“¡Mer­kel, tráe­te tra­ba­jo, hi­ja!”

San­lú­car re­ci­be a An­ge­la Mer­kel y Pe­dro Sán­chez mi­ran­do a los pro­ble­mas do­més­ti­cos más que a los asun­tos que se di­ri­mi­rán muy le­jos de la provincia

Diario de Jerez - - PROVINCIA - F. R. SAN­LÚ­CAR

Cum­bre de Es­ta­do, aun­que in­for­mal (se­gún la con­vo­ca­to­ria ofi­cial). Reunión en­tre la pre­si­den­ta de Eu­ro­pa (pa­ra mu­chos) y el pre­si­den­te de Es­pa­ña. La can­ci­ller ale­ma­na, An­ge­la Mer­kel, y el je­fe del Go­bierno es­pa­ñol, Pe­dro Sán­chez. To­do eso en San­lú­car, en el Pa­la­cio de los Du­ques de Me­di­na Si­do­nia, ca­si a mi­tad de agos­to, con cer­ca de 35 gra­dos y le­van­te en cal­ma.

La ci­ta que pre­ce­día a la “reunión de tra­ba­jo” de to­do el fin de se­ma­na en Do­ña­na te­nía un cla­ro tras­fon­do: los pro­ble­mas con la in­mi­gra­ción, la lle­ga­da de mi­les de per­so­nas des­de el otro la­do del Es­tre­cho de Gi­bral­tar y la for­ma en la que ca­da país de la Unión Eu­ro­pea en­fren­ta es­te asun­to. Ese asun­to de enor­me ca­la­do es­ta­ba ro­dea­do ayer por la gen­te nor­mal de San­lú­car, por mi­les de tu­ris­tas que co­mo ca­da año lle­gan a es­ta ciu­dad a dis­fru­tar de sus va­ca­cio­nes, y tam­bién de las inevi­ta­bles pro­tes­tas di­ri­gi­das a cual­quier di­ri­gen­te de al­tu­ra.

Ayer, fren­te al Pa­la­cio don­de se ce­le­bra­ba la cum­bre, una de­ce­na de mu­je­res con un car­tel que re­cla­ma­ba de­re­chos pa­ra te­ner una vi­vien­da dig­na. A su la­do, otra vein­te­na de re­pre­sen­tan­tes del sin­di­ca­to de Po­li­cía Na­cio­nal y Guar­dia Ci­vil que re­cla­man la equi­pa­ra­ción sa­la­rial. “¡Aquí lle­va­mos to­do el día Pe­dro, al sol, pa­ra pe­dir que nos pa­guen lo que me­re­ce­mos! ¡Que nos lle­va­ron a Ca­ta­lu­ña y nos me­tie­ron en un bar­co, que nos ju­ga­mos la vi­da, que res­ca­ta­mos a los in­mi­gran­tes!”. Fue­ron al­gu­nos de los gri­tos que no ce­sa­ron du­ran­te las más de tres ho­ras de reunión. Y to­do, efec­ti­va­men­te, a pleno sol.

La lle­ga­da de am­bos di­ri­gen­tes al Pa­la­cio san­lu­que­ño fue rá­pi­da. A la una y cuar­to de la tar­de, los co­ches ofi­cia­les en­tra­ban en el re­cin­to. De uno ba­ja­ba An­ge­la Mer­kel y su ma­ri­do. Rá­pi­da­men­te se acer­ca­ba Pe­dro Sán­chez a es­tre­char la mano. Jun­to a él su mu­jer.

An­tes del po­sa­do pa­ra las cá­ma­ras, una de las ve­ci­nas de San­lú­car que pu­do acer­car­se al ac­to sol­tó: “¡Mer­kel, tráe­te tra­ba­jo, hi­ja!”. Por­que a Mer­kel, An­ge­la, ha­bía que re­cor­dar­le que más allá de la in­mi­gra­ción, en pue­blos co­mo San­lú­car, y en ge­ne­ral to­da la provincia, el prin­ci­pal pro­ble­ma es el pa­ro. De in­me­dia­to, po­sa­do con­jun­to y ha­cia den­tro. To­ca­ba al­muer­zo. Dos ho­ras des­pués, a las tres y cuar­to de la tar­de, rue­da de pren­sa.

Ca­si un cen­te­nar de pe­rio­dis­tas acre­di­ta­dos. Una te­le­vi­sión chi­na, va­rias ale­ma­nas, Al Ja­zee­ra y, por su­pues­to, to­dos los me­dios es­pa­ño­les. Só­lo cin­co pre­gun­tas de los me­dios pa­ra des­gra­nar una reunión que an­ti­ci­pa fu­tu­ros en­cuen­tros pa­ra es­tre­char co­la­bo­ra­ción en asun­tos ca­pi­ta­les, más allá de la in­mi­gra­ción. So­bre to­do, eco­nó­mi­cos.

Aca­ba­da la ci­ta con los me­dios, dos to­do­te­rreno de co­lor blan­co pre­ce­di­dos por un co­che de la Guar­dia Ci­vil de Trá­fi­co sa­lían del Pa­la­cio a to­da pri­sa. Su des­tino, Ba­jo de Guía, don­de em­bar­ca­ron con des­tino a Do­ña­na.

Otra co­sa lla­ma­ti­va. En tiem­pos en los que un al­to car­go del par­ti­do que sea no se mue­ve sin un sé­qui­to mí­ni­mo de 20 per­so­nas de ese mis­mo par­ti­do, ayer no apa­re­ció na­die. Ni del Go­bierno, ni de la Jun­ta. Ni si­quie­ra al al­cal­de san­lu­que­ño pu­do vér­se­le. Ayer era el día “in­for­mal” de las dos pa­re­jas pre­si­den­cia­les. Sin más.

Los al­re­de­do­res del Pa­la­cio, re­ple­tos de co­ches, ofi­cia­les y no ofi­cia­les. Al­gu­nos, subidos a las ace­ras. “Eso, des­pués ma­ña­na apar­ca mi hi­jo y le cla­van 200 eu­ros”. Pues eso. Co­sas de las cum­bres eu­ro­peas.

Ca­si un cen­te­nar de pe­rio­dis­tas en la ci­ta y nin­gún po­lí­ti­co lo­cal, au­to­nó­mi­co o es­ta­tal

MA­NUEL ARAN­DA

Ex­pec­ta­ción an­te la lle­ga­da al Pa­la­cio de Pe­dro Sán­chez y Be­go­ña Gó­mez.

MA­NUEL ARAN­DA

An­ge­la Mer­kel en el mo­men­to de ba­jar del co­che ofi­cial a su lle­ga­da a San­lú­car.

MA­NUEL ARAN­DA

Pro­tes­tas de ve­ci­nos a la puer­ta del Pa­la­cio.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.