Dos días pa­ra ci­men­tar la di­plo­ma­cia es­ti­val en Do­ña­na

Sán­chez bus­có des­de el pri­mer ges­to y con ayu­da del es­ce­na­rio una com­pli­ci­dad con Mer­kel un pa­so más allá de lo ins­ti­tu­cio­nal

Diario de Jerez - - PROVINCIA - P.In­gel­mo SAN­LÚ­CAR

Es co­no­ci­da la amis­tad que Fe­li­pe Gon­zá­lez lle­gó a te­ner con Hel­mut Kohl, que iba más allá del ofi­cio po­lí­ti­co. Bue­na par­te de ella se fra­guó en Do­ña­na, que los días de va­ca­cio­nes unen mu­cho. Pa­re­ce que el en­cuen­tro es­ti­val Sán­chez/Mer­kel pre­ten­de re­vi­vir esa con­cor­dia his­pano-ale­ma­na lle­van­do la di­plo­ma­cia un pa­so más allá del ins­ti­tu­cio­na­lis­mo. Pe­dro Sán­chez tie­ne dos días pa­ra con­cre­tar una alian­za de com­pli­ci­da­des en un mo­men­to en que la geo­po­lí­ti­ca es un cam­bian­te cu­bo de Ru­bik don­de no aca­ban de cua­drar los co­lo­res. Eu­ro­pa ha­ce lo im­po­si­ble pa­ra no que­dar en la ca­ra cie­ga del cu­bo mien­tras Trump vía twit­ter cam­bia ca­da ma­ña­na el te­rreno de jue­go .

En el mo­men­to en que am­bos man­da­ta­rios cru­za­ron a pri­me­ra ho­ra de la tar­de el Gua­dal­qui­vir pa­ra pro­se­guir en el Pa­la­cio de ‘Las Marismillas’ la fra­ter­ni­dad se abrió otro es­ce­na­rio sin fo­cos don­de la obli­ga­ción de Sán­chez es se­du­cir a la lo­co­mo­to­ra eu­ro­pea de que Es­pa­ña no ne­ce­sa­ria­men­te tie­ne que ir de pa­sa­je­ro en el tra­yec­to, que apun­ta com­ple­jo, sino den­tro de la ca­bi­na de pi­lo­ta­je.

Es­te cam­bio de pa­ra­dig­ma se hi­zo, el pa­so de lo pú­bli­co a lo pri­va­do, se hi­zo con cas­ti­cis­mo. Los di­ri­gen­tes, jun­to con sus pa­re­jas, subie­ron en Ba­jo de Guía a la bar­ca­za que siem­pre ha he­cho el tra­yec­to que se­pa­ra San­lú­car de Do­ña­na, en la ma­jes­tuo­sa desem­bo­ca­du­ra, y se per­die­ron en­tre pi­nos. La po­lí­ti­ca mo­ne­ta­ria o los acuer­dos di­plo­má­ti­cos de la UE de­ben de te­ner otro co­lor me­nos ári­do en un pai­sa­je pa­ra­di­sía­co que en las lar­gas dis­cu­sio­nes de los pa­si­llos de Bru­se­las.

Co­mo ape­ri­ti­vo, Pe­dro Sán­chez dio la bien­ve­ni­da a la can­ci­ller ale­ma­na al Pa­la­cio de los Du­ques de Me­di­na Si­do­nia de San­lú­car con cro­que­tas de ra­pe, cock­tail de ma­ris­cos con lan­gos­ti­nos, cor­vi­na de caña a la plan­cha con ver­du­ras sal­tea­das, lan­gos­ti­nos con to­ma­te y ti­ra­mi­sú ca­se­ro. No es un mal co­mien­zo di­plo­má­ti­co.

Ya cuan­do se dio a co­no­cer es­te en­cuen­tro, a prin­ci­pios de es­ta se­ma­na, el Go­bierno es­pa­ñol ex­pli­có que es­te fin de se­ma­na de tra­ba­jo re­afir­ma­rá “la ex­ce­len­te sin­to­nía que exis­te en­tre am­bos man­da­ta­rios” y, ade­más, brin­da­rá a la can­ci­ller la opor­tu­ni­dad de co­no­cer “la be­lle­za del pa­ra­je na­tu­ral del Par­que de Do­ña­na” y la la­bor que allí se rea­li­za pa­ra la de­fen­sa y re­cu­pe­ra­ción de es­pe­cies ame­na­za­das, co­mo el lin­ce ibé­ri­co.

Esa es la no­ta ofi­cial. Y así se­rá hoy cuan­do las dos pa­re­jas se le­van­ten y en­fi­len en di­rec­ción al cen­tro de pro­tec­ción del lin­ce ibé­ri­co, don­de ca­da vez hay me­nos lin­ces y en el que mer­kel mi­ra­rá con cu­rio­si­dad el tra­ba­jo que en el sur ha­ce­mos con lo que a ella le pa­re­ce­rán en­can­ta­do­res ga­ti­tos sal­va­jes. No hay pre­vis­to, sin em­bar­go, nin­gu­na vi­si­ta a los cen­tros de la Cruz Ro­ja del Cam­po de Gi­bral­tar o de cual­quier otro lu­gar de la provincia don­de du­ran­te se­ma­nas se ha pro­du­ci­do una cri­sis no mi­gra­to­ria,

Las va­ca­cio­nes his­pano-ger­ma­nas em­pe­za­ron con cro­que­tas de ra­pe

Las dos pa­re­jas atra­ve­sa­ron en bar­ca­za el Gua­dal­qui­vir a pri­me­ra ho­ra de la tar­de

sino de re­cur­sos, que es pa­ra lo que se ne­ce­si­tan fon­dos. Tam­po­co hay pre­vis­tas reunio­nes con los círcu­los de si­len­cio que a uno y otro la­do del Es­tre­cho re­cor­da­ron el pa­sa­do miér­co­les que “en 30 años no se ha crea­do un gran Cen­tro de Aco­gi­da de Mi­gran­tes en El Es­tre­cho, que pu­die­ra aten­der con dignidad y de for­ma ade­cua­da a los que lle­ga­ban a nues­tras cos­tas”. Qui­zá tras es­tas va­ca­cio­nes Mer­kel em­pu­je sen­si­bi­li­da­des a fa­vor de los emi­gran­tes. Y, de pa­so, tam­bién al lin­ce ibé­ri­co.

JOA­QUÍN HER­NÁN­DEZ ‘KI­KI’

Las dos pa­re­jas a su lle­ga­da al pa­la­cio du­cal ayer a me­dio­día.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.