­san co­sas de ese ti­po.

An­tes de es­tre­llar­se uno, sea una sonda, una per­so­na o un país, siem­pre hay un des­te­llo muy lu­mi­no­so, un fo­go­na­zo. Creo que es lo que nos con­tó Machado con lo del ol­mo vie­jo y la hoja ver­de. Al­go así le pa­só ese ve­rano a Gre­cia (ya nos pa­só a no­so­tros en el 92), que ga­nó, con­tra el pro­nós­ti­co del tío más ta­ra­do del uni­ver­so fut­bo­lís­ti­co que us­te­des pu­die­ran en­con­trar, la Eu­ro­co­pa de fút­bol con el fút­bol más ro­ño­so nun­ca co­no­ci­do. Fue el preám­bu­lo de sus Jue­gos Olím­pi­cos, los de Ate­nas, los de Mi­chael Phelps. Más allá de que dos ve­lo­cis­tas grie­gos fin­gie­ran un ac­ci­den­te jus­to an­tes de pa­sar un con­trol an­ti­do­pa­je o de que un ma­ra­to­niano bra­si­le­ño fue­ra arro­lla­do por un sa­cer­do­te ir­lan­dés, Cor­ne­lius Ho­ran, cuan­do iba a ga­nar la ca­rre­ra, los Jue­gos fue­ron un gran éxi­to y Cor­ne­lius con­ti­nuó su ful­gu­ran­te ca­rre­ra de in­te­rrum­pir even­tos de­por­ti­vos. Lue­go, co­mo sa­be­mos, Gre­cia se es­tre­lló co­mo el Mes­sen­ger y Cor­ne­lius di­jo ser un pro­fe­ta. Bo­rrell, fla­man­te pre­si­den­te del Par­la­men­to Eu­ro­peo, no se per­ca­tó.

Y per­di­mos a Mar­lon Bran­do, que eso sí que fue un crá­ter sen­ti­men­tal por­que se su­po­nía que Bran­do era de ese ti­po de gen­te que no se iba a mo­rir nun­ca y con él, a los po­cos días, se fue uno de los me­jo­res crí­ti­cos de ci­ne de nues­tra his­to­ria, Án­gel Fernández San­tos, que era otro que siem­pre es­ta­ría con no­so­tros con su vi­sión poé­ti­ca de las pe­lis. Pues se mu­rió co­mo se mu­rió An­to­nio Ga­des por­que to­da sonda lle­ga, tar­de o tem­prano, al fi­nal de su mi­sión. Y de­ja un crá­ter.

EFE

Mo­men­to en que Cor­ne­lius Ho­ran in­te­rrum­pe la ca­rre­ra del ma­ra­to­niano bra­si­le­ño en los Jue­gos de Ate­nas.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.